arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Ángel Moreira
Ordenadas por:
60 críticas
1 2 3 4 5 10 12 >>
8
30 de enero de 2017
40 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
A diferencia de otras películas de este director, en “Split” podemos observar a un M. Night Shyamalan mucho menos contenido de lo habitual, mostrándonos por momentos lo que esperamos que nos muestre (no es una crítica, es solo una observación). No juega con la misma sutil intensidad de “El protegido” o “El bosque” donde en diferentes situaciones nos enseña en el mínimo continente el máximo de contenido, aquí es más visceral pero no por ello es menos genial. “Split” es una muy buena película que, acompañada en todo momento (como es costumbre en este autor) de una espectacular puesta en escena, nos muestra al que posiblemente sea el Shyamalan más oscuro y perturbador hasta la fecha.

Aunque la premisa pueda parecerlo, no es una película más de secuestros ¿Cómo iba a serlo teniendo en cuenta quien la dirige? Es un thriller psicológico sobre secuestros, si, pero también es un drama sobre secuestros, es una reconceptualización dentro del subgénero sobre como los traumas del pasado marcan a las persona que seremos en el futuro. Porque si algo diferencia a Shyamalan del resto, no solo es la manera en la que filma, la cámara acaricia, lo que diferencia a este genio único, a este profanador de lo cotidiano, es la forma, la rareza y la elegancia para subvertir todos los convencionalismos con los que estamos familiarizados, y ver al mismo tiempo como podemos cambiar el concepto de lo que es una sesión de terapia.

Las interpretaciones de Anya Taylor Joy y de Betty Buckley son estupendas y necesarias, pero el trabajo que realiza James McAvoy va más allá del elogio.

Hay algo a lo que nuestro director nos tiene mal acostumbrados, y son sus giros finales, algo que es ya marca de la casa y que le pasó factura hace tiempo. Nadie debería de ir a ver una película suya pensando en cual será el final con el que nos sorprenderá esta vez, y ver quien es el más listo de la clase por ser el primero en pillarlo. Hay que dejarse llevar por la belleza que radica dentro de sus historias, criticadas muchas veces por los más timoratos.

Shyamalan es por mérito propio el sacrílego de arquetipos de este siglo, y también del pasado, mirando por el objetivo de la cámara como no lo hace ningún otro director, agitando nuestras rutinas y cambiando los muebles de sitio. Por momentos, incomprendido por marcar él mismo las reglas del juego sin ceñirse a lo que cualquier otro haría, criticado por una sociedad hipócrita, pero admirado en el futuro como un genio único e inevitablemente influyente.

Y como pasa en casi todas las obras de este autor dentro de la industria, esta también ganará más en posteriores visionados. Hay que darle tiempo y ya veréis como va mutando la criatura.
Ángel Moreira
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
17 de octubre de 2016
18 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Interesante y notable thriller que consigue mantener la tensión durante su hora y media de duración.

Puede que en un principio la trama nos resulte algo familiar, como habíamos visto en “El sótano del miedo” (Wes Craven 1991) un grupo de ladrones entra a robar en una casa pensando que será un golpe fácil, pero lo que allí se encontrarán será algo tan terrorífico que su principal objetivo ya no será el botín, sino salir de allí con vida. Un telón de fondo muy similar en ambas películas, pero lo que aquí Fede Álvarez nos propone es algo muy distinto, en esta casa se juega más con la oscuridad y con un claustrofóbico y aterrador silencio donde todo eso cambia a mitad de película para presentarnos a su ocupante de una manera mucho más macabra de lo que pensábamos hasta ese instante.

La tensión no decae en ningún momento y eso es gracias a su director que parece haber asistido a una reposición de clásicos de terror de los 70 y 80 para traernos una visión actualizada, al igual que ya había hecho con “Evil dead” (2013), se presenta como un lúgubre orfebre de temáticas espeluznantes y desagradablemente singulares. Buena nota también al trabajo que realizan sus protagonistas encabezado por un estupendo Stephen Lang.

Entretenimiento de altura que gustará a los fans del género, ya que es mejor que la gran mayoría de thrillers que se estrenan en las salas de cine casi a diario.
Ángel Moreira
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
11 de enero de 2016
23 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Qué pena que un gran actor como Tom Hardy, haya sido desaprovechado de esta manera para interpretar de una forma un tanto ridícula a estos dos hermanos, gemelos y gangsters.

Pero claro está. No se puede esperar mucho de una película en la que se ve con tanta claridad que más que innovar, se dedican a imitar algo que está hecho ya, copiando de los clásicos y dejando de lado el intento de aportar algo fresco al cine negro y de la mafia. Perdiendo así una gran ocasión de dar un lavado de imagen a un tema del que tantas veces se ha hablado ya.

Es increíble la influencia que sigue teniendo Martin Scorsese en este género, donde desde que dirigió “Uno de los nuestros y Casino” en la década de los 90, no ha habido ni un atisbo de originalidad en el cine salvo excepción de “Camino a la perdición”.

Directores y guionistas se ponen de acuerdo para frustrarnos una y otra vez con películas que no parecen más que reposiciones o remakes absurdos de algo visto mil veces. Contratan a buenos actores para que se enfunden el traje de matón de mercadillo, y los degradan para que hagan una caricatura absurda de algo que podía haber aspirado a más.

Eso es lo que le pasa a Tom Hardy en este film en el que, la que podía ser una gran ocasión para lucirse como actor, y Tom Hardy es de los buenos, interpretando dos papeles al mismo tiempo, cada cual más loco, o más estúpido, para acabar por hacer una absurda parodia. Pero hay en una cosa en la que el actor protagonista de esta infumable película se ha superado otra vez. Y es que si creemos que como Reggie Kray está ridículo, como Ronnie lo está mucho más. Y es que parece que los dos papeles que le toca interpretar a Tom Hardy, son algún tipo de concurso personal para ver con cuál de ellos puede llegar a caer más en lo patético.

No queda mucho más que decir, salvo que hasta que alguien reinvente este género y le dé su toque personal de autor del buen cine, tendremos que seguir haciendo nuestras propias reposiciones en el salón de nuestra casa, visionando hasta que queden inservibles nuestros dvd’s de “El padrino” y “Uno de los nuestros”.
Ángel Moreira
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
25 de junio de 2018
31 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
El director Ari Aster desde su “comienzo en miniatura” y un prólogo brillante en forma y fondo, aborda la historia siendo plenamente consciente de que eso es lo único pequeño que vamos a ver durante todo el metraje, haciéndonos testigos del nacimiento de un clásico cinematográfico instantáneo y un refrescante y delicioso trago en el género, donde todo es destacable. Desde su excelente iluminación y su milimetradamente intimista y perturbadora puesta en escena, hasta sus (y digo sus porque hay más de uno) extraordinarios giros de guión que hacen de ella, no sólo una obra maestra del género de terror, sino una experiencia cinematográfica disfrutable a todos los niveles.

Las imágenes de angustia no permiten concesiones, se suceden ante nosotros sin darnos apenas tiempo de articular lo que acabamos de ver y no se limita a una vulgar ducha de sustos en la que se necesita echar mano de un portazo cada treinta segundos para provocar sobresaltos baratos. Este tipo de horror es comparable a un virus que va infectando lentamente cada milímetro de tu cuerpo provocando una parálisis completa de pies a cabeza mientras asistimos a una experiencia única, imprevisible, bizarra y completamente perturbadora que llega hasta el tuétano golpeándote por dentro y arrastrándote al abismo de forma despiadada para hacer que te sobrecojas justo en el momento en que nuestro director se propone que lo hagas. Me vienen a la memoria películas como “La semilla del diablo” de Polanski o “El Resplandor” de Kubrick, hay aun más referencias a este último. Desde su interpretación subjetiva de lo que vemos y su cámara fija que se acerca lentamente haciendo zoom sobre un punto, hasta su angustiosa banda sonora que funciona como perfecto hilo narrativo aumentando aun más los decibelios. Aunque no estaría bien compararla con ninguna otra película porque esta busca su propio camino para que podamos tomarla como referencia dentro de muchos años.

No puedo olvidarme de mencionar el espléndido trabajo a nivel actoral, donde sus protagonistas dan a sus personajes una profundidad de una precisión quirúrgica. Pero lo de Toni Collette son palabras mayores. El Pavor que evoca un primer plano suyo vale más que cinematografías enteras de múltiples países.

Un consejo pues: No te la pierdas. Puede que dentro de muchos años cuentes a tus hijos que fuiste al cine para ser testigo de este clásico de terror del que todo el mundo ya siempre hablará. ¡No has visto nada igual!
Ángel Moreira
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
13 de mayo de 2016
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pretencioso film, entretenido sin más. No tiene nada nuevo que añadir al género salvo un gran agujero dentro de un guión más simple que el mecanismo de un chupete. Desde el principio nos damos cuenta de que su director prefiere repetir una jugada vista ya tantas veces en este tipo de películas que ampliar el campo de batalla, pero siempre es mejor que te birlen la cartera con cierta gracia y no que te sometan a una tortura de letargo sin fin.

Durante sus casi dos horas de metraje, su director juega con un reparto de rostros conocidos y no faltos de talento con el propósito de que su trabajo se tome en serio y parezca un proyecto de peso, pero durante sus primeros diez minutos nos damos cuenta sin necesidad de ser muy observadores que no solo remite al cine referencial, sino que además concretamente a una obra poderosamente vanguardista, extravagante e inteligente, un peliculón de los que hacen época como es “Heat”. Pues no se le parece ni de lejos, aquí su realizador prefiere quedarse en la sombra sin llamar la atención y realizar un film que contenga mucho ruido pero con una terrible ausencia de nueces. Que mate la sed pero que no quite el hambre. Nos quedamos con la sensación de que apenas araña la superficie de una historia en la que si se escarbase un poquito más, podríamos sacar petróleo.

Película entretenida y simple a partes iguales.
Ángel Moreira
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 12 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados