arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Lost in Translation

7,1
93.372
votos
Sinopsis
Bob Harris, un actor norteamericano en decadencia, acepta una oferta para hacer un anuncio de whisky japonés en Tokio. Está atravesando una aguda crisis y pasa gran parte del tiempo libre en el bar del hotel. Y, precisamente allí, conoce a Charlotte, una joven casada con un fotógrafo que ha ido a Tokio a hacer un reportaje; pero mientras él trabaja, su mujer se aburre mortalmente. Además del aturdimiento que les producen las imágenes y ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 83 >>
27 de noviembre de 2007
517 de 650 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esto no es una película. Es un roce, una caricia, una mirada, una mano acariciando un rostro, una sonrisa casual a un desconocido en un ascensor, una ventana en un solitario hotel de Tokio, un árbol con mensajes de esperanza, sueños y deseos. Un amor que nunca existió, un amor tedioso, una rutina calmada, un brillo en medio del solitario mar, una persona esperando permanentemente, una joven inmensamente perdida, un hombre enormemente solo en una vida tediosa y trivial. La obra maestra de Sofia Coppola va más allá de lo simple. Plasma en imágenes lo intangible, lo inexpresable, lo que todo el mundo siente pero pocos saben expresar. Una cabeza apoyada en un hombro una madrugada cualquiera en una ciudad lejos de todo. Una complicidad subterránea que se va forjando de manera invisible, un amor de los que no se olvidan. Unas frases de Karaoke que esconden un esplendoroso mensaje de amor, dos personas corriendo de noche por la ciudad, fuegos artificiales en una discoteca, pistolas lasers en medio de un callejón, recreativas que encierran un mundo noctámbulo. Y en su momento más hermoso, es un encuentro fortuito, una lágrima cayendo por una mejilla, un abrazo apasionado, unas palabras susurradas al oído, una sonrisa, una despedida, unas miradas desgarradoras, unas vidas encontradas. Difícil se me hace comentar fríamente algo que a nivel personal me marcó profundamente. Probablemente la película que más haya influenciado en mi persona, en mi manera de ser, en mis gustos e incluso en mi forma de pensar. Como a cualquier persona para la que el cine haya significado algo y con el que haya experimentado alguna sensación inolvidable, a mi esta obra maestra se me quedó grabada a fuego en la mente. Se convirtió de manera inevitable en “la película de mi vida”. Jamas me borraré de la mente ese final, esa bella Scarlett apoyada en una ventana en una solitaria habitación de hotel, o paseando por los enormes parques de Tokio, correteando por los callejones nocturnos de la ciudad, o cruzando una enorme acera con un paraguas transparente. Ese Bill Murray irónico, gracioso, confuso, cantando en el karaoke, o intentando elegir la mejor moqueta, con su wiskhy en la mano y su sonrisa madura. Jamás se borrará de mi memoria esa canción final, ese susurro, ese "adios" tembloroso, esa mirada desconsolada y esas imágenes: un coche alejándose, una carretera por delante, la vida y el “just like honey…” sonando… mientras las imágenes se funden en negro y aparece en pantalla la causante de toda esta maravilla: Sofia Coppola. Probablemente mi vida hubiera sido totalmente diferente sin esta película, le debo lo que soy, y todo lo que amo y esto es algo que no me avergüenzo en absoluto de proclamar, por más burlas que me lleguen. Amo esta película, y punto.
El Fauno
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de febrero de 2007
337 de 566 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vamos a ver, Sofía. Está muy bien que quieras escribir una historia sobre el hastío vital y te propongas, para ello, hacer la película más aburrida de la historia del cine reciente (y casi lo consigas). Lo que me parece incomprensible es que te hayan premiado el guión de una película cuyos mayores defectos están, precisamente, en su propia escritura: la historia, aparte de ser la expresión evidente de una única idea que se podría expresar con dos palabras (ME ABURRO; o bien: SOY INFELIZ, así, con mayúsculas, que es como lo has rodado, de la forma más redundante posible), aparte de esto, la película es deshilachada, cansina, forzada, casi ausente de toda gracia (con alguna excepción, debida siempre al personaje de Murray). Es difícil que despierten en mí ninguna compasión estos personajes fashion perdidos en hoteles de lujo en el otro extremo del mundo, que van de la sauna a la cafetería del rascacielos y se sienten incomprendidos e infelices: todo es pura retórica para producir la autocompasión de las clases privilegiadas. Esta película está rodada para que Victoria Beckham o Ana Obregón o Enrique Iglesias exclamen: "Ay, cómo me identifico, aunque la gente me critique, yo también tengo mis problemas", y apuren su vaso de whisky mientras le rascan el pubis a quien tengan al lado.

Con todo, la película es elegante, presenta un retrato de nuestra sociedad en sus aspectos más elitistas y desaforados (aquí no hay gente normal que estudie, tenga un trabajo basura o problemas de dinero), tiene algún momento cómico (pocos) y tiene su punto de exotismo (pequeño, porque lo que demuestra es que el mundo está realmente globalizado). A mí lo que más gracia me hace es el concepto que tiene la Coppola de lo que es una licenciada en Filosofía por Yale: una tipa alérgica a los libros y a la cultura que lo más intelectual que hace es pintarse los morros, hacer una excursión desganada a Kioto y escuchar una absurda cinta de autoayuda (anda guapa, licénciate en Filosofía por Yale para acabar en las garras de Bucay o Coelho). Eso sí, la chica es muy mona y muy fashion y se pasa el día en bragas.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Macarrones
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de julio de 2007
300 de 492 usuarios han encontrado esta crítica útil
El día 4 de Agosto de 2005 fue publicada mi primera crítica en filmaffinity, que realicé sobre la aclamada cinta de la Coppola “Lost in Translation”, en ella me preguntaba algo muy básico y es que tenía esta película para que tanta gente la alabara y proclamara maravillas sobre ella.

Pues hoy he decidido modificar mi crítica, principalmente por tres razones:

-Yo mismo creía que necesitaba un cambio
-Cuando escribí la crítica me corte mucho a la hora de decir cosas que pudieran molestar a los fans de esta directora
-El sistema de valoración de críticas, cuando elimine esta crítica tenía un saldo de 2 a 7, una cantidad bastante pequeña mirando el saldo negativo que tienen las críticas de otros usuarios, pero que me hizo pensar, me dije si ponen tan mal mi crítica cuando he sido bastante blando, voy a reformarla y si me la fusilan que sea con razón.

Para empezar, sobre esta película en su momento se dijo de todo:

-Se dijo que era un ejercicio de gran cine: ¿el qué es un ejercicio de gran cine?, el alargar veinte segundos un plano sin venir a cuento. Ah claro, que quería transmitir la idea de soledad y aburrimiento que sentían los personajes, entonces muy bien por Sofía, la transmitió muy bien.

-Los actores brillantes: Esto no puedo discutirlo, tanto Scarlett como Bill estaban fantásticos en sus papeles, aunque luego Murray se dedicara a repetir el mismo papel en sus siguientes películas. Pero hay que tener algo más que dos buenas interpretaciones para sostener una película.

-Se llegó a decir que era una gran muestra de cine independiente: Claro, cuando tu productor te deja todo el dinero que quieras para realizar tus películas, y ni siquiera se inmiscuye en tu trabajo, es muy fácil hacer cine independiente, que productor más bueno tuvo Sofía. ¿Qué dices? que era su padre, pues ya lo comprendo.

-Se decía que era una comedia: Incluso se llevó el globo de oro a mejor película comedia/musical, por lo que salvo que consideren musical a la escena del karaoke, me parece que sí que era considerada una comedia. Y no se, a mí me parece más bien un drama, porque a mí la película no me hizo gracia en ningún momento, ya que las bromas son las mismas siempre, y más bien parece que Sofía lo que quiere es reírse de los japoneses, que vale que sean una sociedad muy peculiar pero merecen un respeto.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Yeryo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de enero de 2007
171 de 246 usuarios han encontrado esta crítica útil
No se como expresar lo que siento cada vez que veo esta película, pero lo voy a intentar. Tranquilidad, sosiego, nostalgia, esperanza, amor, emoción, risa, llanto... Todo esto y más, es lo que nos proporciona este viaje al mismísimo Tokio, que llega a convertirse en otro personaje más. Cada segundo de esta maravilla es necesario, no sobra absolutamente nada, la banda sonora es perfecta al igual que el ritmo y los personajes. La mejor "actuación" de Bill Murray, que con esa pasmosa facilidad consigue darle todo lo que necesita el personaje. Scarlett Johansson se consagra con su actuación (en la que consigue enamorar) y se abre un hueco que va agrandando poco a poco en lo más alto. El guión es absolutamente perfecto, merecedor del oscar, y por último Sofia Coppola que coge el testigo de su padre para realizar una obra maestra de nuestra época. Es sin duda, mi película preferida, Gracias.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Squall
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de diciembre de 2008
113 de 143 usuarios han encontrado esta crítica útil
Con dominio propio de una mente creadora madura, la joven Coppola sabe combinar melancolía sutil y tenue humorismo para lograr esta obra encantadora, bien apoyada en un uso hábil y sensible de la música.

Desde la altura del lujoso e impersonal hotel-rascacielos se posa una mirada distante sobre Tokio, que sirve de fondo como cualquier otra gran ciudad moderna serviría. Esa mirada tranquila encuentra la empatía idónea para acercarse a los protagonistas, que son un actor en baja (Bill Murray), con cara de pocos amigos, de estar anímicamente en las últimas, y una licenciada inactiva (Scarlett Johansson), casada con un fotógrafo que la ignora y por las noches ronca.
Insomnes ambos protagonistas, sufren un ‘jetlag’ existencial que va más allá de los desfases horarios y de los bostezos que no pueden reprimir en el ascensor, cuando se ven por primera vez.

¿Por primera vez? Gran parte del encanto de la película está en la poética sugerencia de un reencuentro platónico entre almas gemelas que se reconocen y establecen en el acto una corriente de comunicación directa, de mutua simpatía y complicidad.
El mayor acierto de Sofia Coppola es no definir esa conexión sólo en positivo, detallando su contenido, sino definirla también por claro contraste con la incomunicación por todas partes imperante como rasgo característico de la sociedad contemporánea, un mundo tan superpoblado y complejo que los mensajes se pierden inexorablemente en la traducción entre idiomas, entre códigos, entre mentalidades. De esto va mostrando el film numerosos ejemplos, empezando por el cómico rodaje del spot de un whisky, las largas parrafadas que la intérprete traduce a una sola frase. O las conversaciones telefónicas con la familia, diálogos de sordos (uno dice Te quiero, el otro ya ha colgado)… En bragas rosa por la habitación, ella escucha un audilibro sobre el sentido de la vida. Él juega al golf a solas, en el green o en un vaso tumbado en la moqueta. Ella callejea entre la muchedumbre extraña, visita templos que nada le dicen. En las ruedas de prensa todo es parloteo, tontería, expresión insuficiente y comunicación superficial. Zapeando, él se ve en una película antigua, doblado al japonés, convertido en otro.
Y cuando coinciden hay sonrisa, todo se llena de confianza, de un incesante reconocerse, tratarse delicadamente.
Unos planos cenitales toman las confidencias susurradas en la cama. Cuando la conversación languidece, una mano roza apenas un pie. La ternura es infinita.

Ellos se encuentran melancólicamente en un lugar de paso, para condolerse en continuo sobreentendido, por encima de las múltiples barreras de obviedad y convención que interpone el lenguaje, barreras que absorben los mensajes y los apagan, dejando que se pierdan en la traducción, entre los inútiles códigos comunicativos.

Se (re)encuentran para un abrazo, un maravilloso abrazo que es toda una teoría de los afectos humanos.
Archilupo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 83 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados