arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Verano en Brooklyn (Little Men)

6,2
2.476
votos
Sinopsis
Dos chicos de orígenes distintos conviven y se hacen amigos en un edificio de Brooklyn, pero su amistad se pondrá a prueba cuando sus respectivas familias se enfrenten por el arrendamiento de una tienda. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
13 de noviembre de 2016
29 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los sueños en la adolescencia son fugaces y frenéticos, tan hermosos y etéreos como pompas de jabón pigmentadas. Y la madurez es desencanto, frustración, amargura y conflicto, nada de lo que nos podamos sentir orgullosos pero que nos toca sobrellevar de una forma u otra. De la potencia al acto, de la ilusión al desengaño… apenas se requiere del calmoso discurrir del tiempo para colocar cada pieza del tapiz en su sitio y, de repente, se nos ha pasado la ocasión y nos encontramos hundidos en una existencia tan anodina como insípida, tan esforzada como insustancial. A partir de cierto momento no hay vuelta atrás y desembocamos en una sucesión de días que son un cautiverio intangible que nos atenaza e impiden toda espontaneidad de movimiento o cualquier cambio de rumbo.

Pareciera que apenas pasa nada, pero pasa la vida. La trama se antoja mínima, engañosa, pero está repleta de detalles y pormenores que la convierten en un mosaico lleno de matices y texturas. A primera vista tenemos tres núcleos dramáticos: por una parte la muerte del padre que desencadena un cambio de residencia – de Manhattan a Brooklyn – de un matrimonio wasp y su apocado hijo, por otra parte la historia de una esforzada inmigrante chilena que mantiene una modesta tienda de modas en los bajos del edificio que ha dejado en herencia el padre, que vive separada de su marido y está acompañada de su bullicioso hijo y, finalmente, la amistad adolescente de los dos jóvenes vástagos que se antoja el inicio de una fraternidad que durará toda la vida. El conflicto surge en torno al importe del alquiler del pequeño local arrendado, del todo desfasado y demasiado exiguo para las necesidades de sus nuevos dueños.

No hay buenos ni malos en este relato veraniego y liviano, cada cual tiene sus motivos y se desenvuelve sin querer hacer daño, pero todos buscan sobrevivir en un mundo insensible e ingrato donde no se pretenden ganar batallas ni aniquilar al enemigo, pero en donde es difícil llegar a acuerdos satisfactorios o que no dejen un poso de incomodidad o desánimo. Las muy buenas interpretaciones de los veteranos Greg Kinnear y de Paulina García – está última en el mejor papel de la cinta, llena de amargura e impotencia, manipuladora e irascible tras su equívoca máscara de mosquita muerta – así como de los jóvenes debutantes Michael Barbieri y Theo Taplitz, redondean un primoroso guión repleto de fecundas elipsis y fértil poder de observación.

En conjunto, una obra sencilla pero muy satisfactoria, que nos demuestra que la creación de personajes interesantes es la clave para urdir una fábula provechosa.
antonalva
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de noviembre de 2016
28 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Equilibrio, le dice el padre, de eso se trata, esa es la clave para tener una buena vida; la capacidad de distinguir lo importante de lo fútil, de discernir cuando toca hablar o callar, luchar o esperar, pelear o descansar, reír o llorar. Y esa en apariencia obviedad o puro sentido común es la madre del cordero, de todo, como forma de nombrar la infinita dificultad y complejidad de la vida, y de ahí su gracia, misterio y riqueza. Que no vale con la voluntad ciega que tanto gusta y vende, el sufrimiento como una de las bellas artes, lemas que hablan de la superación bruta de las limitaciones y la consecución de objetivos fríos, ni tampoco lo contrario, el abandono nihilista y autocomplaciente, la bohemia de chichinabo, la tontería ensimismada, o sí, pero a veces, depende, según, tal vez, ya veremos. Nada hay fijo ni establecido en ningún sentido (en el mundo de las decisiones o los afectos y la resultante de su mezcla especialmente); ni en lo grande ni en lo pequeño.
Y todo esto que trato de explicar torpe y demasiado prolijamente, es la argamasa sutil e inspirada de esta bella película, su sentido y pequeño milagro, el equilibrio que la sostiene y alienta. Ese apurar la vida en lo que tiene de inaprensible, doloroso y delicado, sin malos, buenos, grandes tragedias, espantosos tormentos o tremendos culpables. Así parece.
Nueva York. Dos familias. Un verano. Una amistad. Una muerte. Un contrato. Una obra de teatro. El dinero. La separación. La madurez. La distancia. Podría ser otro orden u otros elementos, la interpretación, el teatro, las clases sociales, el pasado. Se habla de todo de forma casi inadvertida, se van desgranando temas y asociaciones a partir de anécdotas o sucedidos nimios, esenciales, aparentemente banales.
Se podría hablar de la adolescencia herida, frágil, tierna, y su articulación a través de una amistad entre opuestos que se quieren. De sus debilidades, de su dependencia de unos padres vulnerables y sus dificultades económicas. Pero nos perderíamos muchos asuntos, no le haríamos justicia a esta obra.
Quizás el corazón de la historia sea el conflicto, nudo gordiano irresoluble, que provoca el contrato de alquiler que los herederos quieren adaptar a los nuevos tiempos y que la mujer de origen chileno (la Paulina García de "Gloria", otra estimable película) no puede pagar; engorrosa disputa en la que nadie es inocente ni culpable del todo y que se resuelve de la única manera posible*.
Quizás algo esquemática y transparente en primera instancia, como forma lógica y superficial, pero de gran hondura en su contenido; jeroglífico humano retratado en su exacto mecanismo, sin solución, implacable, cómo son las cosas, así es.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ferdydurke
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de octubre de 2016
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una pequeña herencia que provoca el traslado de un matrimonio con un hijo de trece años a un plácido barrio neoyorquino, la repentina amistad de este chico con su vecino, y un desahucio, es la anécdota en que se basa la película, que está bien rodada, y cuenta con excelentes actores que representan sus papeles con naturalidad, haciéndolos casi creíbles. Casi. Ese es el agujero por donde entra el agua. Casi te la crees, pero no acabas de hacerlo, a pesar de estar salpicada de situaciones, frases y detalles, muy humanos y verosímiles. Y es que hay algo forzado, artificial, poco natural, y también plano, en la relación y actitudes de los adolescentes, y en la forma en que encaran los adultos algunos de los problemas que van surgiendo. Los personajes no acaban de ser personas de verdad, ni de actuar como tales, y el resultado es que no despiertan las emociones que deberían, ni dan mucho que pensar, y eso es especialmente malo en una película de estas características, donde pasan pocas cosas.
No te aburres (o no te aburres mucho) porque la película es corta y, como dije, está bien rodada y los actores lo hacen bien. Pero tampoco te mueres de placer viéndola.
En resumen, esta no es una película de trama simple que, al estilo de algunas buenas películas orientales, desnuda con sutileza y sin estridencias, el alma de un pequeño grupo de personas, en un entorno cotidiano. Es más bien, una película simplona, con buenos actores y oficio, en un entorno cotidiano.
Jurelo del norte
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de noviembre de 2016
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ira Sachs, tras su paso por el Festival de Sundance, presentó en la sección Perlas en la pasada edición del Festival de San Sebastián su último trabajo 'Little Men'. En él, explora la amistad entre dos preadolescentes, y en cómo los problemas de los adultos pueden llegar a influir en ella. Como en todas sus películas, aquí tampoco cuenta con un gran presupuesto. Se trata de un proyecto pequeño, en el que lo que esencialmente importa son los sentimientos y las emociones de los personajes. Sachs, se rodea de un reparto de caras conocidas en el cine independiente como Greg Kinnear, Jennifer Ehle o Alfred Molina, pero quienes realmente destacan muy por encima de estos son Theo Taplitz y Michael Barbieri, los dos niños protagonistas.
Sachs, elabora con delicadeza y sensibilidad el mundo de estos chavales, pero da la impresión de que no llega a sacar todo lo que podría. Se echan en falta más momentos de ellos solos, sin los problemas de los padres acechándolos, más desarrollo en su trama. Funcionan mucho mejor las partes en las que son los niños los protagonistas, que cuando aborda los problemas financieros de los adultos. Sobre todo, porque estos personajes están peor construidos que los de los pequeños. Cada línea de diálogo que tiene la madre interpretada por Paulina García es para generar conflicto, lo cual a menudo resulta forzado.
Hacia el final, las intenciones de la película son muy claras: ser una radiografía del paso del tiempo; la vida sigue, las cosas cambian y no podemos hacer nada por evitarlo. Sin embargo, lo que durante más de una hora había estado desarrollando minuciosamente, en cuestión de diez minutos, termina de forma abrupta, sin saber muy bien por qué ha decidido Sachs concluir en ese punto la película. 'Little Men' necesitaba un tratamiento mucho menos esquemático, ya que se queda completamente a medias. La supuesta humanidad que desprendía, queda congelada con ese torpe y precipitado tramo final. Ira Sachs no logra terminar el dibujo, y su película termina siendo un simple boceto, que en la escuela de arte LaGuardia a la que tanto deseaban ir los protagonistas, no hubieran aceptado.

http://ferhood.blogspot.com.es/
Ferhood
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de marzo de 2018
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
La vi hace dos años, y me gustó más que esta segunda revisión. La complicidad entre los chiquillos, es lo más destacable. La historia de fondo del alquiler sirve como justificante, para resolver el proceso amistoso de los niños, así como sus actuaciones al margen de los conflictos de los adultos.
Resulta entretenida, bien cocinada pero nunca se transforma en un plato exquisito.
ALIENTO
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados