arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Yo, tú, él, ella

Drama Basado en una historia que la propia cineasta escribió en París en 1968, el filme se divide en tres secciones de análisis: Tiempo de Subjetividad, Tiempo del Otro y Tiempo de la Relación. Los tres tiempos son actuados por la propia cineasta en el personaje de Julie, una solitaria que ejecuta actividades repetidas hasta culminar en una escena lésbica provocativa y voyeurista. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
20 de febrero de 2011
9 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
ELLA:

La cineasta. Julie.

=======

ÉL:

Un camionero, pero para nada burro o borrico. Éste tiene encanto del blanco y negro de la nouvelle vague.

=======

TÚ:

Hay gente que ‘no saldrá’ de la habitación de la protagonista…

[Está allí durante los primeros 31 minutos de película]… Después, [SPOILER] toca masturbar a un camionero y tener un dúo lésbico hasta el fin del metraje.

=======

Por supuesto están TÚ (cortándote las venas); ÉL (limpiando la sangre y metiendo tu cuerpo en su camión); ELLA (afilando la cuchilla) en formato fotogramas… y YO: (escribiendo esta crítica).

=======

Chantal Akerman es así, no deja supervivientes, sólo víctimas, para bien o para mal, de su cine.
Maldito Bastardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de noviembre de 2020
Sé el primero en valorar esta crítica
De Je, Tu, Il, Elle, primer largometraje de Chantal Akerman, que realiza con tan solo 24 años (dos antes de dirigir Jeanne Dielman) me sorprende sobre todo la ausencia de diálogo en toda la película.

Lo único que escuchamos es el sonido ambiente, la voz en off y ocasionalmente una serie de palabras al aire o monólogos, que no tienen réplica alguna. No hay absolutamente ningún intercambio de palabras entre los personajes.
La película se estructura en tres partes; la primera es un retrato de la propia Chantal Akerman en una minúscula habitación, la segunda narra su encuentro con un camionero haciendo autostop y la tercera concluye con una pasional escena con su amante.

Las tres partes, como digo, sin diálogo alguno, se basan en planos normalmente largos de una expresividad, en contraste, apabullante. Me sorprendió también, particularmente, una de las escenas en el camión que me recordó a Pierrot le Fou, película que según la propia Akerman, fue la que motivó el inicio de su andadura como cineasta ("Cuando vi Pierrot le Fou, con 15 años, tuve la impresión de que la película me hablaba, que era poesía; salí del cine pensando que yo también quería hacer películas") .
Las dos películas no pueden estar más alejada formalmente, una en desbordante color, alegre, histriónica; la otra en blanco y negro, mínima y sutil. Sin embargo, ambas igual de deslavazadas en su desarrollo, comparten un dilatado e irreal plano que las une.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
uryenbg
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de octubre de 2008
14 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
La voz en off describe la habitación donde vive una chica, cuenta como cambia los colores y muebles de sitio, a lo largo de de 5 minutos en los que la cámara a ratos se ha movido lentamente siguiendo trayectoria... hacia alguna parte.

Un largo fundido en negro y, cuando termina, aún seguimos en el mismo lugar , la chica continúa moviendo cosas y finalmente escribe algo, a los 9 minutos hay otro larguísimo fundido... al mismo sitio, ésta todavía escribe, y escribe y escribe hasta que a los 11 minutos ocurre lo extraordinario: come algo indefinido de una bolsa con una cuchara que la voz dice era azúcar moreno (tremenda sorpresa).

Hasta el minuto 15 la chica coloca y fija con chinchetas al suelo todos los folios y cuando se sale de cuadro la cámara no la sigue (¿se habrá dormido el operadorl?), la chica vuelve a entrar en plano, la cámara no se inmuta.

Se desnuda, tumba en el colchón y se cubre con la ropa, duerme, la voz dice que han pasado 28 días (¿llevaré todo este tiempo ante la pantalla?), no, son 18 minutos y se ha hecho de noche.

En el 22 se ha despertado, es de día y sigue comiendo azúcar, que ahora derrama sobre las hojas aunque con el operador no sabemos que ocurre, pues la cámara parece clavada en el suelo. La chica va recogiendo el azúcar con la cuchara y la voz dice algo de unos pasos.

Minuto 23, vemos a través de la ventana la calle (todos están felizmente despiertos) y ella sigue desnuda, mira el exterior hasta el 27 y vuelve a comer.

Minuto 30, se acaba el azúcar.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ennis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados