arrow

Loving Vincent

7,4
1.087
votos
Sinopsis
Primer largometraje compuesto por pinturas animadas, "Loving Vincent" es un film homenaje a Van Gogh en el que cada fotograma es un cuadro pintado sobre óleo, tal y como el propio Vincent lo hubiera pintado. Sus 80 minutos de duración están compuestos por 56.800 fotogramas que han sido pintados, uno a uno, por una gran cantidad de excelentes pintores a lo largo de varios años, todos inspirándose en el estilo y arte magistral de Van Gogh. (FILMAFFINITY) [+]
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 5 >>
16 de enero de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Recuerdo que la primera vez que me encontré con el contraste dulce-salado en una comida, era el cumpleaños de mi tía y ella siguiendo su trayectoria para ser la más cool de la familia había cocinado pollo a la naranja. No podré olvidar las dos sensaciones que sentí cuando escuche lo que íbamos a comer: primero rechazo ante lo desconocido y experimental, y luego curiosidad por lo que iba a encontrarme. Posteriormente, cuando probé el plato me dieron ganas de abofetearme por haber sentido rechazo, aquel plato era lo más novedoso, interesante, bueno y motivador que había probado en mi vida, y podía competir de tú a tú con el mejor cocido de mi querida abuela.

Con Loving Vincent sentí esas mismas cosas, primero rechazo, luego curiosidad y finalmente quede maravillado ante lo que puede ser un nuevo horizonte cinematográfico. Al igual que en la cocina se rebasan barreras para buscar nuevas fusiones y superar los horizontes fijados parece ser que Kobiela y Welchman se han propuesto lo mismo en el campo de la animación. Su película rompe las murallas del séptimo arte para acercarse al tercero, dando como resultado un producto totalmente innovador.

No es exagerado afirmar que el envoltorio es portentoso y tiene una fuerza semejante a la que pudo tener en su momento Toy Story cuando un nuevo tipo de animación llego a nosotros. Y cuando habló del envoltorio no solo hablo del impresionante hecho de que para cada uno de los 65.000 fotogramas haya sido necesaria su reproducción en un lienzo al óleo, hablo de la narrativa, los tempos usados y la temática elegida. Loving Vincent es un drama con tintes de thriller clásico de investigación en el que Armand el hijo de un cartero que conoció a Vincent Van Gogh quiere hacerle llegar una carta de este, tras su fallecimiento, a su hermano Teo. Al igual que hizo la película de Pixar en su momento, este film abre un nuevo horizonte que va más allá de lo estético y que esperemos que se asiente al igual que paso con el estilo introducido por el estudio estadounidense.

Sin embargo, lo que podríamos destacar es la entrada en el panorama actual de una película arriesgada, en unos tiempos en los que parece que las productoras tan solo apuestan por valores seguros, que no se alejen del estándar y que vayan a ser una apuesta segura en taquilla. Loving Vincent es tanto por su apuesta estilística como por su tiempo y costes de producción (7 años y algo más de 5 millones de euros han sido necesarios para sacar este proyecto adelante) un salto al vacío semejante al que realizo Richard Linklater con Boyhood. Ante el posible estancamiento de la industria productos así podrían estar marcando el camino hacia el futuro que pasa de forma ineludible por la ruptura de lo establecido como estándar.
Rubén SO
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de enero de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
La premisa de Loving Vincent se puede resumir básicamente en que un joven llamado Armand recibe una carta de su padre, un cartero, Armand tendrá que darle el escrito a Theo, persona que tuvo una gran amistad con su hermano, Van Gogh. El joven se embarcara en una aventura para buscar y encontrar a Theo para darle la carta, y por el camino descubrirá a personajes de los cuales le contaran acerca del artista holandés.

Lo primero, la animación es uno de los puntos que más llama la atención de la película debido a la innovación, originalidad, peculiaridad y horas de esfuerzo que tomó en cuanta para ejecutarse y sobretodo por el simple hecho de que este hecha totalmente pintura de oleo. Los animadores consiguen homenajear en algunas partes pinturas reales realizadas por el mismísimo Van Gogh como pueden llegar a ser “La noche estrellada” o “Campo de trigo con cuervos”, estas pinturas y otras más que aparecen, están dibujadas en Loving Vincent de una forma sutil y muy idéntica a las que las hizo anteriormente Van Gogh. En algunas ocasiones el film causa mareo al verlo, esto ocurre debido a algunos fundidos que suceden y que se aprecian mejor cuando la cámara esta fija y también a los travellings empleados en los cuales en situaciones, la cámara se mueve de una forma algo veloz. Otro punto, serían los fondos, a veces no resultan coincidir bien con las pinturas, ese elemento provoca al espectador desubicación.

Los personajes están bien definidos, sus diseños se diría que son bastante simples pero que por estar pintados con oleo no los hace tan sencillos y tan fáciles de dibujar, aunque en pequeñas ocasiones cuando sale uno o varios personajes muy alejados y apartados en la pantalla, se puede apreciar como se asemejan mucho en cuanto a cara o cuando el dibujo del fondo los tapa.

La narrativa esta hecha como si fuese una entrevista, como si perteneciese a un documental. Este aspecto se divide en dos partes, en una parte nos narran las aventuras del joven Armand con una paleta de colores variada, compuesta por tonos azules y amarillos, y en el otro trozo nos narran los acontecimientos finales de Van Gogh, que te los narran con una paleta de colores más oscura a la otra, dándole un toque más serio, dramático, misterioso y sensible.

Lo que me gusto de Loving Vincent es que no abusaron en explicarnos toda la biografía del pintor, solo nos explican cosas sencillas como por ejemplo la amistad que tuvo con su hermano Theo o la depresión que experimento, y además todo eso nos lo cuenta mediante conversaciones de personajes hacia el protagonista, esas anecdotas que nos narran, ademas le dan también desarrollo a los personajes secundarios. A nuestro protagonista Theo, nos muestran su desarrollo y evolución a lo largo de la película, al principio siendo una persona que hace su encargo por obligación pero que a lo largo de la cinta va interesándose más por la vida del pintor holandés.

La banda sonora, compuesta por Clint Massel, famoso por haber trabajado en el soundtrack de la filmografía de Darren Aronofsky ayuda muy bien para crearte una atmósfera de pacifismo en algunos momento con usos agudos y lentos de piano y cuerdas, y en otras ocasiones con movimientos más rapidos y graves en el que consigue crear una atmósfera más pacífica. A pesar de eso, el OST suena en tantas ocasiones hasta el punto de que se hace pesado escucharlo y lo incluyen en algunas situaciones de una forma apresurada.

Desgraciadamente, uno de los puntos más flojos que posee el filme es el desenlace, nos resuelven unas sospechas en los cuales sus detalles no son explicados y nos lo dejan en el aire y sin saber una respuesta.

En conclusión Loving Vincent, a pesar de los fallos que posee, es un largometraje que me encanto, me maravillo todo el esmero que pusieron en la animación hecha a pinturas y fue una cinta que se me pasó muy rapido, y que si bien no la considero la mejor película del 2017, es de las mejores que vi de ese año. El filme homenajea a Van Gogh, su objetivo no es encontrar una respuesta definitiva de cómo murió el pintor sino que es circular por los distintos testimonios de su existencia y fallecimiento, y nos muestran que era un hombre que subsistía con el alma y que lo que sentía era absolutamente todo.
Victor
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de enero de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Toda una proeza lo que consiguen la pareja de directores Dorota Kobiela y Hugh Welchman con ‘Loving Vincent’, una película que narra los últimos días de Van Gogh a partir de 134 de sus pinturas, donde más de 120 artistas pintaron al óleo 65mil cuadros para darle vida animada a este filme que, sin embargo, tropieza desde lo narrativo.

Vincent Van Gogh, además de pintar, solía escribir cartas a su hermano Theo, la última de esas cartas nunca llegó a su destino tras la muerte de ambos. El cartero de Vincent encarga a su hijo Armand la entrega de dicha carta.

Armand Roulin seguirá la pista del artista, entrevistando a su proveedor de pinturas hasta llegar a la pequeña aldea donde Vincent pasó sus últimos días, investigando el misterio de su muerte y todo lo que aconteció en sus últimos días.

Si visualmente la película es un completo deleite, dando forma a un ambicioso filme que impacta por su estética y deslumbra volviéndola por momentos una experiencia hipnótica que somete al espectador, desde lo narrativo no consigue estar a la altura.

Con algunas notas de película policial y detectivesca, el inicio parece volverse atrapante pero el atractivo visual del filme termina por imponerse siempre a una narrativa que se vuelve reiterativa y por momentos sosa.

La película no logra equilibrar la forma con el contenido, la belleza de lo poético con lo solemne de un relato que se disfruta y emociona, pero quedando al final una sensación de que pudo ser mejor.

http://tantocine.com/cartas-de-van-gogh-de-dorota-kobiela-y-hugh-welchman/
Quique Mex
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de enero de 2018
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fascinado por la obra de Van Gogh no podía perderme esta película, artesanal y trabajosa, cuyo objetivo es homenajear al artista imitando su forma de pintar y sus colores: cien pintores profesionales han dedicado siete años en reproducir al oleo, uno a uno, sus miles de fotogramas.
Debo reconocer, sin embargo, que viendo el resultado, no diré que me haya defraudado, pero esperaba más. Más sobre la vida de Van Gogh en París, sobre su relación con Gauguin, y sobretodo más sobre su relación con Theo y las apasionantes cartas que Vincent le escribió, cuya lectura tanto me conmovió en su día. Nunca imaginé entonces que la capacidad del artista para la expresión escrita, pudiese competir con su genio pintando, porqué lo que redactó de su puño y letra a su hermano es pura literatura, poesía en prosa que toca el corazón. Curiosamente esas cartas se conservaron gracias a su cuñada Johanna, ya que la muerte de Theo, seguida pocos meses a la de Vincent, pudo hacerlas desaparecer para siempre.

Capítulo especial pues, merecería la relación de los hermanos Van Gogh, Vincent y Theo, también por contradictoria. A veces me he preguntado cómo un marchante de arte como Theo, que adoraba y admiraba a su hermano y que lo sostuvo financieramente durante años, fuese incapaz de vender apenas una de sus novecientas obras.

Volviendo a la película, quizá hubiese preferido ver más sus cuadros reales con detenimiento, como si estuviese en Amsterdam o París, y no tanto esas agobiantemente trémulas imágenes pintadas "a lo Van Gogh" sobre la filmación previa realizada a los actores, aunque justo sea admitir que el cine es imagen en movimiento y que los autores no han pretendido hacer un documental sobre la obra de Van Gogh.

Puestos a preferir, también me hubiese gustado más un Van Gogh presente, no tan rememorado por los testigos de su vida en Auvers los últimos meses de su vida, porqué la película está construida como una investigación detectivesca alrededor de la muerte del artista. Incluso se juega a cuestionar su suicidio, como en la conversación del protagonista,hijo del cartero, con el doctor Gachet. Es tan absorbente ese interrogatorio, que la intriga de los hechos gana en protagonismo a Van Gogh y su pintura.

No negaré que "Loving Vincent" es un trabajo sin precedentes, original y bien resuelto, pero también especialmente dirigido a los devotos del artista o a los amantes del cine de animación. Los que no lo sean, no digo que se abstengan, solo que la película no es de visión obligada.

La inclusión al final de la maravillosa canción "Starring, Starring Night" de Don Mc Lean, constituye un precioso epílogo, aunque puestos a elegir, me hubiese inclinado por la versión original del autor.
Joan Quel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de diciembre de 2017
0 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ésta película es hecha en honor al famoso pintor Vincent Van Gogh, principalmente en su vida. Gran parte de todos los rostros que salen en esta película polaca fueron hechos por pintores profesionales siguiendo el estilo de Vincent Van Gogh, como por ejemplo el retrato del doctor Gachet de sentir esa sensación de movimiento de que te está mirando o de que en cualquier momento te hablará
La verdad si recomiendo ver esta película porque al ser puesta en carteleras de manera animada le da un estilo más artista
Esta película nos lleva al verano de 1891, donde Armand Roulin (harmano mayor de la familia Roulin) recibe una carta de su padre del cartero Joseph Roulin que él entregará al hermano de su amigo Vinvent Van Gogh y ahí es donde se enteran que se ha suicidado
Armand al no sentirse a gusto con el encargo, ya que le da pena la relación de su padre con el pintor
Esta película mantiene al público atento a la pantalla por la técnica que usa dejando ver esta producción inspiradora una historia narrada con drama y misterio
Lo que llama mucho la atención de esta película es que es hecha completamente pintada haciendo que sus obras más reconocidas cobren vida
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Juan Ramón Aboytes
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados