arrow
Haz click aquí para copiar la URL

El pueblo de los malditos

7,0
5.447
votos
Sinopsis
Inexplicablemente, los habitantes de un apacible pueblo pierden el conocimiento durante unas horas. Poco después se produce otro extraño e inquietante fenómeno que parece estar relacionado con aquel desmayo: muchas mujeres del pueblo descubren que están encintas. Agentes del gobierno supervisan estos embarazos para investigar si existe o no tal relación. Cuando las madres dan a luz, resulta que curiosamente todos los recién nacidos son ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 7 >>
20 de febrero de 2010
28 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
No he visto el remake de Carpenter, ni ganas después de ver esta joyita hecha con cuatro duros.

Todo el principio les recordará mucho a Shyamalan, que supongo le inspiró bastante este filme. No se dan muchas explicaciones científicas, ni falta que hace. Esto es cine no un planetario. Cuando se intentan dar muchas explicaciones es cuando hay fallos y no cuela, y es cuando los fanáticos de la verosimilitud andan atentos a pillarlos.

Luego la historia se desarrolla con cierto espíritu de socarronería hacia el superhombre de Nietzche, que en Inglaterra estuvo muy en boga. Esos niños arios, monísimos, inteligentísimos, insensibles y con poderes sobrehumanos son peligrosísimos extracinematográficamente, porque dan ganas de azotar infantes.

El final tal vez es algo convencional, pero no podía ser otro. Además como la película es breve se agradece que no se alarguen innecesariamente.
Gilbert
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de septiembre de 2006
34 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un clásico de terror y ciencia-ficción de serie B que aunque no tuvo mucha aceptación en su día hoy podemos decir que goza de cierta popularidad sobre todo a raíz del inferior remake que el mediocre John Carpenter hizo en 1995. La película está basada en una novela de John Wyndham publicada en 1957 titulada ”The Midwich Cuckoos”, que en cierta forma continúa el tema de su gran éxito ”El día de los trífidos” (1951) -también llevada al cine en 1962 con el título en español de ”La semilla del espacio”- sobre la invasión de Gran Bretaña por alienígenas, en realidad extranjeros, que tan de moda se había puesto en las islas desde los intentos de conquista por parte alemana en la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto una cierta xenofobia, está implícita en esta estupenda ”El pueblo de los malditos”. En general fue un proyecto de gente joven y aficionados a la ciencia-ficción los que llevaron el proyecto adelante. Desde el director, un alemán asentado en Londres, Wolf Rilla que hizo su mejor trabajo, aunque demuestra que nunca fue un buen director de cine. Los compositores, los fotógrafos, los guionistas e incluso los productores son sus primeros pasos serios en el cine y también para la guapa Barbara Shelley, es la típica película de serie B donde casi todos empiezan o casi en el mundo del cine y participa la típica estrella madura venida a menos como es el caso de George Sanders.
La película tiene varias lagunas de guión que no explica ni parece importar hacerlo, lo que hace que sea una película de exigencia pasiva al espectador ya que racionalizar más de la mitad de las premisas de la película lleva a un total absurdo. En mi opinión la película tiene más de terror que de ciencia-ficción, y es en la relación entre las parejas, y las dudas y reproches entre ellas donde encontramos algunos de los mejores momentos del film, además de unos primeros veinte minutos magníficos, con un arranque de manual.
Buena película, que sin ser la séptima maravilla resulta más interesante que todas las de los megapresupuestos de terror gore y susto fácil de nuestros días.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
vircenguetorix
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
19 de junio de 2010
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
No puedo evitar que esta película me recuerde a “La invasión de los ladrones de cuerpos” dirigida por Don Siegel, cuatro años antes, en 1956.

Compararlas es odioso, pero no sé porqué me da que Wolf Rilla se acordó de Siegel cuando puso en marcha este proyecto. ¿De serie B? Tampoco estoy segura si con esa catalogación se menosprecia esta joyita. De serie J, es el telefilm de Carpenter, el nefasto remake protagonizado por Superman en los 90.

“El pueblo de los malditos” es una sorprendente pieza de terror (nada da más miedo que los niños) en la que la imponente presencia de George Sanders y la caracterización albina de los monstruitos, arrasa.

Es cierto que no se buscan explicaciones lógicas al fenómeno y menos lógico aún que no se indague en las pesquisas siendo Sanders, padre de una de las criaturas, científico de profesión. De todas formas es loable la velada crítica al sistema y al Estado cuando precisamente Sanders se enfrenta a un alto mando militar aduciendo que dudosamente una sociedad evolucionará mientras exista siempre ese miedo a lo desconocido. A lo desconocido que hay que erradicar. ¿Y si nos leyeran la mente?

Por eso me desconcierta el final. Sin embargo no hay dilema: llegados al punto en que ni existe libertad de pensamiento teniendo que esconder nuestras ideas tras un muro de piedra, Sanders hace lo que toca.
Valkiria
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de febrero de 2011
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Clásico del cine de terror de los 60 que acojona lo que no está escrito, y que es todo un referente en lo que viene siendo el género de niños cabrones.

No tengo ni puñetera idea de quién coño es Wolf Rilla, y lo que he encontrado en internet sobre él y nada son la misma cosa. El tipo este dirige la película sin muchos aspavientos, ciñéndose al efecto acojone que causan los hijos de Bryan Adams. Gran cantidad de planos en los que aparecen los niños con actitud impasible llenan el metraje, cosa que se agradece siendo una película de terror que trata de eso. A diferencia de las películas modernas, aquí se trata el elemento del canguelo con total naturalidad, desvelándose el misterio cuando se llevan muy pocos minutos de película. El guión (nota mental: leer la novela) es sin duda alguna el gran valedor de la obra, desarrollándose cuidadosamente y haciendo cambios bruscos de forma y manera que encajan a la perfección. Pese a saber de qué va el tema, estamos intrigados por saber cuál será el siguinte paso, y ese es obviamente otro de los puntos a favor.

Los actores, excluyendo a George Sanders, como el culo (lo cual dice mucho de la dirección actoral del tal Wolf) y con una expresividad que se limita a mover los labios para que salgan las sílabas. No voy a pararme en cada uno de ellos pos dos motivos: el primero que no tengo ni idea de quién son, y el segundo que lo que se diga de uno puede decirse de todos. Al que sí voy a destacar es a Martin Stephens, ese niño que con solo estar quieto acojona más que encontrarte a la niña de 'la señal' dentro de tu tarta de cumpleaños. Legendario el chiquillo.

Resumiendo, que es gerundio: ¿puede una película con una dirección normalucha y unas actuaciones lamentables ser buena? Pues sí, eso parece. Con un guión solvente (aunque no autosuficiente, como se ve al final), puede. Hay películas que tienen una esencia, un "algo" que no se limita a lo técnico o artístico, y esta es un claro ejemplo. Películas de Serie B que respiran clásico por los cuatro costados. Películas, sin duda, para el recuerdo.
Grijander
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de julio de 2012
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
El título de esta crítica es también el de la novela que sirvió de base para el guión de esta película, un clasicazo de terror, una de esas escasas películas de serie B que consiguen sobreponerse a su escueto margen de acción y trascender no sólo en su época si no a lo largo de los tiempos. La razón es bien sencilla: La originalidad, que en esta ocasión utiliza el miedo a lo desconocido pero ahondando aún más en la confusión, porque en este caso nadie sabe a ciencia cierta el origen o las intenciones de estos maléficos niños con corazones como témpanos. En ‘El pueblo de los malditos’ no hay monstruos, ni sangre, ni apariciones fantasmagóricas, ni psicópatas… hay niños, extraños púberes de cabello rubio platino, que no muestran sentimiento alguno y capaces de leer y controlar la mente humana, pero niños al fin y al cabo y el hecho de provocar terror en algo tan cercano e inocente es lo que ha hecho a esta cinta un mito.

El acierto está también en no desvelar segundas intenciones en mantener a los personajes de la trama tan confundidos como al espectador, sólo pequeños detalles van desvelando la verdadera naturaleza maquiavélica de estos seres y su origen. Otra de las razones en la que radica su originalidad es la naturalidad de la invasión de estos niños, mientras que en el cine de terror al uso, casi todo lo que ocurre se hace de manera subrepticia y los ‘malos’ tratan de huir de lo público para no ser descubiertos, aquí las acciones de estos pequeños no solo se efectúa ante la mirada de todo el pueblo, también ante las autoridades civiles y militares que están informadas en todo momento. Así, en otros seres hay un punto flaco que minar, una esperanza, pero el autoritarismo con el que estos bellos y arios engendros pavonean su poder sin que nadie pueda hacer nada es pavoroso, sencillamente son imparables pero… ¿qué es lo que hay que parar?. Lo que se consigue no es una película de terror al uso, no hay golpes de efecto ni sobresaltos, es simplemente una intranquilidad latente a lo largo de toda la película, un desasosiego que no te hace taparte los ojos, pero que no suelta el nudo de la garganta. Pese a la buena cimentación de la película con un guión tan poco común y un apetitoso gancho, lo cierto es que la película no deja de ser una serie b, y en los aspectos técnicos flaquea y tropieza. Las actuaciones son acartonadas y poco concluyentes (a excepción de niño David que realmente no parece mostrar ante la cámara sentimiento alguno y mantiene una frialdad asombrosa), los efectos especiales resultan ser bastante falsos, y la música es más propia de una marcha militar que de una película de miedo. La escasa duración del filme (74 minutos) y la celeridad por tratar de explicar tantos hechos extraordinarios en tan poco tiempo es otro hándicap importante de tal modo que el director tiene que recurrir a enormes elipsis para encofrar la obra y los lapsus temporales se notan demasiado. Tampoco el guión tiene todas consigo salvo la originalidad ya reseñada y un extraordinario comienzo, el gancho perfecto para introducirte en una trama ante un fenómeno misterioso sin explicación… pero tiene bastantes lapsus, muchas incognitas no resueltas y otros muchos detalles por los que se pasa de puntillas y sobre todo, tiene un pésimo final, una manera un tanto absurda de acabar la obra de forma abrupta, acelerada y poco certera. …y pese a caer en tantos errores ¿porqué nos atrapa?

http://palomitasconchoco.wordpress.com
Palomitasconchoco
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 7 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados