arrow
Haz click aquí para copiar la URL

La venta del paraíso

4,3
180
votos
Sinopsis
Muchos inmigrantes que, cuando llegaron a España, creyeron haber encontrado el paraíso, pronto vieron frustrados todos sus sueños de prosperidad. Algunos de ellos decidieron entonces regresar a su tierra, pero no les resultó nada fácil. En una pensión de Madrid coinciden varios inmigrantes que acaban descubriendo que la deportación es la única vía para volver a su país. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
29 de abril de 2013
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras el visionado de La venta del paraíso, de Emilio Ruiz Barrachina, uno al final comprende la poco menos que mala distribución que se ha ocupado de ella al llegar a las salas comerciales el pasado 19 de abril. Y es que, con semejante material, extraño es incluso el que haya llegado a gozar de "vida comercial". A priori, esta historia de una inmigrante mexicana estafada que choca de golpe y porrazo con la realidad de un país, el nuestro, que no es el paraíso imaginado, pero encierra no poca "magia", representada por la galería de personajes a cual más estrambótico que la atribulada protagonista se va cruzando en su particular odisea, tenía bastante chicha y podría dar origen a una buena película. Pero en manos de Barrachina, debido al tono empleado para narrar tremenda aventura, la película termina naufragando en sus más que evidentes buenas intenciones, pecando en todo momento de un excesivo uso y abuso de la ambivalencia. Porque el director juega a transformar un drama de contrastado calibre social en un cuento surrealista sin lograr, primero, dar la necesaria hondura al drama y, segundo, encajar adecuadamente los momentos "mágicos" en la trama.

De este modo, La venta del paraíso hace aguas en todos sus frentes, convirtiéndose en un viaje algo confuso y, por desgracia, también soporífero a un lugar completamente imprevisto y, creemos, indeseado por cualquier cineasta: el del quiero y no puedo. El drama de la inmigrante engañada, sin papeles y sin dinero para regresar a su país de origen se desarrolla a través de no pocos lugares comunes, sucediéndose por la pantalla algunos de los tópicos más reconocibles del tema, al mismo tiempo que van cobrando importancia las situaciones paralelas que la infortunada chica irá viviendo rodeada de esos histriónicos y peculiares inquilinos de la pensión en la que ella misma se hospeda, lo que tampoco nos depara sorpresa alguna, pues aquí aprovecha el director para insertar equivocados toques de humor que están a años luz del surrealismo crítico de, por ejemplo, Berlanga y Azcona, quedándose mucho más cerca de un humor en cierta medida escatológico y subdesarrollado. Una verdadera lástima, sobre todo cuando la cinta se abría con un conseguidísimo gag de desopilante humor negro (la confusión de la protagonista sobre el contenido del misterioso paquete que transporta consigo).

De nada sirve que toda la puesta en escena de la película se nos presente en exceso sobrecargada, diríase de inspiración claramente barroca, con movimientos de cámara embriagadores y evocadores, una fotografía preciosista, unos decorados pomposos y exhuberantes, un montaje atiborrado de simbolismos, si al final todo ello adquiere un molesto y desafortunado matiz de falso, hueco y tosco, por lo que a su falta de inadecuación y efectismo se refiere; pues ninguno de estos elementos logran dar sentido, ni tan siquiera la más mínima intención de hacerlo tienen, a unas imágenes que se nos presentan en todo momento sin brío, carentes de una personalidad propia y no impuesta. Porque a Barrachina se le notan demasiado sus referentes (Realismo Mágico a la cabeza) y eso mosquea por la incapacidad del director para traspasar la simple y anodina anécdota y elaborar una película con sustancia, que trate de ir un paso más allá de lo establecido y apueste y arriesgue por un planteamiento formal de verdadero impacto y locura, que es lo que la historia de La venta del paraíso pedía a gritos. Una historia deslavazada y muy puerilmente escrita en un guión, principal obstáculo de todo el producto, que da de sí un filme que, debajo de su envolvente apariencia, no encierra más que banalidad y desidia.

Con semejante material, es normal que su protagonista, la mexicana Ana Claudia Talancón no acierte con el dibujo de un personaje para el que, por otro lado, tampoco da el tipo (ni el físico, por mucho que se empeñen desde el departamento de vestuario y peluquería en presentarnos a esta guapa actriz carente de glamour y atractivo). Talancón hace lo que puede pero no convence ni como inocente y defraudada inmigrante, ni tampoco como mujer traumatizada por un pasado horrendo, por mucho que tire de mohínes para encauzar unas emociones que en su encarnación brillan por su ausencia. El elenco español, empero, trata de salvar sus correspondientes partes, sin conseguirlo, obviamente. William Miller se saca de la manga un sutil y liviano acento argentino y trata de dar carisma a su personaje resultando al final absolutamente descorazonador por la torpeza de sus planteamientos. Carlos Iglesias y María Garralón cumplen sin mojarse, mientras que Txema Blasco acierta al abordar a su rol desde un gratificante sarcasmo y cuya eficiencia es contraproducente con la escasa cancha que el director le ofrece. Mención aparte merece un travestido Juanjo Puigcorbé que aporta hondura a su estereotipado personaje, sacándolo de la linealidad generalizada de toda la película. Por último, cabe destacar las apariciones puntuales de Saturnino García, Lola Marceli y Mariví Bilbao, todos ellos desaprovechadísimos, en especial la última, a la que una sola escena le basta para comerse con patatas al resto del elenco.

http://actoressinverguenza.blogspot.com
Juanma
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de junio de 2013
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
No hay nada peor que una película que no sabe lo que quiere, un relato que no tiene claro el mensaje que transmite porque, acaba por no decirte nada, absolutamente nada; vacío absoluto para una historia que no te llega, de la que te cansas y que tiene un recorrido extraño que no sabes por dónde pillar. Personajes creados al tun tun, sin contenido de fondo ni por qué, sin motivo para ir o volver, que envuelven a la protagonista, simplemente para desconcertar aún más al espectador, un espectador insatisfecho, perplejo ante tanta nulidad y que no está seguro de querer acabar -que merezca la pena- esta historia. Y dejemos de lado cómo han intentado venderte la película mencionando a Berlanga o Almodovar y la supuesta misma trayectoria que seguiría la historia que estoy comentando; tontería más grande no he oído nunca!!! Suspenso claro para este trabajo de Barrachina que parece más una obrita de calle para las fiestas de tu pueblo que algo serio que ver en la gran pantalla!!! Con todo el dolor del mundo..., ahórrate el dinero.
lourdes lulu lou
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de noviembre de 2012
4 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ni tienen gracia todas las supuestas escenas de surrealismo de una España traída desde lo mejor del lirismo del cine coral del gran Berlanga ni su insulsa historia que no engancha y se pierde en un mar de tonterías que acaban provocando el bostezo infinito. Personajes que entran y salen de la pantalla sin ninguna conexión con la historia, añadidos sin gracia ninguna y frases inconexas que te dejan indiferente. Infladas hasta el hastío incongruente. Si se quería hacer un homenaje se tenía que haber hecho con más ímpetu o, por lo menos, con más astucia. Y esta película no tiene nada para hacerla mínimamente aceptable. Es un despropósito infinito. Vean Plácido y el Verdugo, una y mil veces y déjense de tonterías como ésta.
enyel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de abril de 2013
4 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si hay un género que me apasiona es el drama social y la primera parte de la película es un drama puro. Según va avanzando la película se va transformando poco a poco en una película surrealista hasta desembocar en esos geniales 15 minutos finales, casi sin diálogos y totalmente surrealistas.
Toda la primera parte me recuerda a Evelyn y todo lo que va sucediendo es totalmente previsible. La película continúa con un guión muy previsible ya compañado de unos diálogos huecos relacionados con temas de actualidad como el dinero, la iglesia, los políticos y los banqueros, con frases y diálogos teatrales, pero independientes totalmente de la trama general. En esa parte intermedia solo se pueden destacar algunas situaciones surrealistas, adecuadas con la trama general y que nos sacan alguna sonrisa. En esos 15 minutos finales hay situaciones surrealistas muy buenas, coincidiendo con la desaparición de esos diálogos incoherentes. La otra cosa destacable es la música de la película, que desde principio nos presenta una variedad musical, casi siempre dominando la música orquestal y en algún caso alguna buena canción. La fotografía tiene buenos momentos en el interior de la pensión y los exteriores de Madrid, pero se podía haber sacado más partido a esos interiores y exteriores.
Las interpretaciones más destacadas son de tres secundarios, que nos regalan grandes momentos aunque breves, María Garralón, Juanjo Puigcorbé y Mariví Bilbao. En el lado opuesto, no me parece adecuado la elección de los dos actores jóvenes, William Miller y Julio Rojas y se podía haber sacado más partido del personaje de Ana Claudia Talancón.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
WILLY74
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
19 de noviembre de 2012
3 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ha sido definida como una peli de Berlanga con personajes de Almodóvar.
Lejos de ambos clichés, los personajes, histriónicos a ratos, tristes y deprimentes también, son manejados con brío por la mano de un director que se aleja consistentemente de lo habitual y hace un peli de actores con una trama algo absurda, es cierto, de fondo.
Una mujer mejicana llega a la España prometida para descubrir que es como los regalos que le hacían de niña y siempre acababan decepcionándola, muy diferente a lo soñado. Acaba en una pensión llena de personajes diferentes, maravillosos e incomprendidos con los que puede imaginar un plan para lograr ese ansiado paraiso.
Lo mejor: Su valentía.
Lo peor: Es muy confusa.
Crítica completa en el boletín del festival.
javieritos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados