Haz click aquí para copiar la URL

Zona de guerra

Drama Para el quinceañero Tom, su familia de clase media, aparentemente feliz, es un territorio en el que se libran las batallas más insospechadas. Aburrido y solitario en su nueva casa de Devon, adonde la familia se ha trasladado desde Londres, Tom descubre el terrible secreto que comparten su padre y su hermana de 18 años, Jessie. Aislado, confuso por su rabia de adolescente, Tom está decidido a descubrir toda la verdad... (FILMAFFINITY)
1 2 >>
Críticas 10
Críticas ordenadas por utilidad
11 de junio de 2013
20 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Por casualidad llegué a esta película, cuya existencia era desconocida para mí. Ignoraba incluso que Tim Roth hubiese efectuado una incursión en la dirección. Por el tiempo transcurrido parece cabal pensar que se trató de una experiencia aislada, lo cual realmente lamento, pues mi conclusión es que se revela como un más que interesantísimo cineasta.

No hay rastro de los tics característicos de los directores noveles (como el síndrome “Ciudadano Kane”, de querer demostrar todo lo que se sabe hacer con una cámara) y sí mucha seguridad, con una puesta en escena que encuentra en la concisión y austeridad la distancia adecuada. Y valentía, por encima de todo, por atreverse con un tema tan duro y complejo como los abusos sexuales (en este caso un padre con su hija adolescente, y cómo el hermano menor lo descubre), donde sería tan fácil caer en los tremendismos, incluso para cineastas avezados. El mérito de Roth consiste en transmitir perfectamente lo escabroso sin morbosos efectismos, pero con una desgarradora veracidad que congela el alma. Cabe advertir en este aspecto a hipotéticos espectadores de una escena dolorosísima más escalofriante que la violación de “Irreversible”. El corazón se parte en dos.

Pero tan necesaria resulta su inclusión (a mi juicio) como su unicidad: antes y después se recurre a lo sugerido y elíptico. Ejemplar en este punto es la resolución cuando al principio de la película el hermano, desde el exterior lluvioso de la casa, observa por una ventana. Los espectadores no vemos ese interior, pero de él emana una luz anaranjada que envuelve el rostro del muchacho: la verdad se ha “revelado”.

De hecho la película se fundamenta en la mirada. Nos identificamos a nivel visual con la mirada del chico, personaje que sin embargo de manera muy hábil es presentado a su vez como extraordinariamente introvertido y con la confusión sexual propia de su edad. Es el espectador, entonces, quien se ve forzado a rellenar de contenido el objeto de esa mirada e implicarse emocional y moralmente, como también interpretar la sumamente rica y ambigua relación entre los hermanos. Es este uno de los máximos logros de Roth (repito, no habituales en un debutante). Ni simplifica ni sermonea.

Una película de estas características no podría funcionar sin el reparto adecuado y, además de los méritos ya esperados por parte de Tilda Swinton y Ray Winstone, cabe elogiar a los dos jóvenes y desconocidos intérpretes, que cargan con el mayor peso dramático (espeluznante el momento en que la chica no puede dejar de temblar). También debe consignarse el certero juego en el uso simbólico de los espacios: la casa solitaria en el campo con fachada armónica pero abigarramiento interior y, ante todo, la zona costera de Devon con el tiempo siempre nublado y sus rocosos acantilados; no por casualidad al borde de uno de ellos, en la antesala del abismo, se sitúa un pequeño refugio, de gran relevancia para la historia.
Quim Casals
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de agosto de 2010
18 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fortísima historia la que Tim Roth nos narra en este filme. Lo titula “la zona de guerra” porque en el marco de una familia habitual a veces se da una zona oscura y de guerra donde...

(debido a lo impactante del argumento, continua en el spoiler ... / ...)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Fej Delvahe
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de febrero de 2008
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si hay una pasión enfermiza por encima de todas es aquella que se arrastra y crece por encima de la voluntad del más débil, incluso porfiando en que a ese o a esa, le gusta hacerlo más que a un tonto un caramelo, y te digo más incluso le gusta más que a mí, seguro que sí...

Así que, una vez caída la debilidad del menor en la incomprensible y tortuosa presencia de una libido que no se explica pero que provoca encontradas sensaciones que no se pueden parar, el adulto elige un espacio vacío, alejado de la rutina, donde resulte muy fácil aislarse y entonces el elemento dominante pone de espaldas a su debilitada pareja y la abraza y la penetra a lo largo de los años, asumiendo una pasividad que le excita sobremanera y también, tal y como está filmada en esta importante película, me ha excitado a mí, pasajero fugaz, espectador con capacidad de corrupción si se le pone en situación parecida: se ve el contacto sexual del depredador con sus movimientos pélvicos sobre un bello cuerpo entregado sin emoción, como a través de una ventana o varias..., una sumisión que a medida que pasan los años más le excita, y con eso basta para comprender que aquello que puede excitar de esa manera tiene en su germen una de las crueldades mayores de todos los tiempos: la destrucción de la personalidad de un niño o un adolescente en el lugar donde más seguro debería sentirse.

Realizada con sencillez y gran contención dramática, Tim Roth logra, en su primera película como director, una obra singular que atrapa desde el principio.

Es un melodrama que se desarrolla por una de las situaciones cotidianas más terroríficas: la de los abusos sexuales dentro del círculo familiar, donde se confunde el abuso de poder con el placer prohibido e indeseado y más indefensa se encuentra la víctima.

Muy recomendable. Admirable interpretación de todo el mundo. Lástima que desde entonces, el 99, Roth no haya dirigido otra y no haya tenido más remedio que seguir interpretando el eterno papel de tipo bastante o completamente repugnante.
horacio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de noviembre de 2020
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Es triste como el día lluvioso. Sucia como el barro de un camino hacia la nada. Es fea como el rostro de un enfermo destrozando infancias.

El debut de Tim Roth detrás de las cámaras es delicado y reflexivo. Se conversa con miradas y se juzga con silencios. La sensibilidad de la obra es palpable por el trato delicado a una crueldad que escapa de la ética. El director nos encierra en un lugar remoto y alejado, donde tantas veces el cine de terror secuestra al adolescente para arrebatarle la vida. Aquí el asesino no empuña un arma, pero desgarra el alma y humilla al débil.

Se multiplica la rebeldía en el que no comprende. Se alimenta de motivos para hacer reproches. Y en un recodo del camino entre el amor y el desprecio, se apreciará la señal del asesino. La huella de un delincuente enfermizo que erosiona vidas como olas en un acantilado.

Una historia de valientes que se resignaron a seguir siendo víctimas de un slasher familiar donde las secuelas van más allá de lo físico.

Lara Beltmon sufriendo en un refugio y el cinismo de Ray Winstone enfurecido, sostienen al cine como arte.
La puerta de Tannhäuser
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de diciembre de 2012
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
El tema es de por sí espeluznante, y por ello en el cine se ha tratado muchas veces por el dramatismo que produce y sobre todo por la concienciación de los directores y su interés de comunicársela a los espectadores. Los sujetos sufrientes de los abusos sexuales pueden ser todos los elementos de la sociedad, pero cuando se trata de los niños, y muy en particular de los recién nacidos, el argumento se hace muy doloroso. Los mecanismos de reacción por parte de los individuos que han sufrido abusos sexuales son tan distintos como distintos son los seres humanos, pero en todo caso siempre deberían contar con nuestra comprensión. Seguramente las respuestas sexuales serán siempre condicionadas por estos abusos, y siempre serán diferentes según son diferentes todos los individuos, los que sufren el abuso y los que abusan. Cuando todo esto se produce en el ambiente familiar, y más concretamente es el padre el que abusa, seguramente el mundo del hijo, o de la hija, se vuelve un eterno infierno. En este caso es la hija la que sufre los abusos, y por el culo, ya que a quien quiere el padre es a su madre. ¿Si se han producido los abusos desde que nació, cómo puede reaccionar la hija? ¿Cómo vamos nosotros a juzgarla? Su mundo sexual es caótico, igual tiene una novia que busca su realización sexual en un chico, pero su personalidad no se establece con seguridad. Aquí hay imágenes, muy simples, peo muy fuertes. Los planos de la recién nacida en la cuna. y de de sus pañales manchados en sangre, son espeluznantes. Cinematográficamente la película es muy correcta gracias a un guión sólido, sin concesiones a la morbosidad, y gracias a una dirección justa para que nada se escape a la intención de la película. La fotografía, muy acorde con el título, sabe ofrecernos las partes oscuras del plano para que seamos nosotros, los espectadores, los que las rellenemos con nuestra presencia. Sinceramente, es una película para ver y para pararse a pensar.
Del Mar
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow