arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Ucrania Ucrania · Sebastopol
Críticas de Hemicefalo
Ordenadas por:
42 críticas
1 2 3 4 5 6 9 >>
1
19 de octubre de 2008
152 de 211 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta película, absolutamente imprescindible desde la perspectiva intelectual, es un exponente de cómo sería una sociedad emancipada. La sociedad post-revolucionaria reflejada en la cita ya ha superado la lucha de clases y todo el mundo nace "forrado". El capital, sabiamente redistribuido a través de una economía administrada por el estado y grupos de vanguardia integrados por hovolacteosvegetarianos, permite a sus protagonistas preocuparse por los asuntos que, auténticamente, importan; observamos, en casi todas las escenas, la incipiente inquietud por el sentido del ser, el intento por equilibrar la vida emocional y hacerla satisfactoria gracias a un "trayecto inmanente por la naturaleza" que contiene el paso gradual por tres grados de conocimiento ( siempre desde una perspectiva materialista), la negación del ser-para-la-muerte o la realización personal plena a través del consumo masivo de marcas de renombrado caché. Ésta última una medida que el propio Marx omitió en su obra aunque se ha revelado como un método profundamente emancipador.

La película, sin embargo, omite las etapas pre-revolucionaria y la propia revolución que, como sabemos, comenzó gracias a la sublevación iniciada en un concierto de Melendi y que llevó a los, autodenominados, "melendis" ( herederos intelectuales y políticos de los bolcheviques) a "liarla parda" de tal manera que se logró subvertir el orden social plenamente con la consiguiente erosión de las estructuras jerarquizantes que alienaban a los individuos. Gracias a este proceso, lanzado al éxito gracias al THC consumido en los momentos anteriores al concierto, las protagonistas y el resto de seres humanos viven una existencia donde se ha eliminado toda forma de sufrimiento, tanto las ónticas como las ontológicas, la gente es feliz y los discos de Ismael Serrano ya no se venden porque carecen de sentido.

Posiblemente, este documento (la película) sea vista dentro de unos años (cuando al fin se consume el "salto epocal") como una profecía cinematográfica e Iker Jimenez le dedica varios especiales anteponiéndola a las profecías de "San Malaquías" y Nostradamus que fallaron en todo. No les quepa la menor duda. Mientras hemos de situarla a la par de obras como: "Utopía" de Tomás Moro, Harry Poter, "El principio de esperanza" de Ernst Bloch, y "El discurso del rectorado" de Martin Heidegger como uno de los grandes referentes de la literatura utópica.

Recomiendo su visionado para atisbar lo que nos espera a todos nosotros muy pronto, exactamente con motivo del final del calendario maya en el 2012 ( a Iker no me lo pierdo ni de coña) e ir haciéndonos a la idea de la maravillosa vida que nos espera.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Hemicefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
21 de agosto de 2011
54 de 87 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mal: observamos que en la película existe una negación al "dejarse llevar por la cosa", falta la aperturidad de una conciencia hermenéuticamente constituida que acepta la operatividad de sus prejuicios de fondo. Gracias a las aportaciones inestimables de M. Heidegger hoy sabemos que "la constitución temporal del ser-en-el-sueño está erigida sobre el ser-en-el-mundo que habitualmente es un ser-con-los-pies-sobre-la-tierra y además suele estar con-los-zapatos-puestos" (Heidegger: "El Dasein como ser-que-anda.", ed. Trotta a lomos de un corcel, A Coruja, trad. Pito Villanova, p. 6098). Entonces, si "oímos" a la tradición que habla en la cosa, que nos habla a nosotros abiertos a la cosa, pero que nos habla no ya monológicamente, como era habitual en la era cartesiana, sino mediante la dialogicidad estrictamente tejida por un modelo pos-hegeliano de estructuración sin superación sino con desfondamiento.

Bien, pues todo esto, concluye claramente, si el cine es un mero "bisnes" (Bussiness, como dicen los salvajes ingleses) ¿por qué eligen como actriz a Marion Cotillard si es más fea que el positivismo lógico? En el estado de civilización actual, que ya roza la frontera de lo prelingüístico y se sumerge en una de sus fases más homínidas de todas ¿para qué se pegan un guión tan complicado si lo que mueve el mundo son tetas-culos? Ya lo dijo Heidegger: "Sin tetas-culos el Dasein se siente fuera de sí, desenraizado, y la temporalidad se pierde en un horizonte donde ya todos observan al ser como mera presencia de teta-culo sin pensar que teta-culo puede presentarse en cualquier momento, venir a la presencia, aunque en el último año ni una sola teta-culo se desocultara para ti." (M. Heidegger: "La categoría de teta-culo en el libro alfa-omega-viceroy de Aristóteles", ed. Funeraria "La Palma", Islas Canarias, trad. Pito Mourinho y Pepe PequeñoSaltamontes, p. 666)

La película es casi perfecta pero falta la introducir la categoría ontológica de teta-culo-torso-de-Brad-Pitt que tantas alegrías ha dado al cine, como buena bazofia cultural que se vende para las masas embrutecidas. Porque es muy duro que en la realidad no se de la categoría teta-culo por más de un año y, sin embargo, en la hiperrealidad (Baudrillard) como por recochineo tampoco se dé la categoría teta-culo. Si el cine quiere aún descender un nivel más es imprescindible que se recupera la categoría aristotélica teta-culo pero, cuidado, con prudencia (phronesis). Ya lo dijo Aristóteles "no como en el cine español de la era pajares-pajizos sino mediante una deliberación que busque el justo medio." (Aristóteles: Ética a Savater, ed. bilingüe silbo gomero-español gentileza de FAES, trad. Paco Franco y Pinocho, Indonesia Meridional, p. 2223).

Por ello considero que esta película es el origen de la "cosa" (Sache) y una "cosa de hecho" (matter of fuck). Es decir, es material fungible.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Hemicefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
10 de diciembre de 2007
134 de 248 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta película nos lanza a ciertas elucubraciones muy importantes desde el punto de vista filosófico. Ya se lo cuestionó el propio Heidegger: "¿Qué se puede esperar de un hombre que se pone los pantalones a la altura del pecho?" (M. Heidegger, Gesamtausgabe, Tomo MCXVII, p. 998).

Veamos, los pantalones, desde la Grecia clásica se atan a la cintura, no al pecho, ni al cuello. Así lo dejó escrito Aristóteles en su ética a Nicómaco: "Los pantalones, de aquí en adelante, se atarán a la altura de la cintura" (Aristóteles, Ethica Nicomakeus, p.997, con coros, voces y cuadraditos grises de VHP). ¿Es que acaso Bogart no ha leído a todos estos sabios del pensamiento universal. ¿Por qué entonces se ata los pantalones más cerca del cuello que de la cintura? y otra cuestión ¿Qué dialecto inglés habla Bogart? ¿Acaso un dialecto desconocido? ¿Cuando "Home English" nos enseñará estas variantes?

Más allá de esto, el argumento es más difícil que leer la "Fenomenología del espíritu" de Hegel en arabe y con notas a pie de página de Heidegger en colaboración con Jorge Stratos en el papel de "Lechuza fenomenológica existencial y poli(e)tica".

Otra cuestión , y voy finalizando mi crítica: tenemos un hombre de 1.50 cm, con los pantalones atados al cuello, con peluquín, que no se entiende ni el, con los sobacos siempre sudorosos y con los dientes podridos de fumar ¿qué encanto le ven las tías para proponerle en menos de dos horas más guarradas que las que me han propuesto a mi en mi vida incluyendo perros, gatos, animales de compañía y un loro amaestrado que tengo diciendome lo guapo que soy todo el día?

En definitiva, una mala película que no debéis ver bajo ninguna circunstancia. Ya lo dijo Heidegger: "El sueño eterno "es" la consumación de la Gestell" (M. Heidegger, Gesamtsausgabe, Tomo MMMMMCVCD, p. 1654, traducción y notas de Salvaje y Machanguito, en especial de Machanguito con la presión muy baja).
Hemicefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
21 de agosto de 2010
31 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fantástica película centra en la filosofía analítica del lenguaje.

Durante el siglo XX la filosofía anglosajona ha centrado sus esfuerzos en el análisis lingüístico bajo la premisa de que, dado que no hay acceso a la mente de manera directa, se podría acceder indirectamente mediante el estudio del lenguaje (o algo así, ya no me acuerdo). Así nacía la filosofía analítica que hoy en día, como sabemos, es una secta destructiva prohibida en varios países por sus duros rituales: asesinato de niños, comen gatos vivos, llegan a aldeas y violan a los caballos y huyen montados a lomos de las mujeres, ritos de peligrosa santería y juegos cabalístico-lógicos con el mismísimo Satán. Sin embargo, el cine, esta vez, se pone del lado del bien, aún siendo una industria pordiosera, para demostrarnos que el contenido de la mente es energía que se trasmite de unas personas a otras y que, gracias a esta energía, que como puede observarse claramente en la película es de colorines, es posible la comunicación.

Esto nos devuelve a la filosofía auténtica: como todos sabemos los existenciaros de Heidegger tienen colores. El ser-en-el-mundo es marrón, verde y azul, como el planeta tierra, el ser-para-la-muerte es negro aunque luego, en el túnel se vuelve blanco al fondo. Y esto lo digo, no porque Heidegger lo diga, él no lo dice, pero está (repito, está!!!) explícitamente en la atmósfera de su obra, es explítico, está ahí, claramente, en la atmósfera que despliega el libro, en particular en su séptima edición alemana. Así las nueve revelaciones es un hito único en la historia de la filmografía: por primera vez se une el cine (la peor de las herramientas intelectuales) y la VERDAD (Amén, con dos cojones). Gracias a mi nueva hermenéutica, la hermenéutica atmosférica ya no es necesario leer los libros, ves las verdades con claridad gracias a los colores que despliega el libro. ¡¡¡esto quiere decirnos la película!!!. Además de hablar de la verdad habla, por fin, de la hermenéutica atmosférica de los colores.

Gracias amigos. Muy recomendable.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Hemicefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
2 de noviembre de 2009
56 de 111 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fiel reflejo del célebre macho cabrío (die Ziege meckert), lo pongo en alemán para que lo piensen bien. Bueno, en realidad lo que pone en alemán no es macho cabrío sino «la cabra bala» porque lo otro no se ponerlo pero, el caso es pensarlo en alemán, da igual lo que ponga. ¿Por qué en alemán? Porque en alemán se piensa mejor, es el «idioma del pensar» (Sprache des Denkens). ¿Y qué hay que pensar aquí?. (Ustedes vayan deteniéndose en las palabras alemanas, que son la clave hermenéutica).

En realidad no hay nada que pensar... salvo que vean la película en alemán, entonces, como este idioma es proclive al pensar, no como el inglés que es el idioma del no-pensar, se abren territorios inhóspitos de pensamiento. Yo, amigos y amigas, he visto la película en alemán y me ha dado mucho que pensar. Es más, la vi en alemán con subtítulos en griego clásico. No entendí nada pero me dio mucho que pensar. Éste y no otro es el camino del pensar (Denkweise).

Últimamente no hago sino pensar en este película, en Vicky Cristina Barcelona, voy por la calle y no hago sino pensar; unas veces en Vicky, otras veces en Cristina y, finalmente, cuando ya he logrado la máxima penetración, en Barcelona. Pero lo hago, ante todo, no desde una filosofía de la subjetividad, sino pensado directamente el Ser de la película. Un ser huidizo, resbaladizo, inquietante y, ante todo, que da mucho que pensar. Pensamos la cuaternidad: Vicky, Cristina, Barcelona y el papel que lleva a cabo Javier Bardem. En otras palabras: «Think, motherfucker!», esa es la cuestión. Ya la cuestión no es el «cogito» sino el «Think, motherfucker!» que sirve de antesala y slogan de la posmodernidad en la que vivimos.

Woody Allen nos hace, con este película, citando a Heidegger un llamamiento. Lo recojo por orden, dice Heidegger: «Denken, motherfucker!» (M. Heidegger, Gesamtausgabe, T. MMXXXXXIII, p. 5409) y en la entrevista del «making off» también dice Woody Allen, citando a Heidegger: «Think, motherfucker!». Por tanto, no nos queda otra que aceptar la nueva incitación al pensamiento que se abre con esta película.

En efecto, no es buena película, pero incita al pensar (Es fordert den Gedanken), y lo hace como ninguna película lo ha hecho antes porque «Es fordert den Gedanken» en inglés se dice «Think, motherfucker!» o, como decían los griegos, on tón pitón arjón (Platón, Politeia, 450c, transcrito al nuestro alfabeto por mí). Expresión, ésta, la de Platón, que en la edición inglesa de Oxford se traduce como «Think, motherfucker!» aunque algunos filólogos proponen «Think you, motherfucker!».

Tenemos, por tanto, todas las piezas para juzgar que, la película no es buena, pero en tanto «Think, motherfucker!» es una película que nos abre nuevas perspectivas. Por eso no estoy conforme con que se considere que es una mala película de Woody Allen, muy al contrario, es una nueva etapa de su carrera donde nos incita, una y otra vez, al pensar (Es fordert den Gedanken).
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Hemicefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 9 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados