arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Freeheld, un amor incondicional

5,8
1.527
votos
Sinopsis
Basada en la historia real de Laurel Hester (Julianne Moore) y Stacie Andrée (Ellen Page) y su lucha por la justicia. A Laurel, una condecorada policía de Nueva Jersey, le diagnostican un cáncer terminal y quiere dejar su pensión ganada durante años a su pareja de hecho, Stacie. Sin embargo, los funcionarios del condado, que no ven con buenos ojos la pareja homosexual, conspiran para evitarlo. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 >>
26 de enero de 2016
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me imagino a los productores de "Freeheld" frotándose las manos antes del lanzamiento de la película: "¡Madre mía! ¡Una película basada en HECHOS REALES sobre una LESBIANA con CÁNCER y que es víctima de una INJUSTICIA! ¡Y protagonizada por Julianne Moore, la última ganadora del Oscar a mejor actriz principal, y Ellen Page, una actriz que hizo pública su homosexualidad hace cosa de un año! ¡Lo vamos a petar!". Pero no les ha salido bien la jugada. Todos los años sale una "película de premios" fallida, y "Freeheld" es la de 2015.

Llamadme cínico si queréis, pero es que me resulta agotador, en serio. No porque la historia no merezca la pena y no sea digna de ser contada, sino por cómo está hecha. Estoy convencido de que el guionista tenía buenísimas intenciones, pero se vale de recursos trillados. Toda esa corrección política, con esas dos protagonistas tan sufridas y tan buenas y esa junta de freeholders tan demoníaca (menos uno, claro está) y retratada a retazos, ese policía homófobo y ese otro policía gay, esa suma previsibilidad... Como pasaba con "Unbroken" en 2014 o con "The butler" en 2013, todo en "Freeheld" es relamido, artificial, todo transmite una intención clara de ser inofensiva y de recolectar premios entregados por academias cada vez más decadentes, no de hacer cine memorable. Nada destaca ni por bueno ni por malo. ¿El guion? Mascadito, cumplidor y con los conflictos justos. ¿Los personajes? Unidimensionales. ¿Las interpretaciones? Pues hacen lo que pueden con lo que tienen. Julianne Moore siempre está bien, Ellen Page se ve comprometida con su rol, Steve Carell exagera y Michael Shannon cumple. ¿La dirección? Rutinaria y simple, aunque eso sí, llena de primeros planos super sutiles de Moore pasándolas putas.

En definitiva, muchos se emocionaran con "Freeheld", no me cabe duda, pero a mí me pasa lo mismo que con la "ma ma" de Medem. La veo con indiferencia y a ratos me salgo de la película, no me molesta demasiado pero en ningún momento me transmite todo lo que su material debería.

Puntuación: 4,9
Dabi
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de abril de 2016
17 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
La igualdad. Pareciera un ideal universal (al menos en Occidente) y, sin embargo, no es tan simple. Y tanto más trágico – con la que nos está cayendo ahora con el terrorismo fundamentalista religioso – que veamos reflejado uno de los mil ejemplos posibles contra los que esos integristas teocráticos están en guerra: el poder luchar – de forma pacífica – por aquello en lo que creemos, crear estados de opinión en libertad, promover la igualdad entre los sexos, la justicia con independencia de la orientación sexual y afectiva, al margen de credos religiosos o morales, ya sea a nivel individual o colectivo.

Pero no bastan las buenas intenciones para confeccionar una buena película. El punto de partida es una historia real. A una concienzuda y condecorada mujer policía, le diagnostican un cáncer terminal. Ella se empeña en dejar su pensión a su pareja, una mecánica más joven que ella y con unos ingresos notoriamente inferiores. Sin dicha pensión, no podría hacer frente a la hipoteca del hogar que compraron y habitaron y quiere que ese sea su legado por la felicidad compartida. Para conseguirlo, deberán enfrentarse a los funcionarios del condado que rechazan esa posibilidad por prejuicios trasnochados que disfrazan de cuestiones éticas y presupuestarias. La trama es melodramática y se sirve de la tradición del cine de juicios tan querida por Hollywood.

El mayor fallo es un flojo guión que apenas dota de vida y enjundia a los personajes y a una historia que clama por contarse. El romance resulta plano y soso y el drama cae en los tópicos más trillados del telefilme de sobremesa. Pero también contiene algunas virtudes, por ejemplo, ilustra cómo se hace política en Norteamérica, tan diferente a Europa. Allí suele surgir a partir de necesidades concretas de los individuos que reivindican sus derechos y van creando así un caldo de cultivo propicio – con tesón, entrega y porfía – que acaba consiguiendo que los políticos (que son cargos electos y se saben deudores de sus votantes) cambien la legislación o la apliquen de una determinada manera que revierta en la mejora de la comunidad. En Europa, por el contrario, los políticos son omnipotentes y magnánimos y son sólo ellos los tienen la exclusividad preclara del entendimiento y saben lo que conviene a sus súbditos. Este contraste implícito me parece lo más interesante.

El excelente reparto poco puede hacer con unos papeles tan torpemente escritos. Destaca Michael Shannon que consigue trascender esas limitaciones y crear un personaje entrañable. Podría haber dado lugar a una buena cinta pero se queda un una entrañable medianía.
antonalva
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de octubre de 2015
9 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Freeheld fue una de las mayores decepciones del Festival de San Sebastián. Ya se había presentado en Toronto y se decía que la película no era gran cosa, pero que era aceptable y que las actrices estaban bien. A mí con eso me valía para tener ganas de verla. No esperaba una gran película ni mucho menos, pero si algo decente.
Freeheld es un telefilm de sobremesa de los pies a la cabeza, plagada de momentos en los que la vergüenza ajena se convierte en la principal protagonista. Tan sensiblera y tópica como de mal gusto. El director no arriesga abolutamente nada. Es la típica historia sobre la lucha por los derechos y la igualdad (en este caso LGTB) que nos la han contado tropecientas veces, y afortunadamente mucho mejor. Decir que es rutinaria es quedarse corto. Menos mal que hay buenas interpretaciones que levantan (pero no lo salvan) un poco este proyecto. Julianne Moore es una actriz impresionante, que puede hacer cualquier tipo de papel y en cualquier registro y siempre resultar creíble. Aquí está correcta, hace lo que puede con un personaje simplón que da para poco. Lo mismo pasa con Ellen Page, la coprotagonista de esta historia. Michael Shannon, un gran actor infravalorado, hace lo que puede, y probablemente los momentos menos malos de la película sean cuando él aparece. En el lado opuesto tenemos a Steve Carell, que realiza un espectáculo lamentable, sus apariciones son bochornosas. Lleva al personaje a unos límites de histrionismo y autoparodia que se encuentran totalmente fuera de lugar y que no van a tono con el resto de la película.
Freeheld hubiera funcionado mejor si se hubiera centrado más en la relación entre las protagonistas (que se profundiza entre poco y nada). El director parece no ser consciente de tener a Moore y a Page en su película, pues no sabe sacar partido de ellas.
Si valoran su tiempo, les recomiendo que no lo pierdan con esta americanada barata.
Ferhood
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
22 de enero de 2016
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Este tipo de películas siempre necesarias para las distintas generaciones que se incorporan al cine que opta por mostrar la lucha de los sectores que ganan su lugar desde abajo. Si bien en este género hay muchas películas que tratan la temática de la homofobia y/o la lucha por sus derechos es necesario actualizar que la sociedad está compuesta de minorías que se encuentran en las calles.

Excelentes papeles de Ellen Page y de Moore, que no cargan la pantalla. Se dedican a mostrar una amistad que profundiza con respeto y humanidad.
Chimichangas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de marzo de 2016
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Basada en una historia real que movilizó al estado de New Jersey y que puso a la opinión pública contra las autoridades del Condado de Ocean, la película que dirige Peter Sollet no le hace justicia a la historia en que se basa, al narrarla de manera por demás previsible y rutinaria.

La historia es la de Laurel Hester (Julianne Moore), una policía que busca ascender al grado de teniente y que por ello cuida al máximo el mantener en secreto su condición sexual en su trabajo, hasta que conoce a Stacie Andrée (Ellen Page), con quien comenzará una relación y posterior vida en pareja que evidenciará su condición sexual ante sus compañeros.

Cuando todo parece ir bien en la relación, a Laurel le es detectado un cáncer bastante avanzado con un pronóstico de vida menor al diez por ciento, por lo que Laurel iniciará una lucha social para conseguir que las autoridades del condado donde viven le otorguen a Stacie su pensión y la casa donde ambas viven llegado el momento de su muerte.

En este punto, la historia vira hacia una típica película de alegato donde la ausencia de sutilezas es lo que predomina en un relato que se desborda en personajes secundarios que sólo ayudan a enfatizar ese subrayado (el policía gay, el policía homofóbico, etc), donde cada personaje está diseñado casi de forma caricaturesca y sin matices (como ejemplo el activista judío y gay que interpreta Steve Carell, que por momentos parece estar en otra película).

Así, el personaje que interpreta que adecuadamente interpreta Michael Shannon, el compañero policía de Laurel toma de pronto un rol demasiado protagónico, lo mismo pasa con los regidores del Condado, dejando a la pareja que conforman Moore y Page completamente de lado, en un relato que abandona ese tono intimista del inicio para abocarse de lleno en la denuncia ramplona y manida.

Lo que sostiene a flote el relato son las interpretaciones de Julianne Moore y Ellen Page, que cada vez que aparecen a cuadro resplandecen por sobre lo rutinario de un guión autocomplaciente, en un filme con las mejores intenciones pero que no bastan para hacerle justicia a una historia que merecía una mejor película.

http://tantocine.com/no-sin-ella-de-peter-sollet/
Quique Mex
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados