arrow
Haz click aquí para copiar la URL

El año que mis padres se fueron de vacaciones

Drama Brasil, 1970. El país está sometido a una dictadura militar desde 1964; mientras tanto, en México, la selección brasileña de fútbol trata de ganar su tercera Copa del Mundo. Mauro, un niño de 12 años, cuyos padres deben irse de "vacaciones", como tantos otros izquierdistas, queda al cuidado de un abuelo, en Sao Paulo, pero él sólo sueña con que Pelé y compañía consigan el preciado título. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 >>
28 de febrero de 2008
22 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Es esta película brasileña una muy agradable sorpresa. La historia es bastante compleja y se trata de una forma muy acertada. La dictadura vista desde los ojos de un niño en un marco incomparable en Brasil como es la copa del mundo de fútbol. Nunca sabemos cuales son los tejemanejes que se traen entre manos los adultos, no hace falta. Como a Mauro, lo único que nos hace falta es la sensación de saber que algo no va bien...

De fondo, claro está, se encuentra todo el debate entre política, familia y religión y todo ello enmarcado en un ambiente futbolero e infantil que no deja a uno de los aspectos sobresalir por encima de los otros. Así vemos a todos los judíos celebrar los goles de Brasil por encima de todo, luego al grupo de jóvenes socialistas emocionarse con los goles de Pelé... Por cierto, muy gracioso el momento en que dicen si gana Checoslovaquia es el triunfo del socialismo pero a la hora de la verdad la canarinha tiramucho más...

Pero al final se llega a lo inevitable, a donde todos sabíamos que se iba a llegar. El fútbol no era más que una excusa para Mauro, para el espectador y para todos los protagonistas en general para no hacer frente a la realidad que acaba por atrapanos a todos. Y cuando llega ese momento no hay final de mundial que valga...

Pero lo importante es que no todo ha sido en vano ya que por mucho que la realidad sea dura como al final se aprecia, el proceso de su descubrimiento es vital y el cóctel descrito en esta película nos enseña que siempre se puede ver el mundo con otros ojos...

En resumidas cuentas, un drama muy bien tratado, tierno pero no demasiado y sin demagogia alguna.

Muy recomendable
Nachito213
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de agosto de 2009
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cualquiera diría que no quedan modos de narrar las dictaduras militares latinoamericanas. Pero Cao Hamburger ha encontrado una forma que nos recuerda un poco a una fusión entre Kamchatka (Marcelo Piñeyro, 2002) y La vida es bella (Roberto Benigni, 1998). No es por tanto, algo muy original, pero trata la dictadura brasileña desde una óptica no tan trillada. De hecho, el punto fuerte de este trabajo es que durante casi toda la película no llegamos a saber nada de los padres de Mauro (Michel Joelsas), lo que viene a decir que la dictadura es sólo el trasfondo político-deportivo del que se vale el director para narrar las semanas de junio donde Brasil se convirtió en tricampeona del mundo.

Existen muchas buenas maneras y suficientes razones de peso para que esta película representara Brasil en los Oscars. Existen momentos de gran cine en “El año que mis padres se fueron de vacaciones”. Cuando hablo de gran cine, últimamente me refiero más a momentos donde la puesta en escena me da toda la información que necesito, donde no es necesario de voces en off, de diálogos o subtítulos de más. Y como hoy en día existe la necesidad o miedo de no dejar al espectador con posibles dudas o lagunas informativas, cuando un director y guionista pretende romper esta norma y nos hace pensar, un regocijo me alimenta durante el tiempo que trascurre la película. Suena un teléfono, es Mauro que llama a casa de sus padres. Y una cámara fija (de las de toda la vida) nos muestra el teléfono paterno. Y no se mueve, y casi no existe otro enfoque, pero percibimos que la casa ha cambiado.

Incluso en su recta final, cuando todo parece que nos sobrarán explicaciones, Hamburger mantiene el tipo. Su director habla de soledades, de ausencias y de tristeza contenida, pero siempre desde el optimismo, cuando los obstáculos se salvan con la ayuda de la gente que tienes a tu lado.

Es cierto que el guión recurre a lugares comunes de la infancia, y parece como algo inevitable ligado a la experiencia personal de cada uno, y por tanto universal y reconocible como propio. También me sobran las escenas de la revuelta porque hace más tangible y real la dictadura cuando durante toda la cinta queda como algo soterrado de lo que Mauro es ajeno.

Son muchas las imágenes de archivo del Mundial de México ’70 que van apareciendo durante la película. Hubiera sido de matrícula que las únicas imágenes de archivo que aparecieran fueran las últimas que pone el director, cuando levantan la copa y se desata la euforia. Igual debemos esperar un poco más para que Hamburger nos haga partícipes de un Mundial de fútbol sin mostrarnos ni un momento de ese Mundial.

“El año que mis padres se fueron de vacaciones” es una gran película, de esa que cuando se proyectan la sala está vacía. Luego nos quejamos de que las distribuidoras no traen películas interesantes.
Chagolate con churros
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de octubre de 2008
17 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuantos recuerdos se amontonan en mi memoria.
Recuerdo el mundial del 94 en Estados Unidos, o Usa 94 para los amigos. Recuerdo el intercambio de cromos con los colegas y menos colegas pero que por un cromo cambiaban de norte, previo al comienzo del campeonato. Me faltaba al final el de un ruso y alguien me lo encontró. Que gran día aquel.
Sobretodo recuerdo la final. No se me borrara de la memoria como mi ídolo de infancia junto a Butragueño, Roberto Baggio, fallaba el penalti tirándola a la grada, por encima del larguero.
Recuerdo cuando jugaba con mi hermano, en el patio de tierra detrás de un restaurante de carretera, cerca de una gasolinera.
Aquellas mañanas, jugando con mi amigo del alma al Super SideKicks, en las que creíamos que llegaríamos tarde a clase por culpa de nuestros continuos piques. Y acertábamos.
Aquellas tardes que pasaba en la casa de mis primas. Me acuerdo de que, con mi gracejo habitual, imitaba a Travolta haciendo el baile de Pulp Fiction.
Cuando nos íbamos de vacaciones, al pueblo o a la costa, con aquellas carreteras, algo mas que con curvas peligrosas, con ese interminable paisaje montañoso. Me recuerdo mirando por el cristal, maravillado por las grandes vistas de nuestra España.
Esta película nos devuelve a la infancia.
Salvando el trasfondo político y las implicaciones de otra índole, la película nos traslada a una época convulsa para Brasil. Un momento difícil no solo para el país, sino para su identidad como tal.
El punto de vista puesto en los ojos de ese niño, y en ese niño parte de nosotros, de la inocencia perdida. Gracias a ella recuerdo aquellos años con cariño, en los que olvido, casi sin quererlo, los malos momentos.
Los años en los que vivía pegado a un balón de fútbol.
JVMarq
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de abril de 2008
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Se trata de un film brasileño con un buen eje argumental en conjunto pero tal vez demasiado alejado de un riesgo que se echa en falta y que no acaba de aparecer en detrimento de una amplitud o cesión más grande a un público más amplio. Así, Hamburger traza una historia con miras a un objetivo ternurista, conmovedor, mucho más encaminado a satisfacer levemente que a provocar. El niño protagonista está muy bien en su papel de conductor de la historia, están muy bien unidas la parte política y la futbolística y en sí es una película apreciable. Aunque se echa de menos eso sí más definición dramática, maniobras que nos hagan reflexionar y que nos alejen más de los caminos estrechos por los que un film tan definido como éste parece caminar cerrado a la introspección, a la emoción de más alto calado.
Vargtimmen
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de agosto de 2009
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Existen un grupo indeterminado de películas que por "H" o por "B" no llegan a oídas del público general, y una minoría, los afortunados, las descubren entre la vasta jungla que forma la cartelera. Son como pequeñas setas en un bosque, esperando a ser encontradas por exploradores, duendes o quienes quieran que miren hacia abajo en el preciso momento. Además, estas particulares setas no duran mucho en el bosque, puesto que normalmente aparecen herbívoros que se las zampan, siendo estos zampados a su vez por los grandes blockbusters carnívoros, formando así la cadena evolutiva cinematográfica.

Dejando de lado que estoy sin cenar, la película de Hamburger (mmm...) forma parte de esas pequeñas películas que todo el mundo debería ver.
Me ha recordado vagamente a Amarcord, pero quitando algo (que no mucho) de comicidad en pos de dramatismo, y con el chaval algo menos crecidito.
El pequeño Michel Joelsas (Mauro), pese a tener gran parte de la película bajo su peso, lo aguanta encomiablemente, ayudado por la pequeña Daniela Piepszyk (Hanna) y Germano Haiut (Shlomo).
La ternura de la infancia y su ingenuidad salpicadas por una dictadura que apenas se deja entrever entre gol y gol de Pelé, demostrando Hamburger un gran pulso narrativo que jamás decae, nos tiene siempre pendientes de un escarabajo azul que jamás regresará.
Deja poso, tanto por su historia, como por sus entrañables personajes (la camarera Irene a la que todos los chavales desean, la pequeña y atrevida Hanna sacando partido al almacén de al lado de la tienda de su madre, el malhumorado Shlomo que se ablanda poco a poco ante un introvertido Mauro que jamás pierde la esperanza de recibir la deseada llamada)
Una recomendadísima película íntima que te devuelve a la infancia, donde regalar un cromo o un balón, e incluso una zancadilla, expresaban más que nuestras palabras.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Dragondave
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados