arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Madrid
Críticas de santos
Ordenadas por:
57 críticas
<< 1 8 9 10 11 12 >>
8
16 de junio de 2011
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Joe Buck es un ingenuo tejano que decide empezar desde cero, abandonando su miserable trabajo, su ciudad y lanzándose a cumplir su sueño: ser un vividor en Nueva York. Por desgracia Joe no tardará mucho en comprobar que la vida no es ni tan fácil ni tan bonita como pensaba y se verá obligado a atravesar toda clase de penurias para sobrevivir. En su duro camino le acompañará Ratso, un timador de poca monta, enfermo y tan tirado como él.

Película sombría y que te da de bruces con una realidad descorazonadora y pesimista. Que la vida no es de color de rosa es bien sabido por casi todos, que en el cine tiende a dulcificarse es por regla general una constante; pero Midnight Cowboy es uno de los claros ejemplos de que la vida puede suponer un verdadero tormento y que ir de listo por el mundo nunca favoreció a nadie.
Joe llega a Nueva York (la tierra de la oportunidad, donde cualquiera puede ser lo que quiera con sólo proponérselo) por la puerta grande y a comerse el mundo y todo ello queda reflejado en las imágenes iniciales de la urbe, donde se aprecia el glamour y estilo de sus habitantes; pero también se van intercalando algunas escenas que dejan al tejano perplejo y en las que se empieza a intuir que no es oro todo lo que reluce. Según avanzan los minutos, todo va adquiriendo un cariz más gris y más frío y la gran ciudad se va haciendo cómplice de la deprimente situación de los protagonistas. Es junto con Taxi Driver una de las más descarnadas fotografías neoyorquinas realizadas y esa honestidad se vuelve una de sus grandes claves. Otra clave es la amistad de los dos protagonistas, es precioso ver como cuanto más hundidos están, más se quieren y se necesitan mutuamente; enternece ese cariño que muestra el uno por el otro y que los une hasta el final.

Pelotazo de John Schlesinger que con escasos proyectos a sus espaldas se atreve con un osado proyecto en el que deja en evidencia la cínica y superficial sociedad americana, sociedad a la que él no pertenecía. Completa un trabajo lleno de desparpajo y con el que arrasó. Comentar que ni la calificación X pudo frenar el resonante éxito de la película.

El guión de Waldo Salt es extraordinario y no hace falta mencionar la inmortal canción de Harry Nilsson ni la melancólica partitura de John Barry porque son esenciales y llenas de sentimiento.

Los actores están tremendos, desde el prácticamente desconocido John Voight, su figura de perdedor solitario que recorre las calles con su radio y un estrafalario traje de cowboy es ya reconocible por el mundo entero, pasando por el asombroso Dustin Hoffman que pasó de ser seducido por Anne Bancroft a clavar su papel de tullido tuberculoso al que la suerte hace tiempo que le dió la espalda. Sylvia Miles está fantástica en su breve aparición como "clienta" de Joe.

Gran obra que es franca, sincera, dura y desoladora a partes iguales.




Sigue en el Spoiler.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
santos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
29 de mayo de 2011
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Jeanne es una joven bonita, sofisticada y que tiene un novio aspirante a director de cine que está más enamorado de su documental que de ella. Esta alquila un pequeño piso en París y allí conocerá a Paul, un hombre maduro recientemente viudo y atormentado por la pérdida de su esposa. Entre ellos surgirá una ardiente química que les introducirá en una espiral de sexo y degradación.

Soberbio trabajo de Bernardo Bertolucci que nos aproxima a los rincones más animales y carnales de una relación humana, contando con una fantástica fotografía de Vittorio Sttoraro que retrata a las mil maravillas ese inhóspito hotel, dotándolo de un toque muy íntimo y personal.

Hay que reconocer el arrojo y valor que tuvo Bertolucci al plantear esta película en los principios de la década de los setenta, una obra donde se muestran desnudos femeninos explícitos y secuencias de una intensidad sexual y una carga erótica que llegan a incomodar al espectador. El director italiano crecería con este intenso tango como cineasta y posteriormente alcanzaría la gloria con El último emperador y se sumergiría en un reflexivo repaso del siglo XX de su Italia en Novecento.

Pero siendo justos, Brando es el tango; Marlon aporta una actuación desgarradora y que conmueve a la vez que acongoja, derrochando sinceridad y pasión en cada palabra que pronuncia, en cada gesto o mirada que realiza. Está claro que él es el toque de distinción que toda película necesita. Apabulla cada minuto que está delante de la cámara y vuelve a brindar una actuación de cinco estrellas, superando incluso al Padrino del año anterior.
Junto a este coloso está María Schneider que no acabó muy bien parada tras la película, encasillada y con multitud de secuelas y dificultades personales, María hace bien su papel de chica frágil y sensual, aunque queda eclipsada por Brando. Jean Pierre Léaud es el tercero en discordia y la verdad es que su trabajo es olvidable y poco convincente.

Obra que levantó ampollas por su amplio contenido sexual y en la que Brando agiganta aún más su leyenda como el mejor intérprete masculino de la historia.
santos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
29 de abril de 2011
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Clarence es un chico solitario y de unas aficiones inusuales, un día se cruza en su vida Alabama, una joven prostituta a la que han pagado para que alegre el cumpleaños a Clarence. Pero pronto se enamoran, y gracias a ese amor, y a una unión a prueba de balas, se enfrentarán juntos a todo lo que se ponga en contra, sea el chulo de esta, la mafia, la policía... .
Película basada en un guión original de Quentin Tarantino, que no pudo dirigirla, porque vendió sus derechos para financiar Reservoir Dogs. Es precisamente el trabajo de Tarantino, el que proporciona a la obra una pincelada fresca, atractiva, y la llena de momentos inolvidables y de diálogos que derrochan ingenio.
Yo personalmente pienso, que este guión no tiene nada que envidiarle al de Pulp Fiction o Reservoir Dogs.
La dirección quedó en manos de Tony Scott, (el hermanísimo de Ridley), que fiel a su estilo, ejecuta una película llena de ritmo, acción y que no tiene un momento de descanso.
No podemos decir que Tony resuelva mal, pero nunca sabremos cuál hubiera sido el resultado de una adaptación hecha por el propio Tarantino en 1993, y bajo qué punto de vista hubiese abordado su historia.
El aspecto sonoro le queda encomendado a Hans Zimmer, que se saca de la manga, la mágica You´re so cool, que funciona muy bien para enfatizar el romance de Clarence y Alabama.

Pero si algo sobresale en este proyecto, es el gigantesco plantel del que dispone; Dennis Hopper, Patricia Arquette, Brad Pitt, o el camaleónico Gary Oldman son sólo algunos de los que figuran en el extenso elenco. Quizás el papel protagonista le quede un poco grande a Christian Slater, quien sin desentonar en absoluto, no acaba de exprimirle todo el jugo al personaje. Pienso que otro actor podría haberle sacado más partido.

Película que no da tregua, llena de gags muy ocurrentes y escenas de violencia muy explícitas. Pero siempre quedará la duda de, ¿qué hubiera pasado sí Quentin Tarantino…?
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
santos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
24 de abril de 2011
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Extraordinaria película del nórdico Ingmar Bergman, y que para mi forma parte de su trilogía de oro, completada por Fresas Salvajes y Gritos y Susurros.

En esta obra, el sobresaliente Ingmar nos abre las puertas de la Europa de la edad media, asolada por la peste negra y enajenada por la extrema devoción religiosa. Es admirable la labor de Bergman, que también se encargó del guión, y que durante 95 minutos, nos traslada a un mundo deshumanizado, embrutecido y en el que las personas sólo se preocupan por su supervivencia, y por ensalzar a falsos iconos religiosos.

Para dar forma a esta arriesgada composición, el director sueco vuelve a rodearse de algunos de sus colaboradores habituales, como Bibi Anderson, Gunnar Björnstrand, o Max Von Sidow. Este último realiza una formidable actuación, creando un personaje, lleno de miedos, dudas e incertidumbre, que sabe que su fin no está lejos, y que se cuestiona todo lo que ha hecho a lo largo de su vida.

Película imprescindible, que no deja indiferente, y que conduce a la reflexión sobre temas como el sentido de la vida.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
santos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
9 de julio de 2011
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ennis y Jack son dos muchachos que coinciden un verano como cuidadores de ganado en Brokeback Mountain. Entre ellos surge rápidamente una amistad y algo más. Cuando su trabajo acaba cada uno regresa a su vida, pero nada volverá a ser igual.

Este trabajo de Ang Lee obtuvo un éxito atronador de taquilla, crítica y galardones; pero analizándolo detenidamente un tiempo después se observa que virtudes y defectos están casi a la par.

Las virtudes:
1) La estupenda y preciosa fotografía
2) La dirección de Ang Lee
3) La buena labor interpretativa

Los defectos:
1) Lo mal llevada que está la historia de amor
2) La BSO acaba resultando pobre y repetitiva, (hay algún tema muy destacado)
3) El guión y la historia tienen fases flojas que provocan que decaiga el interés

La selección de actores me parece el gran punto fuerte, los cuatro protagonistas son muy jóvenes, guapos y con algún éxito comercial a sus espaldas; pero aquí prueban que son mucho más que todo eso.
-Heath Ledger abandona su habitual rol de chico atractivo y carismático para realizar la difícil tarea de dar vida a Ennis, un hombre inexpresivo, introvertido y poco afectivo, pero que cuando refleja sus sentimientos te cala muy hondo.
-Jake Gyllenhaal es Jack, un joven sin mucha suerte que anhela un modo de vivir que le permita ser feliz.
-Michelle Williams es Alma, la abnegada y pisoteada esposa de Ennis, que en su rostro muestra la decepción y el desconsuelo.
-Anne Hathaway encarna a Lureen, la mujer rica y cariñosa de Jack, que no tarda en observar que su matrimonio no va bien y que su marido no le ama.

Lo que más valioso del filme son tres o cuatro momentos de una enorme tensión emocional y su magnífica fotografía.
santos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 8 9 10 11 12 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados