arrow
España España · La Laguna (Tenerife)
Críticas de Yo mismo (o no)
Ordenadas por:
558 críticas
3
1 de marzo de 2014
49 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pequeña película de fondos (monetarios) españoles y actores no tanto, con un guion poco original pues ya ha sido visto, sin ir más lejos, en "Última llamada", de Joel Schumacher en 2002 y con una puesta en escena como mucho correcta. Elijah Wood interpreta a un pianista que vuelve a los escenarios tras una pausa de cinco años, angustiado y temeroso en todo momento, y se encuentra con una obra que siempre le había costado interpretar y que esta vez será el precio de su vida.

La introducción nos lleva al equívoco ya que es bastante completa y la presentación de los personajes es concisa y no deja lugar a dudas. Pero en cuanto se sienta al piano comienzan los auténticos fallos, aquellos por los que parte del público aplaude tomándolos por aciertos. Como la vida misma.

Comparar esta película con alguna dirigida por Brian de Palma o por Alfred Hitchcock me parece un insulto y un ejercicio de presunción. Nada más lejos de la realidad. Lo más relampagueante: la actuación de John Cusack. Y ese final... Pffff.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Yo mismo (o no)
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
17 de enero de 2013
37 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sí, señores, éste es el gran humor que se destila hoy en día, el producido por las risas enlatadas que, cual regidor con pancartita, nos dice siempre cuándo hay que reír. Porque la serie, sin ese fondo molesto y estúpido, se quedaría en nada. Pero ya ven, casi un 8 de nota (que sumado a mi 2 nos daría una serie 10). Así es, el desenfreno de las mandíbulas al batirse por oír esas ingeniosas e inteligentes (sí, eso dicen los que le ven la gracia) frases, ese mordaz (pues más de lo mismo) guion, esa sencillez (si ellos lo dicen...) de actores y ambientación.

Atrás quedó un humor diferente, Frasier o Seinfeld, de esos auténticos e (estos sí) inteligentes. Usaban risas enlatadas con una moderación digna de una serie con respeto y con dos dedos de frente, no como este gran y nuevo humor presente en que hasta abrir una puerta es motivo de hilaridad.

Pues no, no comulgo con "Big Bang" e imagino que, como los demás que osamos criticar lo que consideramos un pufo, me convertirán en proscrito y colgarán el sambenito de no entender tanto humor. Pero me quedo con la sinceridad: una serie insoportable.
Yo mismo (o no)
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
24 de febrero de 2013
22 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
A mí no me ha gustado, es más, la he encontrado terriblemente manipuladora y maniquea. Bien que se utilice el simbolismo y las alegorías, pero tratarnos por tontos, no. Pues básicamente esa es la vida del tal Pi, una continua espiral de simbolismos o disfraces que hacen que te pierdas o que se te quede cara de circunstancias justo al final, cuando el tramposo nos cuenta todo. Guion propio de Paulo Coelho o Jorge Bucay, muy edulcorado y que busca la lágrima fácil (no ha sido mi caso, por supuesto) y un protagonista que se pasa toda la película pidiendo perdón no se sabe muy bien por qué. No se confundan: en esta película no encontrarán a Dios, ni mucho menos. No se crean las milongas acerca del Pi, no merece la pena.

+ Tal vez los primeros 35 minutos, donde la fábula tramposa aún no ha dado de sí.

- Los mensajes moralizantes del final son vomitivos.
Yo mismo (o no)
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
5 de febrero de 2014
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
A ratos aburrida, a ratos pretenciosa, a ratos buen cine, 'La gran estafa americana' no es ni de lejos una gran película de estafas. Perdida en una bruma de actrices que destacan por su escote o por lo enfermizas y cargantes que llegan a ser, por un policía interpretado por un actor sobrevalorado que en esta ocasión se adorna con rizos y por un estafador principal que, tal vez, es el único que se toma en serio su personaje. Porque lo demás no dice nada; al contrario, llega hasta ser confusa.

Christian Bale -tal vez el mejor actor de nuestro tiempo- se embarca en este personaje que trasciende lo patético, un personaje que llega a dar pena, un timador con un corazón cansado que suele tener un alma dentro de esa vida de estafa y de mentiras (para la ocasión, se ha adaptado con peluquín, gafas y barriga cervecera). Amy Adams el la estafadora, la pareja, la que destila su actuación en planos de su escote y de su culo. Mejor no decir nada más. Y luego los secundarios, aquellos que protagonizaron "El lado bueno de las cosas": un Bradley Cooper totalmente sobrevalorado y que no es ni la sombra ni posee una mínima parte del carisma que pueda tener Bale, y aún menos con esos rizos. Jennifer Lawrence es una de las incógnitas: ¿nominada al Oscar por ese baile que provoca vergüenza ajena o por los continuos chillidos cargantes? Ah, la aparición de Robert de Niro es, de lejos, lo mejor de la cinta.

No se dejen estafar por las candidaturas o los premios.
Yo mismo (o no)
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2
27 de agosto de 2013
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Maniquea y manipuladora película del corte de "vienen unos terroristas que quieren hacer volar EEUU y por tanto los valores de la democracia" con un Rambo vengador y salvador al que al final le dan una medalla y un Presidente con muy pocas luces. Así se nos presenta "Objetivo: La Casa Blanca". Ashley Judd tuvo que verlo venir y dijo: "Eh, a mí no me metáis en esta chorrada". Y, efectivamente, siete minutos en que aparece o se supone que está. Gerard Butler, en su salsa: Leónidas con chaleco antibalas que incendia, ejecuta, tortura, explosiona por el bien de, ¿cómo no?, los valores de la democracia. Eso sí, interpretar, muy poco. Los míseros momentos en que se ve con "su mujer" prácticamente dan lástima. Aaron Eckahart, el presidente (aunque parece más un alcalde) más chapuzas de la historia norteamericana, aquel que se vanagloriaba de "no negociar con terroristas" pero a las primeras de cambio ordena a sus subalternos que les den los códigos de un arma muy americana, por lo de nuclear, vamos. Y Morgan Freeman está como en todas las películas en que aparece Morgan Freeman, haciendo de él mismo, de personaje interpretado por Morgan Freeman (debería pensar en una jubilación, porque verdaderamente, ya cansa). Por cierto, el Presidente-alcalde tiene un hijo que no se sabe muy bien qué es lo que pinta en semejante potaje de personajes. Si alguno lo averigua, que lo diga para enterarnos todos.

Ah, los malos malignos. Esta vez les tocaba a los norcoreanos. No todo iban a ser soviéticos-rusos, árabes sin escrúpulos, chinos malnacidos o sudamericanos rebeldes y narcotraficantes. Pues sí, unos norcoreanos que entran como Pedro por su casa en Washington y en La Casa Blanca y la dejan hecha mierda en un abrir y cerrar los ojos.

Dos horas que dura la susodicha. Dos horas por pasillos oscuros y regados de cadáveres de hombres de bien y de orientales asesinos. Dos horas viendo a Leónidas surcar los aposentos más históricos del Vaticano del poder y de la legalidad. El que pueda, que se atreva a recorrer semejante infierno. Yo ya lo he hecho, y juro que no valió la pena.
Yo mismo (o no)
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados