arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · HUELVA
Críticas de RAMON
Ordenadas por:
66 críticas
1 2 3 4 5 10 14 >>
10
16 de octubre de 2019
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando las luces de la sala de cine se encienden y vuelves poco a poco al mundo real, la sensación que te queda es la de que has sido testigo de una película con mayúsculas, de una historia brutal, cruel, dura, oscura y triste, que viene a reflejar perfectamente estos difíciles momentos que nos están tocando vivir como sociedad en estos útimos tiempos.
Todo en Joker esta perfectamente calculado para crear incomodidad en el espectador y para hacerle dura la experiencia de asistir al viaje hacia la locura que emprende lentamente pero sin pausa, un Joaquin Phoenix magnífico, espectacular y grandioso, en la interpretación sin duda de su vida.
Y qué decir de la Gotham que crea Todd Phillips, es una ciudad decadente, peligrosa, miserable, caótica. Una Gotham que se convierte en el escenario perfecto para este Joker y que nos regala localizaciones que se quedan grabadas en la retina del espectador desde el primer momento.
Una trama bien cuidada y filmada con mimo es la base de esta obra de arte, donde la banda sonora incrementa la tensión y el drama, donde la música es un personaje más. Una historia donde los diálogos son importantes y donde el rostro, los gestos y la mirada de Phoenix, nos van llenando de angustia y desasosiego minuto a minuto.
Hay que prestar mucha atención al mensaje del director, un mensaje que nos alerta sobre lo peligroso de dejarse llevar por la ira, sobre la podredumbre moral que llega tras el todo vale y la sublimación del héroe equivocado. La película es una perfecta fábula amoral y así hay que entenderla. Es indudable el atractivo que esconde el mal, algo que en este Joker queda maravillosamente expuesto, pero las personas de bien luchan por evitar esa atracción tan nociva y dañina para el ser humano. El caos y la anarquía nunca son la solución.
Así que en definitiva Joker es una película que hay que ver sí o sí y que no te dejará indiferente, una película dura y visceral, que te hará pensar y que se va desarrollando in crescendo, hasta una última media hora que te dejará simplemente con la boca abierta.
No esperes a que te la cuenten, no cometas ese error. Corre hasta tu cine favorito y descubre a uno de los personajes más fascinantes que ha creado la imaginación humana y sumérgente en una de las películas más impactantes que se han creado jamás. No te defraudará, aunque es cierto que no la disfrutarás fácilmente, porque nada en Joker es sencillo. Avisado quedas.
RAMON
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
25 de diciembre de 2018
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo bueno de este documental, es que retrata perfectamente algo que para mí es esencial y que debería de ser un pilar básico, no únicamente en el deporte, también en la vida. Dicho pilar es el respeto.
Nadal y Federer son dos extraordinarios tenistas, posiblemente los dos mejores de la historia, pero lo que los hace todavía más grandes, es su comportamiento dentro y fuera de las pistas. Ambos deportistas se respetan y ambos reconocen las virtudes y los méritos del otro, algo que desgraciadamente no siempre se ve en este mundo nuestro.
Esta rivalidad bien entendida, es el hilo conductor de un documental elegante, de corte clásico y muy bien ejecutado en todos sus aspectos, que viene a rendir homenaje al considerado por muchos como el mejor partido de tenis de la historia, la final de Wimbledon de 2008 entre el español y el suizo.
A través de imágenes de dicha final, el espectador descubre una crónica preciosa de ese mítico partido y también aspectos importantes de las carreras de dos deportistas legendarios, que son un ejemplo permanente para todos nosotros.
Así que el documental no es únicamente recomendable por su calidad, también por la lección de vida que transmite y por los buenos valores que nos enseña. Intentemos ser siempre un poco como Nadal o como Federer, en nuestros enfrentamientos ante la vida.
RAMON
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
4 de octubre de 2017
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un documental magnífico, muy humano, que sabe poner perfectamente el dedo en la llaga de una manera elegante, poque tras cada enfrentamiento, sea de la índole que sea, lo que al final queda es un profundo fracaso y una enorme sensación de vacío.
Representa un claro ejemplo de lo que la barbarie de las guerras y el extremismo político o ideológico, puede provocar en la vida de los seres humanos, en sus relaciones personales y en sus sentimientos.
Y esta lección que nos trata de enseñar el documental, es algo que podría perfectamente aplicarse a los momentos que le está tocando vivir a mi país, a España. Deberíamos de aprender esta lección y no tener que lamentar en un hipotético futuro que ojalá no se produzca, historias semejantes.
Los nacionalismos exacerbados siempre han sido la gran lacra de la historia de la humanidad y todos deberíamos de luchar contra ellos para lograr de una vez, poder vivir en paz y libertad en este pobre mundo nuestro, que día a día se desangra en enfrentamientos inútiles y absurdos.
Este documental me tocó la fibra sensible, me hizo pensar y me abrió los ojos. Deberían de ponerlo en todos los colegios de España en estos difíciles momentos. Todavía estamos a tiempo.
RAMON
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
30 de diciembre de 2015
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Casi se me caen dos lagrimones al descubrir que por fin "Filmaffinity" ha incluido en su base de datos esta mítica serie de televisión, que sin duda fue una gran referencia, por supuesto positiva, para toda una generación de niños, entre los que yo me incluyo con algo de nostalgia y una dulce sonrisa en los labios.
Cada tarde corría como loco al salir del colegio para llegar a tiempo a mi casa y mientras me comía con ansia la merienda que mi madre me había preparado, me sumergía con una gran felicidad en la magia de Barrio Sésamo, el nuestro, el genuino, el barrio donde vivían entre otros nuestros amigos Espinete y Don Pimpón.
Todavía recuerdo muchas de las aventuras que vivieron estos dos entrañables personajes, aún conservo en mi memoria estrofas de las simpáticas canciones con las que cerraban la mayoría de sus episodios y por supuesto, quedó para siempre nítida en mi memoria la sintonía de un programa que me transporta a otros tiempos, en los que los días eran más largos y los años pesaban menos sobre los hombros.
Barrio Sésamo es algo más que una serie para mí y estoy convencido de que esta sensación es compartida por muchos de los usuarios de "Filmaffinity". Para los que crecimos en los años 80 esta serie nos toca la fibra sensible y sin duda llena nuestra mente de recuerdos cálidos y amables. Cómo no recordar lo que lloré cuando la serie dejó de emitirse, cuando nuestro querido barrio cerró sus puertas. Pocos programas de televisión pueden presumir de provocar este tipo de reacciones y ése es sin duda su mayor triunfo.
Así que para todos los que piensan que la patria del ser humano es su infancia, va dedicada esta humilde crítica que hoy escribo y en la que no soy nada objetivo me temo. Me confieso un aficionado incondicional de Barrio Sésamo, el lugar en el que muchos de nosotros soñamos poder vivir algún día.
Yo creo en Espinete, yo creo en Don Pimpón, yo creo en Chema, yo creo en Julián, yo creo en Ana y por encima de todo, yo creo en la ilusión del niño que un día fui y que por ahí anda todavía, escondido en algún recóndito lugar de mi memoria.
Y ahora silencio, no hay que hablar más y sí prestar mucha atención, pues mientras nos comemos todos juntos el bocadillo que mamá nos ha preparado, empieza a sonar en las pantallas de nuestros televisores aquella familiar sintonía que abría las puertas de nuestros sueños.
Toca disfrutar, toca sonreír, toca volver a ser niños. ¿Te unes a mí?
RAMON
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
1 de abril de 2015
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pocas series me han mantenido tan pegado a la televisión en los últimos tiempos como "Breaking Bad". Confieso que en un primer momento me costó engancharme a la historia, pero una vez que me conquistó, ya fue un flechazo para toda la vida, hasta el punto de convertirse en una de mis series favoritas de siempre.
Considero sin ninguna duda que es una serie adictiva, que te va atrapando poco a poco, que te deja sin aliento, que te sorprende, que te hace pensar, que te emociona de mil maneras. Una creación que ya es historia de la televisión y que se ha convertido en una serie de culto sin discusión. Sus personajes son mundialmente famosos y la trama está tan perfectamente llevada, tan magistralmente concebida, que lo único que se puede hacer es aplaudir a sus creadores y darles las gracias por la obra de arte que nos han regalado.
Para mí "Breaking Bad" nos deja la enseñanza de que la sensación de ser el mejor lleva al ser humano al límite. Esa descarga de adrenalina que produce el darnos cuenta de que somos buenos en algo, de que no tenemos rival, puede ser muy peligrosa si no se sabe llevar bien y algo por el estilo es lo que le ocurre al protagonista de esta serie.
Walter White sufre una verdadera transformación durante 62 episodios, de ciudadano ejemplar a capo de la droga, de profesor rutinario y aburrido a auténtico gangster sin escrúpulos. Una metamorfosis tan radical que lo termina convirtiendo en otra persona totalmente distinta a la que era, en un personaje nuevo llamado Heisenberg, que lo termina arrasando todo a su paso y que no deja indiferente a nadie.
Amarás y odiarás a Heisenberg a partes iguales, te cautivará su inteligencia, te sorprenderán sus ideas, temerás sus arrebatos, maldecirás su crueldad. Logrará que te identifiques con sus peripecias y de esta manera sufrirás con él, celebrarás sus triunfos, incluso puede que lo envidies y al final, en esos pocos segundos en los que una aventura llega a su desenlace, comprenderás que has emprendido un viaje que merece la pena ser recordado.
Porque para mí el último episodio de "Breaking Bad" le da sentido a todo, culmina de la mejor manera una historia sin fisuras, sin fallos de argumentación y eleva a los altares a un personaje, que ya jamás podremos olvidar. Ése es el gran mérito de esta serie, dibujar el círculo perfecto, escribir el final soñado, dejar satisfecho a todos.
Varias veces he visto ya ese último episodio y mi sensación es siempre la misma, no quiero que se acabe, no quiero despedirme de Heisenberg, no quiero decirle adiós a Walter White, dos caras de una misma moneda, dos personas en una.
Así que como él mismo quería, recordemos su nombre y sintámonos vivos, al fin y al cabo, es de lo que se trata. La vida es una aventura que merece ser vivida y si es viendo "Breaking Bad", mejor.
RAMON
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 14 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados