arrow

Bella de día (Belle de jour)

7,6
9.993
votos
Sinopsis
Sévérine, una joven casada con un atractivo cirujano, descubre la existencia de la prostitución diurna. Impulsada por la curiosidad, ingresa en la casa de citas de Anaïs y termina acostumbrándose a llevar una doble vida. La aparición de Marcel, un delincuente que se enamora de ella, complicará la situación de la protagonista. En 2006 contó con una secuela, "Belle Toujours", dirigida por Manoel de Oliveira. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 10 11 >>
13 de febrero de 2009
48 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
Film de Luis Buñuel que obtuvo un gran éxito de público y crítica. El guión, de L. Buñuel y de su colaborador habitual durante la etapa francesa, Jean-Claude Carrière, adapta la novela “Belle de Jour” (1928), de Joseph Kessel, novelista francés, nacido en Argentina, de origen judeo-lituano, que fue miembro de la Academia Francesa. Se rueda en escenarios exteriores de Paris (Campos Elíseos, Bois de Boulogne, Chalet de la Gran Cascada ...) y en los platós de Studios Franstudio (Saint-Maurice). Obtiene el León de oro, de Venecia. Producido por Raymond y Roger Hakim para Paris Films Productions (Paris) y Five Films (Roma), se estrena el 24-V-1967 (Francia).

La acción dramática tiene lugar en Paris y alrededores en 1965-66. Séverine Sérizy (Deneuve), de 23 años, casada desde hace casi un año con el cirujano Pierre Sérizy (Sorel), a causa de un trauma infantil (probablemente debido a abusos sexuales continuados por parte de un hombre mayor) es frígida, no comparte el lecho con el marido y alivia la tensión sexual mediante fantasías sadomasoquistas. Con el deseo de superar sus represiones, se pone a trabajar como prostituta a tiempo parcial (de 2 a 5 de la tarde). Séverine es hermosa, elegante y refinada. Encarna la imagen de la virginidad, la perfección y la elegancia. Es fría y distante, pero está enamorada de Pierre, que es comprensivo y tolerante con ella.

El film desarrolla un drama psicológico, que nace de una experiencia traumática infantil, se manifiesta a través de una conducta sexual desordenada, da lugar a fantasías eróticas perversas e impulsa comportamientos de riesgo. El tema permite al realizador explorar la psicología de los personajes, una de sus tareas predilectas. Se plantea cuestiones referentes a los instintos, la racionalidad y la conducta, en los que halla un campo amplio de reflexión e investigación, acorde con sus gustos, conocimientos y experiencia. El análisis que desarrolla se ajusta al estado de la ciencia en su momento.

Las limitaciones de la ciencia, entonces y ahora, mueven al realizador a explicarse con precaución y sin afanes de exhaustividad. Apunta las causas posibles con indicaciones someras que dejan en manos del espectador el completarlas. Responde a las preguntas sobre las causas sugiriendo respuestas esbozadas o simplemente enunciadas. Las referencias a los comportamientos se apoyan en elipsis que reclaman supuestos y sobreentendidos. La indefinición del relato contribuye a elevar el tono de misterio y oscuridad, que potencia el dramatismo de la historia. El interés de la protagonista por afrontar y resolver los problemas que la afectan y las consecuencias imprevisibles de sus actos aportan elementos que, administrados con la pericia de Buñuel, dan fuerza y vigor al relato. La serena belleza y el rostro angelical de Séverine ocultan un mundo interior de angustia, frustraciones y desesperación.

(Sigue en el “spoiler” sin desvelar partes del argumento)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de febrero de 2009
53 de 64 usuarios han encontrado esta crítica útil
Intento imaginar desde que la ví por primera vez (hace muchos años) que otra actríz podría interpretar el rol de Sevérine. Lo pienso y lo pienso pero no hay caso. No hay ninguna con la belleza, el misterio, la sensualidad y el talento de Catherine Denueve. Es una diosa gélida de una hermosura única. Y don Luis que nunca fué un tonto para estas lides, eligió a la mejor actríz para representar este papel soñado. La doble moral, las apariencias hipócritas. Lo sagrado del matrimonio, para el cuál existía la esposa pura con la cuál se hacia sólo lo normal. Y estaba también la amante, con quién podían desatarse todas las mas bajas fantasías y deseos, que no se permitían con las señoras. Pero acá el buscapleios de Buñuel encara toda esa hipocresía de la sociedad, dando vuelta la tortilla y haciendo que la esposa sea la que busca el placer sexual fuera del matrimonio trabajando en un burdel. Toda la película es una cachetada tras otra a la moral burguesa de la época a la cuál Don Luis odiaba y despreciaba. No quiero entrar en detalles del argumento porque hay que verla, pero les aseguro a los que nunca la vieron que van a encontrar masoquismo, sadismo, voyurismo, humillación sexual y otras cositas ricas absolutamente impensadas hace 42 años. Por algo mi mamá odiaba a Buñuel porque decía que hacía films para degenerados. Y bueno, las mamás no siempre tienen razón. Por suerte.
HIJA de VINCENT PRICE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de febrero de 2007
51 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
Con este famoso y barbárico adagio latino, medio motivaba el millonario y ocioso personaje de Henri Husson (Michel Piccoli) a la frígida y casi virginal incontenida dama de la alta burguesía parisina, la respetable señora Séverine Serizy (Catherine Deneuve), a darse una vuelta por el barrio de la ópera, a un reputado burdel de cierta sofistificación y crédito regentado por madame Anais, y donde con el paso del tiempo daría escape a sus represiones infantiles con el apelativo de Belle de Jour ("bella de día", en castellano traducido como "Flor de día") como nombre de guerra, viéndose arrastrada inconscientemente a un marasmo de desenfreno sexual revestido de una sutil capa de erotismo sesentero, cuando las normas morales aún no habían levantado el pie del acelerador, antes de traspasar la fina línea de lo erótico-sugestivo a lo erótico-explícito como antesala de lo porno y sus diversas variantes.

Ta vez la bella Séverine se sintiera atraída por los extraños caprichos de sus clientes, cercanos en la mayoría de los casos a fantasías sexuales sadomasoquistas referentes al placer de la humillación clandestina del orgullo personal, y al placer de hacer sufrir al ser humano amado y de débil predisposición (al marido pusilánime o calzonazos, vamos).

El genio de Calanda toma prestada la novela epónima en su titulación original en galo "Belle de jour" de 1928, del novelista argentino de origen askenazi Joseph Kessel.

La película es todo un alarde visual y sonoro sobre las vivencias existenciales de esta complicada mujer con recurrentes sueños sadomasoquistas, motivados, intuímos, por una difícil experiencia sexual a edad temprana, cuando fue forzada en repetidas ocasiones por hombres mayores que ella.

La esplédida fotografía corre a cargo de Sacha Vierny, y la magnífica y virtuosa dirección de la cámara fue por cuenta del turolense, el mejor cineasta de nuestro cine patrio de calle. Los personajes no están muy perfilados psicológicamente pero aún así constituye un justo equilibrio mediático de conjunto.

Buñuel nos introduce en un mundo de perversiones subjetivas que acucian la psique de una remilgada protagonista que de pronto decide dar rienda suelta a sus sueños masoquistas.

Ese sueño inicial, cuando viaja en calesa con su marido y dos conductores... y de repente, el marido manda parar el carruaje para que la vituperen públicamente, azoten y violen los dos conductores, es una pista de lo que el maestro nos tenía preparados.

Poderosa, enigmática, sugerente, sugestiva, imperturbable, virtuosa.

I M P R E S C I N D I B L E.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
burton
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de junio de 2008
23 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
Buñuel, recalcitrantemente fiel a sus inquietudes oníricas, recorrió diversos puntos de la geografía mundial en su afán por dar rienda suelta a una escandalosa y controvertida creatividad.
En esta ocasión, reclutó nada menos que a una de las grandes bellezas galas del siglo XX, Catherine Deneuve, y la hizo bailar al son de su batuta exigente y atrevida. La enorme hermosura elegante, formal y con ese aura de casi intocable de la Deneuve resultaba ideal para el papel que Buñuel le tenía reservado.
Siempre escarbando en los rincones más oscuros, ocultos bajo la superficie decorosa, Buñuel dio forma a una doble vida combinando sutileza y sordidez, delicadeza y audacia, en una mezcla bastante inquietante y freudiana. Toda la película puede ser objeto de un minucioso psicoanálisis en el que saldrían a relucir traumas infantiles no superados que derivan en graves conflictos internos, en instintos masoquistas relacionados con represiones sexuales que buscan modos ilícitos de resolverse.
En la apariencia, Sévérine es una mujer respetable, acomodada, casada con un próspero médico. Parecen el clásico matrimonio feliz. Pero, como era de esperarse, algo crucial falla. Algo aleja a Sévérine de su marido, algo le impide mantener con él una relación apasionada y expansiva. Ella, con su imaginación desbocada, evoca en secreto recurrentes fantasías eróticas en las que el masoquismo y el placer van de la mano... Como si buscara deliberadamente el daño y el sufrimiento autoinducidos para expiar por el pecado de existir...
Sévérine tal vez se odia a sí misma, y para encontrar consuelo a ese odio persigue la máxima humillación a través de una incursión cada vez más arriesgada y osada en una doble vida que pone en peligro la estabilidad de su ordenada e intachable fachada...
Surrealista, cruel, punzante y abierto a diversas interpretaciones, Buñuel continúa en su línea inclemente con el espectador bajo el dulce y amargo caramelo de una Deneuve a la vez angelical y turbia, dosificando sabiamente los detalles escabrosos del guión para que la estética no pierda un ápice de su elegancia.
Un puñal escondido bajo medias de seda.
Vivoleyendo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de noviembre de 2006
21 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Severine es una hermosa joven, casada con un exitoso profesional de la salud, quien al verse encerrada en una “jaula de oro” decide salir a las calles parisinas en busca de algo o alguien que satisfaga sus curiosos deseos sexuales, llegando así a transformarse una codiciada prostituta.

Intrincado drama erótico de tintes surrealistas, en la que Luís Buñuel nos sumerge, como de costumbre, en una acida critica a la burguesía, la hipocresía y los más recónditos, pervertidos, ásperos y reprimidos deseos sexuales, todo ello centrado en el personaje interpretado por la hermosa e irresistible rubia Catherine Deneuve, cuya frialdad, ensimismamiento e “inocencia” consiguen cautivar y provocar chispas de deseo impetuoso en el cinéfilo aquí presente.

Dos memorables personajes son también los encarnados por Michel Piccoli y Pierre Clementi, entregando todo de si en sus respectivos roles, el primero cínico e irreverente, el otro un irascible bribón enamorado de la chica dorada.

La siempre mesmerizante y colorida atmósfera del cine Buñueliano nos otorga una de sus obras más completas y ricas en imaginería, una compleja fábula de la que la siempre bella Severine saldrá airosa, abordando sin temor el carruaje del destino.

Pierluigi Puccini
PUCCINI007
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 11 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados