arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Federico_Casado
Ordenadas por:
636 críticas
<< 1 90 99 100 101 128 >>
10
16 de enero de 2017
4 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay dos tipos de personas: a los que le gustan los musicales y a los que no. Yo nunca he podido entender a los segundos, porque los musicales son la quintaesencia del cine: conjugan sonido e imagen e inspiran. Emocionan. Hacen soñar. Lo que debe ser el cine, vamos. Bueno, pues me merezco una sonora bofetada por pedante, por soberbio y, en definitiva, por snob. Después de "Whiplash" -que no me gustó nada- pensaba que el director iba de listillo, de intentar reinventar la rueda, a estas alturas. Señores, pues lo ha conseguido, creando un mágico y maravilloso compendio de toda la historia de los mejores musicales de la historia del cine. Desde Al Johnson hasta Bob Fosse. Desde Busby Berkeley hasta Gene Kelly. Desde Fred Astaire hasta Andrew Lloyd Weber. Una verdadera barbaridad, que no para de emocionarte desde el minuto uno y que te lleva por un épico y deslumbrante viaje por la ciudad emblemática del cine, por los sueños de aquellos que llegan para triunfar y pelean hasta quedarse exhaustos.

Fui a ver esta película con las de Caín, arqueando una ceja escépticamente por la acogida que ha tenido en su estreno y en la última entrega de los Globos de Oro, donde ha arrasado. Pero me he encontrado con una de las mejores, más tiernas, dulces y preciosas historias que he visto en la historia del cine. Ojo, que llevo muchas (muchísimas, diría yo...) horas viendo películas, y podría decirse que estoy curado de espanto y que no me sorprende (casi) nada. Bueno, pues ésta me ha sorprendido. Ya, ya sé que pudierais decir que me gusta el almíbar, las historias de amor blandengues, y todo eso. Nada más lejos: soy de los que piensan que lo que no está justificado en la historia, en el guión, sencillamente sobra. Ya sean efectos especiales, vestuarios espectaculares, música atronadora, desnudos sugerentes... si el guión no lo requiere, sobra. Pero aquí es que no sobra nada. Ni una coma del guión, ni una nota de la banda sonora, ni un fotograma de la fotografía. Nada. Es sencillamente perfecta y se va mejorando a sí misma a cada secuencia, cada vez mejores, más emocionantes, más mágicas... maravillosa de principio a fin.

Pongámonos en situación: una de las miles de chicas que llegan a Los Ángeles para triunfar como actriz y que por supuesto, trabaja de camarera (eso sí, en los estudios Warner -suena a la justificación de la madre de Helen Hunt en "Mejor Imposible", que explica que su hija es camarera en Manhattan....-). Un pianista obsesionado con el Jazz, mitómano, y cuyo único objetivo es montar su propio club. Ambos se cruzan, fortuitamente, y su amor, su llama es como un fogón estropeado, que no enciende a la primera; que tampoco enciende a la segunda; pero que a la tercera no solo enciende, sino que provoca una llama que deja a todos deslumbrados, desarrollándose una bellísima historia de amor.

Pero es que Chazelle -del que tanto renegué por "Whiplash", me merezco otra bofetada- no solo se ha permitido el lujo de beber (y digerir) toda la mejor tradición de los musicales (me repito, con referencias al claqué, al Jazz, a Esther Williams... y así hasta el infinito), sino que encima es capaz de articular un relato con una dirección ágil, brillante, dinámica, perfecta, en definitiva. Y del guión, ya es que no hablamos (y que también ha escrito el propio Chazelle): consigue que lo que en otros musicales pueda resultar chirriante, aquí encaje a la perfección. No quiero hacer ningún spoiler, pero utiliza una serie de metáforas visuales y argumentales tan imaginativas y chispeantes que te deja sin habla (¿qué mejor que los míticos atascos para llegar a Los Ángeles para ejemplificar los sueños de todos los que llegan a la ciudad? ¿qué mejor que una chica que se tiene que cambiar los zapatos de tacón al salir de una fiesta, para ponerse a bailar...? -no sigo-).

Dos protagonistas carismáticos, guapos, dulces, tiernos, con carácter, así como una banda sonora y unos números musicales verdaderamente fantásticos (tanto en coreografías como en canciones o música) terminan de cincelar una de las mejores experiencias cinematográficas que he tenido en mi vida. No recuerdo haber tenido tanta emoción a la hora de ver una película desde hace muchos años. Estamos ante una obra mucho más profunda y sólida de lo que pudiera parecer a simple vista ya que "no es un simple musical". No, es una mágica y maravillosa enciclopedia de uno de los géneros que jamás haya definido al séptimo arte, y que como suele suceder, es de los más complicados de hacer: el musical, que además hay que verlo im-pe-ra-ti-va-me-n-te en gran pantalla (cuanto más grande, mejor) y con un buen sonido. Es ya, un clásico imprescindible de la historia del cine. Y pocos premios le han dado, se los merece todos. Absolutamente todos.

La La Land te hace reencontrarte con el cine en mayúsculas, ese que te provoca mil emociones, que te hace llorar, reír, soñar... que te llena el alma. Da igual que no sea perfecta, porque al final lo importante es que te llega. Y te toca.
Federico_Casado
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
3 de septiembre de 2010
4 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Desde hace bastantes años, Disney ha apostado en sus producciones con personajes reales por una fórmula que le está funcionando: crear sagas de películas familiares, para luego poder hacer atracciones en sus parques temáticos con los que rentabilizar más aún el merchandising en todos los seguidores de la saga. Eso ha hecho con “Piratas del Caribe”, con “La búsqueda” y con otros títulos más… pero le faltaba una de las cosas que más funciona con los niños: la magia. Igual que en otros parques temáticos se ponen morados con las atracciones de Harry Potter, la Disney pretendía una maniobra parecida. Y a alguna lumbrera de los estudios, se le encendió la bombilla: si tenemos al ratón más famoso de la historia del cine –Mickey- que la lió parda cuando jugó a ser aprendiz de brujo en “Fantasía”…¿por qué no aprovechar ese tirón mediático y hacer una película precisamente de un “aprendiz de brujo” (que es como se llama la mítica secuencia con Mickey Mouse guiando a un montón de escobas y cubos para limpiar el estudio de su mentor)? Hale, vamos a ello, y nada mejor que un amiguete como Nicolas Cage –que por cierto, tiene que aceptar lo que le ofrezcan con la ruina que tiene encima…- para armar el proyecto, ya que ha hecho de arqueólogo un par de veces con la saga de “La búsqueda”. Y del director, pues nada, a repetir con el artesano de encargo de la misma película, que nos ha funcionado bien. Claro que, hay que hacer lo mismo que Harry Potter… pero en plan americano. Y lo que son las cosas, empezando nada más y nada menos que por Merlin, el mítico mago de toda la mitología artúrica –que por cierto, también era inglés como Potter-. El producto es un extraño refrito entre comedieta adolescente universitaria, película de efectos especiales y poco más, ya que el argumento brilla muchas veces por su ausencia, en un film que pretende dejar boquiabierto al espectador con sus muchos efectos visuales, pero sin una mínima aspiración argumental. (SIGUE EN SPOILER)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Federico_Casado
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
31 de agosto de 2010
4 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Quién ha dicho que la fama no se puede comprar? Es más ¿quién ha dicho que una estrella no se puede comprar? Hemos visto en infinidad de ocasiones cómo el mundo de Hollywood es capaz de encumbrar a alguien a base de apostar por él, con todo tipo de añadidos, para convertir a un/una desconocido/a en alguien importante, en alguien a quien todo el mundo recuerde con una sola imagen, independientemente de sus capacidades. Pero el caso que nos ocupa, es ya toda una declaración de principios. De hecho, es lo que muchos padres desearían para sus hijos cuando los ven actuar en las funciones del colegio: hacer que ese actor o bailarín en ciernes, se convierta en un personaje admirado no solo por sus padres, sino por todo el mundo. Es lo que Will Smith y señora han hecho por su retoño Jaden Smith, y hay que reconocer que lo han hecho muy bien: tomando uno de los títulos claves de la historia del cine familiar (esto es “Karate Kid”) han realizado una inteligente traslación a nuestros tiempos, cambiando el escenario a la misma China –y consiguiendo además de un plumazo la distribución en el país asiático, que les asegurará, literalmente, millones de espectadores…- y para colmo, buscándose al mejor maestro de artes marciales que jamás un niño pudiera tener, el mismísimo Jackie Chan. En cuanto al director, Harald Zwart, dirigió uno de los títulos claves del cine comercial reciente para el público juvenil, “Superagente Cody Banks”, que si bien es cierto que en Europa no fue demasiado boyante, en los Estados Unidos fue una conmoción tal que originó una serie de televisión, merchandising, y todo tipo de acciones publicitarias. Con esas miras, Will Smith ha manufacturado un producto realmente lustroso para que su chico se convierta en estrella, con todas las de la ley. Y el experimento le ha salido bien… a medias. Si bien es cierto que el film cumple holgadamente con las expectativas que genera –ver al chaval pelear por su dignidad, el entrenamiento con el viejo maestro de Kung-Fu, el encuentro con la chinita guapa, lo malvados que son sus nuevos compañeros de colegio en China…- hay un gran, gran problema que es insalvable: Jaden Smith. (SIGUE EN SPOILER)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Federico_Casado
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
2 de septiembre de 2008
4 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Yo admiraba a George Lucas. Un tipo que había hecho una película de ciencia ficción tan inteligente como "THX 1138", que además había aguantado que su mentor, Francis Ford Coppola le robara su proyecto, adaptación de "El corazón de las tinieblas" de Joseph Conrad, "Apocalypse Now" y que logró triunfar en todo el mundo con un fantástico universo de fantasía como "Star Wars", para mí merecía todos los respetos. Los problemas empezaron cuando se hizo multimillonario con el merchandising de su primera saga galáctica. Primero, la remasterización digital. Luego las secuencias nuevas. Luego la edición de coleccionista, más los juguetes, videojuegos, muñequitos y más muñequitos. Cuando ya no pudo exprimir más la gallina de los huevos de oro, tuvo que hacer una nueva trilogía, que por cierto era bastante peor que la original, destrozando las ilusiones de muchos seguidores que teníamos a "Star Wars" como un modelo a seguir en la ciencia ficción. El caso es que ahora Lucas ya se ha convertido en un próspero empresario, y del aquel rebelde que luchaba por sus ideas y era capaz de hacer realidad su sueño, queda bastante poco. Hasta luego Lucas, y bienvenido Lucas: tras seguir rentabilizando con sus muchas empresas el universo Star Wars -o Wari, como figura en el mundo friki- otro producto más, que no es más que una repetición con más o menos (más bien menos) acierto de lo que ya conocemos, solo que acercado a los más pequeños, a modo de cómic infantil con bastante poca enjundia: argumentalmente estamos en las Guerras Clon (es decir, con la segunda pelicula de la segunda trilogía, "El ataque de los clones") en la que Anakin Skywalker y su maestro Obi Wan Kenobi luchan por mantener la República ante los ataques de los separatistas comandados por el Conde Dokuu y su ejército droide. En ese contexto, resulta que Anakin tendrá que educar a una padawan muy contestona, y los Sith han secuestrado al hijo de Jabba el Hutt y el mafioso contrabandista exige que la república y los Jedi les ayuden... A nivel de animación, la película está muy bien cuidada, pero el problema es el argumento: han rebajado y banalizado todo a niveles de inteligencia realmente insultantes -como muestra un botón, la padawan de Skywalker llama a R2D2 "erredosito" y al hijo de Jabba el Hutt "apestosito"... se han lucido los dobladores en español- Una orgía y sobredosis de Jedis, para que todos aquellos que no conocían el mercado Wari se aficionen con toda clase de productos, desde los fondos de escritorio a los juegos interactivos. Un empacho de Jedis, que lo peor, es que ya lo hemos tenido antes. Y lo peor es que esto es solo el principio, porque harán nada más y nada menos que una serie de televisión de dibujos animados con las Guerras Clon como punto de partida. ¿Por qué no avanza en el imaginario de los Jedis, de la saga Skywalker o de la saga Solo-Leia, como se hizo en su dia a nivel literario? Qué empacho de (antiguos) Jedis...
Federico_Casado
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
10 de agosto de 2008
4 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Al principio, confieso que aluciné en colores al ver que el director de lo que parecía una película de serie "B" de artes marciales era nada más y nada menos que el dramaturgo y director de cine...¡David Mamet!. Claro que luego cotilleando algo en su biografía, descubrí que es un gran aficionado desde hace años al jiu-jitsu brasileño (un arte marcial fusionado, que mezcla elementos del tradicional japonés e incluye otros de capoeira, etc.). Cuando vi la película, ya entendí todo perfectamente. Ojito, que nadie se llame a engaño: NO ES UNA PELÍCULA DE ARTES MARCIALES dirigida por David Mamet. Es UNA PELÍCULA DE DAVID MAMET (con todos los maravillosos componentes que eso conlleva) en la que las artes marciales tienen cierto protagonismo. O sea, que todos aquellos que esperen ver a Chuck Norris, Jean Claude Van-Damme o Steven Seagal dando patadas y puñetazos, se han equivocado de película. Ahora bien, si realmente te gustan las artes marciales, y quieres ver cómo los principios inmemoriales del honor, la honestidad y la bondad se pueden aplicar hoy dia, a pesar de lo que está cayendo, entonces si es tu película...¡cuánto nos acordamos de Bruce Lee, capaz de aunar en sus películas los mejores códigos de honor y las más espectaculares secuencias! Muchos profanos se preguntarán también si el cinturón negro era el más alto ¿a qué viene un cinturón rojo? Bueno, pues es fácil: resulta que el cinturón rojo es como el cinturón negro de los cinturones negros, o sea, que solo hay uno y es el del maestro de maestros. Pero a lo que vamos: la película cuenta la historia de un honorable maestro de artes marciales de Los Angeles que tiene una academia de combate y muchísimos problemas en pagar sus deudas. Ese modelo de conducta y rigor en el Budo-Bushido resulta que un buen dia ayuda a una estrella de cine en un bar, y a partir de entonces su vida va a cambiar radicalmente, rozando con la punta de los dedos el "sueño americano" de prosperidad y esperanza. La historia está muy bien narrada e interpretada, pero es inevitable tener un "deja-vu" con toda la obra de Mamet -"Casa de Juegos", "El último Golpe", "La trama"...- donde los argumentos son como las cajas chinas, que siempre hay una dentro de otra. Otro elemento negativo del film es un regusto a telefilme que planea durante toda la proyección, amén de unas muy poco espectaculares secuencias de combate -podrían haber sido solo un poquito más lustrosas, a pesar de que sabemos que la espectacularidad no es el punto de esta película-. Y también se podía haber ahorrado un poquito de moralina para enseñar lo corrompido que están los campeonatos deportivos en Norteamérica, que eso ya lo enseñó hace años "Karate Kid" y toda su saga. Agridulce sentimiento pues, como la salsa de los rollitos de primavera.
Federico_Casado
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 90 99 100 101 128 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados