arrow
Fidji Fidji · Atlántida
Críticas de KesheR
Ordenadas por:
95 críticas
<< 1 3 4 5 10 19 >>
10
25 de septiembre de 2005
64 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
No sólo es una de las mejores películas españolas que he visto, sino una de las mejores comedias a nivel mundial.

Esta película no tiene nada que envidiar al neorrealismo italiano (e.g. "El ladrón de bicicletas" ) ni a la comedia "rural" de, por ejemplo, el "Amarcord" de Fellini. Repleta de gags memorables, cuenta la historia de un viejo verdugo de pueblo (sorprendentemente interpretado por José Isbert) hacia el que la gente siente rechazo y morbo. Nino Manfredi, que no se deja comer por Isbert, está tan soberbio como éste, llenando a su personaje de inseguridades.

Pero si hay algo realmente magistral, académico, en esta obra es el guión. En un tono de comedia aparentemente inofensiva, Azcona y Berlanga realizan un alegato brutal en contra de la pena de muerte, planteando el drama desde el lado del ejecutor. Y es que en la película, el verdugo lo pasa peor que el ejecutado (memorable la escena en la que el verdugo se desmaya y el condenado va por su propio pie al matadero). Y, además, a lo largo de la película se suceden los gags (muchas veces a cargo de cameos) totalmente hilarantes y atemporales; para nada recuerdan al humor rancio que imperaría en el cine español.

Pues eso, una obra maestraza del copón que nunca envejecerá, y la cual no puede disgustar a nadie.
KesheR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
26 de marzo de 2006
57 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
Es difícil escribir sobre esta película sin contar nada del argumento. Así que desarrollaré mi crítica en la parte de "spoiler". Para el que se esté planteando verla, decir que es una muy buena película que huele a futura referencia del cine español.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
KesheR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
20 de enero de 2007
57 de 66 usuarios han encontrado esta crítica útil
PERFECCIÓN MÍSTICA.

Kubrick sentencia incluso antes de sus películas más famosas la que estaba llamada a ser la película antibélica perfecta y uno de esos films de la historia del celuloide que están marcados por una genialidad sobrehumana.

Ya he visto dos veces esta película. La primera fue durante mi adolescencia: estaba empezando a descubrir el cine, y Kubrick se perfilaba como uno de mis favoritos. En aquel momento no fui capaz, creo, de asimilar la inmensa carga de la película; me pareció buenísima, pero vista desde un punto de vista estrictamente argumental y dramático. Hoy día, sin embargo, soy capaz de comprender desde el primer minuto hasta el último la intención de Kubrick con cada plano. Cada diálogo, cada escena está tan cuidadosamente pensada y calculada que la película fluye a toda prisa de una forma apabullante. No sobra nada, no falta nada. ¿Qué es eso? La perfección.

Decir que es una película antibelicista sería correcto pero incompleto. Partiendo de tal subgénero (el cual rebasa y desborda), se convierte en un alegato a favor y en contra de la humanidad. Uno de los mayores alegatos sobre la maldad de las personas y el charco enfangado en el que vivimos que llamamos Tierra. Uno de los mayores alegatos, también, sobre la fragilidad e inocencia (incluso simplismo bondadoso) del ser humano, sobre su capacidad para distinguir el bien del mal y sobreponerse a la adversidad. Esto no es spoiler: en la escena final, donde los hombres están en el bar, tenemos estas dos posturas resumidas. Al aparecer una chica alemana (ellos son franceses), los estúpidos soldados empiezan a gritarle y a asustar a la pobre extranjera, que se pone a llorar; se nos muestra así el lado cruel y negativo de esas personas. A continuación, la chica se pone a cantar y los hombres callan e incluso algunos lloran; se descubre así su lado sensible, capaz de emocionarse y sublimarse ante lo bello.

Ésta es mi aportación a las críticas que ya hay sobre la película, pues lo demás sería repetirse absurdamente. No es (sólo) una película sobre la guerra: ES UNA PELÍCULA SOBRE LA HUMANIDAD.

Centrándonos en la película propiamente dicha, hasta los maquilladores estaban en estado de gracia. Kubrick realiza unos travelling sobre las trincheras acojonantes, una mini-escena de guerra angustiosa, una escena de juicio que ya querrían otros más especializados en tales menesteres, y un clímax patético y brillante. Kirk Douglas sencillamente nació para interpretar este papel, al igual que todos los demás. El guión es magistral, a nivel de diálogos y de argumento.

Kubrick tocó muchos palos y en todos "dio la nota". Yo a eso le llamo un genio.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
KesheR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
9 de julio de 2007
55 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
En estos momentos, el cuerpo de Jesucristo se está recomponiendo. Sus huesos se están blanqueando, aparecen los primeros tendones y músculos. Los órganos internos florecen de la nada, la piel los recubre, y Jesús de Galilea vuelve a levantarse de entre los muertos en el siglo XXI. Ante esto no encontramos explicación: debe tratarse de algún extrañísimo proceso biológico, que por puro azar le ha tocado a él.

Algo le impulsa a viajar. Haciendo autostop y viajando de polizón consigue llegar a Estados Unidos de América. Tal país no existía cuando él empezó a filosofar por los montes, así que le pica la curiosidad y comienza a explorar. Ahora encuentra un par de iglesias, y le agrada ver que la gente siguió sus consejos.

En una de ellas sólo hay ancianos amargados, suplicando un minuto más de vida. En la otra hay unas indicaciones en la puerta para llegar al campamento "Kids on fire", donde parece que se predica en medio de la naturaleza. Le entusiasma que se haya seguido su tradición de sentarse en el monte a hablar sobre la vida y dar consejos, así que...

... ya ha llegado allí. Se dirige al lugar de donde proceden unos cánticos inconexos, otro centro de oración fastuoso. Allí hay unos niños llorando, levantando sus manos al cielo. Una mujer los anima a llorar y hablar en lenguas extrañas. La mujer dice que deben reconquistar el país en el nombre de Jesús, que hay que apoyar al presidente Bush.

La mujer, que habla acaloradamente, se dirige a Jesucristo. No le ha reconocido. Ahora le pide que se adelante y que rece con ella. Le dice "¡vamos, hermano, reza conmigo para que Bush elija a nuestro juez!". Jesús se siente aturdido, porque la mujer habla mediante un palo mágico que amplifica su voz, y todo es muy estridente.

Ella dice: "¡Jesucristo, evita que los homosexuales corrompan la familia! ¡Jesucristo, danos fuerzas para esquivar el sexo!".

Aquello no le gusta nada. Ahora ha llegado un señor con unas figuras de fetos humanos, y les habla a niños de diez años sobre el aborto. Ahora ha llegado otra mujer y trae consigo un becerro... perdón, una pintura del presidente de aquel país, a la cual rezan y veneran. Jesús empieza a temblar, y piensa "¿Hablan sobre mí? ¿Se referirán a otro Jesús?". Te juro que está pensando eso ahora mismo.

No te vas a creer esto: han aparecido niños con la cara pintada, haciendo... ¿danzas rituales? Jesús no comprende esto. Ahora la mujer grita:

"¡JESÚS, EN TU NOMBRE, VAMOS A LA GUERRA!"

Jesús empieza a marearse.

"¡GUERRA! ¡GUERRA!".

Ahora mismo algo está haciendo "crack" en el cerebro de Jesús.

"¡GUERRA! ¡GUERRA!".

Jesús está saliendo a trompicones de la iglesia, tropezando con niños en trance.

"¡GUERRA! ¡GUERRA! ¡GUERRA!".

Ahora Jesús ya ha salido y corre, corre como un demente entre los árboles.

"¡GUERRA! ¡GUERRA! ¡GUERRA!".

Jesús ha llegado al borde de un barranco.

"¡GUERRA! ¡GUERRA! ¡GUERRA!".


Jesús acaba de saltar al vacío.


Ahora Jesús está muerto.
KesheR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
10 de noviembre de 2008
50 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fundido en negro.

Un bosque. Una colección aparentemente inofensiva de troncos indiferentes. La cámara se adentra poco a poco en aquel mundo ajeno, extraño, fantasmagórico. Alguien va caminando por la carretera y se aparta rápidamente al paso del equipo de filmación. No quiere formar parte del documento, no quiere formar parte del bosque, no quiere formar parte de la Historia.

Esto, básicamente, es Shoah: fantasmas y una Historia que no quiere ser filmada, que se resiste a quedar de algún modo explicada y encerrada en un documento. Ninguna crítica puede, pues, aspirar a capturar lo que supone este documental, pues transitivamente éste mismo se resiste a cualquier resumen o acotación. Shoah no puede ser explicado y no puede ser comprendido en su totalidad. Shoah sólo podría ser descrito mediante un poema.

Fundido en negro.

- Aquí estaban los judíos, aquí en esta misma Iglesia. Venían unos camiones y se los llevaban.
- ¿Sabían que los iban a gasear?
- Sí, yo creo que lo sabían... Gemían al entrar.
- ¿Cuántos camiones hacían falta para vaciar la Iglesia?
- Unos cincuenta...
- ¿Unos cincuenta?

Fundido en negro.

- Yo trabajaba en la policía. Me ofrecieron la oportunidad de trabajar menos, así que me apunté. Cuando llegué allí, me hicieron firmar un juramento de silencio. A continuación me dijeron que estábamos allí para llevar a cabo la Solución Final.
- ¿Se lo dijeron con esas mismas palabras?
- Así mismo: la Solución Final. Yo no había oído eso en mi vida.

Fundido en negro.

- Uno de los camiones volcó en una ocasión al dar una curva. La puerta trasera se abrió de golpe y los judíos cayeron. Todavía estaban vivos, se arrastraban. Un oficial de la SS sacó su pistola y comenzó a matarlos a todos. Después llamaron a los judíos de trabajo para que levantasen el camión y metieran los cadáveres dentro.

Fundido en negro.

Un tren se dirige lentamente hacia Treblinka. Lanzmann va detrás de la Historia, pero no la persigue. Más bien la seduce, se empapa de ella, deja que la Historia venga a él. Lanzmann captura la imagen del maquinista, guardada para siempre: Historia marcada en un cuerpo humano. Mientras nos acercamos a Treblinka junto a la cámara, los fantasmas nos saludan desde ambos lados de la vía. Algo está pasando. Algo se remueve en el corazón mismo de la Humanidad. Lanzmann no sabe lo que es, nadie lo sabe. Él sólo puede aspirar a acariciar los bordes de la sinrazón, probar sutilmente su sabor. Las grandes preguntas permanecen invariablemente encerradas bajo siete sellos de hueso, mientras que la enajenación y la indiferencia quedan plasmadas para siempre en un objetivo.

Algo no está bien, algo se retuerce en el aire inquieto. La cámara filma los túmulos donde millones de esqueletos no descansan en paz todavía.

Porque algo, sencillamente, sigue sin estar bien.

Fundido en negro.
KesheR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 3 4 5 10 19 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados