arrow
Críticas de: Paulo
296 críticas (Ver todas por título)
Ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 30 60 >>
8
7 de enero de 2008
60 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tod=s estaréis de acuerdo que los críticos puristas academicistas sólo aceptan el uso de la cámara lenta y los tics enfermizos de zoom al perro viejo Sam. Él es la excepción. Nadie negará que el cine del renegado más controvertido de la década de los 60 pertenece al cine mainstream, concretamente al western crepuscular, pero tenía unos vicios de la serie B que no veas... ¡que golfo y maleducado era el tio!

Claro que, no es lo mismo decir John Woo, Jess Franco o Peckinpah. A John Woo también le molaba el "ballet de la violencia", pero su cine es demasiado barriobajero y su violencia demasiado gratuita para ellos. Y tienen razón. "La lírica de la violencia" de Peckinpah, no era la serie B, ni era la violencia gratuita del pretencioso más perverso del universo (según ellos): Sergio Leone.

Peckinpah utilizó magistralmente la violencia (siempre justificada, por cierto) como la única reacción posible de misóginos y cochinos salvajes e inadaptados ante el crepusculo del lejano oeste. La violencia como fin, no como medio. Los personajes están condenados al fracaso desde el principio. Pero les queda la camaradería y la muerte. Por eso, esta peli es violenta, pero está lleno de lirismo arrebatador. La escena final es de una carga emocional impresionante.

Cuando 'Wild Bunch' se estrenó allá en el 1969, muchos críticos se hartaron de fusilar la peli diciendo que era la película más violenta jamás hecha por el hombre. No obstante, con el tiempo la critica más purista también ha reconocido que 'Grupo Salvaje' es sin duda la obra maestra del americano y el último gran western de los 60.

La peli bebe mucho del spaghetti: de los éxitos de Leone, por supuesto. Y nadie puede olvidar en el 1966 a Franco Nero en su papel de Django con la puta ametralladora matando hijos de perra. Peckinpah no ignoró los westerns bastardos de Europa.
Paulo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
22 de enero de 2008
51 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hasta ahora no había comprendido porque decían que 'Centauros del desierto' era la mejor película de la historia del western, e incluso de la historia del cine, según algunos, como, por ejemplo, Steven Spielberg. Cuando vi por primera vez no sentí nada, como tenía muchas expectativas, al final, me decepcionó profundamente. No me llegó, no me atrapó. Entonces pensé que 'El hombre que mató a Liberty Valance' era mucho mejor que ésta, que no le llegaba ni a la suela de los zapatos. Estaba seguro de eso.

Pero el otro día, por curiosidad, le di otra oportunidad a 'Centauros del desierto'. Y cuando estaba viendo la escena final me emocioné. Y pensé que cómo podía haber estado tan ciego ante esta brillante película. Se puede decir que es el film épico-psicológico por excelencia de Ford.

El personaje maldito (Ethan Edwards) que interpreta el mítico John Wayne en la cinta de Ford no tiene comparación con Tom Doniphon. Éste es mucho más psicológico, oscuro, triste y desencantado. Tiene muchas heridas en el alma, demasiadas. Al principio de la trama se nos cuenta que ha perdido la guerra con los confederados, y así, vuelve a casa de su hermano.

Hay que destacar el mundo paralelo que comparten Ethan y Cicatriz. Los dos están buscando y/o vengando a los seres queridos que han perdido por culpa de los otros. Blancos e indios, aparecen en el mismo nivel. Ford con esto nos muestra su lado más humano, demuestra que no existe ese mundo maniqueísta que nos han metido en la cabeza. Todos ansiamos lo mismo: el amor y la felicidad.

La diferencia de 'Centauros' y 'Liberty', es que mientras que la primera es totalmente implícito, la segunda es irremediablemente explícito. En la primera se sugiere la caída del héroe que todos conocíamos, y en el segundo se nos muestra la desaparición del héroe. La comunidad civilizada ya no necesita a héroes. Los cobardes amantes de la razón ganan. Sin duda, 'Centauros del desierto' es la película más angustiosa y triste de toda la carrera de Ford, y 'Liberty', es una excelente despedida del maestro. 'Centauros' dice más de lo que parece, ya que su riqueza está escondida en lo implícito.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Paulo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
13 de agosto de 2008
30 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
La Historia universal consta de tres sencillos capítulos. Veamos:

Tradición: Los Dioses eran los amos de la comunidad. Las personas que viven en tribus tradicionales son conocidos como indígenas. Ser indígena es estar en armonía con la madre Naturaleza. Ellos no poseen el concepto moderno de que el tiempo vaya hacia delante, al contrario. Su existencia se basa en respetar la sagrada palabra de los Dioses, es decir, repetir por siempre jamás el pasado ancestral e intocable. El deber de obedecer esas leyes. El futuro es el pasado.

Modernidad: Un Rey o Emperador era el amo del imperio por la gracia de un Dios todopoderoso. El poder utiliza hábilmente la manipulada figura de un sólo Dios omnipotente para desatar el miedo y tener controlado al rebaño. Se rompe con la tradición del eterno ciclo. El proyecto moderno se despoja para siempre de la imprescindible Naturaleza y empieza a construir urbes. La modernidad deja atrás el pasado irracional, para mirar con optimismo el grandioso futuro. La idea del progreso se hará gracias a la razón y a la ciencia. Se piensa que el progreso será beneficioso para toda la humanidad. Colonialismo. Con la creación de las naciones-estado, se desecha a Dios, y se homogeniza el rebaño en una sola lengua, religión, y bandera. Surge la democracia, la sociedad moderna. Las personas son números y basan su existencia en la producción, en el trabajo, en el capitalismo. La modernidad es exclusivamente para el hombre blanco rico. La política y el periodismo son la mentira perpetua.

Posmodernidad: Después de tocar fondo con la II Guerra Mundial, llega el desencanto total, la desesperación, el pesimismo. Fin de las ideologías y de las razas. Intento fallido del comunismo. Culto al dinero. La modernidad fue un engaño cruel, ya que la humanidad no mejoró, sino todo lo contrario. El hombre blanco rico ha sido siempre completamente egoísta. Se rompe la identidad individual como colectiva, surgen metanaciones, la globalización y el capitalismo tardío. La ciudad gana, la individualización, el distanciamiento entre personas. La tecnología toma el poder. El sistema ya no se basa en la producción, sino en el consumismo. Producen los países pobres. La rotura de la supremacía del hombre blanco: piden su sitio legítimo los negros, marrones, amarillos, las mujeres, los homosexuales... La realidad no es una sóla como en la modernidad, se fragmenta. Personalidades múltiples, pantallas, se crea la paranoia mental. Realidad, ficción, no se distinguen. La razón pierde su sitio, para dar rienda suelta a las emociones. No hay moral. Hay contexto. Se rompe definitivamente con el mito del héroe bondadoso. Somos imperfectos, pero gracias a la fría ciencia podemos ser perfectos. La gente anda perdida. Buscan la solución el el hedonismo. Presente perpetuo, perdida de memoria (hay chips). Los gobiernos y las transnacionales con la excusa de la seguridad tienen carta blanca para controlar todo. Imperio invisible. Se puede intuir el cyberpunk.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Paulo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
3 de enero de 2008
28 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
'Winchester 73' es la primera obra maestra de Anthony Mann, ya que luego llegarían otras mejores como 'La puerta del diablo', 'Horizontes lejanos', 'Colorado Jim', 'El hombre de Laramie' o 'El hombre del oeste'. Todas ellas magníficas, que han pasado a la historia del western por la puerta grande.

Antes de consolidarse como un genio del género con 'Winchester 73', hizo la magistral 'Las furias' ese mismo año, con Barbara Stanwyck como protagonista absoluto del film. Anthony Mann, ante todo, fue un hombre moderno, que fue modernizando el western clásico a conciencia.

En 'Las furias' revolucionó el western, dando lugar al western de mujeres. El ejemplo más conocido por todos es la 'Johnny Guitar' (1954) de Nicholas Ray. Con 'Winchester 73' convirtió el western en puro dinamismo, maduro e inteligente, con el estilo que destacaría a partir de entonces.

Con 'La puerta del diablo' dio un varapalo tremendo a la conciencia yanki, donde el protagonista era un indio, protagonizado por Robert Taylor. Ya no había maniqueísmo. No había ni buenos ni malos. La aptitud de Mann es para quitarse el sombrero.

Luego hizo sus siguientes obras maestras con James Stewart. Ya no había sitio para el típico héroe encarnado por John Wayne en las películas de Ford. Este nuevo héroe era más real, más complejo, más humano. Así, Mann elaboró los mejores westerns psicológicos de la década de los 50.

P. D. Si tuviese que elegir a un único maestro del western, sin duda, elegiría a Anthony Mann. Él está en medio del clasicismo de John Ford y de la revolución de Sam Peckinpah. Ese es Anthony Mann, el gran hombre que modernizó el western con mayúsculas. ¡Gracias maestro!
Paulo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
30 de enero de 2008
20 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Robert Aldrich estaba muy acostumbrado a trabajar con actores magníficos, y en su mítico western 'Veracruz' no hizo ninguna excepción. Los dos protagonistas, Gary Cooper y Burt Lancaster están inmensos, además de estar acompañados de unos secundarios de lujo: Ernest Borgnine, Charles Bronson o Jack Elam, entre otros. Como anécdota, decir, que Sarita Montiel participa en el reparto, como también participaría posteriormente en otro western, 'Yuma' de Fuller. La trama está ambientada en la revolución mexicana, y los dos americanos (Cooper y Lancaster) harán todo lo posible en el viaje hacia el puerto de Veracruz para hacerse con el oro de los juaristas.

Hay que destacar la importancia que tuvo esta película, pues creó, nada más ni nada menos que el germen del spaghetti-western. El film, siendo de 1954, es bastante atípico, ya que contiene mucha violencia para esa época y porque los personajes son de lo más cínicos, egoístas y sin escrupulos. Se supone que Cooper es el héroe, pero no es ningún santo; por otro lado, tampoco fue el típico héroe implacable que tanto gustaba a los americanos en la irrepetible 'Solo ante el peligro'. Si nos fijamos bien, en 'Veracruz' se parece más al bueno encarnado por Clint Eastwood que al bueno clásico de John Wayne, Henry Fonda o al héroe complejo de James Stewart, por citar a los más míticos vaqueros del oeste. En la cinta todos van a por el oro, y no dudarán ni un instante en pisotear a los demás para conseguir su objetivo. Se comportan como el bueno, el feo y el malo. No hay más.

Y además hay constancia de que Sergio Leone conoció personalmente a Robert Aldrich, puesto que el italiano sustituyó a éste en una película que debía dirigir en Cinecittà: 'Sodoma y Gomorra'. Así pues, se puede añadir que el western 'Veracruz' fue la inspiración de Leone, junto al calco de 'Yojimbo', para popularizar de manera espectacular el spaghetti-western en la década de los 60.

En fin, imprescindible para amantes del género. No se la pierdan.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Paulo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 30 60 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados