arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Logroño
Críticas de Tak
Ordenadas por:
77 críticas
1 2 3 4 5 10 16 >>
10
24 de febrero de 2018
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Para empezar, diré que nos encontramos ante una historia dura y contada de manera seca, sin que el director se posicione por ninguno de los personajes en ningún momento. Este detalle me parece importante destacarlo por encima de todo. La historia está contada con una economía narrativa que busca el realismo y la cercanía con el espectador, para asistir a un tour de force interpretativo entre los magníficos Chete Lera y Kira Miró.

Historia dura en formato corto. "Lágrimas secas" es un drama familiar de proporciones épicas con giros continuos de guión que van desgranando un misterio que, como las muñecas rusas, encierra una capa detrás de otra. Y cuanto más miras al abismo, el abismo más te mira a ti. Hay tres historias en una, ya que el corto va pasando del melodrama al cine noir, para acabar cerrando la historia casi como un cuento de terror al más puro estilo "Black Mirror".

Muy recomendable.

Lo mejor: los actores
Lo peor: Te quedas con ganas de más
Tak
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
6 de octubre de 2015
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nos vendieron "Everest" (solo hace falta ver el tráiler y todos los mecanismos del merchandising en su pleno apogeo) como la película de alpinismo definitiva. Nada más lejos de la realidad. Es una película fría, distante, dispersa y (pecado capital) aburrida.

Una película que habla del ascenso al techo del mundo, al lugar más peligroso de la tierra, debería tener emoción y un clímax in crescendo que nos transmita la majestuosidad de la hazaña. Aquí hay poca aventura y mucho drama (algo que de por sí que no es negativo). Y al basarse en un hecho real, además no pueden jugar con momento épicos en ningún momento.

Se trata de una película en la que todos los personajes son sujetos pasivos de la situación que les ha tocado vivir y nadie puede hacer nada para cambiarlo. Soy consciente de que en el pico más alto del planeta, si no tienes oxígeno, te es imposible moverte para comenzar un descenso, pero en la película todo el pescado está vendido desde el mismo momento en que sucede la tragedia.

La trama es una sucesión de gente diciendo que va a intentar hacer cosas, pero en la que ninguno, por H o por B, termina haciendo realmente nada. Solo se sientan a esperar su destino. A mí me resultó bastante desesperante este aspecto. Aunque, insisto, recrea un hecho real y seguro que las circunstancias fueron similares a las narradas en la película.

Lo peor de todo es que se queda por detrás de otras películas de menor presupuesto y escenarios similares como "Máximo riesgo", "Límite vertical", "Viven", "K2"... Cualquiera de ellas resultan más emocionantes que esta "Everest" de Baltasar Kormákur. Una pena, porque se trata de una gran oportunidad perdida.

Lo mejor: El esfuerzo de unos actores intentando dar todo lo que pueden ante una historia con tan poca chicha.
Lo peor: Que la montaña no resulte tan amenazadora ni grandiosa como lo es en la realidad.
Tak
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
6 de octubre de 2015
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hubo un tiempo en el que, si no te interesaba el cine de Shyamalan es que te pasaba algo raro. Y, no tanto después, hubo un tiempo en el que ocurría exactamente lo contrario: si te interesaba su cine, también te pasaba algo raro. La paternidad del director de origen hindú más internacional supuso un traspiés en su carrera. Sus inquietudes artísticas se centraron en contar historias infantiles porque deseaba que sus hijas pequeñas pudiesen ir al cine a ver las películas que rodaba su padre.

Ahora sus hijas ya son adolescentes y dice que le apetece retomar sus orígenes con varios thrillers que tiene en mente. El primero de ellos es "La visita", que aquí nos ocupa. Y personalmente, lo celebro. Me parece que recupera su crédito perdido y que ha conseguido contar una buena historia, compaginando como un magistral malabarista el terror y el humor.

Terror por parte de Deanna Dunagan, que conseguirá que nunca más miremos a nuestras abuelitas de la misma forma. Y comedia gracias al pequeño gran Ed Oxenbould. Este niño es todo talento y personalidad, apropiándose de cada escena en la que aparece en pantalla.

Además, nos encontramos en "La visita" con el cierre final a un género cinematográfico: el found foutage (o metraje encontrado) que se inició hace ya un par de décadas con "El proyecto de la bruja de Blair". Este formato mostraba claros síntomas de estar desgastado, ser rancio y encontrarse en declive absoluto. Tras "La visita" se debería dar carpetazo a este género definitivamente para despedirlo con cierta dignidad (recordemos que la reciente "La pirámide" responde a este género y es de lo peor que se ha estrenado en una sala de cine en años).

En cuanto al apartado técnico, Shyamalan sigue fiel a su estilo, que bebe del cine de Polansky, en concreto de "Repulsión": puntos de vista subjetivos, ángulos laterales que invitan más a pensar en lo que no se ve que en lo que se ve y que aportan a las grandes obras de su filmografía una atmósfera enrarecida, turbia e insana.

Lo mejor: Ed Oxenbould, que consigue arrancar las mejores carcajadas de la función.
Lo peor: Que para llegar aquí nos hayamos tenido que tragar "Airbender" o "After Earth".
Tak
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
17 de junio de 2015
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Implacable, brutal, salvaje, furiosa... pura dinamita. Los adjetivos se quedan cortos tras el chute de adrenalina que supone ver el nuevo trabajo de George Miller que ¡¡¡¡a sus 70 años!!!! se ha embarcado en una obra faraónica de proporciones bíblicas. Él creó el mito en el año 79 pero en 2015 ha hecho lo que parecía impensable. Ha creado la mejor película de la saga con unos personajes eternos, un cuidado por los detalles casi enfermizo y unas imágenes punk-oníricas que perduran en la memoria mucho tiempo después de salir del cine.

Con los títulos de crédito finales a uno se le queda el buen sabor de boca de haber presenciado gran cine, un espectáculo extravagante, frenético y que no da respiro. Normalmente los libros, las películas o las obras de teatro se estructuran en tres grandes bloques: inicio, desarrollo y desenlace o clímax. Mad Max: Fury Road es un clímax de 120 minutos, empezando con un terremoto de imágenes y (he aquí la magia del director) de ahí va para arriba. La película no decae en ningún momento, es una huida hacia adelante en la que cada escena es más grande, más espectacular y más ruidosa que la anterior. Una joya del cine de acción de la década. De cualquier década. Una obra de culto instantáneo.

Cuentan que George Miller llevaba 15 años pensando sacar adelante este proyecto, y que contrató a los actores sin tener siquiera el guión de la película: solo tenía unos dibujos y conceptos visuales, pero éstos eran tan potentes que atrajeron a todo el reparto. No vamos a negar que es una película que casi no tiene diálogos. Ni falta que le hace. Miller ha cogido su franquicia, la obra que él mismo inventó, ya conocida por todos, y la ha reinventado llevándola hasta el límite con un look abrumador, una fotografía maravillosa y una edición de las imágenes que bombardea tus sentidos y los estimula con cada fotograma. La espera ha valido la pena. Y, seguramente nos tocará esperar otros 15 años para que otra película de acción no de tanto y a tantos niveles como ésta.

Es una mezcla de géneros que parecía imposible: western, futuro post-apocalíptico, feminismo, ecologismo, lucha de clases... Y la apuesta ha salido bien, mejor que bien, sorprendentemente bien.

Al igual que en Terminator, la trama va avanzando junto con las escenas de acción, los diálogos se dicen durante un tiroteo o una persecución. No da un respiro. Cada plano es intenso y puede que agote a algún espectador, pero no dejará indiferente. Todo en ella tiene emoción, inagotable imaginación: el guitarrista de metal, las pértigas, los coches erizo, Inmortan Joe, Imperator Furiosa, los cuervos, el último árbol...

Y si rascamos un poco debajo de esa capa de acción que cubre toda la película, podremos encontrar otras cosas: crítica social, redención, el peso de la culpa, la soledad y un espíritu místico acompañado de una banda sonora apoteósica que nos lleva por este camino salvaje durante todo el metraje.

Hay películas que cuando sales de verlas te dan ganas de que te devuelvan el precio de la entrada. Aquí me dieron ganas de comprar otra entrada para volver a verla y sentir lo mismo de nuevo. Es una película en estado de gracia, difícilmente igualable, de esas que salen una cada década.

Lo mejor: Charlize Theron, Tom Hardy y otros 30 personajes míticos.

Lo peor: que haya tardado tanto en regresar una saga. Pero es que, para hacerlo de esta manera, ha merecido la pena.
Tak
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
1 de abril de 2015
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una película me parece fascinante cuando con lo mínimo consigue sacar lo máximo. "The imitation of game" me ha parecido el claro caso de este gran acierto. Me explico: es una película de guerra pero no ofrece escenas de batallas. Es una película de espías pero no hay incursiones nocturnas, asesinatos silenciosos, ni robos de información en una base militar secreta. Es una historia de amor, pero no muestra escenas de sexo. Y sin embargo mantiene el interés y la tensión en todo momento.

Me atrevería a decir que el 90 % de la película transcurre en despachos, almacenes y casas. Es decir, en lugares completamente cerrados donde la gente habla y habla. Pero lo que dicen, y sobre todo, cómo lo dicen, lo convierte en algo realmente enigmático y con una tensión in crescendo al estilo del mejor Hitchcock. La trama avanza con frescura y a gran velocidad, desde la presentación del personaje principal, hasta el cruel desenlace.

La película nos cuenta parte de la vida de Alan Turing, un reconocido matemático, homosexual y con problemas de empatía, el cual destinó varios años de su vida a descifrar Enigma, una máquina alemana con la que Hitler se comunicaba con sus tropas para realizar los ataques durante la II Guerra Mundial.

Esto se convirtió a la vez en su mayor logro y su más íntima obsesión, lo que le depararía numerosos dramas personales. La película no quiere ser amarilla en ningún momento y se obvian aspectos personales de la vida de Turing que son realmente interesantes. (Cuando descubrieron su homosexualidad, hecho considerado un crimen en la época, le obligaron a la castración química y a tomar estrógenos, lo que destrozó su vida). Toda esa parte de la historia daría para otra película igual de interesante, pero de otro tono sin duda. Aquí el director se centra principalmente en el mayor logro de la vida del matemático. Y lo hace con elegancia y mucha clase. Es una película rodada con estilo, donde las piezas se van colocando una encima de otra, y cada nueva escena es más interesante que la anterior, formando un gran mosaico que fascina desde el minuto 1 hasta que se terminan los títulos de crédito.

Me parece que a veces el cine paga viejas deudas de la sociedad. Y si esta obra sirve para reconocer el trabajo del señor Turin, aunque sea tantos años después, ya se merece una oportunidad.

Lo mejor: que no deja de ser una película de un grupo de personas hablando, pero consigue mantenerte en tensión en todo momento.
Lo peor: Obviar esos otros aspectos de la vida de Turing
Tak
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 16 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados