arrow

Tipos legales

5,5
4.781
votos
Año
2012
País
Estados Unidos
Director
Reparto
Género
Comedia. Acción | Vejez. Amistad. Mafia
Sinopsis
Val (Al Pacino) sale de la cárcel tras cumplir 28 años de condena. Doc (Christopher Walken), su mejor amigo, le espera a la salida para ir a ver a Hirsch (Alan Arkin), otro viejo colega. A pesar de la edad, los tres gángsteres deciden reanudar esa misma noche su vida de crímenes, drogas y sexo. Sin embargo, Doc tiene que hacer antes un trabajo urgente que le ha encargado el jefe de la banda: debe matar a Val para saldar una cuenta ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 10 >>
27 de enero de 2013
25 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hablar de códigos y lealtades en un ambiente donde la traición sucede como moneda corriente, es el desafío de esta comedia atípica que reúne a tres secuaces retirados -o casi- que vuelven a las andadas para rememorar viejos tiempos en burdeles, persecuciones automovilísticas y enredos a tiros. Los viejos compañeros de andanzas son nada menos que: Doc (Christopher Walken), Val (Al Pacino) recién salido de la cárcel luego de una larga condena y Hirsch (Alan Arkin), confinado en un geriátrico, del que lo rescatarán sus antiguos colegas. La singularidad de “Tres Tipos Duros” reside en que el acento no está puesto en el humor -aunque sea una comedia- sino en la tensión de un problema crucial: una muerte por encargo. Porque lo que es moneda corriente en la dura vida de cualquier gángster, se transforma cuando implica la cabeza del mejor amigo. Entonces, el dilema ético y con plazo fijo atormentará a uno de ellos durante una jornada completa que incluirá fundamentalmente el desenfreno de una última noche en compañía. El film comienza en el austero departamento de Doc/Walken, con un oscuro pasado que le ha permitido llenar una valija de dólares arrumbados en un rincón de su pequeña vivienda, en la que su principal actividad del presente es la pintura de paisajes. Precisamente la película se inicia y concluye en un amanecer o crepúsculo (según como se lo mire) sobre un puente neoyorquino.

La fotografía tiene abundantes secuencias rodadas en interiores y en escenarios nocturnos que subrayan el tono oscuro y nostálgico -pero también cómico- del relato. como la secuencia más alta filmada en el cementerio donde la dupla de amigos crea un momento de ojos humedecidos y palabras memorables. La música tiene su momento especial, porque ni el alcohol, las pastillas o los achaques impiden desembocar en una escena romantica y sentimental como la que recuerda a “Perfume de mujer” en la pieza bailada por Al Pacino y una bella desconocida en una discoteca. Nominada a los Globos de Oro 2012 también por su mejor canción original, la peli ofrece más de un soul y blues afines como un traje a medida.


Un aire zumbonamente redentor sobrevuela entre estos bandidos que citan a la Biblia y van al confesionario. En la heterogeneidad de esta comediasiempre siempre circula una fuerte tensión dramática por debajo de las risas, con un tono distendido, divertido y sarcástico, por momentos patético. Más allá de los chistes algo burdos y escatológicos, el tema central es una emocionante historia de lucha interna y ética.
A pesar de sus transgresiones, la película cumple con constantes esenciales del género: exaltación de la amistad, lucha por la dignidad, defensa de los débiles (la reivindicación de la prostituta agredida, la relación con la joven nieta de Doc/Walker que recuerda la de la adolescente y Mastroianni en “La Dolce Vita”, en tanto contraste de mundos opuestos que a pesar de todo pueden en algún punto conectarse y entenderse.
rouse cairos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de octubre de 2013
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Estar de vuelta parece ser el leiv motiv de Tipos legales. Porque no se necesitan solamente tres actores de talla para hacer coherente la propuesta, hace falta también que la puesta en escena y el concepto final se redondeen de la misma manera y con el mismo fin.

Estar de vuelta no significa tenerla clara: entendámoslo como aquel que vuelve a viejos territorios ya conocidos. Ya no será el mismo lugar, los autos andarán de manera extraña y a base de botones; los amaneceres serán distintos, con sabor a pérdida, y cada pequeña huella del pasado cobrabrá vida de pronto en la mente del que vuelve. La vejez de los protagonistas conlleva la carga que llevan en la mirada, sus relojes no se han detenido, pero ahora sí que siempre marcan las mismas horas. Su vocación oscura los sigue, mas está demasiado claro que ya no necesitan de esos trotes. El contexto los obliga, pero en cada amenidad compartida sale a la luz que el camino de ellos ya está hecho. Solo queda lugar para el recuerdo vivido como un esporádico presente.

Tipos legales es una peli simple, de recursos contados que siempre dan vueltas sobre el mismo núcleo. La noche de los protas corre con la velocidad de sus pasos cansinos, y no sé porqué intuyo que es una obra ideal para todo aquel que haya pasado los...¿50? Sobre todo en la mirada de ajustes ya hechos que aparece depositada en los seis ojos de turno. Estructural y estilísticamente remite al cine clásico, ni el The End del final parece escaparse.

Menor, elegante y profundamente personal, considero que Tipos legales volverá a mis recuerdos cuando la vida ya se me haya venido encima.
Juan Rúas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de enero de 2013
11 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Querido barfly que película viste??? Seguramente no la misma que yo...No voy a extenderme mucho en ésta pequeña joya, que no sé si pasará a la posteridad, pero que muestra las impresionantes actuaciones de dos excelentes actores como son Al Pacino y Walken. Una historia sencilla de apenas una noche, dos amigos, perdonen, tres en un reencuentro donde pasará un poco de todo, sin demasiadas aspiraciones, pero con una excelente banda musical, con recuerdos que regresan a pesar de los años, con momentos inconclusos que tratan de cerrarse, con ese sentido de la vida que muchos han perdido y tratan de encontrarlo, con códigos ya caducados que tratan de erigirse en los últimos baluartes, con un humor soez y desencajado típico de dos "tipos duros", no son carmelitas de un convento, son dos delincuentes de toda la vida, apaleados por la historia, por la cárcel y las equivocaciones buscadas o no, en fin, un film sencillo, con miradas y lentitud, con una trama sin mucho despliegue pero bien contada, con pinceladas de absurdo y humor negro... para sentarse y disfrutar tranquilamente de dos impresionantes actores.
PD: Creo que en toda película hay un mensaje y en ésta, a mi humilde entender, el mensaje es que aún en toda escoria humana, aún en todo asesino o delincuente se puede encontrar códigos, algo de honor, algo de amistad, algo de sentimientos y quizá me atrevo a decir de amor, aunque todo esto último parezca muy de color rosa o romántico, creo que en punto ésto se puede encontrar... no sabemos no?
humael
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de abril de 2013
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Partiendo desde la base que Stevens contaba con tres leyendas del cine del siglo XX la película me deja con una sensación agridulce. Todas las interpretaciones son fantásticas (como cabía de esperar) y es interesante como relaciona el mundo de la mafia con la vejez de una manera tan inocente.
El guión es bastante mediocre , con diálogos previsibles y una carencia de ritmo preocupante durante gran parte de la película, pero ahí es cuando salen Al, Alan y Chris al rescate, haciendo que sientas lástima e incluso te enternezcas en ciertas escenas.
"Es hora de repartir leña o de mascar chicle. Y no tengo chicles."
guillega2297
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de agosto de 2013
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un cartel que cuenta con tres veteranos y oscarizados actores como reclamo no puede ser mala, o al menos eso pensaba yo antes de ver ‘Stan up guys’ ó ‘Tipos legales’, en castellano. Porque la verdad es que hacía mucho que no veía tanto talento y tan reputado como en esta cinta y tan desaprovechado, un talento que se escapa por el desagüe por culpa de un director con corta experiencia y sin apenas recorrido en el circuito de Hollywood.

Contar con los aclamadísimos Al Pacino, Christopher Walken y Alan Arkin es motivo más que suficiente para hacer una buena película; pero el señor Fisher Stevens (director) debe pensarse que los grandes actores y la inercia de su presencia en pantalla harán lo que su deficiencia como director no logra. Con esos tres nombres como referente da igual lo que se nos muestre en pantalla, da igual que sea un drama, un thriller, un western o una comedia negra (que es lo que se supone que es), porque el espectador acudirá a verla por su calidad interpretativa, pero es que ni siquiera esa calidad libran a esta cinta del bochorno más absoluto. Si hace unas semanas hablaba de ‘7 psicópatas’ como la comedia negra del año, hoy vengo para decir que esta película es todo lo contrarío a la genial cinta de McDonagh, con falta de ocurrencias, situaciones delirantes y llena de clichés de geriátrico, como el tema de la Viagra o la casa de citas.

Con una temática tan suculenta como la de un grupo de veteranos delincuentes que se reúnen tras 28 años para una última juerga, es difícil entender el tan desatinado resultado, siendo una idea genial que daba para algo más. Al Pacino es el tipo que tras una larga temporada entre rejas sale de prisión, donde le espera un Christopher Walken con la misión de ajustar viejas cuentas del pasado. Con esta premisa comienza lo que va a ser la última gran juerga de este par de viejos rockeros, juntos recordarán momentos ya vividos e intentarán revivirlos por última vez. A ellos se suma Alan Arkin en una participación escasa para el tamaño de su nombre en el cartel, un Alan Arkin desaprovechado y falto de entusiasmo. Sus dos compañeros con un correcto, aunque discreto trabajo si miramos su trayectoria, intentarán hacer de las delicias del público, a pesar de no poder esbozar más que dos sonrisas en la cara del vidente, claro está que la culpa reside tanto en un deficiente director como en un pobre guión y no en unos talentosos intérpretes. Lo que debería ser un viaje alucinante y delirante termina siendo un paseo por la noche en el que se recuerda más lo vivido y en el que se olvidan de vivir, porque a pesar de ser un grupo gamberro no consigue enganchar al público ni agradarle. Para colmo el resto del reparto no tiene apenas peso, restando más en una cinta carente de por sí, amén de que el insuficiente guión nos da un pésimo final abierto, un final forzado y acelerado y que pretende ser más artístico que original.

Una lástima que una película que podía haber tenido más sustancia se vaya a perder en el olvido con semejante reparto. El director tiene las llaves de un coche clásico que bien no ha sabido conducir o no ha querido arriesgar con él. El espectáculo final podía haber sido bien distinto con unos retoques de guión y un director de algo de peso, no hay dudas. No pierdan el tiempo con esta cinta, se lo aviso.
prosikito88
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 10 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados