arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Marco Polo 33
Ordenadas por:
29 críticas
1 2 3 4 5 6 >>
2
11 de octubre de 2019
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una vez más una película cuyo título original está aquí en La Tierra y el que se le ha dado en España está en Júpiter. El título original de esta cinta francesa es "Le semeur", es decir "El sembrador", pero no es precisamente una tarea agrícola lo que hace el individuo, sino que ya se imaginan ustedes, sí, piensa mal y acertarás. Pues en España, para evitar el sonrojo (no entiendo por qué, ahora que no hay censura) se le ha titulado "La mujer que sabía leer" como podrían haberle puesto "El perro que ladra" "Las lavanderas" o "Me voy a preparar la cena".

Es una película francesa, muy francesa, con escenas muy lentas y en silencio, con el peligro de quedarnos dormidos en cualquier momento. He leído algunas críticas benefactoras para la cinta, que si un trabajo exquisito sobre el romanticismo, lleno de dulzura y sensibilidad, etc., pues esto es como mirar un cuadro abstracto, donde unos ven la metamorfosis del propio ser influenciado por el capitalismo intransigente, otros vemos simplemente una mancha en un lienzo.

La debutante Marine Francen no convence, sitúa el argumento en un trozo de la historia de Francia, en la que desde su punto de vista actual, subjetiva ese momento de la historia de Francia, colocando descaradamente a sus buenos y a sus malos, olvidándose de que en la historia real, la verdadera, nos guste o no, el golpe de estado de Napoleón III, fue refrendado mediante plebiscito mayoritariamente en las zonas rurales, que tanto recrea la película, por lo que el argumento en realidad es poco creíble, más bien sirve para dar rienda suelta a un fetichismo oculto, que a una denuncia política de la historia.

Algunos críticos hablan de la vida en el campo como paraíso, bellos paisajes y sueños pastoriles, a éstos los quisiera yo ver segando el trigo a pleno sol o en la vendimia, lo siento, que me disculpen, pero no soy Quijote, más bien Sancho Panza. Esto si que le veo de bueno a la película, como describe, en sus escenas, la vida en el campo de aquellos años de 1850, sin maquinaria ni automatismos, la siega a mano, el lavadero de ropa junto a la fuente, etc.

La película muestra un romanticismo ñoño, dando paso a una sexualidad fetiche, como antes apuntaba, sintiéndose seguras y libres, las mujeres, en una idílica prisión voluntaria sin rejas, sin atreverse a salir al exterior, porque allí está lo prohibido.

Si a todo lo dicho anteriormente se le une que el formato de la película es a pantalla cuadrada, no panorámica, no se si la realizadora lo hizo para que resultara más artístico (entonces un patinazo más) o no podía salir de otro modo con los medios con los que contaba, es por lo que la califico como una mala película europea y no la recomiendo.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Marco Polo 33
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
1 de octubre de 2019
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Remake de "El seductor" (1971), ésta es un drama de época, durante la guerra de secesión de los EEUU.

La puesta en escena es perfecta, todo se cuidó al detalle para darle a la película ese ambiente tan sureño que necesitaba la historia, con un halo de sensibilidad, dulzura y hogareño. En eso tuvo también mucho que ver la fotografía de Philippe Le Sourd y el punto de feminismo que le da su directora Sofía Cópola. El vestuario no se alquiló, sino que se hizo a medida de los personajes (según luego manifestaciones de la directora), no en vano fue nominada la cinta para el premio de mejor vestuario.

La interpretación de Nicole Kidman, primera actriz del reparto, eclipsa no solo a las otras actrices que desempeñan otros papeles por debajo de la estrella, sino también al del único actor de la peli, Colin Farrell, en el papel del cabo nordista herido.

En una tierra asolada por la guerra, con los hombres en el frente, la retaguardia se convierte en un mundo femenino y feminista, en la que todas las tareas normales la desarrollan las mujeres. Y en ese mundo femenino la entrada de un espécimen del otro género crea un ambiente perturbador que da lugar, en un juego de seducción, entre uno y las otras, a pasiones, celos y engaños.

Como me he referido en otras de mis criticas, el título de las películas no es un asunto baladí, y la costumbre de cambiar los títulos de las películas en los países distintos al de su producción, genera a veces equívocos en el primer impacto de su promoción y en el argumento en sí de las historias. En ésta, el título original es "The beguiled" y no es correcto traducirla o ponerle el nombre de "La seducción", aunque pudiera ir de eso, más acertado sería "El seductor" como así se titula la película original de 1971, pero tampoco. Veamos, en inglés, el verbo "beguile" se utiliza lo mismo para decir seducir como embelesar o engañar (¿a caso, en cierto modo, no se trata de lo mismo?) y seductor sería "beguiler" acabado en R y no en D, por lo que más correcto sería traducir por "el seducido" o "el engañado". Esta exposición sería una tontería por mi parte, sin importancia, si no cambiase por completo la acción de seducir. ¿Quien seduce, el a ellas o ella/as a él?. Juzguen ustedes cuando vean la película.
Marco Polo 33
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
25 de septiembre de 2019
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Comedia española salida de la multinacional NETFLIX. Como tal película española tiene de común el bajo presupuesto y los mismos actores/actrices de esta década que salen en todas las películas españolas, pero en ésta comparten reparto con otros actores veteranos del cine español como Marisa Paredes, Juan Diego o Tito Valverde, aunque con papeles más cortos o secundarios. Es de destacar el de Juan Diego en un personaje de persona mayor a la que le está atacando ya el alzheimer. En cuanto a las cuatro actrices protagonistas están fantásticas las cuatro, no me decantaría por ninguna de ellas en especial.

El argumento es simpático, aunque no faltan sus momentos sensibles y de corazoncitos. Los personajes son muy actuales, sacados de una sociedad nuestra muy plural, aunque pudieran caer, para algunos, en los tópicos sociales.

En suma, es una comedia española sin pretensiones, solo la de pasar un rato entretenido/a y lo consigue, yo me reí mucho y lo pasé bien con este visionado del cine español.
Marco Polo 33
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
26 de agosto de 2019
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dos veces he visto esta película, EL PIANO, que no solamente me gusta sino además me emociona.

La historia se trata de una joven mujer muda y madre soltera, lo suficiente para convertirla en un despojo de mujer, en la sociedad conservadora de la Escocia de 1850, por lo que su padre no duda en deshacerse de ella y de su hija mandándolas al fin del mundo (Nueva Zelanda), casándola por poderes con un rudo granjero a quien no conoce. A la desgraciaita solo le confortaba dos cosas en su desdichada vida, la compañía de su hija y su piano, que para colmo de males se lo quieren quitar y se lo quitan.

Ada, que así se llama nuestra protagonista, Oscar a la mejor actriz, Palma de Oro en Cannes y Globo de Oro al mismo título, se encuentra a su llegada, en las antípodas, con dos brutos colonos, otras dos mujeres, en segundo plano, una mayor y poco agraciada y la otra más joven aunque algo retrasada, rodeados de un número de nativos que parecían sus criados, según el enfoque racial que tenían los anglosajones sobre el resto de los humanos de su Imperio.

A Ada le acompañaba su hija, una niña adorable, que enseguida capta la simpatía del espectador por su gracia y desparpajo, Oscar a la mejor actriz de reparto.

Ada, joven, guapa e inteligente (el marido decía que no le importaba su mudez) no tardará en levantar las pasiones masculinas entre los dos rudos colonos, vecinos y amigos desde hace años, que por supuesto, como no podía ser de otra manera, querrán matarse mutuamente, por el amor de Ada.

La realización de la película parece totalmente femenina ya que la produce una mujer, la dirige otra, la protagonizan dos y el guión también es de una mujer, Oscar al mejor guión original. No veo esto como simple casualidad ya que solo vosotras tenéis la idónea sensibilidad para contar historias pasionales.

Se rodó en 1992, en los propios escenarios de la narración, Nueva Zelanda, en un bosque sombrío y lluvioso. La cámara, cuando tiene oportunidad se recrea en el fango en donde hunden sus zapatos las protagonistas, manchándose las bajeras de sus vestidos, lo que convierte a dicho elemento en algo más que un obstáculo terroso, todo un símbolo.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Marco Polo 33
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
22 de agosto de 2019
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Algunos se extrañarán del título de esta crítica para comentar la película EL FRANCOTIRADOR, título original “American Sniper” 2014, Warner Bros, dirigida por el octogenario, pero aún genio, Clint Eastwood.

La película (6 nominaciones a Oscar) biográfica, cuenta la historia real de un héroe americano, con un fervor muy patriota, como nos tiene ya acostumbrado Hollywood y más si la dirige nuestro amigo Clint Eastwood, que la dirigió de rebote después de que fallara en la dirección Steven Spielberg. El héroe americano es Crhis Kyle, el francotirador más letal en la historia de los EEUU, un soldado de élite de la Armada de ese País, que se destacó en la guerra de Irak, causando bajas al enemigo.

Podría estar comentando las más de dos horas que dura la cinta, pero creo que aburriría al personal si no lo estoy haciendo ya. No es una película de género bélico, ni tampoco antibelicista, como he leído por ahí, es una película con escenas bélicas, que no es lo mismo, pero sobre todo es una película para reflexionar.

A todo esto ¿qué pinta aquí la moto?. Pues sí, una de las muchas reflexiones que deja la película a criterio del espectador es lo que yo llamo “el síndrome de la moto o yo”, el cual se da en parejas en crisis, en donde ella a él o él a ella, lo mismo me da, que me da lo mismo, pone al otro/a contra las cuerdas en esa disyuntiva, con amenaza de puerta. En el caso de nuestro protagonista, el francotirador real, el verdadero Crhis Kyle, el ser soldado era su trabajo y, por razones que no alcancemos a comprender, también su pasión. Realizó cuatro campañas en Irak y su esposa estaba harta de que se fuese a la guerra abandonándoles a ella y a sus dos hijos, por lo que le convino a que si se iba nuevamente a Irak, a la vuelta ya no la encontraría en casa. Pues bien, nuestro héroe dejó la moto, se licenció con honores y cogió un trabajo más sosegado al lado de su familia, contradiciendo así a las estadísticas de su País, en las que eleva en un alto porcentaje de divorcios entre los soldados SEALs.

Participando del mismo juego que ofrece la película, yo ni entro, ni salgo, ni me voy a poner en plan moralizante, sino que lo dejo a la propia reflexión del lector, solamente espero que a quien lea estas líneas no le hayan puesto ya, o le vayan a poner, en la terrible disyuntiva de tener que elegir entre... LA MOTO O YO.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Marco Polo 33
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados