arrow
Haz click aquí para copiar la URL

El burlador de Castilla

5,7
391
votos
Sinopsis
Don Juan de Mañara, un caballero español, después de provocar un escándalo amoroso que da al traste con un matrimonio de conveniencia impuesto por la reina, regresa a la corte de España. Una vez en su patria, encuentra acomodo como maestro de esgrima en el Real Colegio de Guardias Nobles, lo que le rehabilita a los ojos de todos, borrando del recuerdo su borrascoso pasado. Pero, debido a su carácter pendenciero, se verá de nuevo ... [+]
Críticas ordenadas por:
13 de mayo de 2013
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Película que pertenece al género de aventuras y no al histórico. Por ello, de ese modo tenemos que juzgarla, no sigue ningún rigor ni patrón histórico, sino la manera de entretener de una manera muy elocuente. En cualquier caso quiero resaltar varios puntos. Lo primero el Oscar que recibio por el vestuario de sobra merecido, hay fastuosidad y magnificencia en el mismo y se lo debemos a Leah Rhodes, Travilla, Marjorie Best. Trajes femeninos y masculinos que realmente impresionan. El siguiente punto destacaría la figura de Errol Flynn que todavía se mantenía en forma a sus casi 40 años y la bellisima sueca Viveca Lindfors y su buen acento en inglés. Como cine de aventuras de finales de los años 40, donde las escenas divertidas, los escarceos amorosos de Don Juan, los múltiples duelos entre los buenos y los malvados y sus soberbios decorados en concreto una majestuosa escalinata, te hacen pasar algo más de una hora y media muy entretenida.
Coleccionistadecine
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de septiembre de 2018
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cinta de aventuras de esas de capa y espada, y en tecnicolor, que para estar aún en los años cuarenta sería la bomba. De hecho, entre esto, la presencia de Errol Flynn y alguna cosilla más consiguió colarse entre las diez más taquilleras del año en su país. En cualquier caso es un trabajo que se inspira en el mito de Don Juan (Errol Flynn, cómo no) en plan héroe tan hábil con la espada como conquistando mujeres. En realidad, el personaje, que hay que decir que cae bastante antipático a pesar de ser unos de los pocos que ha trascendido la literatura para convertirse en una figura universal, lo cual tiene mérito, como decía, al menos originariamente era un tipo cobarde y nada heroico.

El caso es que aunque comencemos en Inglaterra, pronto nos trasladaremos a España, o más bien, la imagen holywoodiense que se podían formar de la Castilla de finales del siglo XVI o principios del XVII, cosa que no se termina de aclarar. Por supuesto, el historicismo está cogido con pinzas, aunque ciertamente las figuras reales aluden a Felipe III y a Margarita de Austria, e incluso el Duque de Lorca (Robert Douglas) se inspira sin dudar en el duque de Lerma, el todo poderoso valido. Sea como fuere, trabajo muy típico dentro de este género, lleno de lances, amores y duelos, pero que a pesar de tener una historia pobretona que no casa demasiado bien, no se ve con disgusto.
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de julio de 2020
Sé el primero en valorar esta crítica
El burlador sin escrúpulos (Errol Flynn) se convierte aquí en el héroe que defiende a los reyes de España y al pueblo de Madrid de un odioso duque (Robert Douglas) que quiere usurpar la corona, invadir Inglaterra y después apoderarse del planeta entero. Estamos ante una historia parecida a "Los tres mosqueteros", donde los malvados tienen cara de malvados, la historia se guarda en un cajón y las situaciones son dignas de un tebeo de aventuras.
No hay ingenio en le guión, no existe ninguna matización en los personajes. El bien a un lado, el mal a otro. Los guerreros del mal son vencidos con facilidad, pues no dominan la esgrima como los paladines del bien. No existe en el film esa astucia e imaginación que poseen los títulos del género logrados, como "Scaramouche", "El capitán del rey" o "Ivanhoe". Sólo el buen pulso de las secuencias de acción distrae a ratos, aunque las peleas se hacen esperar a causa de la insulsa historia amorosa entre don Juan y la reina (Viveca Lindfors).
Lo más destacable son los espectaculares decorados, especialmente la escalera del palacio real, con una colosal estatua del Cid presidiéndola. Y lo más simpático un enano que parece haberse descolgado de un cuadro de Velázques y que se burla hasta del rey que lo tiene como bufón.
Luis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de abril de 2010
3 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta película trata de introducir el clásico personaje de don Juan en una historia en la que lucha contra su propia identidad, a priori podría ser un argumento interesante. Pero el tema es otro, la típica historieta de un héroe contra un villano, el malvado duque de Lorca, que trata de controlar la monarquía hispánica. En la película se entremezclan la épica a la hora de salvar el imperio español, la heroicidad del personaje de don Juan, y los romances comprometidos, entre la reina y el burlador.

Este argumento, ya cansino y repetitivo, como el de las películas épicas de la época, está muy lejos de ser consistente como en los inicios del género. Se nos presenta un villano, el duque, planeando la segunda Armada invencible, un don Juan como maestro espadero, una reina preocupada por los asuntos de estado. Don Juan es, quien sino, el salvador del imperio, no es ni mucho menos un personaje complejo, sino absolutamente simple, la esencia de su personaje tiene una escasa repercusión en el desarrollo de la historia. Su introducción en esta historia es como poner a Hércules enfrentado a una invasión alienígena. El argumento central no resulta atractivo, como ya he dicho está muy visto y no presenta ninguna situación espectacular, todo lo contrario, se recurre a situaciones absurdas que permitan rápidamente dar lugar al desarrollo de la historia, el duque tiene de repente la autoridad de mandar a la guardia recluir a los reyes.

Lo dicho anteriormente viene justificado además por el pésimo guión que no aporta consistencia, y cuyos diálogos son cuanto menos intrascendentes.

Tampoco se dan muestras de una gran dirección, un ritmo aburrido, planos estáticos, gran falta de dinamismo en las escenas de lucha. Las apariciones de los personajes son excesivamente forzadas.

El reparto viene encabezado por un Errol Flynn ya cerca de los cuarenta años y en decadencia, lejanos quedan ya sus míticos Robin Hood o Custer de ''Murieron con las botas puestas''. El director pretende que sea lo que fue, pero es inútil, no le da más a la película que cierta elegancia. Resulta además poco creíble como español.

El resto de actores es apenas conocido, llama la atención el duque, el actor desempeña una interpretación poco realizada y no resulta creíble como villano. Viveca Lindfors en su, papel de reina, hace una aceptable interpretación. Cabe destacar al enano Sebastián que resulta divertido.

El montaje deja mucho que desear, especialmente a la hora de introducir la música, bastante cutre, que no pega con lo que está aconteciendo.

Mención especial deben recibir los decorados, la villa de Madrid se aleja mucho de como era en el siglo XVII. El palacio es muy ornamental con altísimas techumbres y un aspecto impropio de la arquitectura del siglo XVI durante el cual se construyó el alcázar de los Austrias.

En conclusión, esta película es bastante mediocre, tanto en los aspectos técnicos como argumentales. Nada recomendable.
Gran Moff Tarkin
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados