arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · West Coast
Críticas de Dabi
Ordenadas por:
60 críticas
<< 1 10 11 12
2
28 de mayo de 2019
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Flipando me hallo, de verdad os lo digo. Hasta hoy, pensaba que Zack Stentz era un guionista competente. Este tío co-escribió algunos episodios de Las crónicas de Sarah Connor y los guiones de X-Men: Primera generación y Thor. Que a ver, no estamos hablando de obras maestras, pero en el peor de los casos son trabajos mínimamente decentes. Está claro que el mérito no era de Stentz sino de los otros guionistas, porque Campamento alienígena es lo primero que ha escrito él solo. Y madre mía, qué cosa más nefasta.

Es evidente que Stentz tenía en la mente Stranger Things y la nueva It cuando escribió este guion, como también está claro que este tío adora el cine que salió de Amblin Entertainment en los 80 (Los Goonies, E.T., Gremlins y toda esa ola) y los 90 (hay una escena que "homenajea" a Parque jurásico, aunque cuando levantas una escena de otra película, la insertas en la tuya y no haces absolutamente nada nuevo o interesante con ella yo tiendo a llamarlo más "plagio" que "homenaje", pero bueno). El problema es que el cine del que bebe Campamento alienígena tenía una inventiva y una vivacidad que aquí no aparecen por ningún lado. No hay nada de fluidez, todo está programado.

Uno de los fallos más imperdonables de Campamento alienígena es que no se ha puesto ni un mínimo de esfuerzo en dibujar a los cuatro personajes protagonistas. Son planos, tediosos, o directamente insoportables. No dotar de absolutamente ninguna personalidad a Gabriel no se compensa con una escena de treinta segundos del actor recitando el pasado de su personaje. Así no funcionan las cosas. ZhenZhen es "la chica", y poco más. Su principal función es servir de motivación para Alex, que es "el friki que sabe cosas", rasgo que el guionista emplea para sobreexplicar ciertos puntos argumentales que necesita que el espectador sepa pero es incapaz de narrar de forma orgánica. Y luego tenemos al insufrible Dariush.

Dariush es "el negro gracioso". Su función es hacer gracia. No lo consigue en toda la puta película, pero vaya que si lo intenta. Da igual cuál sea la situación, él tiene que soltar una broma. Y el humor ya no es que no sea gracioso, es que crea una disonancia tonal enorme. Chistes de temática racial, dobles sentidos sexuales y continuas referencias a la eventos de la cultura popular (Corea del Norte, el 11-S) y a otras películas (John Wick y Gladiator, por mencionar solo dos). Que oye, si la peli es para adultos, cojonudo, pero lo infantil del argumento y la forma tan básica, simple y machacadita en la que está tratado el tema principal de la película (cuatro niños que se conocen y a pesar de sus diferencias se vuelven inseparables de una manera tan forzada y tan inverosímil que hace que las relaciones de Escuadrón Suicida parezcan supercomplejas en comparación) evidencia que es una película pensada para niños. A esto hay que sumarle que, a pesar de que las bromas van claramente dirigidas a un público adulto, la palabra "fuck" no se oye en toda la película, porque de hacerlo ya estaría catalogada para mayores de 18 porque en Estados Unidos son así. El resultado es que esta película no tiene público. No es para nadie. Es humor que los niños no entienden, y un argumento demasiado infantiloide para los mayores.

El guionista parece ni siquiera comprender las reglas estructurales básicas de la narración. El ritmo de la película es inexistente, y se insertan subtramas (la del tío de la celda o la del militar al que le dan la llave, por ejemplo) que interrumpen el flujo de la historia, no están en absoluto integradas, desaparecen y no tienen absolutamente ninguna trascendencia. Se introducen personajes en los primeros quince o veinte minutos con los que después no se hace absolutamente nada y que no tienen ninguna función. El deus ex machina no es que se utilice de vez en cuando, es que se abusa de él sin parar. Es que en serio, flipo con la incompetencia de este hombre. Los pobres actores no dan pena y hacen lo que pueden, pero es que estos diálogos son imposibles de sacar adelante (Miya Cech, la actriz que interpreta a ZhenZhen, probablemente se lleve la peor parte). Y qué fácil es aprender a montar en bici, oye. El poder de las amistades de hace media hora, que puede con todo.

Y bueno, tanto hablar del guionista y ni siquiera he mencionado al director, McG, que me parece un milagro que siga encontrando trabajo. En Campamento alienígena tiene algunos momentos de lucidez, con algunas tomas largas medio interesantes, pero todo se echa por tierra en el restro del metraje con montajes tremendamente torpes y unos efectos especiales mediocres hasta para una peli de este presupuesto. Y luego está la promoción descarada de Adidas y la forma en la que está insertada en la trama, que es ya de vergüenza.

O sea, que no. Por si no había quedado claro, no recomiendo esta película. Lo más positivo que puedo decir de ella es que los cuatro actores infantiles hacen lo que pueden por salvar la papeleta. Pobres. Una de las peores películas que he visto recientemente, y tal vez la peor película que haya dirigido McG, y McG dirigió Los Ángeles de Charlie: Al límite. Para que os hagáis una idea.

Puntuación: 2,3
Dabi
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
2 de febrero de 2016
9 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tenía yo ganas de hincarle el diente a "Chi-Raq", la verdad. No porque sea especialmente seguidor de Spike Lee (del que no he visto demasiadas películas), sino porque coger una comedia griega como "Lisístrata" y adaptarla a los barrios de Chicago me parecía, a priori, una idea interesantísima. Por desgracia, creo que con el resultado ha salido mucho mejor parado Aristófanes que Spike Lee. Mientras que el primero ha demostrado que los temas que tratan muchas de sus comedias son universales y siguen siendo tan válidos como lo eran hace más de dos mil años, el segundo ha cogido una buena obra y la ha convertido en un pastiche caótico y ridículo.

El error garrafal que comete "Chi-Raq", en mi opinión, tiene que ver con la irregularidad tonal. "Lisístrata" es una comedia, y aún más importante, sabe que es una comedia. "Chi-Raq" no tiene ni idea de lo que quiere ser, o quiere ser demasiadas cosas, y el resultado es, como he dicho antes, caótico. No hay ningún tipo de equilibrio ni de cohesión entre las escenas, una es una comedia de tintes absurdos y la siguiente es un melodrama de los gordos. Pero peor aún es que en ninguna de sus facetas sale victoriosa. Como comedia, le veo más bien poca gracia. Sus chistes son repetitivos, muy tontos, ordinarios y los diálogos, directamente estúpidos. Como drama, es manipulador, lacrimógeno y los diálogos, directamente estúpidos. Como panfleto político, es tremendamente poco original, demagogo y los diálogos, directamente estúpidos.

Y es que qué diálogos, madre del amor hermoso. Si ya me arañé la cara en su día con los diálogos rimados de "Verbo", aquí directamente me he puesto de mala hostia, porque llevo años diciéndolo y Spike Lee me ha dado la razón: en el cine, los diálogos rimados quedan de puto culo en la gran mayoría de los casos. Suelen provocar que las escenas queden ridículamente artificiales, que es lo que pasa en "Chi-Raq", en la que además, estos se intercalan con diálogos normales que en la mayoría de los casos son simplistas, efectistas y melodramáticos. El personaje de Wesley Snipes es vergonzoso y desentonaría menos en una de las Movies de Friedberg y Seltzer. Lo mismo se puede decir del alcalde, dicho sea de paso. El malotísimo protagonista es esquemático, incoherente y está terriblemente mal interpretado por un mediocre Nick Cannon. John Cusack debería jubilarse de una vez. Samuel L. Jackson como maestro de ceremonias tiene pinta de estar pasándoselo bien, pero sus rimitas jocosas no me contagian el entusiasmo en ningún momento. El final, que tan bien redondeaba la obra de Aristófanes, tampoco funciona, porque pretender arreglar "Chi-Raq" en cinco minutos es misión imposible. En esta ocasión tiran otra vez por el melodrama, siendo vergonzosamente descarados. Ah, también merece la pena mencionar que este caos se extiende durante DOS PUTAS HORAS.

A pesar de todo eso, la película está medianamente bien dirigida, la canción que interpreta Nick Cannon en los créditos iniciales me mola bastante (a pesar de que intente descaradamente sonar como Kanye West), y el resto de los actores cumple medianamente bien, siendo Jennifer Hudson y Angela Bassett las que salen mejor paradas. Pero el guion, la base de cualquier película, es un desastre. Muchas películas han tratado la violencia callejera en los barrios negros de Estados Unidos, siendo "Boyz n the hood" el ejemplo más conocido que se me viene a la mente. La serie "The wire" nos dio el que posiblemente sea el retrato más veraz y detallado jamás hecho de este tema. Kendrick Lamar ha pintado inmejorables frescos sobre la vida a la que se enfrentan la mayoría de afroamericanos que viven en barrios marginales en sus dos últimos discos. Por su parte Spike Lee, el hombre que tanto dice luchar por los derechos de los suyos, decide contribuir a la causa con este esperpento burdo, reiterativo y sin ningún tipo de mordiente, que intenta ser demasiadas cosas a la vez y que se acaba anulando a sí mismo, que coge la idea de Aristófanes y la desarrolla de la peor forma imaginable. Yo lo siento, sé que ha gustado mucho a mucha gente y tal, pero a mí me ha parecido un desastre.

Puntuación: 3,9

Algunas menciones especiales en la sección spoiler:
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Dabi
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
28 de junio de 2019
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Siempre me ha resultado curioso el fenómeno de las películas gemelas, es decir, cuando por pura casualidad llegan dos trabajos, ambos del mismo género y con premisas parecidas, que son estrenados en cines casi al mismo tiempo y por diferentes estudios. Hay numerosos ejemplos de esto en las últimas décadas: Volcano y Dante's peak, Armageddon y Deep impact, Antz y Bichos, Gru y Megamind, las dos Blancanieves de 2012 (tres si contamos la española de Pablo Berger), Churchill y El instante más oscuro... En fin, os hacéis una idea. Este año tenemos el duelo de madres que empiezan a pensar que sus hijos no son sus hijos con The prodigy y The hole in the ground. Y qué queréis que os diga, ninguna de ellas me parece que merezca la pena.

De The prodigy ya hice una crítica hará un par de meses, y muchos de mis problemas con ella también están presentes aquí. De terror me parece que va justita, y a pesar de la calidad de algunas imágenes puntuales, el director no parece capaz de crear una atmósfera realmente tensa. En el aspecto visual salvo algunos planos estáticos de exteriores, que son innegablemente hermosos, y una escena en la cocina en el tercer acto que parece sacada de una película sobre violencia doméstica. Y ya que he dicho esto, es por ahí por donde esperaba que fuera a tirar el guion. Una exploración sobre las secuelas del maltrato en un matrimonio (que se insinúa en más de una ocasión) y cómo influye la figura de un maltratador en el desarrollo emocional de un niño habría sido tremendamente interesante. Pero por desgracia, no es eso lo que tenemos.

Y ojo, no es que no me haya gustado porque haya tomado otro camino, sino porque el camino que toma lo he visto otras veces, y su ejecución es predecible, rutinaria y carente de matices. Apenas hay un personaje mínimamente desarrollado, que es el de la madre. Del niño sabemos que echa de menos a su padre (algo que se menciona al principio y luego no vuelve a aparecer en la trama) y que no le gustan las arañas ni el queso (lo cual no se usa para darle personalidad, sino para hacer avanzar la historia más adelante). Durante la mayor parte de la película, el chaval se limita a ceñirse al manual del niño siniestro: andar despacito y decir casi todas sus líneas de diálogo de manera monocorde. Guau, qué miedito. Que La profecía es del año 76, peña, que esto ya está más que visto. Y que el resultado me parezca mediocre no es culpa de los actores. Ellos hacen lo que pueden, y diría que salen mucho mejor parados que los de The prodigy. La culpa es del guión. Sutileza no equivale a calidad, y este guion es sutil, tan sutil que a veces hasta desaparece.

En resumen, The hole in the ground no es lo peor. Tiene una banda sonora que cumple, un par de aciertos visuales y unos actores decentes, pero la poca tensión, lo trillado del guión y la falta de energía hacen que sea una película, en mi opinión, bastante olvidable. Mejor que The prodigy, pero sigue sin ser suficiente. Probablemente la primera película distribuida por A24 que no me ha dicho absolutamente nada.

Puntuación: 4,7
Dabi
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2
12 de septiembre de 2019
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Travolta, tío, que tienes 65 años en los huevos. Que llevas haciendo películas desde los 70. ¿En qué estabas pensando? O sea, cuando leíste este guión, ¿qué creías? ¿Creías que esta especie de aborto extraño que mezcla Fanático, Un loco a domicilio y Yo soy Sam de la forma más risible posible te iba a dar el Oscar? Es que en serio, yo flipo. He visto a decenas de actores tomar decisiones nefastas, pero esta es de las más imperdonables. ¿Acaso no has visto Tropic Thunder? ¿No te fijaste en el tráiler de Simple Sam?

Travolta, tío, que es que estabas remontando. Que con la miniserie de OJ Simpson le recordaste a la gente que, cuando te lo propones y tienes buen material, lo haces bien. Hasta nos estábamos olvidando de Campo de batalla: La Tierra. Bueno, vale, igual eso es exagerar porque nunca nos podremos olvidar de Campo de batalla: La Tierra, pero tú me entiendes. Pero nada, tú te empeñas en seguir la ruta de Nicolas Cage y coges los peores proyectos posibles. El año pasado hiciste el ridículo con Gotti. ¿Por qué te empeñas en seguir humillándote de esta manera? ¡Que tu primera línea de diálogo es "no puedo hablar ahora, tengo que hacer caca"! ¿No te dio eso ninguna pista? Mientras te ponías el disfraz de policía británico, ¿no te diste cuenta del error que estabas cometiendo?

Y a ver, que yo te veo en The fanatic y me doy cuenta de que lo estás intentando. No te voy a negar que es una interpretación valiente, en el sentido de que hay que tenerlos cuadrados para ponerse delante de la cámara y recitar estos diálogos, y hacer estos gestos, y hacerlo tan mal, pero es que estás completamente solo, no hay nadie que te pueda prestar ayuda. El resto del elenco da tanta pena como tú (bueno, tanta no porque arriesgan mucho menos, pero bien lo que se dice bien no lo hace nadie). Y encima estás dirigido por el incompetente Fred Durst, el vocalista de Limp Bizkit, que además tiene la poca vergüenza de torturarnos insertando su propia música en la trama por la puta cara. Fred Durst es incapaz de rodar una secuencia mínimamente atractiva, visualmente hablando. Todo es feo. No te voy a engañar, tampoco ayuda demasiado que la mayor parte del tiempo te esté enfocando a ti, pero aun así, este tío no tiene ningún sentido de la estética.

Fred Durst también ha escrito el guión. Un guión de mierda, dicho sea de paso. Flácido, lento, un sucedáneo de thriller de domingo incapaz de decir absolutamente nada y que solo sorprende por su ineptitud. Cuando acaba la película, apenas sabemos nada de los personajes. Desde luego no sabemos por qué Hunter es tan gilipollas. Tampoco sabemos por qué Leah es tan estúpida como para enseñarle a Moose la aplicación. La movida de la sirvienta es tan absurda que sigo sin creerme que se pueda ser tan ceporro como para escribir algo así. Pero es evidente, querido Travolta, que tú no estás de acuerdo. Es evidente que pensaste que era un grandísimo guión, de lo contrario no estaríamos en esta situación.

En fin, Travolta, que a tus 65 años, has tocado fondo. El Oscar ya te digo yo que no, pero no descartes añadir otro Razzie a tu abultada colección. Míralo por el lado positivo, a partir de aquí solo puedes mejorar. A menos que hagas Campo de batalla: La Tierra 2, empeorar es casi imposible. Yo aún tengo cierta confianza en ti, a pesar de todas las cagadas de tu carrera, que han sido muchas. Alguien que interpretó a Vincent Vega como tú lo interpretaste tiene que tener talento, por poco que sea. Ten mejor gusto, Travolta. No me hagas sentir tanta vergüenza ajena otra vez.

Puntuación: 2,5
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Dabi
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
2 de junio de 2019
4 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pues nada, aquí tenemos la comedia dramática sobre la adolescencia de la semana. Lo digo así porque de este género te salen películas hasta de debajo de las piedras, lo cual es lógico. Son baratas, son sencillas de vender, se adhieren en su mayor parte a una fórmula que ha funcionado en numerosas ocasiones pero a su vez permiten cierta maleabilidad, tratan temas con los que todos nos podemos identificar o nos hemos identificado en el pasado y se adaptan a los nuevos tiempos con relativa facilidad. Booksmart sigue en su mayor parte los elementos básicos del género, creando un producto más que digno, efectivo, aunque lejos de ser revolucionario.

La mayor baza de Booksmart reside en la enorme química entre sus dos protagonistas. Kaitlyn Dever y Beanie Feldstein se complementan maravillosamente y tienen una vena cómica decente. Ambas aprueban con nota interpretando a Amy y Molly, personajes, dicho sea de paso, bastante bien construidos. Con los secundarios, por desgracia, no todo son aciertos. Aunque el guion sea inteligente a la hora de presentarte a algunos de ellos, dotarles de cierta personalidad y deconstruirlos conforme va pasando la película (Jared es probablemente el mejor ejemplo), otros muchos se quedan en refuerzos cómicos y estereotipos unidimensionales (los dos alumnos gays que hacen teatro, aunque ocasionalmente divertidos, son los que peor parados salen, en mi opinión). Y con esto hablo de los personajes, porque no tengo nada malo que decir de los actores que los interpretan, ya que prácticamente todo el elenco joven hace un trabajo fantástico (destaco especialmente a una desatada Billie Lourd como Gigi). A ellos hay que sumar, además, la presencia de cómicos más conocidos como Lisa Kudrow, Jason Sudeikis y Will Forte, que espolvorean la cinta y cumplen en sus breves apariciones.

En cuanto al guion en sí, pues funciona, pero dista mucho, en mi opinión, de la excelencia. El argumento de Booksmart no es muy distinto al de otras películas del estilo (protagonistas impopulares que deciden desmelenarse, rollo Supersalidos) y, aunque bien desarrollado por lo general, me da la sensación de que pierde un poco el foco cuando empieza el segundo acto (ese ir de un lado a otro en busca de la fiesta se me acaba haciendo un pelín cansino) y que corre el riesgo de descalabrarse cuando se acerca el final, con una escena en particular que me parece una americanada más molesta que enternecedora (sí, hablo de la puta graduación).

Booksmart tal vez merezca más elogios por su relativa riqueza temática (al menos con respecto a otras comedias dramáticas del estilo), por su forma de desmontar las preconcepciones que existen no en las mentes de los personajes secundarios, sino en las de las protagonistas. Ambas son inadaptadas cuyos arcos no se centran en plantarles cara a unos abusones, ni en demostrar lo válidas que son, ni en vengarse por lo injusta que ha sido la vida del instituto con ellas, sino en aprender y corregir sus propios prejuicios. Son imperfectas, lo cual las hace mucho más interesantes. También tienes, por supuesto, estas ideas sobre la amistad, la madurez, la responsabilidad, el despertar y la identidad sexuales que sí, es cierto que son omnipresentes en el género, pero todas están bastante bien tratadas. Como comedia (que no olvidemos que es una comedia) es decente, diría yo. Ninguna coña me parece particularmente mala, pero la gran mayoría me hacen sonreír más que descojonarme, con alguna que otra excepción.

En definitiva, Booksmart es una buena coming of age (lo dije en otra crítica y lo repito, necesitamos un término en español para referirnos a este género). Es agradable y divertida, y tiene encanto. Los diálogos están bien escritos y los actores hacen un gran trabajo, tiene una fotografía sólida para ser una comedia de bajo presupuesto y una banda sonora que encaja bien con la historia. Su mayor fallo es que la he visto antes. En varias ocasiones. No es sorprendente ni demasiado original, aunque bueno, no todas las películas tienen que serlo. Tampoco me ha parecido el descojone padre, pero no hay nada más subjetivo que la comedia. Si la comparamos con películas recientes de este género con protagonistas femeninas, Booksmart le da mil vueltas a Blockers, pero para mí se queda lejos de la sencillez, la suavidad, la emotividad y la eficacia de Eighth grade.

Puntuación: 6,8
Dabi
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 10 11 12
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados