arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de antonio1004
Ordenadas por:
139 críticas
1 2 3 4 10 20 28 >>
6
3 de junio de 2007
253 de 277 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ante presentaciones como esta poco se puede decir, ahora a ver quien tiene agallas de llevarle la contraria y poner a parir la película. Lo mejor será recopilar las frases que suelta este peculiar personaje que a la postre son el único exponente del film, pero vaya frases, es imposible no partirse de risa.

* "A mi novia la llevaba cada día en automovil... y ella con la mano me tocaba los cojones."

* "Os voy a hacer falta hasta para haceros una paja"

* "¿Qué haces, negro?"

* "Te corres de gusto cuanto te metes con un marine"

* "Estoy aquí para comunicaros que la vida tal como la habeis conocido ha terminado. Más vale que os vayais al pueblo esta noche a reiros y a hacer el gilipollas, o a restregar vuestras pichitas contra vuestras novias, o a meterla en cualquier agujero, pero sea lo que sea hacedlo porque mañana a las seis de la mañana, vuestros culos serán míos"

* "Con el debido respeto, señor, se me están empezando a inflar los cojones"

* "Yo como alambre de espinas y meo napalm, y puedo traspasar el culo de una pulga de un tiro a 200 metros"

* "Quédate ahí y descansa, luego te enseñaré lo que es el dolor

* "Hola muñeca, ¿me dejas que te meta mano por las buenas?"

* "¡Somos silenciosos, somos rápidos, somos mortales!. ¡Basta con una sacudida de las pollas señoras, dos ya es una paja!, os debilitaríais. Necesitáis estar fuertes"

* "Jones, aunque estemos agarrados de la mano no por ello vamos a compartir saliva en las duchas

* "Te voy a meter una multa de cojones. Yo no hago descuentos a soldados" - Policía
"Qué lástima, tu mujer sí los hace" - Sargento Highway

* "Habrás oido hablar de mi, soy Steve Jones, el conde del funk, el duque del cool, el ayatolá del rock and roll" - Mario Van Peebles
"Cállate hippie..." - Sargento Highway

* "Yo muerdo las pollas y las escupo" - [Dueño del Bar Palace]
"Ah sí, entonces lo mejor será que te tumbe sobre esa mesa y te dé por culo" - Sargento Highway
"¿Qué has dicho?" - [Dueño del Bar Palace]
"Así podrás ir a tu casa con una sonrisa en la cara y presumiendo de que acabas de cepillarte a un tío cojonudo" - Sargento Highway
antonio1004
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
21 de abril de 2007
189 de 230 usuarios han encontrado esta crítica útil
*U S A o thriller convencional*:

1)Hay varios crímenes cercanos en el tiempo y que siguen un mismo patrón.

2)Se busca un asesino.

3)Se encuentra un posible asesino. Se le persigue más o menos dificultosamente hasta atraparlo.

4)Una vez detenido, confiesa todo. Se comprueba y demuestra que fué el quien hizo todo.

FIN.


*MEMORIES OF MURDER u otra joya del deslumbrante Boon Joon Ho*

1)Hay varios crímenes cercanos en el tiempo y que siguen un mismo patrón.

2)Se busca un asesino.

3)Se encuentra un posible asesino. Se le persigue más o menos dificultosamente hasta atraparlo.

4) Una vez detenido, y tras varias palizas e interrogatorios, confiesa todo.

5) Pero él, aunque tiene que serlo, no es el asesino, hay una prueba que no cuadra. Volvemos a empezar.

-3)Se encuentra otro posible asesino. Se le persigue más o menos dificultosamente hasta atraparlo.

-4) Una vez detenido, y tras varias palizas e interrogatorios, confiesa todo.

-5) Pero él, aunque debe serlo, no es el asesino, hay otra prueba que no cuadra. Volvemos a empezar.

--3)Se encuentra otro posible asesino. Se le persigue más o menos dificultosamente hasta atraparlo.

--4) Una vez detenido, y tras varias palizas e interrogatorios, confiesa todo.

--5) Pero él, aunque debería serlo, no es el asesino, vuelve a haber otra prueba que no cuadra. Volvemos a empezar.

----------Bucle repetido hasta llegar a la conclusión necesaria y flagrante ¿Pero acaso hubo en algún momento un asesino? ¿Y una investigación?

Y tras eso nos queda un thriller impresionante, excelentemente bien dirigido con la espectacularidad y mordacidad habitual de su director, escrito con todo lujo de detalles del puro policíaco, que consigue crear unos personajes con alma propia y que finaliza de manera soberbia. ¿Quién diría que la mejor parodia de otra película o género sería un film que por méritos propios está a la altura de las mejoras cintas del mismo?. Tuvo que ser un gran thriller el que se desmontase el thriller por completo, dejando al aire sin pudor todas sus verguenzas y humillando todos sus tópicos, sirviendo así tambien para una crítica brutal a cierta polícia y sus métodos. Cuesta entrar en el juego propuesto por Bong Joon-Ho por lo inesperado del mismo, pero una vez has entrado en él es imposible no disfrutarlo.
antonio1004
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
15 de enero de 2010
124 de 201 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras el éxito (merecido) de la corrosiva y divertida 'Gracias por fumar' parezco haberle perdido del todo el punto a Jason Reitman. Y cuanto más le alaban y más premios recibe menos sentido ni propósito le veo a su cine. En cambio, recuerdo que en su opera prima si ví frescura, mala leche, acidez, ganas de dar un golpe sobre la mesa, fuerzas para cambiar la comedia (o al menos intentarlo) e interés en hacernos pensar (aunque fuera un poco nada más) acerca de este mundo de mierda en el que vivimos. Pero ahí parece se acabó todo. Con la inefable 'Juno' llevó el indie al mainstream de la peor forma posible, convirtió lo freak en convencional abusando de un guión bienintencionado en el peor de los sentidos, repleto de frases hechas de cartón y descompensado en sus momentos dramáticos. Te quedaste agusto, Diablo Cody. No sé, quizá esa Juno no es más que un reflejo del propio Reitman tras las cámaras, obligado a crecer a marchas forzadas tras parecer superar demasiado pronto la figura de su padre, olvidando así la sencillez y la espontaneidad para pasar a tomarse demasiado en serio a si mismo. Y ese es el gran problema de esta, y vamos a decirlo ya, sobrevalorada 'Up in the Air', creer tener una trascendentalidad que no merece.

'Up in the air' se mueve entre la comedia y el drama sin decisión, intentando contentar a todo el mundo constantemente. Muestra un cinismo confortable en el personaje de George Clooney que a estas alturas ya no sorprende ni divierte a nadie, refleja con intenciones poco claras un mundo laboral descarnado (que además aborda con el sospechoso don de la oportunidad y con ciertos requiebros al dramatismo más gratuito) y se refugia en las salidas y los giros fáciles constantemente. Pero todo es, hablando claro, más blando que la mierda de pavo. No hay riesgos en su visión del mundo ni del género, se queda a mitad de camino en todas sus intenciones. El de Clooney no es un personaje memorable ni mucho menos, todo en él es pose, no hay auténtica personalidad, esas dudas y necesidad de centrar la cabeza que le asisten son las que hacen forzar de forma melodramaticamente cutre la trama, desdibujando aún más el personaje. Por no hablar del resto de secundarios (algunos de tan secundarios deberían ser llamados terciarios) que no aportan fuerza ni mucho menos otorgan credibilidad al relato, son de plástico y sin más se amoldan a las pobres intenciones moralizantes del conjunto.

Resulta muy decepcionante que un director joven, al que se le atisba cierto talento, tan pronto ofrezca claros signos de autocomplacencia. Poco o nada resulta creíble en esta historieta, hasta las comedias malas de su padre son más divertidas y todo (desde la insípida puesta en escena y el montaje) da la sensación de estar tan excesivamente calculado para ser un éxito que probablemente ya lo sea. Habrá que darle la enhorabuena a Jason Reitman por su exclusiva tarjeta oro de la academia en forma de Oscar. ¿Es lo que quiere? De seguir así quizá lo logre.
antonio1004
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
10 de enero de 2012
47 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los cinco primeros minutos de ‘The National Anthem’ (cuyo guión firma el propio Charlie Brooker, creador de Black Mirror) son toda una declaración de intenciones. No hemos visto nada igual, quizás ni estamos preparados, pero no podemos apartar la mirada de la pantalla. La cara de ese primer ministro británico lo dice todo, cada diálogo, cada nueva impresión, hasta su última reacción ante semejante petición terrorista.

¿Y ahora, qué?

Ahora, nosotros. Conforme aumentan las visitas del video en youtube, se produce una carrera contra el crono y la dignidad (la suya y la de todos) en la que las redes sociales demuestran que no se puede ocultar la verdad durante mucho tiempo. Ya nada es privado, todo es público e instantáneo, incluso lo más íntimo y desagradable de uno mismo, sobre todo eso. Presenciamos como la progresiva difusión del video, cual lección de ligar de Salvador Raya, deja al Primer Ministro contra la pared, la peculiar demanda a la que se ve sometido genera una expectante bola de nieve superior a la de cualquier tweet de Bisbal y Alejandro Sanz juntos.

Pero si esto funciona es porque la representación del teatrillo es ejemplar, esa realidad alternativa es creíble hasta el último detalle, parece la nuestra. En el fondo, lo es. Los secuestradores bien podrían ser Anonymous, y mientras en televisión se informa de lo que nos quieren y pueden contar, asistimos a la lucha de la prensa por la exclusiva, vemos al gabinete político tratando de ocultar la noticia, a las fuerzas especiales buscando a los culpables, la íntima reacción al acontecimiento en el matrimonio del Primer Ministro y hasta a la Casa Real haciendo acto de presencia. El impacto es total en apenas unas horas y los culpables no somos otros que nosotros, cómplices del trending topic, verdugos del share, pendientes de una pequeña pantalla que nos va a mostrar el límite que nunca debía cruzar. En lo que, si no se había convertido ya, se convertirá siempre que haya alguien del otro lado deseando verlo. O aunque no quiera y diga que ve los documentales de La 2.

Se enciende la señal. Cuando entra el Primer Ministro caminando frente a la cámara me gustaría pensar que por su cabeza pasa aquella canción de Tachenko, y tarareara: “No tengo escapatoria y no es ningún pretexto. Por mucho que te digan por ahí, me gustas más que el resto.“

¿Y después, qué?
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
antonio1004
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
8 de mayo de 2012
46 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
En 'La vida de nadie' (Eduard Cortés) su protagonista, un inspiradísimo y emocionante José Coronado, hacía creer a su familia que trabajaba en el Banco de España cuando en realidad había perdido su empleo. Vivía engañado (y engañando) por no ser capaz de reconocer su situación, una mentira como la que mantiene el cine español, pendiente de que cada nuevo estreno reviente la taquilla y salve las cuentas de una cinematografía cada vez más pendiente de los números que de cuidar a su cine. Y 'The Pelayos' no nace con otra intención más que la de ser 'Los Vengadores' que salvarán la recaudación. Ya tiene mala idea que su estreno coincida con el del film de Joss Whedon, pero confirma la (equivocada) perspectiva que ha asumido buena parte del cine español a la hora de afrontar y superar esta crisis, parecer de todo menos españoles. Con un reparto de campanillas como principal atractivo, cada uno de sus protagonistas asume el rol de superhéroe del cine patrio, pretendiendo atraer al público a la sala para presenciar una película a la americana basada en la historia real de la de la familia Pelayo, que logró desbancar todo casino al que entraron. Están presentes todos los ingredientes para lograr un éxito. La calculadora no falla, pensaron. Tan solo tuvieron un ligero descuido: olvidarse de hacer una buena película.

Siempre se ha acusado al cine español de hacerse de espaldas al público, de no encontrar historias que se adapten al gusto del espectador y de no saber promocionarse, problemas todos ellos que parece poder solucionar la historia de los Pelayo. Pero tras verla descubrimos que no es suficiente, quizás el más grave de todos los problemas ante los que se encuentra nuestro cine no es la reducción de las subvenciones, el recuperar cierta mala imagen o mejorar la complicadísima distribución de cada estreno; se enfrenta a uno mayor cuando el propio cine español decide dejar de creer en si mismo y se rinde al malentendido cine comercial, un territorio en el que nunca podrá competir en igualdad de condiciones. Quizás por ello, la mejor solución sea dejar de hablar del cine español para hacer cine español, algo que no encontramos en 'The Pelayos' (duele escribir ese The), ni cine, ni español.

Eduard Cortés da palos de ciego y no logra acercarse al tono distendido que pretende, la mezcla de géneros no funciona y su errático acercamiento al cine de casinos logra que la película se vea completamente impostada. Quiere ser una americanada cuando ni sabe ni puede serlo, por lo que el despropósito es general. Yerra al pretender sustentar la premisa tan solo en la fuerza de sus actores, pero de nada sirve un buen reparto si sus personajes saben a chicle (con especial atención a Daniel Brühl y sus poses de tipo duro con sombrero), dando lugar a una colección de actuaciones forzadas de la que es difícil poder salvar alguna, limitándose a ofrecer un pobre e intrascendente recorrido a través del cine de casinos al que la historia de los Pelayo no aporta nada.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
antonio1004
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 28 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados