arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Deseos humanos

7,7
4.199
votos
Sinopsis
Carl Buckley (Broderick Crawford), un maquinista que teme perder su empleo, pide a su mujer (Gloria Grahame) con la que mantiene una fría relación, que interceda por él ante un ejecutivo de la compañía con el que ella había tenido relaciones antes de casarse. Pero, cuando Carl se entera del precio que su mujer ha tenido que pagar para evitar su despido, asesina al directivo durante un viaje en tren. El ferroviario Jeff Warren (Glenn ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 8 >>
22 de junio de 2005
56 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fritz Lang vuelve a demostrar que es uno de los grandes del cine a través de esta película de pasión, frialdad, celos, amor, odio y muerte. El guión, de Alfred Hayes, se ajusta con esquematismos inevitables, pero con suficiente fidelidad, a la obra homónima de Emil Zola. Extrae de ella una historia en la que las pasiones de los personajes se entremezclan, se desarrollan y se enfrentan con violencia. La fotografía, de Burnett Guffey, acompaña la narración del guión con unas imágenes sobrecogedoras, llenas de expresividad y de gran belleza plástica. Combina enfoques en picado (de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba), luces y sombras intensamente dramáticas, contraluces sorprendentes, secuencias rápidas de planos estáticos y secuencias en las que la cámara se mueve ligeramente para subrayar un gesto o un movimiento de algún personaje. A todo ello se añaden unos magníficos travelings que acentúan la sensación de vértigo imparable que la historia incorpora y explica. La secuencia final en la que la cámara avanza sobre las vias del tren a gran velocidad y en una dirección indefinida constituye uno de los finales más atractivos del cine de todos los tiempos. La banda sonora incorpora una música compuesta e interpretada para acompañar la acción, de modo que ambas se funden en aras de conferir a la película una fuerza inusitada, poco común y de notable eficacia cinematográfica. La interpretación de Gloria Grahame (Vicky), Glenn Ford (Jeff) y Broderick Crawford (Carl) se beneficia de una dirección bien ejecutada por uno de los maestros más notables. En suma, la película ofrece al espectador un drama intenso bien realizado, bien interpretado y bien dirigido.
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de febrero de 2007
43 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
Es la obra siguiente a la estupenda "Los sobornados" de un año antes en 1953, repitiendo el enorme cineasta austríaco, Fritz Lang, la química brutal existente entre estos dos fabulosos actores, el recientemente fallecido Glenn Ford y la ingenua femme fatale de todo paradigma azabache que se precie, la MARAVILLOSA Gloria Grahame.

Rodada en el áspero blanco y negro ferroviario del prestigioso y oscarizado fotógrafo norteamericano Burnett Guffey ("De aquí a la eternidad(1953)" y "Bonnie and Clyde(1967)"), la película es una muestra más del enorme oficio de Lang como extraordinario cineasta con un ramillete de obras maestras en su haber.

Basada en la obra "La bestia humana" del novelista francés Émile Zola, uno de los más destacados exponentes del movimiento artístico de finales del s., XIX y principios del s.,XX que surgió como réplica al romanticismo y surrealismo, el naturalismo, fueron dos las versiones de esta obra llevadas a la gran pantalla; la primera una versión germana de 1920 del cineasta austríaco Ludwig Wolff, y la segunda de 1938 a cargo de Jean Renoir con el título original en inglés de la novela, "The Human Beast".

La obra recrea de manera magistral los ambientes azabaches del género, sólo que focalizados en las vías ferroviarias de las proximidades de Trenton, Nueva Jersey.

Mujeres fatales, ingenuas por naturaleza pero que arrastran a la compañía masculina al caos y la destrucción. Porque a los aparantemente machistas comentarios de la cinta, el propósito del artista austríaco fue precisamente destacar lo contrario; la superioridad de la mujer en cuanto a instinto, y los deseos incontrolables que infunden en el género masculino; Así, cuando la amiga de la ciudad de Vicki Buckley (Gloria Grahame) (aquella que les prestaba a los Buckley su apartamento cada vez que bajaban a la ciudad, o la misma que posteriormente se lo prestaría a su amiga Vicki cuando ésta viva su particular historia de amor con el ex-soldado de Corea Jeff Warren (Glenn Ford)) se dirigió al orondo y viejo marido de Vicki, Carl Buckley, desposeído de su trabajo como ayudante de parque de la estación ferroviaria con aquello de; "...las mujeres son todas iguales, ¿no te has dado cuenta? Tan sólo llevan caras distintas para que los hombres podáis reconocerlas...", Lang no estaba más que reafirmando la superioridad natural de la mujer sobre el hombre, incapaz de dominar sus impulsos y deseos, ni menos de modificar su naturaleza.

En la oscuridad de los túneles por los que pasan los vagones del tren, los seres humanos interactúan a oscuras, desarrollándose miles de combinaciones que se suceden de forma aleatoria y sin mucha lógica.

Extraordinariamente narrada, fabulosamente rodada,y a pesar de que la historia sea en realidad una simple historia del género noir, logra captar la atención del espectador através de su poderosa y arrolladora mística ambientada en las oscuras y proletarias vías ferroviarias...

F A N T Á S T I C A.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
burton
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de mayo de 2008
31 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tal y como hiciera un año antes con "Los sobornados", Fritz Lang vuelve a repetir fórmula con el siempre convincente Glenn Ford y la incombustible Gloria Grahame. En ni modesta opinión, "Deseos humanos" está un escalón por debajo de "Los sobornados", en la que había un gran puñado de personajes imprescindibles.

"Deseos humanos" es de todas formas una buena película, pero es que son tantas las grandes obras del género negro que ha hecho Lang, que es difícil destacarla por encima de otras. "Perversidad", "La mujer del cuadro" o "Los sobornados" son sólo una muestra del enorme talento que posee Fritz Lang para rodar este tipo de películas, aunque la obra cumbre del director austriaco es a mi parecer "M, el vampiro de Düsseldorf".

En "Deseos humanos" Lang compone un film con una extraordinaria fotografía sobre una historia de secretos, en la que como no, hay un crimen y una mujer desgraciada (Gloria Grahame) que busca apoyo, consuelo y evasión en una persona que no es su marido, en un maquinista de ferrocarril (Glenn Ford). No será una relación fácil. No puede ser de otra forma, ella le complicará la vida.
Sersolo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de mayo de 2011
29 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
Deseos humanos es la segunda peli del genio del cine sobre una peli de Jean Renoir. Y la segunda vez que le dejó al francés en bolas. Deseos humanos le da por todos los lados a la peli del francés. Empezando por los actores. Siguiendo por la historia. Y terminando por las situaciones. Los que sigan un poco el cine del vienés sabrán que su cine es de luces y sombras. Más sombras es imposible en la historia de amor entre los amantes que se tienen que ver en un tren de noche. Y está demostrado película tras película que el director que mejor ha sabido retratar a la mujer es el tuerto más famoso del cine. Lang era el puto tuerto. Lang era el amo de los tuertos. Y su cine era irrepetible.
RONNIE JAMES DIO (CUENTA BLOQUEADA)
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de febrero de 2009
27 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
“Deseos humanos” no está ni puede estar entre las grandes obras de ese genio que fue Fritz Lang, lo siento. Probablemente no es el culpable en sí, ya que trasladar a la gran pantalla una novela de Émile Zola de 1890, costumbrista y ante todo melodramática como era “La Bête humaine” no es tarea fácil como ya le pasó a Jean Renoir en 1939 con su versión que no fue muy boyante.

Y claro si encima quieres llevar la acción a Estados Unidos y convertirla en algo cercano al cine negro, resulta aún más complicado. Porque es que la historia no es de cine negro, aunque se quiera presentar así, es un drama que habla sobre distintas alegorías humanas, sobre la desesperación, la soledad, los celos...

Como siempre en este tipo de películas, lo que sujeta al armazón son los actores, Lang vuelve a repetir con la pareja protagonista que tan bien funcionó en “Los sobornados”, Gloria Grahame, que esta muy bien y en especial Glenn Ford, magnífico, acompañados de un elenco de secundarios a cual mejor.

Con la mano maestra de Fritz Lang en la dirección, fotografía en blanco y negro y atmósfera de perdedor realmente conseguida se cumple con creces.

Lo más flojo, sin duda, muchas partes del guión, que parecen que están concebidas sólo para que venga la siguiente escena sin reparar en su credibilidad. Por citar alguna podemos apuntar la torpe e insuficiente investigación y juicio que se realiza después del homicidio del tren, aunque no hay que desdeñar varias situaciones en la que las reacciones de los personajes son impropias de su perfil psicológico y se tornan un tanto extrañas que le hace que le reste verdadera complejidad a la película.

Por cierto, un recuerdo para los maquinistas de ferrocarril, grandes hombres sin duda.

Nota: 6,7
vircenguetorix
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 8 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados