arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Bilbao
Críticas de Nun Taw
Ordenadas por:
20 críticas
1 2 3 4 >>
5
1 de abril de 2011
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sé que más de una persona me cogerá cierta manía después de leer esta “critica” (sobre todo algunos amigos míos).
El juego, ¿es algo bueno o malo? Pero creo que ahora no hablamos de juego, sino de póker. Esas reuniones entre amigos donde no pueden faltar las cartas para jugar, y si se trata de una partidita de póker mejor que mejor, ¡desplumemos a nuestros amigos!
Ese juego de cartas que tan famoso se ha hecho en los últimos años (aun no sé muy bien porque). Pero que cuando apagas el DVD y te sale la señal de la televisión, es muy difícil no encontrarte con un programa de póker. Pero dentro de la categoría del póker hablamos de la rama más fácil de jugar. Es la modalidad del Texas holdem. No sé si está bien escrito, pero creo que todo el mundo conoce dicha modalidad.
En la película nos descubren otra modalidad de este mismo “juego”. El póker descubierto. A priori parece más interesante, aunque también es cierto que tienes menos probabilidad de ligar algo, puesto que tan solo juegas con tus cinco cartas, pero cuatro están descubiertas y una tapada. Así que juegas casi al desnudo. Pero, ¿Quién dijo miedo?
El film nos muestra la ciudad de Nueva Orleans y los ambientes que allí se Vivian. Desde la alta sociedad que despilfarra el dinero, hasta el más tierno niño que intenta salir del hoyo mediante el juego.
No será una película muy recordada por el público, pero para todo amante del póker es una película que debería ver para abrir sus horizontes y no quedarse estancado en la modalidad del Texas holdem (sigo sin saber si está bien escrito, pido disculpas)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Nun Taw
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
10 de marzo de 2011
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esa inexplicable sensación cuando encontramos a la persona adecuada, y nos decimos: “Esta es la persona con la que quiero pasar el resto de mi vida”
Eso que se siente al ver a una persona es el amor. Es uno de los grandes compañeros de viaje, que, a lo largo de nuestra vida nos acompañan.
Pero en el tema del amor existen dos soluciones al problema en cuestión.
La primera solución, es la que todo el mundo quiere, desea, espera y anhela. Que se cumplan sus deseos y que la persona amada le corresponda con el mismo amor que él/ella le ama. En este caso todo va a pedir de boca. Todo el mundo es feliz y el mundo para de girar.
La segunda solución es todo lo contrario. Te armas de valor, le dices a la persona de la que estas enamorado lo que sientes hacia ella. Desnudas tu alma. Pero la persona te rechaza. En este caso no todo es tan bonito. Así que el camino de regreso a tu casa lo haces pensando que quisieras que la tierra se te tragara o que en ese preciso momento tuvieras la muerte más afortunada de la historia para no tener que pensar más en el ridículo que acabas de protagonizar. Pero ni te traga la tierra, ni ningún ser superior te otorga el placer de abandonar este mundo por la vía rápida. Así que te toca llegar a casa, meterte en la cama a compadecerte de ti mismo.
Pero ese sentimiento a lo largo del tiempo va disminuyendo hasta desaparecer. Entonces un día, sin previo aviso te empiezas a reír de lo que te ocurrió aquel día que esa persona te rechazo.
Pero, en esta película no es ni el primer, ni el segundo caso que aquí expongo. Me imagino que exista un tercer caso.
El tercer caso es en que la palabra amor se deja a un lado y comienza a tratarse de una obsesión por la otra persona.
La persona enamorada se empieza a obsesionar poco a poco, casi sin darse cuenta. Y en el momento en que se da cuenta está esperando a la persona “amada” a la puerta de su casa porque no le coge el teléfono.
La otra persona no sabe ya que hacer para que se la deje en paz. Ha probado con todo. Pero, el/la enamorada no te atiende a razones, puesto que no es la cabeza quien manda en ella, sino su corazón y el instinto animal que todos conservamos aun hoy.
Así que, como no piensa. Tan solo reacciona a los estímulos que le mandan. Intentan hablar con la persona. Pero no escucha. Él/ella tiene su idea preconcebida en la cabeza y es capaz de cualquier cosa hasta conseguir lo que desea. Y lo que desea, no es ni más ni menos que la persona amada le corresponda de la misma manera que él/ella lo hace.
Pero la historia nunca termina bien. El acosador esta tan convencido de su historia que nadie le saca de ella. Así que pasa de ser una persona enamorada como cualquier persona normal, a una persona que, con los problemas mentales que ha ido adquiriendo, o quizás llevaba arrastrando tiempo.
Así que, ¿Quién dijo que el amor no moja? El amor siempre moja. Incluso a veces, el amor llega a calar.
Nun Taw
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
13 de febrero de 2013
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Siempre es complicado, muy complicado hacer una adaptación. Y si esa adaptación es de uno de los grandes del siglo XX estamos hablando de palabras mayores.
Pero en esta adaptación británica de “El viejo y el mar”, la lucha que todos tenemos con nosotros mismos en esos momentos de autentica soledad. O de simplemente recogimiento ante la saturación de la sociedad, nos hace pensar en cómo podemos llegar hasta buen puerto con el pez en nuestra barca e intentando que los tiburones no nos coman lo que tanto trabajo nos ha costado pescar.
Así que, ahora mismo, recojo la vela, me la pongo en el hombro, y me voy a la barca que pronto tengo que salir a quitarme esta mala racha que me persigue durante ya tantos días seguidos. Espero volver con un pez de gran tamaño junto a mi barca. Y que la mera me acompañe…
Nun Taw
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
26 de abril de 2013
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una tarde de verano, hace ya algunos veranos. Subiendo a casa con mi bici. Entro en casa y dejo la bicicleta en mi habitación. Llego al salón y pregunto que hay para cenar, me siento en el sofá y veo allí, una cinta de video. La cojo y veo la caratula, tres chicos con bicicletas.

Mientras cenamos ponemos la película y me imagino todas esas piruetas y acrobacias que hacen a lo largo de la película. Debo tener los ojos muy abiertos. Apenas pestañeo mientras veo la película, estoy como hipnotizado por las bicicletas y las acrobacias.

Una vez terminada la película, y ya metido en la cama, cierro los ojos y comienzo a visualizar los saltos y acrobacias que con las bicis hacían los tres protagonistas. Me quedo así hasta que me quedo dormido.

Al día siguiente, me despierto con una energía renovada. Me levanto como un rayo, desayuno deprisa, y apenas tienen tiempo en casa para despedirse de mí. Pues cojo la bici y me bajo a pedalear con ella.

Ni que decir tiene que casi todo lo que vi en la película lo intente imitar con un amigo. Y creo, que tampoco habrá que decir que no conseguimos ganar a los malos, ni nada por el estilo. Lo único que conseguimos fue, casi cargarnos nuestras bicicletas y unos cuantos raspones en piernas y brazos.

Pero mereció la pena intentarlo, por el mero propósito de aquel día de verano, de ser un autentico bicivolador.

Guardo un buen recuerdo de esta película. Ya que, siempre que la veo o hablo de ella con mis amigos, vuelvo a ser el niño aquel que intentaba bajar un tramo de escaleras con la bici y que casi termina empotrado en el cristal de un coche.

Y aunque la nota sea baja, se la he subido por los buenos momentos que me hace volver a vivir. Y ser de nuevo un bicivolador.
Nun Taw
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
21 de septiembre de 2012
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Exótica, ese lugar donde cada persona se deja algo, bueno o malo. Cada persona que entra en ese club nocturno, con su pasado metido en el bolsillo. Con algo que ocultar, aunque todo el mundo allí dentro se da cuenta de lo que tratas de encubrir tras. La luz del farol de tu mesa “con tu copa preferida en la mano” Mientras observas atento el espectáculo que ante ti se te presenta.
Un sitio donde encubrir tus más oscuros miedos, donde ocultar tus más sinceras perversiones, y, por qué no, tapar tus obsesiones más prosaicas. Dejar tu historia en la puerta de la entrada, sentarte en una mesa mientras en el escenario al ritmo de Leonard Cohen una bailarina mueve su cuerpo y en la mesa del pinchadiscos, una voz masculina te intenta adentrar mediante las palabras en el sub mundo que quieres dejar atrás, pero es él quien te recuerda cual es la razón por la que estas en ese lugar. En Exótica.
Atom Egoyan acierta de sobremanera con cada uno de los planos elegidos, con la dirección de cada actor, de cada palabra que sale de sus bocas, en pocas palabras una película de las que ya es muy difícil ver en los tiempos que corren.
Tratada de manera excepcional tanto en la forma como en el fondo. El retrato de cada personaje toma el tiempo necesario, ni más ni menos. La correlación de estos y como todas las historias confluyen en una misma en la que todos, de una manera u otra están relacionados.
Una película que a cada persona debería de servir para desenterrar esos miedos, pasiones y perversiones que llevamos dentro.
Nun Taw
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados