arrow

Perfectos desconocidos

6,9
9.125
votos
Sinopsis
En una cena entre cuatro parejas, que se conocen de toda la vida, se propone un juego que pondrá sobre la mesa sus peores secretos: leer en voz alta los mensajes, y atender públicamente las llamadas, que reciban en sus móviles durante la cena. Remake del exitoso film italiano "Perfetti sconosciuti" (2016), de Paolo Genovese. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 10 18 19 20 21 >>
2 de enero de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Bien, muy bien De la Iglesia en la dirección de actores y mejor éstos aun en sus interpretaciones. Apoyándose siempre en os infalibles Edouard Fernández, Ernesto Alterio o Pepón Nieto, con una Juana Acosta que ya ha demostrado lo buena actriz que es y en un segundo escalón, un resultón Noriega y una más discetas Fernández y Rueda (lo de esta mujer no tiene nombre, con un talento tan limitado para el cine, su nombre aparece en algunas de las mejores producciones de los últimos años: un misterio). La película, en la línea de ese cine teatral de UN DIOS SALVAJE o EL NOMBRE, fluye muy bien desde el primer momento, con diálogos ágiles y situaciones, no por previsibles, graciosas e incluso hilarantes. Quizás el elemento oscuro y oculto de la influencia de la luna roja sea lo que más chirría, pero, con todo, el conjunto es cinematográficamente potente y las risas y las caras al salir de los espectadores que acuden a ver la película, así lo demuestran. Me decepciona bastante el final, con un giro absurdo para que nadie salga con mala sangre y todo quede en la impunidad que, sinceramente, no viene a cuento ni me parece propio de De la Iglesia. Un final sin ese final, mucho más ácido y letal, hubiera sido perfecto. También le baja la nota algo que yo no sabía: la película es un remake de una cinta italiana de gran éxito allí. Con todo, un éxito grande de taquilla y una comedia de muy buen nivel.
melchorin
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de enero de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Alex de la Iglesia toca en mi opinión un tema bastante interesante y de poderosa actualidad como es lo conectado que estamos a los demás a través de las redes sociales o móviles.

Recuerdo que de chaval salías de casa y regresabas a las horas y tu madre o algún otro miembro de la familia te entregaba el recado de alguna llamada telefónica por hacer. Llamabas al interesado varias horas después y no pasaba nada. Claro, nuestro círculo abarcaba 30-40 personas. Hoy día el móvil y una famosa aplicación, donde se llega hasta marcar la entrada y leída de los mensajes, te obliga a contestar lo antes posible por temor a que la otra persona entienda que no le estás prestando la debida atención. Si a esto le sumas además que nuestro abanico de amistades ha crecido diez veces...problema a diario.
Pero si nos centramos únicamente en las llamadas y los mensajes, también tendríamos una conexión exclusiva con mucha gente, para cosas buenas...o no tan buenas. La trama de la película es muy interesante que se plantea un juego aprovechado el tema mencionado anteriormente, una cena de varios amigos con sus respectivas parejas y la cosa consiste en dejar todos los teléfonos sobre la mesa y solo cogerlos cuando se reciba un mensaje o una llamada, ¿pero dónde está lo interesante? Pues en que tendrán que leer esos mensajes o contestar a las llamadas delante del resto del grupo. Esto generará múltiples anécdotas y situaciones a cual más dantesca, donde la doble vida, la moral, el sexo o el trabajo tomarán un clímax diferente para todos los participantes.

La intriga se genera de manera sencilla por la temática, pero si a esto le añades a un de la Iglesia detrás de la cámara pues tendremos un cóctel explosivo en cuanto a suspense y emoción se trata.

Aunque el 95% de la película se sitúa en un salón, no sientes esa necesidad de moverte por diferentes localizaciones, la trama es tan envolvente que te sobran los lugares. Para que nos entendamos, una especie de 12 hombres sin piedad. Las actuaciones también suman lo suyo claro está. Desde gente que se maneja en la comedia como pez en el agua, como aquellos que han cuajado también grandes interpretaciones en lo que a drama se refiere y han dejado el listón muy alto.

De lo mejor del año 2017.
THE CROW
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de enero de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Nada más salir de la película, al escribir este texto en Filmaffinity, he leído que esta obra es un remake de una película italiana de 2016. No solo me parece estúpido rehacer una película estrenada un año antes, sino que una vez vista parte de la versión original -me he puesto solo el final, no me voy a tragar la historia dos veces seguidas- mi opinión ha caído en picado.

Lo poco que he visto de la versión de Paolo Genovese no es que me haya parecido maravilloso, pero al menos sí que era prometedor. Hablo de unos minutos finales muy intensos, incluso dramáticos, con algún detalle en los personajes que se ha perdido por el camino, un mensaje claro que ataca directamente a la mala influencia de las nuevas tecnologías en la vida íntima de las personas y un desenlace igual de condescendiente que su versión española, pero tratado con mucha más elegancia. Su ritmo es más pausado y su director sabe colocar tanto a la cámara como a los intérpretes, explorando otros espacios del escenario y otras posibilidades narrativas.

De la Iglesia, por el contrario, se muestra caótico y abrumado. Aunque toda la historia se desarrolla en un único entorno, las pocas veces que los personajes salen de las dos estancias protagonistas se produce una sensación de desorientación propiciada, entre otras cosas, por una cámara que teme el plano abierto por encima de todas las cosas. El director no exprime las posibilidades al máximo y apenas se preocupa en contar algo con la posición o la expresión corporal de su elenco,reduciendo todo a un dialogo -y algún juego de miradas ocasional que se agradece un montón- que resulta atropellado y nervioso. El juego de la luna justifica una fotografía dominada por un tono rojo ultra desagradable y mal conseguido que persigue generar tensión artificialmente, como desesperado en hacernos llegar la idea de que la cosa se va de madre poco a poco. Por no hablar del final, que destruye la reflexión que trata de hacer la fuente y nos planta una idea principal que, bajo mi ética, es vergonzosa.

En esta versión no existe evolución, superación, o esos calificativos que justifican haber disfrutado de una obra y te hacen sentir mejor persona. En esta versión, a la fuerza de no se qué, existe rutina, mentira, conformismo y escaso amor propio. Un crimen.

Por alejarnos de la comparación, conviene aplaudir el trabajo de los actores, que denota química y deja algunos momentos realmente conseguidos. Lamento que gran parte de la comedia, por la necesidad de marcar los roles, quede restringida a dos únicos personajes, pero agradezco que al menos de esa forma no resulte un chascarrillo tras otro, sin control, y que eso permita que se exploren otras emociones que provocar al espectador. Y es que las sensaciones que provoca esta obra van cambiando constantemente durante todo el metraje, aunque siempre se encuentren distribuidas como departamentos estanco: ahora te ríes, ahora lloras, ahora tensión, luego te relajas... Pero mi 10 más absoluto está dirigido al vestuario, y si no lo digo reviento. El vestuario es capaz de contar muchísimo de los personajes.

En general, la experiencia que propone Alex de la Iglesia no es una tortura, y el visionado se hace muy ligero. Pero dada la pobre ejecución, su falta de originalidad y pésimo mensaje, no recomiendo darle más de una pasada a todas aquellas personas que no aguanten el cine italiano.
Cinéfilo de mierda
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de enero de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Todos tenemos secretos con nuestros amigos, todos ocultamos y mentimos algunas veces, la diferencia está en la cantidad y "calidad" de cosas que ocultamos. Reventar ese entramado en una sola noche, en unas cuantas horas a lo largo de una cena es algo que puede hacer explotar relaciones y amistades de años de una forma apocalíptica, precisamente lo que ocurre en esta película.
La protagonista interpretada por Belén Rueda intenta jugar con algo muy peligroso, los secretos más íntimos de las personas, reveladas a través de sus móviles y jugando con eso al final puedes acabar sabiendo más de lo que querrías...
Se trata de una película un poco carente de acción (Echo en falta algún muerto para dar una impresión de locura mayor a toda esta comedia negra), pero aún así muy entretenida de ver, con toda un aura sobrenatural circundándola que resulta bastante satisfactoria sobre todo en la parte final de la película.
Y sobre todo hace que te preguntes ... ¿Qué pasaría si hicieras esa misma experiencia con tus amigos durante una cena?
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
kileskus
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de enero de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Los juegos en grupo pueden dar más de una sorpresa y con este filme tenemos una gran prueba de ello. Sobretodo si uno se encuentra en una cena entre amigos, que se creen conocer bien, y luego te salen rana. Tenía pendiente de visionado la nueva película de Álex de la Iglesia estrenada en el cine a finales de 2017 tras la maravillosa y más que notable El Bar. He tardado en ponerme a ella, y que aún está disponible en bastantes cines españoles, pero la espera ha merecido mucho la pena. Una obra sencilla, pero muy entretenida de principio a fin, con sus buenas dosis de drama, muchos toques de humor, suspense y un gran giro final que llegará a sorprender al espectador. Al menos, en mi caso, así ha sido. Dejando de lado la más que correcta presentación de los personajes, el director no ha necesitado de tantos decorados para llevar a cabo la trama. Si es parece que estemos en una obra de teatro con un único y simple escenario, un piso, y un comedor en el que va pasando la acción. El reparto es sensacional, es una obra coral, en el que todos y cada uno de ellos y ellas tienen algo que decir. Están genial y lo bordan con las miradas y los comentarios que se dan cada dos por tres. A quién le guste la filmografía del director y aún no la haya podido ver, que no se lo piense dos veces y vaya a verla. De verdad que no lo va a lamentar en absoluto. Mi nota final es de 9/10.
josep
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 10 18 19 20 21 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados