arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Valladolid
Críticas de Alberto Monje
Ordenadas por:
69 críticas
1 2 3 4 5 10 14 >>
8
6 de enero de 2017
39 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
Louis (Gaspar Ulliel) lleva doce años sin pisar por casa. Sin embargo, la visita por última vez a decir a su familia que se va a morir. Con esta premisa encara el cineasta Xavier Dolan su sexta película con solo 25 años. Para quien no lo conozca, Dolan fue el cineasta más joven en presentar en Cannes una película: Yo maté a mi madre (2009) cuando tenía 18 años. Ya ha ganado sendos galardones de Premio del Jurado con su obra maestra, Mommy (2014) y Gran Prix del Festival con ésta, Solo el fin del mundo. Dolan dirige, escribe el guión, realiza el montaje y diseña el vestuario. Que nadie se asuste, él siempre trabaja así.

Tras cinco grandes películas del quebequés, ¿qué nos encontramos en Solo el fin del mundo? Tenemos, sobre todo, un relato de angustia y desesperación camuflado dentro de una familia desestructurada, basada en la obra de teatro homónima de Jean-Luc Lagarce. Desde los primeros cinco minutos entendemos por qué su protagonista no ha vuelto a verlos desde hace más de diez años.

Por un lado tenemos a su hermano (potentísimo Vincent Cassel), un hombre violento, al que no le gusta hablar, solo gritar y discutir. Sin duda, es la fuente de inestabilidad de la familia. Casado con él, tenemos al verdadero tesoro de la película: Marion Cotillard. Una mujer débil, cohibida por su marido. Desde su personaje, Dolan estudia de una manera muy tangencial el tema de la violencia de género o, por lo menos, la subordinación de la mujer hacia el hombre. Cotillard, en un alarde de capacidad interpretativa, realiza una actuación muy muy frágil, marcada por el temblor y la incapacidad para hablar correctamente. Ver a Marion Cotillard siempre es un placer, un monstruo interpretativo a la altura de muy pocos.

En la filmografía de Dolan, las madres siempre han tenido un papel preponderante. Ya en su debut narró el odio de un hijo hacia su madre (Yo maté a mi madre) y en su penúltima película intentó disculparse con su perfecta Mommy. Quizá en esta, el papel de la madre sea más secundario, aunque se sigue notando la impronta de un artista marcado por la presencia maternal en su vida. El papel de madre lo interpreta Nathalie Baye. Una mujer difícil de soportar, de la que nunca te puedes fiar de que su amor por su hijo sea lo suficientemente verdadero.

Por último, el papel de hermana lo interpreta Léa Seydoux (La vida de Adèle), una chica joven, pero atormentada por las drogas, aunque quién sabe si en el fondo, por lo que está atormentada es por su familia.

Los cinco personajes realizan un coro de la decadencia absoluto. En sus largas discusiones, se gritan y se lanzan insultos, solo les queda pegarse. ¿Por qué discuten todo el tiempo? Quizá haya espectadores que se sientan confundidos. Da igual la razón, Dolan quiere ir más allá. No se trata de buscar las discusiones perfectas a lo Antes del anochecer, sino buscar un ambiente claustrofóbico que haga huir al personaje de Louis horrorizado de su propio hogar. El director, consigue proyectar esta angustia en la pantalla gracias a unos primeros planos del rostro de sus actores. Sin duda, no todo el mundo puede aguantar tan bien un primer plano como estos cinco intérpretes. Con la cámara tan cerca, el espectador podrá ver la ira, la confusión, las lágrimas, hasta los capilares de los ojos, extremadamente dilatados por la intensidad de la situación.

Xavier Dolan se vuelve a confirmar como un artista total, un artista radical, histriónico y personal, el enfant terrible del cine mundial. Como todo artista, no todo el mundo tiene que disfrutar con su obra. Se le podrá acusar de muchas cosas, pero Dolan lo que hace es una película basada en su vida, en el modo en el que él ve el mundo. Pocos autores son capaces de poner en el celuloide sus impresiones sobre la vida en sí. Dolan lo lleva haciendo en las 6 obras que nos ha mostrado. Su dirección ahora no olvida los códigos del teatro del que nació la obra, pero añade otros propios del cine como los flashbacks, el uso de la música y la estética de videoclip de varias de sus escenas.

Solo el fin del mundo es una película que hay que procesar una vez se ha visto. De hecho, un solo visionado no basta para captar todos los detalles de esos cinco personajes tan detestables como complejos. Escribir unas líneas sobre esta película es materia difícil. Son muchas las sensaciones que pasan por la pantalla la hora y media de metraje, y más las que le pasan a un espectador fan acérrimo de Xavier Dolan.

Dolan sigue su camino hacia el Olimpo cinematográfico. Solo el fin del mundo es un paso seguro hacia la cima.
Alberto Monje
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
21 de noviembre de 2013
30 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sin duda el thriller está pasando una época de baja calidad, donde el espectáculo domina sobre el guión, argumento o personajes. Pero cuando te encuentras algo realmente bueno, lo disfrutas, y así me ha pasado con “Metro Manila”

La película pasó con muy buenas críticas en la SEMINCI y no era para menos, una de las mejores de la edición de este año. Pero al final en las quinielas de los ganadores, nadie la había metido, nadie pensaba que ganaría algo y no lo hizo.

¿Qué es lo que ha hecho que todo el mundo olvidase a la película filipina? Llevo pensando en esto durante mucho tiempo, porque a mí me encantó, desde el primer fotograba consiguió cautivarme esa mezcla de crítica social-película de acción, pero tampoco pensé que se acabaría llevándose algo.

Hablando estrictamente del film. Yo destacaría el sentimiento de tensión que se crea durante toda la película, más visible en escenas de acción, que inquieta al espectador, y lo hace no parar quieto en su butaca. Las escenas de acción, hechas con pocos recursos, pero filmadas muy eficientemente, dotan a la película de una entidad propia de los mejores thrillers norteamericanos. Ni las mafias, ni los disparos, ni las persecuciones, ni la corrupción pueden parar la maquinaria que Sean Ellis tiene preparado para nosotros. Y eso mola, mucho. 

La crítica social como decía antes es uno de los platos fuertes de la cinta. Por un lado podemos ver las horribles condiciones del campo y sus trabajadores en Filipinas, por otro vemos lo que hacen algunas personas por conseguir dinero en la ciudad. Además el espectador acaba por coger cariño a los personajes, a los que ve sufrir a cualquier lugar al que van. Su historia más personal y la más estrictamente de acción se complementan de la mejor manera, dándonos una película muy disfrutable a muchos niveles, con la que además no sólo el más cinéfilo podrá disfrutar.
Alberto Monje
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
15 de diciembre de 2012
23 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Por qué no ir a ver la precuela de una de las mejores trilogías de la historia del cine? ¿Qué tiene de malo volverse a encontrar con todos esos personajes tan odiosos como carismáticos?
Mucho le costó a Guillermo del Toro sacar adelante este proyecto para acabar pasándoselo a Peter Jackson y él quedarse como productor.
Bueno, ¿por dónde empezar? Personalmente yo creo que el trabajo del realizador Neozelandés ha sido espectacular, sí que es verdad que se nota muchas veces que lo alargan para hacer una trilogía completa con un libro de 300 páginas, pero sus ansias megalómanas le hacen sacar un producto final casi tan entretenido, épico y genial como las tres películas del Señor de los Anillos.
Muchos de los detractores de esta película, aparte de decir que la película se alarga demasiado, dicen que Jackson quiere hacer una película épica a partir de un libro muy poco épico, aunque, yo creo que, las escenas épicas (valga la redundancia) son de lo mejor de la película, e invitan a soñar de nuevo, a sentirte allí, a formar parte de la aventura de nuevo.
El Hobbit se anuncia como la película con el mejor 3D de la historia, bueno, no sé si eso es verdad, pero los 48 fotogramas por segundo hacen las imágenes más reales, más cercanas, con más resolución, realzan el 3D, los efectos especiales y la magistral fotografía de Andrew Lesnie.
Por último señalar el mejor momento de la película que es la genial escena entre Bilbo y Gollum, un momento de verdadero éxtasis cinematográfico.
Alberto Monje
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
15 de noviembre de 2015
19 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
No vamos a negar la actualidad del drama de los refugiados. No vamos a negar su dramatismo. A priori, hacer una película sobre este tema es tarea complicada, pues es muy fácil caer en el melodrama fácil y simple. Dheepan no es una película simple. Durante la mayor parte de su metraje consigue desarrollar una historia de un modo correcto, aunque es en la parte final cuando a Jacques Audiard, su director, se le va el dramatismo de las manos. Esa es la principal razón por la cual su Palma de Oro del pasado festival de Cannes nos parece tan innecesaria, como injusta.

La película narra la historia de Dheepan, un ciudadano de Sri Lanka que tiene que huir a Francia como refugiado por participar en una guerrilla de liberación nacional. En su viaje lo acompañarán una chica de algo más de veinte años y una niña de diez a las que él no conoce de nada, pero que se harán pasar por su mujer y su hija.

Sin duda, uno de los platos fuertes de la cinta, visto el contexto actual que la rodea, es la posibilidad de conocer cómo es la vida de un refugiado en Europa. Las dificultades que tiene para conseguir un hogar, las trabas que le ponen para tener un trabajo, las zonas conflictivas en las que acaban viviendo… Sin embargo, pese a todo esto, Audiard no es capaz de tejer una historia ni, mucho menos, unos personajes que sean capaces de emocionar.
Por ejemplo, en De óxido y hueso, el director contaba con dos protagonistas que llegaban al corazón del espectador, pese a la historia llena de clichés. En Un profeta, el francés contaba con una historia y protagonistas de gran calidad por igual. En Dheepan es diferente: cuenta con una historia, como ya he dicho, correcta en su mayoría del metraje, pero ya vista muchas veces. Eso sí, los últimos veinte minutos son un error en sí mismo, siendo demasiado locos en un principio y demasiado pastelosos al final. Respecto de los personajes, más de lo mismo: son en ocasiones demasiado simples y en otras, demasiado repetitivos. La obligación de aparentar un matrimonio, o la de fingir ser madre-hija, son temas que dan juego en algún momento de la película, pero que no calan en el espectador, lo cual, es un gran fallo.

De Cannes salieron críticas muy negativas, pese a ganar la Palma de Oro, de Valladolid salieron muchas muy positivas, y no ganó nada. Dheepan es una película que entretiene, con la que pasa el rato, pero que no propone nada nuevo, ni nada para la reflexión. El “público general” disfrutará de ella, sobre todo por su actualidad y sus escenas de acción. Sin embargo un público más especializado o que busque “algo más” no encontrará en ella nada que merezca la pena.
Audiard se subió a la cima del cine con Un profeta y De óxido y hueso, sin embargo, se ha relegado a sí mismo a ser un cineasta del montón dirigiendo una película que no disgusta, pero no destaca.

Alberto Monje, Esencia Cine
Alberto Monje
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
24 de octubre de 2014
18 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
El director chino Zhang Yimou, conocido por todos, nos trae una historia sobre un preso de la Revolución Cultural que vuelve a casa tras veinte años pero su mujer, a causa de la amnesia, no lo reconoce y sigue esperando su llegada.

La película, desde sus primeras secuencias se muestra tal y como va a ser: íntima, personal y muy, muy emotiva. He de admitir que en muchas escenas se me saltaba la lagrimilla; la facilidad del chino para rodar personajes y situaciones de lo más sentimentales se escapa fuera de lo ordinario.

No soy un gran conocedor del cine de Zhang Yimou, así que no me atrevo a realizar juicios comparativos entre sus obras, por lo tanto, no sé si será mejor o peor que otras de sus cintas, pero lo cierto es que “Coming Home” es una obra sólida, donde hay un equilibrio entre sus personajes, cada uno tan destrozado como el anterior, su historia y un guión y una dirección certeras y directas que lo estructuran todo dando al producto final un acabado de lo más convincente.

La que sí que me ha sorprendido y, que en mucha parte, sustenta la película ella sola es Gong Li, la protagonista. Su actuación es totalmente acertada tanto antes de la amnesia: una ama de casa seria, afligida por la pérdida de su marido, pero cuidando de su hija, como después de ella: una señora perdida, que no reconoce a nadie salvo a su hija con la que no tiene una buena relación. Puntazo de oro para una película sobresaliente.
Alberto Monje
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 14 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados