arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Cordoba
Críticas de Yasumaro
Ordenadas por:
46 críticas
<< 1 3 4 5 6 10 >>
7
31 de diciembre de 2008
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Notable y fresca comedia que nos proporciona una ristra de frases de, verdaderamente, una inmensa calidad. De esta forma, por medio de un humor que mezcla con éxito características del ácido y del negro, se hace una crítica que impacta directamente en la hipocresía, el adoctrinamiento moral y finalmente, sobre aquel sentimiento de culpa tan artificial al que nosotros mismos nos sometemos, no ya sólo al fumar, sino al practicar cualquier acción socialmente repudiada.
Entonces ¿está mal fumar? ¿o acaso está bien? Pues según se mire. Es el otro gran mensaje de la película… todo depende de la perspectiva, de la coyuntura y del contexto. Genial el pujante Aaron Eckhart y sus magnificas reflexiones, tanto en off como en tiempo real; también tiene valor el papel que juega el hijo, cuya función, que podría ser fácilmente moralizante, es sin embargo refrendadora de la conducta de su padre. Por otra parte el film nos muestra los tejemanejes y entresijos de las grandes empresas, los pocos escrúpulos de muchos periodistas y lo radical que puede llegar a ser un mundo donde tan sólo importa el dinero…algo que ya nos mostró a su forma “El señor de la guerra” de Nicolas Cage, aunque sin llegar a la calidad de este film de Jason Reitman.
Dice la entrada del diccionario de la Real Academia Española: “…nos adueñamos del mundo gracias a la palabra…”, prólogo que define perfectamente “Gracias por fumar” un trabajo elegante, que no cae en la sensiblería barata, y que nos plantea hasta dónde puede llegar el poder de la oratoria. Buena.

“…Michael Jordan juega al baloncesto, Charles Manson mata gente… yo hablo…”
Yasumaro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
17 de diciembre de 2008
9 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
El título de “La fuente de la vida” alude a un mito recurrente en las mitologías de innumerables culturas; el sueño humano de encontrar algo trascendental que le ayude a vencer el paso del tiempo para obtener así la inmortalidad…y como la película se mueve entre los terrenos de lo cotidiano, lo mítico y lo místico, es lógico que Aranofsky divida su película en tres: una historia real, otra que surge de la imaginación de la protagonista y otra llena de simbolismo que no está situada en el espacio o en el tiempo.
De ésa llamativa manera el director se sumerge en esta búsqueda atemporal que es la inmortalidad, simbólica o no, para sustentar el argumento del film que tiene como protagonista a un médico que representa al científico que cree que todo puede ser solucionado. Así, corre a cargo del personaje de Jackman encarnar la forma dramática con que la sociedad actual afronta la muerte y el paso del tiempo, acorralado entre el pánico de perder a su esposa para siempre y su obsesiva lucha por mantenerla con vida a toda costa. Ella, por el contrario, representa todo lo espiritual, el equilibrio, la candidez; ella es portadora de todo lo místico que hay en esta película, que no es poco. De ella surgen los mundos paralelos a la realidad. Todo queda encuadrado pues, para mostrar el mismo problema desde dos formas distintas.
Y es que Aranofsky roza conceptos judíos abstractos sobre el árbol de la vida en el edén y su relación con la sefirot cabalística. Después nos deja enseguida con una búsqueda muy parecida a la del Santo Grial, para más tarde flirtear con los paganos rituales mayas, la meditación budista y la hermenéutica pura y dura.
En definitiva, con este atípico film nos sumergimos en las complejidades del director norteamericano. Muerte, amor, religión, filosofía, tiempos fracturados… elementos que se conjugan para constituir una experiencia única y original… que en los tiempos que corren, ya es mucho decir.
Yasumaro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
26 de febrero de 2010
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Seguramente, y si recopilara todas las encuestas cinematográficas a lo largo de mi vida, resultaría que "Braveheart" es la película favorita para el público masculino medio. Esto no es nada extraño. Salvando a las mujeres por la exclusividad dramático-romántica de sus gustos, tenemos a otros tres grupos masculinos: los que utilizan el cine como mero entretenimiento sin más pretensión; los cinéfilos de medio pelo que se creen culturetas de los 35 mm; y finalmente los snoobs cinematográficos, que priorizan el cine clásico y/o inteligente por encima de estos sucédaneos de aventura sin ningún fondo trascendental.
Pues bien, Braveheart, como digo, y de una forma u otra, es la película favorita para muchos integrantes de estos tres grupos tan heterogéneos:

1)- El film del efectivo Mel Gibson entretiene a raudales y cumple la función de hacer pasar un buen rato, el objetivo más noble y básico del cine.

2)- Además de ello, está envuelta por un efectismo dramático que hará que los cinéfilos de mediopelo la decodifiquen como una obra maestra del cine. Bien hecho Gibson, está de puta madre meter gato por liebre. Eso es señal de que sabes hacer tu trabajo¡¡

3) -Por si fuera poco, y aunque ningún crítico versado en el Séptimo Arte lo admita, la historia de William Wallace es idolatrada en secreto por muchos de ellos. Y es que no es nada cool ser un entendido y decir que tu película favorita es Braveheart.

Esto es lo que tiene la épica. Una narración super simple, efectiva y que para colmo ataca en nuestros sueños más primarios: ser héroes de leyenda y protagonistas de grandes epopeyas que serán inmortales para siempre. Y eso lo hace a la perfección el film de Gibson, porque a pesar de sus acomodos históricos, de sus tópicos cinematográficos o de sus personajes estereotipados, es la película favorita para gente de muy diversa índole. Algo tendra el agua cuando la bebe todo el mundo...¿no?.
Yasumaro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
19 de abril de 2010
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
En 1993 acontecieron dos hechos fundamentales para entender el nacimiento de la serie "Goleadores". El primero de ellos fue la instauración de la J-League, la liga de fútbol japonesa para entendernos; y el segundo, la elección de Japón junto a Corea del Sur como sedes para el mundial de 2002.
Pero claro, en un país donde el deporte rey no tenía tradición alguna y donde el beísbol y voleibol copaban todo el interés, urgía incentivar la popularidad de un "soccer" que habría de acaparar cierto protagonismo en el país del Sol naciente en los años venideros. Y a fe que lo hizo, aunque dudo seriamente que esta serie contribuyera a tal éxito, máxime teniendo en cuenta que tan sólo triunfó realmente en Sudamérica.
Goleadores no descubre ni aporta nada nuevo, aunque es de agradecer cierto realismo comparándola con otros spokons como Rafael, Super Gol y, sobre todo, Oliver y Benji. La plasticidad de las jugadas es apta, y se hallan diversas tipologías de goles, algo que no disfrutábamos en las series anteriores, donde todos los disparos eran cañonazos en el mejor de los casos. No obstante el dibujo es muy irregular, por lo que de la misma forma podemos hallar a unos personajes bien definidos como a unos muñegotes desproporcionados metiendo patadas a un melón.
La historia en sí es bastante realista, ya que se centra en un muchacho japonés que va desde Brasil a su nación natal para jugar en un equipo de 2ª división, hasta que se va superando y llega al mundial de Francia 98. Un sueño mucho más asequible que el de mi admirado Captain Tsubasa, aunque qué queréis que os diga, también menos épico y mucho más aburrido.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Yasumaro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
23 de marzo de 2010
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tsai Ming-liang ha conseguido que me interese por su filmografía. Pocos directores he conocido que sepan plasmar las sensaciones y los estados de ánimo como este presunto provocador taiwanés.
Si alguien me preguntara de qué va "El sabor de la sandía" me pondría en serios aprietos. Podría zafarme de la pregunta contestando que versa sobre una historia de amor en un contextura de sequía total y depresión económica.
La cuestión es que si dijera esto estaría desorientando a mi contertulio, ya que, a la vez, todo es mucho más fácil y más complicado que eso. Mediante los silencios, mediante las imágenes Ming-liang consigue captar las intimidades del alma, además, prescindiendo de todo diálogo formal que contamine lo que para el director es verdaderamente trascendental: las relaciones humanas. Vaya paradoja, ehh.
De ésta manera lo únicamente explícito en el film son las escenas de sexo, que lejos de ser innecesarias o gratuitas colaboran irremediablemente en componer una historia que llamaría "de amor contenido"*. Ya comprenderéis por qué digo esto.
A nadie versado en el cine oriental sorprenderán los números musicales que se nos muestran aquí, por cierto bastante acertados, y que caricaturizan algunos aspectos cotidianos de nuestra vida como las necesidades fisiológicas de sexo y agua. Pero no miremos hacia otro lado. "El sabor de la sandía" puede ser una de las películas mas infravaloradas de todo Filmaffinity. Para visionarla hay que adoptar una total predisposición hacia las diferentes estructuras cinematográficas y percatarse de que no todo el cine utiliza las mismas formas de expresión. Simplemente, quien no valore la belleza y sensibilidad de esta historia y se centre sólo en las escenas de sexo explícito o en sus excéntricos clips musicales, se retratará como un cinéfilo de ínfimo gusto en el mejor de los casos. Qué le vamos a hacer. Las grandes obras siempre han sido para unos pocos.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Yasumaro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 3 4 5 6 10 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados