arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Barcelona
Críticas de Redelbe
Ordenadas por:
224 críticas
1 2 3 4 10 20 45 >>
7
6 de julio de 2013
32 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
Extraordinaria secuela. Ofrece más y más de lo que se podría esperar: ritmo, humor, un guión trabajado, respeto al intelecto de la audiencia y una técnica excelente.

En su contra está, en la versión doblada al español, la voz de Patricia Conde, que nos expulsa una y otra vez de la ilusión fílmica con una voz monótona, inexpresiva, descoordinada, muy mal actuada. No es su culpa, sinó del genio de marketing que la metió ahí "para vender". ¿Para vender qué?, me pregunto.

A pesar de ello, el disfrute es total y la presencia de los minions siempre tiene mecha, muy lejos aún de agotarse o ser una broma repetida. Muy bien. Cine comercial familiar de gran calidad.
Redelbe
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
23 de octubre de 2012
23 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Serie dramática y policíaca de televisión de 26 episodios de 50 minutos dividida en dos temporadas de 13. Narra la investigación del asesinato de la adolescente Rosie Larsen y las consecuencias de dicho suceso en su familia, la ciudad donde residía y la policía.

Conseguir superar expectativas es un logro admirable. Deberíamos dar una y mil veces las gracias, ponernos de rodillas y peregrinar hasta el monte más alto para rendir tributo a los creadores, guionistas, actores, productores, directores, directores de fotografía, etc., que nos regalan maravillas como esta. Felicidades a todos ellos.

La recreación de un Seattle húmedo, lluvioso, frío -tan alejado de la dimensión afectiva que nos regalaba Frasier- es el primer hallazgo. Siendo el remake de una serie de coproducción danesa-noruega-sueca de ambientación similar, el respeto al original, entender su función dramática, ya es un primer aviso del trabajo bien pensado y ejecutado. Y es que a la serie no le falta ningún medio. Usa localizaciones exteriores, bajo lluvia permanente, de noche..., dejando a la altura del betún a muchos otros productos televisivos... y cinematográficos. Tal derroche de talento y medios en la puesta en escena solo se ha visto antes en producciones del tipo 'The Wire', con la que comparte y es deudora de muchas de sus virtudes. Como aquella, la atención y mimo por el silencio, por la palabra exacta, por el timing correcto de cada escena es excepcional. Esto resulta en una serie absorbente pero no gratuitamente eléctrica. Los capítulos avanzan porque nos interesa lo que pasa y no porque los hayan dotado de un ritmo compulsivo y fragmentado para crearnos la ilusión de un interés inexistente. No es CSI.

En su conjunto percibimos que su maestría no es una cuestión de presupuesto, de su cantidad, sino de la abundante inteligencia y criterio con el que se ha invertido.

Los actores componen unos personajes distintos, diáfanos pero complejos en sus miradas, en sus gestos. Los conocemos. No sabemos nada de ellos, pero los conocemos. Mireille Enos y Joel Kinnaman recrean una sensualidad muy física, alternativa a ese mainstream patatero lleno de rellenos e implantes. Son bellos y naturales y sucios, como también la familia Larsen. Gran acierto. El dúo de detectives Linden & Holder son ya ahora patrimonio universal de la cultura audiovisual.

Pero lo que la ubica en la Major League de las series televisivas es que todos estos elementos, todos y cada uno de ellos, están ahí adrede como una parte más de una función narrativa precisa para conducirnos hasta un final de traca. Un final de investigación doloroso, complejo, que te revuelve en lo más hondo, devastador, que destroza el alma y te hace llorar a moco tendido. Siendo tan potente toda la resolución del caso, los responsables acertaron pensando que, una vez se llegara ahí, cualquier exageración dramática que hubiera existido en el estilo de la serie le iría en su contra. Así que forjaron una serie sin concesiones a la tramposa e idiotizante música de violines o a las puestas en escena no naturales e hicieron de la sobriedad y el naturalismo un arma dramática de primer orden, sin más. Al estilo del mejor Haneke, Bergman o Eastwood. Un diez absoluto.
Redelbe
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
18 de junio de 2013
20 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
Excelente ejemplo de producto cultural que divide al mundo en dos grupos: los que lo entienden y aprecian y aquellos que no rascan bola.

Su identidad es abierta y honestamente clara, inteligente, madura, lejos del brochazo gordo en la reflexión -aunque a veces sí en la exposición-. Es por ello que se acerca a temas espinosos pero habituales sin pretender alcanzar conclusión alguna ni rozar el lugar común. Supongo que a los que no les gusta deben ver en la astracanada de 'Aída' un retrato humano mucho mejor logrado, porque 'Louie' es su antítesis: sin tramas facilonas, sin ritmo impostado, ni muecas, ni colores vivos, ni risas enlatadas, ni gritos histéricos, ni complacencia con lo más bajo, pero sí con mala leche, estilo, sensibilidad, inteligencia y mucha gracia y criterio en su ejecución.

Una comedia de alta altura que aborda cualquier tema y nos recuerda que lo inteligente es reírnos por no llorar.
Redelbe
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
22 de octubre de 2013
25 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
Excelente film emocional, que no exclusivamente romántico. Transmite con acierto y naturalidad todos los sentimientos que vivimos en el tránsito entre la juventud y la madurez: el desconcierto hacia el futuro, la alegría del amor, la felicidad de ser padre y de reinterpretar a su vez a tus progenitores, los fuertes lazos que unen a hermanos...

Podría parecer a priori demasiado contenido sentimental para un solo film, pero no lo es. "Una Cuestión de Tiempo" es el retrato de una familia, de como logra perpetuarse a través de generaciones llenas de dudas y amor. Y en esa fotografía hay espacio para todo sin que nada estorbe ni moleste.

Su tono es agradable, sus protagonistas ciertamente adorables (Gleeson, McAdams y Nighy resultan pasmosamente creíbles y cercanos) y su parábola final no es grandilocuente ni pretenciosa y sí serena, veraz, sencilla, lo que la acerca poderosamente a todos, sea cual fuere nuestra vida y nuestra historia.

Se lleva la Palma entre todas las historias, no obstante, la trama de la relación padre-hijo, bien observada, muy sentida, real, bonita y, a la postre, eje de todas las demás.

Curtis, gran guionista, ha logrado crear aquí un cine emocional muy bien pensado y ejecutado. Necesitamos más así.
Redelbe
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
1 de julio de 2014
22 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
La insultante amoralidad que rebozaba la primera parte de este sinsentido cinematográfico por entregas es exactamente el motivo de su éxito. Preocupante. No sé exactamente cómo hemos educado a la generación de los 2000, pero que encuentren empatía en el individualismo feroz, la amistad interesada y la falsa y hueca e impostada solidaridad merece detenerse a pensar en ello.

El argumento es sutil como un váter de tochos. El guión, elegante como los shorts autocortados con respeto para la funda de los bolsillos. Las actuaciones, psicotrópicas. La dirección de arte, hortera. La engundia intelectual, cero. Para reir si no fuese que se toma en serio. Ni reflexión ni hostias. Basura pura y dura. Tóxica y peligrosa a tantos niveles que no se pueden ni enumerar. Vayan con cuidado.
Redelbe
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 45 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados