arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Álvaro Peleteiro
Ordenadas por:
13 críticas
1 2 3 >>
7
13 de marzo de 2018
412 de 466 usuarios han encontrado esta crítica útil
Para empezar, aclarar que esta es una crítica especulativa en la que daré mi interpretación de la película, que, por supuesto, no tiene por qué ser la correcta. Además, parto en la desventaja de no haber leído la novela homónima de Jeff VanderMeer, ni sus dos secuelas, que, supuestamente, aclaran ciertos aspectos de la trama.

Alex Garland es un director humanista, pero al que le gusta hablar del ser humano comparándolo con personajes en una situación aparentemente muy distinta a la nuestra. Adaptó el guion de 'Nunca me abandones', donde extrapola la conyuntura de unos niños cuyo objetivo en la vida es donar sus órganos a la realidad humana, que quizás no difiera tanto de la suya, y, en 'Ex-machina', hace lo propio y compara a la robot con las personas. La película bebe de ‘Solaris’ en su parte introspectiva, de delirios, recuerdos y remordimientos, de ‘Alien’ en su faceta de supervivencia y terror y de ‘2001: Una odisea en el espacio’, en su parte más evolutiva. Además, la trama recuerda a la de ‘Stalker’, también de Tarkovski, con la que no la puedo comparar al no haberla visto.

Sin más dilación, en el spoiler me dispongo a dar mi EXPLICACIÓN de la película en el spoiler.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Álvaro Peleteiro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
17 de noviembre de 2018
161 de 184 usuarios han encontrado esta crítica útil
Yorgos Lanthimos es un cineasta cuya esencia radica en presentarnos un microcosmos absolutamente ilusorio y ajeno a nosotros, pero que, a medida que se desenvuelve, acaba resultándonos referente al mundo que habitamos. Su cine, a través de sus planteamientos iniciales surrealistas y su humor negrísimo, parece una especie de broma de mal gusto, ante la que no nos queda más que reírnos, al constatar que su universo no difiere tanto del nuestro y somos unos incompetentes viviendo en este.

En ‘Kinetta’, ‘Canino’, 'Alps', ‘Langosta’ y ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ nos presenta situaciones que podrían ser ubicadas en el presente, pero que son estiradas como chicles y nos terminan resultando tan inverosímiles como inherentes al ser humano. Podría sospecharse que con ‘La favorita’ esto no sería así, puesto que es su primera película en la que no participa como guionista y se trata de un drama de época. Sin embargo, aparentemente no es una trama verídica y, en esta ocasión, Lanthimos deforma el realismo sirviéndose de diálogos, bailes y música en ocasiones anacrónicos, dotando el inicial planteamiento anclado en el pasado con un aire contemporáneo. De esta manera, el director griego nos vuelve a sugerir que ese microcosmos supuestamente tan lejano tanto en el tiempo como en verosimilitud al nuestro quizás tenga bastante que decir sobre el mundo en el que vivimos consiguiendo así su propósito de oprimirnos y perturbarnos mediante su cinismo.

Sí que se percibe más evolución en su cine en cuanto a forma. Los planos opresores cerrados, herméticos, claustrofóbicos y asfixiantes típicos del cine europeo de sus inicios, se han ido sustituyendo por planos más amplios conforme ha ido extendiendo sus conocimientos y sus medios. En ‘Canino’ abundan planos medios, primeros planos y planos detalles, mientras que en sus dos últimas obras, estos han sido reemplazados por más planos generales y enteros. En esta ocasión, utiliza objetivos grandes angulares –incluso en ocasiones ojos de pez–, movimientos semicirculares haciendo de contraplano para mostrarnos a los personajes y toda la ornamentación que les acompaña, planos simétricos, slow motion y suntuosos travellings propios de un cine dotado de mayor presupuesto y con reminiscencias a Kubrick.

De este modo, se nos plantea un escenario en el que Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone –las tres están estupendas– combaten por saciar necesidades. Así, el personaje de Emma Stone intentará medrar socialmente, ganándose la confianza de la reina y su ayudante para recuperar el prestigio que le fue arrebatado. Para conseguirlo, acabará compitiendo contra Rachel Weisz por ser la favorita de una reina que tampoco termina de verse saciada y feliz debido a sus traumas, complejos y deseo de ser querida. De este modo, surgen tanto amoríos como traiciones con tal de lograr sus propósitos, reflejando lo cruel y retorcido de nuestra existencia y dando lugar a un universo con tanta luz como oscuridad, tanta comedia como tragedia, tanto corazón como raciocinio, tanta calidez como frío, tanto sexo como violencia. Así, se consigue desnudar mediante escenas incómodas las relación y condición humana entre las protagonistas, que dan como resultado un sistema claramente representativo de una estructura social tendente a la corrupción, el deseo, la violencia y cuyo único afán es verse a uno mismo realizado, independientemente de las consecuencias que pueda tener en las otras personas –o estamentos–.

En ‘La favorita’ aparecen, además, los temas que obsesionan a Yorgos Lanthimos y recurrentes en toda su obra: los rituales de control y dominación de ‘Canino’, la complicación de la asimilación de la muerte de ‘Alps’, la imposibilidad y superfluidad del amor puro de ‘Langosta’, la tragedia griega de ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ o la relación del individuo con la sociedad presente en todas ellas. Estos temas se ven especialmente reflejados en el personaje de Olivia Colman.

En conclusión, me parece una gran película, es una producción mastodóntica, con unas formas muy manieristas y que toca todos los palos de su cine. A pesar de ello, la escasez de primeros planos y la excesiva profundidad de campo, impide implicarse tanto con los personajes como en otras de sus obras, dando como resultado un gran film, pero al que le falta el alma de otras películas pictóricas similares que retratan las miserias y condición humana como ‘Barry Lyndon’ u otros dramas de época sobre las altas esferas como ‘El gatopardo’, ‘Doctor Zhivago’ o ‘Fanny y Alexander’.
Álvaro Peleteiro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
3 de enero de 2016
185 de 282 usuarios han encontrado esta crítica útil
“Querido Quentin, espero que esta carta te encuentre en estado de buena salud. Yo estoy bien, aunque desearía que hubiera más horas en el día, para poder amarte aún más. El cine está cambiando rápidamente a peor, y son hombres como tú los que hacen la diferencia. Tu éxito como cineasta fue un crédito, no sólo para ti, sino para todo el séptimo arte. Me siento orgulloso cada vez que escucho de ti. Todavía te queda un largo camino por recorrer como director, pero de la mano sé que vamos a lograrlo. Yo solo quiero hacerte saber que estás en mis pensamientos, esperemos que nuestros caminos se crucen en el futuro con otra nueva obra maestra. Hasta entonces, sigo siendo tu admirador y espero que sigas fiel a los ocho sellos que han caracterizado tu “género Tarantino”, los ocho que nunca odiaré:

1. DIÁLOGOS: oro puro. Me atrapan y consiguen captar mi atención desde el primer momento. Por momentos parece que la historia pasa a un segundo plano, podrían estar hablando de cualquier banalidad y estaría disfrutando sólo por tu particular estilo. Partiendo del hecho de que de los dos Oscars que tienes (incomprensible, por otra parte, que únicamente tengas dos), son ambos en la categoría de “Mejor guión original”, ya era bien sabido que éste sería uno de los puntos fuertes de tu film. Me gustaría destacar la descripción de Oswaldo Mobray de la justicia o el discurso de Major Marquis Warren diciendo que no obtendrán una advertencia o pregunta si hacían algo extraño si se movían, sino una bala.

2. DIRECCIÓN: genial, como siempre. Paisajes nevados al estilo de “Fargo”, tomas largas, con movimientos muy cuidados de cámara, planos cenitales… Vuelves a trabajar con el director de fotografía Robert Richardson, y junto a él consigues una fotografía muy cuidada. Además, hay que destacar que te atrevas a grabar en 70mm, con lo cual consigues una atmósfera más densa y tensa, en la cual se puede apreciar incluso el aliento de los personajes.

3. HOMENAJES: pese a que tus detractores te acusen de plagiar, tu obra de es un homenaje a tus películas y directores favoritos, de los cuales nació tu pasión por el séptimo arte. En esta película, podemos apreciar algunos al spaguetti western o “El bueno, el feo y el malo”, entre otros. Pero también te homenajeas a ti mismo, con muchas de tus escenas míticas: tus títulos, división por capítulos, cameo (esta vez como narrador), presencia de bares al igual que en todas tus películas y los cigarrillos Red Apple. No sólo homenajeas al mundo del cine, sino también a la música, al teatro, a Agatha Christie y hasta me recordó al juego del “Cluedo”, en el que tenías que ir resolviendo las pistas para descubrir al asesino.

4. MUJERES FATALES: Mia Wallace, Jackie Brown, la Mamba Negra, las chicas de “Death Proof”, Shosanna y ahora Daisy Domergue, con una soberbia actuación de Jennifer Jason Leigh. Malvada, violenta y sin escrúpulos. Parece que disfruta cuando le pegan. Otra femme fatale que añadir a la lista.

5. MÚSICA: si siempre es sobresaliente, ya con la colaboración de Ennio Morricone, es de matrícula de honor. El prolífico compositor italiano vuelve a trabajar en un western después de décadas y está a la altura con una banda sonora que te absorbe. Alterna con otros temas de tu tocadiscos, que acompañan perfectamente al film.

6. REPARTO: tanto los ya habituales Samuel L. Jackson, Michael Madsen, James Parks y Tim Roth, como los que trabajan contigo por segunda vez Goggins, Russell, Dern y Horsley, como los debutantes Demián Bichir, Channing Tatum y Jennifer Jason Leigh consiguen sacar su mejor versión bajo tu dirección. Si las grandes actuaciones de los más habituales ya eran de esperar, me gustaría resaltar la del binomio John Ruth – Daisy Domergue, que dejan escenas para el recuerdo.

7. VENGANZA: los protagonistas de tus películas suelen buscan la venganza por actos malvados, como la violación, el intento de homicidio de ella y su hija, el asesinato de su familia por motivos religiosos o la tortura por causas racistas. En esta película, el sádico Major Marquis Warren es quien se toma la venganza por su parte por el mismo motivo racial que Django. El motivo por el cual el Sheriff Chris Mannix toma su decisión final es por venganza por no haberle avisado de que su café estaba envenenado.

8. VIOLENCIA Y SANGRE: violencia y sangre hasta la brutalidad, que inexplicablemente me encanta en todas tus películas. En esta se acentúa todavía más. Vuelves a hacer de una tortura una obra de arte. Ya habías conseguido hacer que nuestras pesadillas pareciesen cosas de niños al lado del “Stuck In The Middle With You” del señor Rubio en Reservoir Dogs, de Marsellus Wallace amenazando con practicar el medievo con tu culo o del oso judío. Esta vez la palma se la llevan Samuel L. Jackson y su enorme pene negro, en una escena brutal, pero también el maltrato de John Ruth a Daisy o Joe Gage saboreando la última bala al negro herido, caminando lentamente hasta su encondite y con música de fondo hacia él, como si de una reencarnación del señor Rubio se tratase. La violencia está presente en todo el film, desde el principio con los golpes a la prisionera, hasta ese final antológico al más puro estilo “Reservoir Dogs”. La sangre sólo hace que incentivar dicha violencia. La escena de los envenenados vomitando sangre es espectacular y todas las sanguinarias muertes también.

Mi Megan Fox me está llamando, así que debe ser hora de dormir (o no).

Respetuosamente, Álvaro Peleteiro."
Álvaro Peleteiro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
16 de diciembre de 2015
90 de 105 usuarios han encontrado esta crítica útil
Parafraseando al dramaturgo francés Louis-Charles-Alfred de Musset, "Lo realmente importante no es llegar a la cima; sino saber mantenerse en ella". Pues bien, esta segunda temporada de “Fargo” no sólo ha conseguido mantenerse, sino que ha sido capaz de escalar un par de metros más que su predecesora, y ha clavado la bandera en lo más alto de cima de las series.

Comienza con un magnífico piloto, y desde ese instante consigue engancharte, teniéndote en vilo todas las semanas a la espera de un nuevo episodio. Está todo perfectamente hilvanado. Además, la tensión se puede cortar con el filo de un cuchillo. Se va superando capítulo a capítulo hasta concluir con un episodio final que, aunque no es tan tenso como los anteriores, sirve para relacionar la segunda temporada con la primera: Lou Solverson y su hija Molly son la policía y su padre, que ya es mayor y trabaja en una cafetería, de la primera temporada y los chavales a los que el indio conoce en el campo de béisbol son los matones de la primera (Mr. Wrench y Mr Numbers) y él es su jefe (Mr Tripoli) tras una operación facial para evitar que se rían de sus raíces indígenas… Ojalá continúen relacionando a los de estas temporadas con los de la tercera.

El guión es excelente, sarcástico e ingenioso y en él frecuenta el humor negro tan característico de las películas de los hermanos Coen y de la primera temporada. Los diálogos de Milligan son geniales. La banda sonora acompaña de forma muy adecuada durante los diez capítulos, y la fotografía es muy muy muy cuidada, de lo mejor que he visto en series, destacando las pantallas partidas, esos planos sutiles y esos fotogramas de paisajes nevados y desoladores que te atrapan.

Los actores están soberbios. Aunque parecía complicado que llegasen a tal punto de uno de los puntos fuertes de la primero temporada, que eran las actuaciones tan carismáticas de Lester Nygaard y Lorne Malvo, muchos de ellos se acercan a su nivel. El elenco es muy amplio y ninguno desentona, especialmente me gustaría resaltar el papel de algunos de los protagonistas como el rey Mike Milligan, el temible Dodd Gerhardt, el honorable Lou Solverson y la inestable Peggy, pero como digo todos cumplen su función a la perfección e interpretan su rol de manera muy creíble y ajustada unos personaje muy bien definidos y que sin duda evolucionan a lo largo de la serie.

Lo único que ha suscitado alguna crítica es que el tema de los OVNIs a muchos les puede parecer que no pinta demasiado, pero a mí personalmente ni me molesta ni me entusiasma. Como está presente en toda la serie (recuerdo que Peggy atropella a Rye porque antes ve un OVNI), no es algo puntual, está bien cerrado y en esa época se reportaron muchos avistamientos, no lo tendré muy en cuenta. Me gustaría resaltar el comentario de Peggy de “Es sólo un platillo volante, vamos”, ya que precisamente tras esa magistral masacre, parece que lo de menos, es el OVNI en sí.

Las referencias al mundo del cine son constantes. No únicamente al clásico homónimo de 1996 y al cine de los galardonados hermanos estadounidenses, sino que también a muchas otras películas. Tan sólo en el capítulo siete, hay guiños a “Muerte entre las flores”, “Pulp fiction”, “Django desencadenado”…

Espero que la tercera temporada (ya confirmada) mantenga el nivel que las dos anteriores, ya que está siendo una de las joyas del séptimo arte.
Álvaro Peleteiro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
30 de agosto de 2015
73 de 87 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ya casi se ha convertido en un tópico decir que vivimos en la edad de oro de las series, pero es que es cierto. Se ha alcanzado semejante nivel que es difícil estar a la altura de las grandes series de la HBO, AMC o, ahora, Netflix. Sin embargo, me he llevado una grandísima sorpresa con esta serie, que demuestra que, a veces, no es necesario que sea una maravilla desde los aspectos técnicos para conseguir atrapar y enganchar al espectador. sino que es más importante una historia entretenida, que te capte desde el primer instante y que casi te obligue a buscar el siguiente episodio nada más finalizar el anterior. No obstante, cuenta con grandes aspectos ténicos: un magnífico guión, que mezcla diálogos inteligentes con humor negro, unos actores que aunque no sean colombianos están magníficos, una banda sonora, vestuario y escenarios apropiados, que recrean genial la atmósfera del país en lás décadas de los 80 y 90 y una cuidada fotografía de los paisajes colombianos. Además, la narración en primera persona de Murphy es un gran punto a favor.
Jose Padilha vuelve a deslumbrar en la dirección junto a Wagner Moura, confirmando que el éxito de "Tropa de élite" y su secuela no fueron fruto de la casualidad. Pedro Pascal y Boyd Holbrook completan un trío de protagonistas que están soberbios.
Para finalizar, quiero recalcar a la gente que se queja de que no tiene nada que ver con la realidad, que, aunque parezca mentira, el grueso de la historia es real. Es obvio que algunos elementos son frutos de la ficción, pero precisamente la serie comienza advirtiéndonos de ésto. Y cuando comienzas a ver "Narcos" tienes que estar concienciado de ello. Si quieres ver algo 100% verídico, puedes buscar algún documental sobre Pablo Escobar o leer su biografía.
Yo, mientras, espero la segunda temporada con más mono que los yankees que esperaban que el bueno de Pablito les llevara más mercancía.
Álvaro Peleteiro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados