arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Chile Chile · Santiago, Chile
Críticas de Jinx_888
Ordenadas por:
157 críticas
1 2 3 4 10 20 32 >>
9
23 de enero de 2011
28 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Respecto a Romeo y Julieta de Zeffirelli podemos decir: gran ambientación, magnifico vestuario, buenas actuaciones y buena dirección. En resumen nos encontramos con una película que encanta y que es por lejos la mejor adaptación del clásico de Romeo y Julieta.

¿Lo mejor?
1.- La música de Nino Rota; brillante y alucinante
2.- Olivia Hussey: perfecta. Es demasiado tierna Y hermosa. Desde que uno ve esta pelicula y le dicen Julieta, al instante viene su rostro a la memoria. La mejor Julieta que puede haber, su apariencia, ingenuidad y ternura hacen creíble la existencia de Julieta por siempre.
Jinx_888
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
1 de febrero de 2017
22 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nota: está crítica contempla sólo la primera temporada.

Sin duda se trata de una serie de extraordinaria factura: los detalles se tratan lujosamente, excelentes diálogos muy bien cuidados, buena fotografía, excelente ambientación, buen diseño de arte, más que adecuada música, destacadas actuaciones y maravillosa producción. Un producto de real calidad para lo que suele entregarnos la televisión, simplemente un estándar superior. “The Crown” muestra tomas e imágenes realmente magníficas, sin duda una serie sutil y elegante.

Pese a todo lo anterior, la serie no “calienta”…tanto, no logra “enganchar” al espectador…tanto. Es buena, es entretenida, es realmente bien realizada, etc, lo tiene todo, no hay mayores detalles, pero no logra atrapar. Le falta creatividad, le falta arte, etc; le falta algo, algo que se salga del libreto. “The Crown”, dentro de todas sus virtudes, es una serie fría y poco comprometida.

Tiene intrigas, amores, maquinaciones, rivalidades, envidias, etc, tiene de todo, pero "'The Crown” sigue siendo una serie fría. La sucesión de historias y acontecimientos son retratados con una filmación frígida….le falta arte…tomas demasiado perfectas, demasiado simétricas, poco juego conceptual. Quizás, en eso, retrata demasiado bien el ambiente de la realeza británica: gélido y carente de arte. Eso se transmite en la serie. Las intrigas, son un conjunto de sub historias que les hace falta un algo superior que las aglutine.

Si pudiésemos buscar el eje dramático central sería la historia de la Reina Isabel II, la exploración del delicado equilibrio entre su vida privada y la vida pública, su maduración como monarca y todo su entorno familiar y político. En realidad está todo muy bien logrado, la actuación es excelente, la maduración de Isabel II es tratada con elegancia y muy bien lograda. Pero falta algo más…..algo más que contar. Isabel II es parca, la serie también lo es, la esencia de su personaje central se apodera de la producción. “The Crown” es más el arte de la perfección que el arte de la emoción.

Pese a todo lo anterior, véala, no se arrepentirá. Un producto de calidad televisivo como pocos. Pero no espere, por favor, que las emociones lleguen muy profundas, eso ya se lo advertimos que no pasará.
Jinx_888
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
10 de julio de 2017
21 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
“Cada vez que oigo a Wagner, me entran ganas de invadir Polonia”. Esta frase genial de Woody Allen para mí resume muy bien esta película. ¿Por qué? Porque es una frase genial, pero ya muy reiterativa, carece de sorpresa, incluso puede llegar a cansar si se repite mucho.

Sin duda Allen se repite mucho en sus películas, pueden cambiar las tramas –“cambiar”, porque a veces son menos diversas de lo que podrían serlo-, pero la intensidad, la ironía, la forma, las divagaciones, etc, son una constante. Una tras otra vez, genial, pero reiterativo. Una vez escuche a una persona hacer un análisis que me parece correcto, Woody Allen es de ese tipo de personas que si hay una idea atractiva que podría tener tres posibles derivaciones, a él le gusta hacer tres películas, todas con la misma idea, pero con tres derivaciones. Es como un pintor –a lo Claude Monet -, que pinta tres veces la misma imagen pero en distintos momentos del día, con distinta luz, distintos ángulos, y etc. Si bien no es exactamente así, algo de eso tiene, me hace sentido.

Vamos a un análisis más concreto de “Un misterioso asesinato en Manhattan”

Esta película parte genial, simplemente genial. Los primeros 30 a 40 minutos son un deleite. A los ya tradicionales –pueden ser reiterativos, pero son geniales- diálogos de pareja de Woody Allen, se le suma una trama interesante. Con un aire innegable a "La ventana indiscreta" –sin tener ni una prueba, estoy seguro que fue fuente de inspiración para este guión-, esta nueva versión que pudiésemos denominar "La vecina indiscreta", parte con un humor de calidad, entremezclado con un suspenso muy agudo. Sin duda un excelente inicio, mezcla de thriller y comedia, un entramado ágil y divertido.

Pero….

Luego vienen los excesos….los personajes empiezan a saturar, las discusiones de la pareja central pasan de ser brillantes a cansadoras, el personaje de Anjelica Huston está simplemente demás. La trama se empieza a perder, incorpora demasiados elementos –más de los que debiese- y se empieza a debilitar el suspenso. Debilitados los diálogos y debilitado el suspenso, la película pierde su atractivo. Allen y Keaton se transforman en clones de los personajes que interpretaron en 'Annie Hall' –quizás lo fueron siempre, pero al principio pasaba-, Allen interpretando al neurótico –cuéntame una nueva dirían por ahí- empieza a cansar.

Al final es una película interesante, entretenida, pero que va de más a menos. Definitivamente la película careció de ambición, esa necesaria para dar un paso más allá, no logro diferenciarse de otros títulos del director. Al final queda una sensación de ser un film ligero e insustancial. Cito: “La película se olvida tan fácilmente como se digiere."

Pese a todo lo anterior véala, es entretenida.
Jinx_888
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
25 de febrero de 2011
21 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Asquerosa pelicula, tiene tantos clichés que llega a ser toxica.
El guión y las actuaciones son en exceso cebollentos.
Es una película demasiado ambiciosa en sus aspiraciones para la mediocridad de la realización. Típica pelicula que trata de respirar arte y no logra más que respirar puro cliché, y del de más baja calidad. La trama es predecible en todo momento.

Mejor no pierda su tiempo, y vea algo mejor.
Jinx_888
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
21 de abril de 2014
18 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Múltiples críticos consideran esta película una obra cinematográfica sin mayor calidad en cuanto a la factura del film. En mi opinión personal, estas críticas son sumamente injustas, bajo mi perspectiva esta es una película magistral.
“Ya no basta con rezar” es una película sencilla, sin duda; sin mayores artilugios rebuscados, sin duda; con diálogos sutiles, sin duda; pero en parte esa es su gracia. Aldo Francia hace -sin esbozos de siutiquería, pero en forma completamente expresiva- una descripción rica en humanidad de un periodo histórico bien retratado por la sencillez de la cinta. Los críticos de la película, que la tratan de artesanal al parecer no visualizaron la sensibilidad de cada una de sus tomas -sencillas pero profundamente conmovedoras- y la sutileza de sus diálogos.
No hay duda que Aldo Francia es un cineasta comprometido con la causa política -de finales de los sesenta e inicios de los setenta- de la izquierda en Chile y este film tiene un fuerte compromiso con los sectores de “cristianos para el socialismo”. Algunos han empleado este vínculo para acusar al film de ser poco objetivo. Obviamente este hecho es verídico, pero es injusto juzgar la calidad del film en base a exigirle una “neutralidad” imposible, el autor tiene una clara preferencia y era inadmisible pedirle que no quedara graficada.
El desarrollo del film cuenta, a través de la historia del padre Jaime, todas las tensiones que vivía la Iglesia Chilena en aquellos años.
El conflicto al interior del catolicismo en Chile se presenta mediante las posiciones representadas en cuatro sacerdotes: Padre Justo (Tennyson Ferrada), Padre Jaime (Marcelo Romo)-, Padre Gabriel (Leonardo Perucci) y el Obispo (Eugenio Guzmán). Si bien Aldo Francia favorece y se abandera con la posición del Padre Jaime, no ridiculiza en forma burda las posturas de los otros tres sacerdotes, lo cual se agradece.

El Obispo representa a aquél miembro de la curia, que administra el poder mediante la disuasión -bajándole la intensidad al conflicto-, se esboza (no es explicito el film) que vive rodeado de lujo y alejado de la realidad social. El padre Justo es el párroco que aprovecha los beneficios de su condición: sus feligreses son su familia y así los aprovecha -siendo invitado a degustar comidas abundantes y múltiples comodidades-. El padre Gabriel, quien se desempeña entre los obreros de Valparaíso le da un sentido distinto a su apostolado social –respecto al que termina tomando el Padre Jaime de acción política-, optando por orientar a los obreros en la fe más que a participar políticamente en el conflicto.
Obviamente estos tres personajes reciben la crítica del director, dado que este último se inclina mucho más por una postura cercana a algunas corrientes de la teología de la liberación y el mesianismo histórico. Aldo Francia pone en el personaje del padre Jaime su anhelo de “cristianos para el socialismo”.
Se trata del sacerdote que se cansa de ser agasajado por los feligreses de la parroquia, el sacerdote cansado del conformismo, se cansa de compartir con personas de situación económica más adinerada que permanecen indiferentes. El padre Jaime se marcha de las comodidades de su parroquia a vivir en las poblaciones, como los curas obreros, en los cerros de Valparaíso y allí clava la cruz de su nueva Iglesia (esa “figura” tan propia de las corrientes “renovadoras” de la Iglesia Latinoamericana).

La transformación que va enfrentando el Padre Jaime son tratados con toda la humanidad del protagonista. Los diálogos son pequeños y sutiles y se entremezclan con imágenes finamente seleccionadas, para darle sentido al espectador de todo el complejo desarrollo que está sucediendo frente a él. No hay necesidad de ser explícitos, con sutileza todo se da a entender.
Para muchos podrá parecer inclusive ingenua la sencillez y simpleza con que la película toca un tema tan complejo como el diálogo cristiano-marxista. Incluso para algunos puede ser nocivo que para un público desinformado se toque el tema en forma tan simple, es decir, tras el colorido atractivo del filme no se ve realmente el bosque ideológico del conflicto. Es cierto, el filme no hace un análisis exhaustivo del conflicto, ni defiende en toda su dimensión la posición contraria a la causa revolucionaria. Pero la pregunta es: ¿era esa la intención de Aldo Francia?. Claramente la respuesta es no. El director es honesto, el de él es un cine militante, abanderado con una causa. Especifica sus motivaciones, no las de su contrincante –pero como ya se ha dicho se hace con la decencia de no ridiculizarlas-. Aldo Francia va mostrando sutilmente (mediante hechos reveladores) la transformación del Padre Juan, es eso lo que él quiere mostrar, porque el director quiere convencer a la audiencia, en ni un momento plantea ser neutral en el conflicto. El director es claramente crítico del rol inicial del sacerdote, el Padre Jaime inicialmente utiliza los métodos regulares –propios de la Iglesia Católica para producir un cambio social-: promoción de la caridad, trabajo con las comunidades y diplomacia con la empresa involucrada en la huelga. Aldo Francia muestra a medida que Jaime al ir tomando comprensión del problema, comprende también la necesidad de romper sus propios esquemas para generar un cambio. ¿Esta es una postura cuestionable? Sin duda, pero es la hipótesis que Aldo Francia quiere mostrar.
En otro acierto incomparable del autor, el film le da un pequeño espacio a un personaje interpretado por la leyenda de la música folklórica chilena: Osvaldo “gitano” Rodríguez. El compositor y cantante con su personaje canta en la película una canción que resume muy bien el espíritu que va transformando al padre Jaime: “Ya no basta con rezar… es en la lucha, en la acción, donde se prueba el cristiano, luchando por sus hermanos, avanza en su religión”.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Jinx_888
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 32 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados