arrow

El viento y el león

6,6
2.283
votos
Sinopsis
A principios del siglo XX, el jefe de los bereberes El Raisuni, secuestra en Tánger a una bella viuda estadounidense y a sus hijos para pedir un fuerte rescate. Este hecho desencadena un conflicto diplomático en el que se verán involucrados el gobierno americano (Theodore Roosevelt: 1901-1909), tropas alemanas y diversas facciones del sultanato de Marruecos. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
3 de octubre de 2006
30 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
John Milius que ya se había ganado la confianza del público y de la crítica como director con la violenta e interesante "Dillinger" acometió una producción de alto presupuesto donde deja patente su amor al cine con sabor a clásico. Porque ante todo “El viento y el león” es una película que destila homenajes por los cuatro costados en un director que en su corta filmografía nos encontramos con una caja de bombones como diría nuestro amigo Forrest.
La única obra maestra de John Milius es “Conan El Bárbaro” el resto son películas muy normalitas aunque decentes como esta y “Dillinger” y otras muchas penosas como “Amanecer rojo” o “El vuelo del Intruder”. Milius no esconde lo que es; representa esa derecha imperialista americana, que a pesar de escribir “Apocalypse now”, su verdadero yo sale en cuento tiene oportunidad.

En cuanto a los actores Sean Connery me parece una muy buena elección, desde luego mucho mejor que Anthony Quinn y Omar Shariff como se pensó en un primer momento, está perfecto en el papel de El Rasuni, aunque hay que decir que físicamente se parecen poco porque el jefe bereber era feo pero hasta decir basta.
Candice Bergen, mujer de armas tomar en la vida real y en la ficción que se hizo muy popular en “Soldado azul” donde sale guapísima, está correcta aunque demasiado estereotipada como mujer fuerte que se enfrenta incluso con guerreros del desierto, y eso no se lo cree ni Milius. Lo que es una pena es que sale caracterizada demasiado mayor para un bellezón como era ella, todo por no hacer parecer viejo al bueno de Connery.
Y el actor francés Antoine Saint-John como oficial alemán está bien aunque, que ya había hecho un papel similar en “Agáchate maldito” de Leone, presentado como si fuera el lobo de Caperucita.
John Huston que por aquella época frecuentaba cada vez sus apariciones como actor más que nada porque sus películas en los setenta tenían menos éxito que nunca, está perfecto como Secretario de Estado.
Pero desde luego una mención especial para un actor como Brian Keith, que además de parecerse extraordinariamente a Theodore Roosevlt nos da una magistral lección de interpretación. Haciendo uno de sus mejores papeles de toda su vida.

Otros aspectos a destacar es como casi siempre al trabajo de Jerry Goldsmith que hace una extraordinaria banda sonora que se escucha con deleite para los sentidos.
Y a Billy Williams, un fotógrafo que venía de hacer "El exorcista" y que haría años más tarde "Gandhi" nos traslada a lugares lejanos y paisajes magníficamente retratados. Un sobresaliente.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
vircenguetorix
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de octubre de 2007
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
El film, escrito y dirigido por John Milius ("Dillinger", 1973), se inspira libremente en un hecho real. Se rueda en Bahía de los Genoveses (Cabo de Gata, Almería), Huelva, Granada y Sevilla, con un presupuesto estimado de 4 M dólares. Obtiene 2 nominaciones a los Oscar (música y sonido) y otras 3 nominaciones. Producido por Herb Jaffe, se estrena el 25-V-1975 (NYC).

La acción principal tiene lugar en Marruecos (Tánger y el Riff), de junio a octubre de 1904. Mulay el-Raisuli, el Magnífico (Sean Connery), secuestra a una viuda norteamericana, Eden Pedecaris (Candice Bergen), y a sus dos hijos de corta edad, William y Jennifer, con el propósito de obtener un rescate del Sultán de Marruecos. El presidente Theodor Roosevelt (Brian Keith), apoyado por John Hay (John Huston), su secretario de Estado, decide intervenir.

La película muestra la situación imperante en Marruecos a principios del s. XX, cuando confluyen en el país las ambiciones colonialistas de Francia, Alemania y otras potencias. La antigua marginación de los bereberres provoca la emergencia de grupos armados de esta etnia, que destacan por su valor y fuerza. El héroe del film, el-Raisuli, es el jefe de una partida bereber, que lucha por la libertad de su pueblo y la independencia del país. Es un hombre idealista y soñador, que admira la valentía de la lucha a espada y detesta las armas modernas del momento (rifles, ametralladoras y cañones móviles), porque no permiten la lucha cara a cara. Es un antihéroe, romántico e idealista, que da gran importancia al amor. Como el león, ocupa su lugar con dignidad, no es el viento cambiante y huidizo que busca ventajas oportunistas y materialistas. Es un viejo guerrero que prefiere la gloria y la autoestima a las ventajas efímeras del intervencionismo y el colonialismo, condenados a perecer. Es la cara opuesta de Theodor Roosevelt, por muchas razones, pero sobre todo porque, si quiere, se puede permitir el lujo de una derrota por amor.

La música, de Jerry Goldsmith ("La profecía", 1976), se hizo famosa; es de ritmo intenso y aires marroquíes; rebosa solemnidad y sentido épico. La fotografía, de Billy Williams ("Ghandi", 1982), mueve con precisión la cámara, resalta los puntos de humor y ofrece escenas de lucha de gran verismo. El guión dibuja los personajes islámicos con respeto y neutralidad. La figura de Roosevelt es tratada con afecto y homor. Las interpretacines de Connery, Brian Keith y John Huston, son sobresalientes. La narración de los hechos se hace desde el punto de vista, ingenuo y fantasioso, del niño William Pedecaris.

La pelícua, segunda de Milius, se inspira en las obras clásicas del género de aventuras, como "Robín de los bosques" (1938), "Los tres mosqueteros" (1948), "Ivanhoe" (1952), "Los vikingos" (1958).
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de mayo de 2008
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Beau Geste arrancaba con una de las secuencias más mágicas de la historia del cine, un fuerte vigilado por soldados muertos. Siempre he pensado que el buen cine de aventuras debe comenzar de la forma más espectacular posible, puesto que el cineasta nos narra algo inverosímil que pega al espectador a su butaca y al final acaba convirtiéndolo en un niño más impresionado por los avatares acaecidos en tierras lejanas con personajes de leyenda a los que la pericia del cuentacuentos nos hará más reales que el vecino de asiento. Es, quizás, el género que más debe cumplir aquello que decía Wilder de que enganchar al espectador en los 10 primeros minutos era lo mejor para realizar una buena película, y de la misma manera arranca uno de los últimos clásicos del género aventurero, El viento y el león, brillante muestra genérica cortada por el patrón más clásico realizada por John Milius, brillante guionista e irregular cineasta que alcanzó aquí su cima, bordando una poco sutil crítica a los Estados Unidos que al final no termina siendo tan extremista como parece por el excesivo apego del director a las barras y las estrellas que le hacen sacar la vena más reaccionaria y patriótica y hacen del film un total un tanto contradictorio que, al final, termina barriendo para casa y entregando un heroísmo Born in the USA que empaña un tanto la maravillosa fábula que hasta ese momento nos había contado con gran tino Milius, que aquí realiza una obra romántica y deudora de los grandes clásicos a los que homenajea constantemente.

Detalle interesante la decisión de Milius de narrar la historia desde los ojos del pequeño William desde su particular visión idealizada de ese enigmático y carismático rebelde interpretado por un enorme Sean Connery, al que contempla casi como un personaje de cuento. Y es que es vital esa visión del líder bereber, ya que la cinta gravita en torno al duelo que mantienen él y el populista y algo prepotente Roosevelt. En ese choque encontramos un mar de tensiones políticas que nos sitúa en medio del polvorín que luego supuso la primera guerra mundial, contexto que Milius aprovecha para narrar el auge de los nacionalismos dentro de las colonias y el choque de las grandes potencias y sus diferentes intereses, y, especialmente, el lugar que ocupaba la incipiente nación de los Estados Unidos y la búsqueda de una historia futura con la que rellenar la carencia histórica del pasado norteamericano. Dentro de lo fascinante que encuentra el reaccionario director la violencia y el uso que se hace de ella por parte de Estados Unidos con medios como la ANR, excelsa muestra del pensamiento norteamericano, aquí carga las tintas contra la política internacional intervencionista estadounidense haciendo que al final todo quede un tanto desubicado al no poder rematar el resultado final.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Tony Montana
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de enero de 2007
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta película es un compendio de lo que se entiende por cine clásico de aventuras, y en donde se encuentran los ingredientes necesarios e imprescindibles: Acción, Aventura, toques de humor, buena banda sonora, buena fotografía,.....
Los protagonistas geniales. La mujer, aunque madura, es bellísima. A Sean Connery, con una estupenda caracterización, le va el papel, como anillo al dedo. Resulta muy amena y entretenida de ver. La recomiendo encarecidamente a todo amante del cine de aventuras.
Nomenclatus
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de marzo de 2013
11 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Película menor de John Milius que gracias a su estilo ligero de aventuras se deja ver. Aunque para ver, esta Candice Bergen me ha sorprendido por guapa. "El viento y el león" empieza bien con el secuestro de la señora Pericadis y sus hijos por parte de Al-Raisuli (Sean Connery) en el Tanger de 1904. A partir de ahí, dimes y diretes entre estos dos, en una relación con muy poco gancho, y las reacciones diplomáticas consiguientes. De este modo la historia de va difuminando durante minutos y minutos en los que no se sale del impase en el que ha caído. Muy poca acción, bastantes diálogos y las largas peroratas de T. Roosevelt. Lo malo de esta contraposición entre el viento, el presidente de los Estados Unidos y el león, Al-Raisuli es que, aparte de romper el ritmo constantemente, supone un retrato idílico de dos tipos que fueron nefastos tirando a criminales, por lo que es muy difícil sentir simpatía hacia ellos.

De Roosevelt se pueden decir unas cuantas maldades, cosa que muchos hacéis aquí por más que la mayoría de las veces la crítica es demasiado gruesa y teñida de un antiamericanismo que no comparto. Por ejemplo su política hacia los indios que yo mismo señalo en "Noche en el museo". Aquí os lanzo otro dato: La Guerra de Filipinas (1899-1902) que mantuvo primero como Vicrepresidente y luego como Presidente del país costó la vida de más de 200.000 civiles filipinos, aparte de combatientes. Pero de lo que la gente se evade con ampulosas palabras como "imperialismo" o "la derecha americana" es que los Estados Unidos era el sistema más democrático del mundo, además sin oposición antidemocrática como en Francia, y que T. Roosevelt fue elegido por las urnas. Ahí queda. Claro que el otro, Al-Raisuli no fue más que un delincuente sanguinario que cambiaba de bando cuando le convenía, pero que hoy día, sería de Al Qaeda.

Lo malo es que John Milius tiene que falsear la historia con un descaro inaudito para hacer pasable su trabajo. Que en realidad los secuestrados fueran un comerciante de 64 años, Ion Perdicaris y su hijastro, es lo de menos. Peor es la conversión de Al-Raisuli en héroe romántico de la libertad. El tipo era de los más ambicioso y de hecho tras este secuestro obtuvo, además de dinero, ser nombrado pachá de Tánger y gobernador provincial de Yebala, cargos de los que fue destituido por corrupción y crueldad. Cierto que luchó contra los europeos pero también que se alió con España para combatir a Abd El Krim. Ahora bien, los que luchaban por la libertad e independencia de Marruecos eran... los alemanes. Afortunadamente la intervención franco-española pudo acabar con el avispero que gracias a caudillos como Al-Raisuli se había formado. Por lo que, ¡Viva el Marruecos Francés!, y aunque fuera una limosna, ¡Viva el Maruecos Español!
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados