arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Sines Crúpulos
Ordenadas por:
511 críticas
7
29 de octubre de 2008
38 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
El pisoteo, la avaricia, el ansia de poder, la humillación, la cuchillada trapera, la envidia cochina... todos estos aspectos laten bajo el argumento, por estúpido que sea, de cualquier película ambientada entre los despachos de un edificio de cristal.

La jornada laboral de la empresa constituye el paradigma la sociedad, y en consecuencia, se retratan en él los aspectos más extremos de la condición humana, al estar esta especie sometida a la presión de actuar sin reflexionar frente a situaciones de emergencia, en relaciones que en principio son profesionales, pero aterrizan casi siempre en lo personal.

Así, cualquier peliculilla del tres al cuarto cuya trama transcurra por los pasillos de una oficina, se hincha de carácter y personalidad, enriqueciéndose con una profundidad inesperada y cargándose de metáforas nacidas de la espontaneidad. Tal es la fuerza genética del espejo y el hormigón. Y así, una trama condenada al fracaso se torna interesante si haces que dos de sus personajes compartan ascensor.

Si además, tras una persiana, se dibuja a rayas y sombras la silueta de Michael Caine, y por las lamas entreabiertas asoman sus ojos escupiendo rabia al ser que sonríe cuando le dan fuego, automáticamente la película se hace buena. Y punto pelota.

Viva la madre que parió al tío que dobla a Michael Caine.
Sines Crúpulos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
8 de noviembre de 2007
77 de 121 usuarios han encontrado esta crítica útil
Personaje nº1. Un rockero guapetón repelente.
Personaje nº2. Un florero repelente novia del rockero guapetón repelente.
Personaje nº3. Un padre repelente con la nariz muy grande.
Personaje nº4. Un tío bufón repelente.
Personaje nº5. Una niña mimada excesivamente repelente
Personaje nº6. Otra niña repelente
Personaje nº7. Otra niña repelente que a veces interpretaba una de las dos repelentes hermanas gemelas y a veces interpretaba la otra.

Bien comenta Gisele que cada vez que la niña más pequeña abría la boca, se disparaban las risas enlatadas en la tele y las arcadas en su interior, a parte de escarapelársele la piel cada vez que lo recuerda.
Y a pesar de que desconozco el verbo escarapelar, puedo asegurar que también a mi se me escarapela la piel, y el alma, y la conciencia, y además me duele España, y me duele El Planeta Tierra, cada vez que recuerdo que en una casa decente como la de mi familia, se llegó a seguir capítulo a capítulo este enorme y desgarrador castigo audiovisual engendrado desde el infierno por el más maligno de entre las peores influencias que acompañan a Satanás.
Sines Crúpulos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
15 de enero de 2009
54 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil
El detective romántico.

En lo alto del edificio de la organización gubernamental, el gran jefe lee el Washington Post. Está corrupto hasta las cejas. Y si le tiras de la lengua, te puedes llevar al subsecretario de gobierno por delante. Tú eres un detective semi alcohólico, aventurero y perdedor. Trabajas de noche. Sólo pisas tu destartalado apartamento para echar una cabezada o tirarte a algún viejo amor.

Entras en el edificio disfrazado de botones, con tu pipa bajo la chaqueta. Te las ingenias de manera pícara para llegar al despacho del gran jefe y le acorralas con tus dotes de persuasión. Eres un crack. Se ha hecho tarde. De vuelta a casa, paras en un bar. Frank, el camarero, te sirve un manhattan sin preguntar.


El detective actual.

En la primera planta del edificio del INEM, una teleoperadora se ríe con un PowerPoint que le acaba de llegar. Es infiel a su pareja de hecho. De hecho, ese es tu super caso: pillarla in fraganti con el jefe de personal. Si le tiras de la lengua te dará un bofetón por delante y una patada en el culo por detrás. Tú eres un detective medio enganchado al bingo, currante y perdedor. Trabajas noche y día. Pasas tu tiempo libre en tu apartamento IKEA jugando a la play y viendo Saber y Ganar.

Entras en el edificio sin disfrazar y una vieja te confunde con el conserje. Llevas una bolsa de pipas bajo la chaqueta que te cayó en Reyes. Te las ingenias de manera pícara para colarte un puesto en la cola de coger número, te dan las cuatro de la tarde y aún no has llegado ni a la ventanilla. Eres un crack. De vuelta a casa, paras en un bar. Francisco, el de la puerta, no te deja entar.



Consejos para aquellos investigadores privados que desean que su profesión vuelva a ser emocionante.

1. Preséntate sin cita previa a una entrevista de trabajo con el pringao de Personal. Cuando te pregunte ¿qué puedes ofrecer tú a la empresa?, escupe al suelo y abandona el lugar pellizcándole el bulla a la teleoperadora. Ya los tienes acojonados.
2. Ponte hasta la bola de farlopa.
3. Prepara unos macarrones, sírvelos en un plato y sin probarlos déjalos varios semanas encima de un sofá. Desperdiga latas vacías de cerveza por tus estanterías BESTÄ y rellena un cenicero de colillas.
4. Acude a un bar, dejando entrever un puño americano bajo la chaqueta. Pide lo de siempre, aunque sea la primera vez que vas. Al salir arranca el enorme letrero de neón y quiébrale la cabeza al tal Francisco.
5. Dile a Policarpio, tu portero, que suba por la noche a arreglarte el bidé, que tú no vas a estar.
6. Pídele a tu vecina de enfrente que te deje colgar el letrero luminoso en la ventana de su aseo. Vuelve a tu piso, con ella, y tíratela.

Cuando Policarpio suba, verá a la vecinita desnuda colgada a tu cuello, y las luces de neón al fondo haciendo brillar con su reflejo la sangre que cae de tu nariz y la grasilla de los macarrones.
Eres un crack.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Sines Crúpulos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
26 de mayo de 2010
39 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
Asombrosa y cochambrosa, cómica y deprimente, acertada en cada minuto de su metraje, de escasos y rotundos diálogos e interpretaciones ligeramente esperpénticas, esta versión personal de "qué fue de Antoine Doinel" se presenta homogénea y divertida, desparramada y triste, en una sucesión de escenas perfectamente delimitadas y mejor hiladas, para crear un colorido londres gris de plástico y ladrillo, más gris que nunca, más plástico que nunca, y construir una sencilla historia, más compleja que nunca, donde conviven en armonía los escombros y los humanos, dibujados todos sus personajes, todos, en 3 miserables pinceladas, sólo tres, pero del mayor alcance: el que logra una trayectoria transparente hasta las entrañas, haciendo cosquillas en el mismo hígado, hasta levantar la sonrisa, las lágrimas y finalmente, la tortura.
Sines Crúpulos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
10 de abril de 2011
89 de 146 usuarios han encontrado esta crítica útil
No sé, tal vez yo sea gilipollas, pero no entiendo nada de la crítica profesional de fotogramas:

"Una historia de amor (fou) que no teme sumergirse en la cursilería ni bordear con el más puro camp" (Noel Ceballos: Fotogramas)

¿fou?
¿quiere decir FIUU FIUU como si silbase a la protagonista o a el protagonista?
¿tal vez quiere decir que la historia de amor es FOIE, como quien dice creme de la creme?
¿O se refiere (y esto lo apoyo absolutamente) a que la historia de amor es una FULL?

¿puro camp?
¿es algún tipo de género, tipo Campamento de niños atacado por pirañas?
¿quiere decir que campa a sus anchas haciendo lo que le sale de os huevos?
¿tal vez se refiere a que le falta aire puro del campo, que todo transcurre en la urbe?
No sé, se me escapa de verdad.

En fin, si ahora hay que criticar así, vamos allá:
“Una reyerta (bas) de dioses versus humanos que trata de sentar al espectador en su postura más fliz” (Sines Crupulos: Filmaffinity)


Tampoco está mal esta otra crítica:
"'The Adjustement Bureau' es una buena e inteligente película, que podría haber sido grande si hubiese sido un poco más atrevida (...) Puntuación: *** (sobre 4)" (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)

Tildar de buena esta bazofia, o peor aún, de inteligente, supongo que puede pasarse por alto, sobre gustos y sobre neuronas hay poco escrito, pero ¿poco atrevida? Por Dios, yo pienso que hay que tenerlos muy cuadrados para hacer una peli con ángeles y dioses, a estas alturas de la evolución, que no sea una comedia (al menos que no trate de serlo)
Y ya no digo cuadrados, no, hay que tener los huevos como dos paralelepípedos para poner a los ángeles hablando por el móvil y apuntando notas en un cuaderno de anillas. Muy molón, sí, con puertas lógicas y en movimiento, pero, vamos, un puto cuaderno de anillas.

Que sí, que sí, que no es Dios, que nosotros “le hemos puesto muchos nombres” (qué asco de frase pretenciosa, infantil, estúpida, empalmada, pinochesca, mononeuronal y verdusca). En serio, un poco de dignidad. Había juego para haber hecho una buena comedia: Dan Aykroid de ángel torpe. Ese era el enfoque, sin duda.
Sines Crúpulos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados