arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Venezuela Venezuela · Maracaibo
Críticas de bucefalo
Ordenadas por:
450 críticas
1 2 3 4 10 20 90 >>
6
19 de mayo de 2009
35 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Este documental es un tanto plano y sin la emoción de los dramáticos combates que éste gladiador con cara de pocos amigos hizo leyenda. No obstante nos permite recuperar el lado humano, emocional y afectivo, de un peleador cuya imagen ha sido destrozada por los medios de comunicación. Lo que en un principio parecía ser una prometedora carrera, incluso, con un proyección histórica al nivel de los más grandes pesos pesados, terminó truncándose por la frágil personalidad de un gigante bajo el desamparo vital. Tyson es bastante locuaz, algo que nos sorprendió, y a la vez, parece sincero en sus interminables confesiones ante la cámara, incluso, hay momentos en que llega a estar a punto de lloro. Sus problemas con las drogas, el crimen y las mujeres fueron las consecuencias de un origen familiar adverso. La fama y el dinero súbito tampoco le ayudaron mucho. Careció de la madurez emocional para enfrentar los retos de la vida como adulto y pagó caro sus debilidades. Por otro lado, el mismo está consciente de que tenía el talento para ser uno de los más grandes boxeadores, y que a la vez, el mismo lo echó todo a perder. Este retrato que nos brinda el director James Toback nos permite redescubrir a un Tyson caído pero con la suficiente valentía y dignidad en encarar sus triunfos y errores, algo que muy poca gente es capaz de hacer.
bucefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
5 de abril de 2008
40 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
El cine está acostumbrado a banalizar la realidad, y el mal, como driría Arendt. Aunque hay cineastas excepcionales que recrean tragedias históricas procurando ser respetuosos de los hechos, como hace Wajda en ésta "Katyn". Algo que nos alegra porque el horror no es visto como espectáculo para el entretenimiento sino como una preocupante reflexión sobre la historia y la naturaleza humana. Todavía nos causa estupor el recuerdo de las matanzas europeas en el contexto de las dos guerras mundiales, y películas como "Katyn" es un dramático recordatorio del sufrimiento de una, -oficiales y académicos polacos-, de las muchas víctimas de la locura de la guerra.
bucefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
19 de enero de 2016
27 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
PAWN SACRIFACE es una película a medio hacer. Su director Edward Zwick no tiene la más remota idea de los que es el ajedrez, es más, me atrevo a decir que nunca lo ha jugado con la pasión de los adeptos. PAWN SACRIFACE profana al genial campeón Bobby Fischer, y también al no menos genial y Campeón del Mundo: Boris Spassky. Al primero lo retrata como un alucinado sin apenas profundizar en el desmoronamiento de esa portentosa mente, y al segundo, lo presenta como una estrella de rock superficial, casi un bobo, e identificado con el sistema comunista, obviando que Spassky terminó radicado en Occidente y renegando del sistema soviético y sus insoportables controles sobre la vida privada de las personas. PAWN SACRIFACE ni profundiza en el juego/ciencia del ajedrez, ni en el emocionante encuentro del año 1972 en Islandia, y tampoco ofrece una fisonomía de las tensiones que pugnaron alrededor de la Guerra Fría (1948-1991): PAWN SACRIFACE quiere abarcarlo todo y lamentablemente no abarca nada o muy poco para no ser completamente severos en ésta apreciación. Tobey Maguire, lo intenta, pero tampoco es capaz de mimetizarse en tan complejo personaje. Su interpretación es pálida y afectada, sin la fuerza ni el carisma que tuvo el americano en la vida real. Que Bobby Fischer haya sido un obseso del trabajo estudiando el ajedrez nos confirma que el talento sin sacrificio no conduce a nada. Otro campeón malogrado fue el polaco Akiba Rubinstein quién decía que el año tenía 365 días. 300 los dedicaba sólo a estudiar a Caissa, la musa del ajedrez, los otros 60 iba de torneo en torneo, y los 5 días restantes eran para el reposo. ¿Qué tal? Otro desperdicio en la película fue la presencia del GM William Lombardy, el sacerdote que en la película aparece como el segundo y mentor espiritual fallido de Fischer, en realidad, Fischer no tuvo nunca un equipo de segundos y la relación con Lombardy fue sólo muy pasajera. Fischer fue siempre un lobo solitario enfrentado a sus demonios y con un solo objetivo en la vida: ser campeón del mundo de ajedrez destronando con ello a la hegemonía soviética en la disciplina, lograda la meta, desapareció, hasta reaparecer en el año 1992, veinte años después, para enfrentar una vez más, tablero de por medio, a su antiguo rival y amigo: Boris Spassky, a cambio de una jugosa recompensa millonaria. El Departamento de Estado de los Estados Unidos lo sancionó porque desestimó como ciudadano estadounidense la prohibición de jugar en la antigua Yugoeslavia en plena guerra civil, desde ese momento fue un renegado y apátrida, escondiéndose de sus perseguidores por medio mundo, y eso que su logro en 1972 representó la más grande victoria simbólica de los Estados Unidos en contra de la URSS en toda la Guerra Fría. Así pagan los Estados Unidos a sus héroes. El parlamento islandés, con muy buen criterio, le otorgó la ciudadanía y con ello protegió y cobijó a la gran leyenda que murió en esas gélidas tierras de donde son los vikingos. Sigo creyendo que EL JUGADOR DE AJEDREZ (1978), donde actúa el extraordinario actor alemán Bruno Ganz, es la mejor película sobre el mundo del ajedrez, además de mostrar como el apasionamiento total alrededor del “juego” termina desquiciando a sus cultores hasta llevarlos a la demencia total. Otra muy meritoria es la “infantil”: EN BUSCA DE BOBBY FISCHER (1993) porque quienes la hicieron sí sabían de qué va el ajedrez de torneo y competencia en los ámbitos escolares y juveniles. Otra buena, aunque inferior a las dos antes nombradas es: LA DEFENSA LUZHIN (2001) con John Turturro. En cambio, EL SEPTIMO SELLO (1957) del gran Ingmar Bergman, es otra cosa, en primer lugar una de las mejores películas en toda la historia del cine mundial, donde se presenta el duelo del caballero medieval con la muerte a través de una partida de ajedrez. La alegoría es clara: el ajedrez como representación simbólica de la gran vida humana como dialéctica y combate, además, de presentar el epicentro de toda la angustia existencial alrededor de la muerte y las posibilidades de que exista otra vida en el más allá. PAWN SACRIFACE, si bien recrea la vida de Fischer, sus licencias son imperdonables, pero sobretodo, la ausencia de mística, esa ligereza, o caricatura mejor dicho, conque desdeña a éste, el mejor y más perfecto juego cuyos inventores fueron nada más y nada menos que los Dioses: el AJEDREZ.
bucefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
2 de noviembre de 2014
17 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hacía tiempo que no veía una película de esas que te socava los cimientos. The Homesman es la historia de una desilusión colectiva alrededor de la destrucción de un mito. Tommy Lee Jones nos muestra toda la sordidez del Oeste americano en contraste con su ya acostumbrada idealización como tiempo fundacional de los Estados Unidos. El Oeste americano no sólo fue una conquista sobre tierras ya ocupadas, sino un intento de construir una civilización desde el polvo y la nada, y para ello se tuvo que enfrentar la hostilidad suprema que aniquila la pequeñez humana.

Me ha llamado la atención el recurso providencialista, místico y religioso presente en estos hombres y mujeres varados en la inmensidad del desierto, como única muleta de esperanza, salvación y redención. Por otro lado el papel de la mujer como víctima social de un medio hecho a la medida de los hombres. La protagonista que encarna Hilary Swank es una heroína trágica que intenta sobrevivir en un mundo en que no tiene cabida debido a su primitivismo y misoginia.

Las mujeres son seres inferiores respecto al hombre y su única función es como sirvientas o reproductoras sin amor. Luego está la presencia en un “mundo sin bondad” de la soledad ontológica, de la más terrible sensación de perdición.

En fin, una película dura, realista, y hasta seca, nada complaciente y que causará no poco rechazo entre un público acostumbrado a la idealización de las realidades humanas y con finales felices.
bucefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
28 de enero de 2016
18 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
“THE HATEFUL EIGHT” encabeza el ranking de películas en Filmaffinity con un portentoso 7.5. O yo estoy ciego y perdí la cordura fílmica que suponía poseer o Tarantino es un genio fílmico que haga lo que haga ya entonces goza de la unanimidad del público espectador. Voy a ser franco. Perdí mi tiempo con éste espectáculo barroco y gore de violencia gráfica y gratuita sin apenas encontrar las virtudes que pude haber apreciado en otras películas de Tarantino donde por lo menos había un trasfondo conceptual que soportaba el hastío vital en que vive éste director exhibicionista y que logra espantarlo haciendo un cine bastardo donde la provocación sin apenas arte lo es casi todo. Tarantino se repite así mismo hasta hacer una caricatura de unas situaciones y personajes que ya le hemos visto en “KILL BILL” (2003-2004), “MALDITOS BASTARDOS” (2009) y “DJANGO DESENCADENADO” (2012). La creatividad se le fundió o entiende que encontró la fórmula del éxito comercial apostando por una cinematografía fundamentada en el asco de un impresionismo malsano, y conste que me tiene sin cuidado, los lagos de sangre que muestra o las vísceras esparcidas de sus maniquíes cuando suplantan a los actores que utiliza, yo sé bien que se trata de un simulacro infantil. Tarantino hace de la insania una especie de virtud cuestionable. “THE HATEFUL EIGHT” es un homenaje a nada, es una película vil, desesperadamente vacía cuya técnica la salva con el agregado de los muy buenos actores que tiene junto a la música de Morricone, pero apartando eso, no hay más. La historia de un rescate fallido es rocambolesco, tosco y lineal, la intriga que pretende ser el fuerte de la película fracasa estrepitosamente desde nuestra decepción oceánica. Incluso Tim Roth mal copia a Christoph Waltz mientras que Samuel L. Jackson se copia así mismo. Tarantino, vive del complejo del “L'enfant terrible” de llevar la heterodoxia fílmica hasta niveles demenciales, y hasta, absurdos. Yo sé bien que el que lea ésta apreciación nuestra sobre “THE HATEFUL EIGHT” la reprobará porque la mayoría siempre se sube al tren de los elogios cuando estos son masivos y prácticamente incontrastables, aunque en realidad, lo que escribo trato de hacerlo no tanto porque guste o no guste, sino porque es mi apreciación personal y sincera del momento. Me había reconciliado con Tarantino, hoy, vuelvo a poner distancias acerca de su propuesta, gracias a éste su última película, que como es obvio, no me gustó para nada.
bucefalo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 90 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados