arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Joan Ramirez
Ordenadas por:
124 críticas
1 2 3 4 10 20 25 >>
7
4 de junio de 2011
23 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
¡No, no, no, y no! ¡No es una película setentera! Al contrario, aunque sea de 1976, es la última gran película de los sesenta. La responsabilidad de esto recae en la banda sonora de Henry Manccini, buenísima y encantadoramente desfasada. Además, tiene un guión sólido, a medias entre el suspense, la acción y lo cómico, capaz de vertebrar los tres aspectos sin mezclarlos. Hey: todo un mérito, eh.

Realmente… ¿cómo puede alguien decir, como he leído por aquí, que la música es tipo “Vacaciones en el Mar”? ¡Pero si es un flechazo directo a lo mejorcito de Henry Manccini! Para mi sorpresa, me ha parecido incluso mejor que la banda sonora de Desayuno con Diamantes o Charada, ambas del padre musical de la Pantera Rosa. Todavía no he tenido tiempo de hacerme con ella, pero algunos fragmentos, inspirados en el tren y su marcha, son fenomenales. Aunque, en fin, el tren ha inspirado tantas melodías… Recomiendo la banda sonora de “Pelham, uno, dos, tres”, la original, la del 74, no el espantoso remake de hace poco. Si tienes ocasión de escucharla en un vagón de metro, con unos auriculares, David Shire te llegará hasta la médula. ¡Eso sí que es dinamita de los setenta!

De la parte cómica, destaco los diálogos del principio. Realmente, subiditos de tono, me ha sorprendido. En parte parece que inauguran el humor absurdo de “Aterriza como puedas”. Aunque también hay gags tipo Buster Keaton, de trompadas, porrazos y equilibrismos.

Acabo. No puedo dejar de destacar que la fotografía también es realmente elegante y potente, de principio a fin. Y mención para el final: eso sí que es cine impactante de los setenta. ¡Cuánto más me gustan los efectos especiales bien hechos de antes de la era digital!
Joan Ramirez
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
23 de enero de 2010
20 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Han entrado últimamente en algún bazar chino, de los grandes, con ánimo de fijarse en los productos tecno-hortera que atesoran sus anaqueles? ¿Sí? Pues así es Pandora, el mundo marciano que recrea James Cameron: profusión de fosforescencias, colores chillones, lucecitas por doquier, naturalezas plastificadas de bodegón oriental… ¡madre mía!

¿Y qué decirles de la selva esa, si entramos en detalle? Pues nada, a copiar del mundo submarino que ya nos revelaran hace una eternidad los documentales del capitán Costeau: venga medusas, plantas retráctiles, algas… todo bien amenizado con –de repente- vistosos dinosaurios. Bichos éstos que, en su versión pajaril, vuelan entre montañas flotantes que están a medio camino entre los engendros y delirios del surrealismo de Dalí y los mundos postmodernos del cómic de los años ochenta.

Pero vayamos a los protagonistas. Observo a esos marcianos azules y veo zulús, indios cherokees, hippies, gatos y deidades tibetanas. Y también rituales africanos, indios del Amazonas, peruanos con coleta que versionan a ABBA y a truchas de la pescadería (en lo que a la piel concierne).

Ahora podría meterle mano a los paralelismos del argumento, a lo consabido de la fuerza universal y las conexiones etéreas, pero me abstengo por cansancio y hastío. Tan sólo reconozco que la película, siendo larga, se hace distraída y pasa rápido. Pero salgo del cine con la sensación de que no aporta nada y de que el revoltijo es poco digerible. Porque, señores, mezclar no es crear.

Por otra parte, a los que sustentan el valor del film en la excelencia de sus efectos especiales, me permito recordarles que, en general, la mayoría de nosotros ya vemos en 3D, en color y de continuo. De modo que es en esas tridimensionales condiciones como yo me llevo las manos a la cabeza en el inabastable bazar chino de mi barrio (siempre) y en el cine (a veces).
Joan Ramirez
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2
14 de marzo de 2012
31 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
En “Moonraker” (1979), una de James Bond en la piel de Roger Moore, hay un momento en que la cámara se acerca al rostro de Richard Kiel -un actor tan enorme como poco agraciado- y este abre la boca para mostrar su dentadura de acero. Creo que el personaje se llamaba “Tiburón” y era capaz de cortar el cable de un teleférico a mordiscos, si no recuerdo mal. En “Luces Rojas” hay una escena muy similar: la cámara se acerca al personaje de De Niro la primera vez que éste sale en pantalla. Sin venir a cuento, el actor se quita las gafas de sol para enseñarnos la aterradora nebulosa de sus ojos de ciego, y se las vuelve a poner. La sala se queda indiferente y… ¡¡yo tengo una visión paranormal!! Se me aparece el mencionado Kiel y me advierte a través de sus dientes de acero de que la película va a ser muy cutre.

“Luces Rojas” es flojísima se mire como se mire y, desde mi punto de vista, lo único que merece la pena es Sigourney Weaver, que vuelve a demostrar lo gran actriz que es. Como thriller, el film no engancha al espectador; la historia anda suelta, no arranca, los personajes no adquieren suficiente entidad y la resolución de los pequeños misterios que se plantean al principio no va más allá de dejarnos con cara de palo.

En su parte de “denuncia” del fraude de lo paranormal, a Cortés le pasa lo mismo que en “Buried” cuando expone las malas prácticas de las empresas: resulta escaso e insustancial. Es más, atufa a tópico. De hecho, varios sois los que veis en este trabajo un “constructo” (por indefinible) de tópicos y pastiches mil veces vistos.

Tampoco puedo dejar de advertiros que los “sustos” de la película son realmente lamentables, encajados con calzador, apoyados por unos efectos que no van más allá del petardeo de aparatos electrónicos que explotan, bombillas que se funden, televisores que se apagan y radios que se encienden. En este punto empezaba contar cuántas filas tenía la sala para distraer el sentimiento de vergüenza ajena.

Y, al final, el inevitable “speech”, el gran mensaje de la película en boca del decadente De Niro. ¿Qué estamos dispuestos a creer, nos preguntas, Cortés?

¡A ti te lo voy a decir!

P.D. Hay que conseguir YA la dentadura de Kiel y currarse un buen exvoto. ¡Tiene poderes!
Joan Ramirez
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
24 de febrero de 2012
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ya está aquí, por fin disponible en todos los mercados de Occidente: la nueva Barbie Bourbon. Mattel se disculpa porque, en esta ocasión, no vendrá acompañada por Kent. Los laboratorios de la empresa estadounidense lo intentaron, pero cada vez que acercaban a esta Barbie un muñeco masculino, guapo o feo, se disparaba un resorte inesperado y la nueva muñeca, con una voz rota impropia de su belleza inmarcesible, decía: “¡quita bicho!”. El fenómeno era especialmente palpable por las mañanas.

Así pues, para compensar tan terrible incompatibilidad, Mattel complementa a Barbie Bourbon con diversos accesorios: un encantador perrito Pomerania (tan blanco como la inocencia infantil…), un ligero ordenador portátil de la casa Apple, un Mini Cooper y, sobre todo, un breve pero enjundioso opúsculo titulado “Jordi Labanda ¿creador de realidades o espejo del mundo?”.

¿Y el abolengo del apellido? Bueno… la botella de tío Jack se la procura ella solita.

Fin de la broma. Agradezco muy mucho las críticas en que explicáis que “Young Adult” no es una comedia. La comicidad del cartel puede inducir a error porque ya la tenía descartada. El film, aunque tenga tintes de humor, está más cerca del drama que de otra cosa: el drama del alcoholismo, tantas veces etiquetado de “depresión” poniendo siempre el carro por delante del burro.

Charlize Theron está sencillamente PERFECTA en su papel de mantis religiosa. Asusta y supera en sofisticación el increíble papel con el que ya nos dejó pasmados en “Monster” (2003). Al que sepa escuchar a sus ancestros y haya oído hablar del “mito de la devoración del pene” le pasará como a mí: se va a sorprender cruzando y apretando las piernas en la oscuridad del cine.

Mención aparte para el personaje de su friki amigo. A estas alturas ¿quién no conoce a algún cuarentón devoto de Star Treck, que vive con sus padres, se pasa el día haciendo maquetas o conectado a Internet, y se mata a pajas? Es lo que hay. Definitivamente, hay que seguir a Diablo Cody, guionista de este film y de la otra perla que es “Juno” (2007).

En resumen: reveladora historia, narrada con buen pulso y atrevimiento. La fotografía, siendo lo de menos, es realmente buena. Atención a los planos de detalle de la radio del coche. Interesante y agradable también la banda sonora. El final resulta un pelín confuso y, a mi juicio, es lo menos acertado del film, pero bueno… aquí ha de juzgar cada uno.

Acabo. En las facultades de Psicología, en las que, al margen del temario de hace 70 años, realmente no saben qué enseñar, ahora se discute si el cine hace al hombre o el hombre al cine. Son las procelosas aguas de la “psicología construccionista”.

Pobre Barbie Bourbon: le va a costar mucho encontrar ayuda.
Joan Ramirez
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
30 de junio de 2011
30 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
Woody Allen, histérico. Diane Keaton, amojamada en el papel de alegre detective adolescente. Alan Alda, átono y viejuno. Angelica Houston, escasa y tan fea como siempre. Manhattan, pijo.

La película está bien narrada, pero cuándo el guión sólo es ocurrente, el resultado sólo es intrascendente. Con todo, hay un leve trasfondo de la crisis que puede afectar a las parejas maduras ya algo aburridillas. Dice el poeta Jaume Marín que todo pasa, y que del amor nos quedará el recuerdo del día en que llegó prometiéndolo todo. Por mi parte, empiezo a dudar que Woody me gustara algún día.

No sé, amigos, llega un momento en que, de lo bueno, lo mejor. Para cabronadas entre vecinos y asesinos, me quedo con La Ventana Indiscreta.

Y ahora, a vilipendiar esta crítica, ya lo sé.
Joan Ramirez
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 25 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados