arrow

Sexo en Nueva York (Serie de TV)

6,3
54.102
votos
Sinopsis
Serie de TV (1998-2004). 6 Temporadas. 94 capítulos. Narra las aventuras amorosas y sexuales de cuatro neoyorquinas solteras e independientes: la columnista Carrie Bradshaw (Parker) y sus tres mejores amigas, la abogada Miranda (Cynthia Nixon), la pija Charlotte York (Kristin Davis) y la promiscua Samantha Jones (Kim Cattrall). El programa se hizo famoso por rodar escenas en las calles, los bares, restaurantes y discotecas de Nueva ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 10 19 >>
25 de mayo de 2007
187 de 248 usuarios han encontrado esta crítica útil
Queridas amigas: los reyes no son los padres, dios no se preocupa de nosotras y las teleséries de mujeres están hechas por hombres.
En serio, no quiero ser aguafiestas pero se rumorea que Darren Star y Allen Couter tienen polla.
Y no sólo son los padres de Sex in the city sino también de Beverly Hills 9000 y pico: Sensación de vivir.
Y me imagino que se reunen con los colegas, se ponen hasta el culo de cerveza y hablan de obcenidades mientras juegan a hacer concursos de eructos. Los hombres siempre serán hombres y se piensan que en este mundo hay pocas cosas más agradables que beber cerveza, eructar y hablar de sexo con los amigotes... El problema es que Darren y Allen reciclan sus conversaciones sobre coitos, las recortan todo lo necesario para que puedan ser emitidas por las puritanas cadenas de televisión estadounidenses, las ponen en boca de cuatro tías buenas y las venden como si se tratase de feminismo postmoderno. Hay que tener jeta. Y para rematar la faena, le ponen un título de película porno que despierta la curiosidad y luego defrauda a cualquier pajillero.
¡Después se quejarán de que las mujeres son comadrejas rebuscadas!

Un título más adecuado sería quizá Parloteo en Villaconejos, porque las protas hablan más que follan y porque nadie se cree que la acción transcurra en una urbe inmensa y cada vez que una sale a la calle a comprar zapatos se encuentra con sus exs, sus ligues de la semana pasada, sus amigas de la infancia, su suegra, el cirujano que le arregló los gluteos y el profe de gimnasia que abusaba de ella en el instituto.

Y, bueno, las chicas protagonistas hablan de penes y vaginas sin dejar de ser frívolas, cursis y estereotipadas... Mientras que los secundarios masculinos no es que sean planos, es que tienen una bidimensionalidad chunga: durante 15 minutos son el hombre ideal, y luego en los últimos 5 minutos son una mierda andante.
Por ejemplo, puede suceder que la periodista se enamore de un cinéfilo y vaya con él al cineclub y le de mucho morbo y sea todo muy bonito hasta que el chico le pida que se disfrace de Dersu Uzala y se pinte un bigote a lo Groucho Marx y se arrodille frente al sofá y le fele el ciruelo mientras disfruta de El Acorazado Potenkim en el home cinema con el volumen a todo trapo. Entonces ella se da cuenta de que este hombre es tan capullo como todos y se va a contarlo a sus amigas.

Además aprovecha sus experiencias vitales (y a veces incluso consulta a tres amigas) para realizar una inducción global y escribir artículos de opinión con abundantes preguntas retóricas que a suele leernos con su elegante voz en off y que suenan más o menos así:
"¿Puede ser que la cinefilia sea el nuevo paradigma sexual de la juventud treintañera del siglo XXI en la isla de Manhattan?"
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Listocomics Puntocom
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de julio de 2006
99 de 152 usuarios han encontrado esta crítica útil
He visto críticas demasiado ácidas hacia "Sexo en Nueva York" y la conclusión que extraigo es que pertenecen a personas que únicamente han visto un capítulo o dos de la serie. Es cierto que viéndola no encontrarás el eslabón perdido ni descifrarás el genoma humano, eso es evidente, pero sin duda cumple su función, que no es otra que entretener al espectador y, algo que creo muy importante, ofrece un enfoque novedoso a los temas que trata, que, aunque quizá algo manidos, son universales y lo seguirán siendo, pese a los que van de intelectuales. También es cierto, todo hay que decirlo, que las protagonistas encarnan a cuatro treinteañeras un tanto aburguesadas, lo que no creo que sea representativo realmente de la ciudad, pero las interpretaciones son estupendas -varios emmy las avalan-, los diálogos son ácidos, directos, escatológicos en ocasiones, y ver algo de vez en cuando que se desmarque de la típica americanada la verdad es que se agradece.
MIGUEL ANGEL
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de noviembre de 2009
67 de 89 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta basura sólo podría triunfar hoy en dia, (y los creadores han de saberlo) ya que:
-El mundo es una mierda.
-Todos somos subnormales.
-La raza humana ha fracasado como especie.

Estas cuatro zorras sin carisma y sin alma pretenden enseñarnos lo que esta "in" en una sociedad que carece de todo menos dinero, falsedad y estupidez.
Desde el epicentro del retrete humano y espiritual (Nueva York) todos los involucrados en este dañino manifiesto condenan una vez más al mundo a su perdición, a la inconsciencia y al deterioro racional.
Entendería que el autor fuese un anarquista implacable, intentando derribar el sistema desde dentro, que espera que los espectadores tras unos pocos capitulos se viesen privados de las minimas capacidades motrices y arrastrasen al resto al caos y la locura,pero no, esta es la clase de mierda que afianza el sistema, y lo ensalza, la clase de mierda cuyo creador es un nuevo fuhrer de lo más "in".
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
bolan
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de julio de 2008
52 de 66 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando leo críticas negativas de esta serie centradas únicamente en decir que son cuatro pavas que hablan todo el día de sexo, que están todo el día de compras o que son cuatro idiotas mimadas que no saben afrontar los problemas de la vida, me doy cuenta de que son usuarios que hacen una crítica basada en el estereotipo que existe sobre esta serie y no desde la conciencia de haber visto y digerido todos los capítulos de las seis temporadas.

“Sexo en Nueva York” no es una serie que sólo habla de sexo; habla de las relaciones personales, de los problemas típicos que afronta todo ser humano que viva en el mundo occidental, todo ello bajo un escenario no tan idílico como se pretende hacer ver. Porque las mujeres de clase alta neoyorkinas no son tan distintas a las mujeres que vivimos en Madrid con un sueldo anual inferior a los 15.000 €. Precisamente, es en esa conexión y en la comunalidad de problemas donde está la magia de esta serie.

El argumento está muy bien hilado, es difícil predecir qué es lo que va a suceder y se maduran muy bien las historias. La primera temporada estaba intrínsecamente ligada al sexo, sin embargo, a partir de la segunda temporada, la serie se centra más en las relaciones personales, así como en la evolución psicológica de cada uno de ellos, todo ello sin dejar de lado al sexo, que siempre está presente de alguna u otra forma. Quizá la evolución de los personajes sea el punto más fuerte de la serie, puesto que las distintas circunstancias que envuelven a cada una de los personajes, hacen que deriven a otras formas diferentes de ver su mundo y de afrontarlo; formas totalmente inesperadas, que mezclan la alegría y la tristeza de una manera magnífica.

En cuanto a los actores y actrices, hay que destacar la espectacular interpretación que hace Cinthia Nixon en el papel de Miranda: simplemente sensacional en las escenas cómicas e impresionante en las dramáticas. Kim Catrall, en el papel de Samantha es también otro peso pesado de la serie. Las actuaciones de Chris Noth como el galante Big, David Eigenberg como el humilde, bonachón y simpático Steve, Evan Handler, como Harry (también conocido como Charlie en “Californication”) y el atractivo Ron Livingston (más conocido como el Capitán Nixon en “Band of Brothers”) como Jack Berger, son dignas de mención. Las actuaciones de Willie Garson como Stanford, así como Mario Cantone en el papel de Anthony, aportan un toque fresco del ambiente gay, aunque no sé si rozan demasiado el estereotipo de gay-amante-de-la-moda-y-el-estilismo.

En cuanto a aspectos técnicos, no añaden nada nuevo en cuanto a formas de rodaje. La música que acompaña a los capítulos, está muy bien escogida y era acorde a los ritmos que sonaban por aquellos años. La escenografía es impecable, y para los amantes de la moda, Pat Field y compañía hacen un excelente trabajo.

En definitiva, una serie que aún sigue viva. Veremos cómo madura con los años pero, sin duda, marcó un antes y un después.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Shaulah
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de febrero de 2006
74 de 121 usuarios han encontrado esta crítica útil
No sólo es vana, superficial y con pretensiones "chic";no sólo tiene todo lo malo de la Cosmopolitan y de Friends en uno. No sólo es reflejo de una sociedad completamente aburguesada dada al cliché y al pensamiento uniforme (¿pero lo hay realmente, o el tinte les ha calado en el cerebro?). El supuesto "ingenio" que derrocha es fruto de un humor prefabricado y listillo, que no inteligente. Es victorianamente progre y peca de un sexismo horripilante disfrazado de otra cosa. Sin lugar a dudas, lo más aberrante que he visto en mucho tiempo televisivamente hablando. Y filosóficamente...Me callo.

Doctores Fleishmanes y Chrises Petersons, yo os invoco.
Porfiria
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 19 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados