arrow

Hasta el último aliento

7.6
688
votos
Sinopsis
Gustave Manda es un peligroso criminal que, después de escapar de prisión, va a París para reunirse con sus socios y se ve envuelto en una matanza entre bandas rivales. Antes de abandonar el país, Gu necesita dar un último golpe para conseguir dinero, pero es perseguido por el inspector Blot. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 >>
28 de junio de 2010
22 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
Melville se despidió del blanco y negro con una obra salvaje, desmesurada y negra como el tizón. La historia de un criminal fugado persiguiendo un futuro que sabe que no podrá tener se vuelve a convertir en la eterna reflexión melvilliniana sobre la ética, el honor y la lealtad, aunque en esta ocasión la amoralidad vira hacia unos extremos despiadados poco habituales en la obra de Melville. Choca mucho ver a Lino Ventura convertido en ese frío asesino carente de compasión ante aquellos chacales que están haciéndose con el reino del crimen organizado desterrando a reliquias como él, “acabadas” en ese nuevo mundo que unos jóvenes carentes de toda noción de honor y elevados por su tendencia al gatillo fácil están creando.

“Hasta el último aliento” es una de las obras más largas y complejas de Melville. Durante la primera hora es probable que la mayoría de espectadores anden un poco perdidos, con el desarrollo paralelo de tres tramas (la fuga de Gu, el golpe de Ricci y la investigación de Blot) aparentemente inconexas, pero poco a poco el puzzle se va completando y la trama se convierte en una gloriosa sinfonía, acompañada siempre de la ominosa y brillante fotografía en blanco y negro y la dirección siempre elegantísima de Melville. La escena del robo al furgón es una de las cosas mejores rodadas que he visto en mucho tiempo. La imagen de esos cuatro hombres de negro, con gabardina y sombrero, al borde del acantilado, expresa perfectamente la esencia de un estilo de cine, y de una negrura, de la que han bebido muchos de los mejores autores del cine contemporáneo

Es curioso comprobar cómo aparentemente estamos ante una obra “menor” de Melville. Desde luego, si todas las obras menores fuesen así el mundo, al menos para los cinéfilos, sería un lugar mejor.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Mogwai
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de noviembre de 2010
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Melville siempre-siempre es Melville aunque “Hasta el último aliento” no sea su mejor obra. Aquí lo que importa es ese enfrentamiento, más psicológico, entre Gu, un conocido del mundo del crimen que escapa de la cárcel y su antagonista, el comisario Blot. No faltan elementos como la chica, Manouche, interpretada por Christine Fabrega, como de elementos recurrentes en el género. Esa exploración en los recovecos “humanos” de “bestias” y “criminales” en un intrincado juego de traición y lealtad.

Basada en una novela de José Giovanni, autor también de la que fuera adaptada en una de las cumbres de Jacques Becker, “La evasión”, tuvo problemas con la censura por la secuencia donde se muestran torturas por parte de la policía dignas de la Gestapo.

En “Le Deuxième soufflé” siempre queda ese poso de claroscuros y de ese ‘golpe final’, de ese último y ansiado aliento. De envejecimiento por parte de un gangster que espera su última despedida. “Hasta el último aliento” es todo un filme noir crepuscular que va más allá en lo que refiere a una película de atracos. Una lección de cine de Melville en las secuencias de acción y absoluta planificación en el montaje, que consigue que el espectáculo no decaiga pese a sus más de horas de metraje.

El remake que se hizo en el 2007 con Auteuil, la Bellucci y Eric Cantona, por un Alain Corneau en horas bajas, tan sólo hace que aumente en crédito del material original.
Maldito Bastardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de mayo de 2009
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Muy buena película.
Para mi gusto no llega al nivel de El Círculo Rojo, El Silencio De Un Hombre o El Confidente pero sin duda raya a gran altura. Quizás el minutaje sea un tanto excesivo, pero estamos hablando de Melville, un tipo que rodaría la aguja pequeña del reloj dando los segundos y dotaría a la escena de tensión y estilo. Aquí vuelve a exhibir su inigualable pulso a los mandos y su buen hacer a la hora de desplegar una trama, y todas las constantes del cine de Melville se vuelven a dar; la parquedad, esa capa fina de tensión constante, el drama de los perdedores, el realismo crudo. Y Lino Ventura está enorme.
Peter Gabriel 77
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de marzo de 2013
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si ha existido un actor nacido para “tipo duro” éste es Lino Ventura. Sus personajes destilan instinto asesino y pundonor a partes iguales. Su mera presencia inspira inquietud en sus adversarios y sosiego entre los suyos. Si a ello unimos un guionista como José Giovanni, acreedor de cuentas pendientes con la gendarmería, el resultado es el cóctel perfecto, una bomba de relojería cuya cuenta atrás se activa en el momento en que el protagonista escapa de la cárcel en la secuencia inicial.

Auténtica perla negra de la filmografía de Melville, narrada con gran sobriedad en el uso de los medios de expresión cinematográfica y con un ritmo que va de menos a más al son de la cronología que va apareciendo en pantalla, su visionado no da tregua al espectador, pues cada diálogo, cada gesto, cada acción contiene información relativa al desarrollo de la trama o a la definición de los personajes.

A diferencia de otros filmes en que el atraco constituye el eje central del argumento, aquí el asalto al furgón es un mero vehículo que conduce a manifestar la verdadera dimensión ética del protagonista contrastándola con su brutalidad asesina, y es por esta cuestión de principios que “Gu” Minda, machacado física y moralmente, consigue tomar ese último aliento que nos deparará lo mejor de la película cuando parecía que estaba próxima a su fin.

Película prototípica del más genuino cine negro francés, más próxima a “Rififi” que a los cánones del "film noir" hollywoodiense, cuyas afinidades con la magistral obra de Dassin son evidentes en términos de economía narrativa, temática argumental y caracterización de personajes, y se ponen de manifiesto en largas secuencias carentes o escasas de diálogos –la fuga inicial o el asalto al furgón-, en el fatalismo existencial del ex presidiario que afronta su último golpe, en el planteamiento de que determinados valores no son patrimonio exclusivo de la gente de bien y, cómo no, en esa iconografía de bajos fondos que distingue al “polar” francés del thriller americano.
Malperra
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de enero de 2015
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Hasta el último aliento", último largometraje en blanco y negro de Melville, es una maravilla. Con su estilo minucioso y parsimonioso, Melville nos cuenta los últimos días y los últimos actos de un delincuente, Gu Minda (Lino Ventura), desde el momento en el que éste escapa de la cárcel. Pese a la notable duración del metraje, la acción y la emoción, siempre de la mano, no decaen nunca, hasta un final consecuente y violento. Las imágenes no aburren en ningún momento, y poseen esa rara mezcla de meticulosidad y violencia que hay en otras grandes obras de este cineasta, como "El silencio de un hombre" (Le samouraï, 1967), o la magistral "Crónica negra" (Un flic, 1972).

Hay una particularidad en "Hasta el último aliento", y es el carácter coral de la trama y del reparto, un reparto muy competente, en el que se da importancia a cada personaje importante, y en el que hay un aroma de verdad en cada uno de ellos. Por ejemplo, Michel Constantin y Marcel Bozzuffi están perfectos en sus papeles, y no sólo por su labor interpretativa, sino por su físico. Lino Ventura compone un papel que en el cine negro de Hollywood de años atrás podían haber hecho un Humphrey Bogart o un James Cagney, sólo que con una mayor sobriedad, e imponiendo una gran presencia física en cada plano en el que aparece. Por otro lado, esta película, a través del personaje de Christine Fabrega, Manouche, desmiente, en buen modo, la idea de que las mujeres no tienen importancia en el cine de Melville.

Sin duda, "Hasta el último aliento" está entre las mejores obras de la corta filmografía de Melville.
Pedro Triguero_Lizana
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados