arrow

Besos robados

7,4
5.344
votos
Sinopsis
Continúa el ciclo de Antoine Doinel tras "Los cuatrocientos golpes" y "L'amour à vingt ans". El protagonista (Jean-Pierre Léaud), tras ser expulsado del ejército por insubordinación, visita a su antigua novia, Christine (Claude Jade) cuyo padre le encuentra a Antoine un trabajo temporal como vigilante nocturno de un hotel. Sin embargo, por culpa de un detective privado, pierde el empleo el primer día. Para compensarlo, el detective le ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
12 de septiembre de 2006
69 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
Agradable comedia romántica considerada por algunos, de forma exagerada en mi opinión, el mejor tratamiento del amor juvenil en el cine. Sin duda es encantadora (la película se ve sin pestañear), pero también algo volátil.

La película avanza con un tono casi improvisado, con personajes que parecen flotar alrededor de la cámara (aparecen y desaparecen sin las ataduras propias de una férrea narración). Todo encaja con el clima que Truffaut trata de insuflar a la película: un tono adolescente de inconsciencia, de besos furtivos, de vertiginosos amoríos... Un tiempo en que la vida parece ir por delante de nosotros mismos con un vigor incombustible, una energía que se alimenta de la calle y una naturalidad que se va perdiendo con los años.

Por ello es una película de momentos, de escenas puntuales de puntual intensidad emotiva. Es una película para decir ¡coño, qué bien plasma este tío tal sensación!, aunque luego el desarrollo del resto de la película parezca relleno. Y eso es lo que Truffaut buscaba. La simplicidad de lo directo, el efímero fogonazo. Suavizar y, de alguna manera, reparar aquello que quedó erosionado tras los 400 golpes.

Y sí, Truffaut era un tremendo romántico y un tremendo soñador. Para él la vida era el cine, y alguien con ese amor por lo cinematográfico tiene que ser por fuerza, pese a aquello de que “el cine es mejor que la vida”, un pertinaz vitalista (no sé si el cine es mejor que la vida pero sí sé que el amor al cine es amor a la vida). Y el amor a la vida necesariamente, en mi opinión, lleva al desencanto, a la decepción, a la nostalgia.

En cuanto a lo de que no es una narración convencional, que es más un ensayo... Bueno, es que era lo que Truffaut pretendía. Sus intenciones eran precisamente ésas. Otra cosa es que no guste o que, ya puestos, prefiramos propuestas más radicales como Jules et Jim, las narraciones de Vivamente domingo, El pequeño salvaje... o el tono hitchckoniano de La novia vestía de negro etc. Pero en todo caso es perfectamente comprensible que ese aire de descuido, ese tono de atolondramiento adolescente, no conecte con un buen número de espectadores al carecer de un riguroso hilo narrativo (la cinta, es cierto, parece no tener rumbo).

Pero Truffaut trató de impregnar el metraje de sensaciones más que narrarlas (cualquiera puede pensar que los devaneos amorosos van a ser lo fundamental de la película cuando en realidad están sólo apuntados). Evocar más que contar. No es el único camino (ahí está el ejemplo de Matar a un ruiseñor, una de las películas que mejor han retratado la infancia con su perfecta narrativa). Pero no me parece un mal camino.
Bloomsday
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de abril de 2007
24 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
Séptimo largometraje de François Trufaut. Fue nominado a un Oscar (lengua no inglesa). Producido por Marcel Berbert, se estrena el 14-VIII-1968 (Avignon Film Festival).

La película, cuya acción tiene lugar en Paris en 1967/68, combina drama, comedia y romance. De tono ligero, alegre y aparentemente descuidado, se desarrolla a un ritmo muy vivaz. Incluye un punto de nostalgia y melancolía, subrayado por la canción "Que reste t'il de nous amours", compuesta e interpretada por Charles Trenet. El relato traspira sinceridad y cotidianeidad, derivadas en gran parte de las referencias autobiográficas que incorpora. Utiliza con frecuencia la técnica de sugerir, insinuar y evocar, con lo que el relato adquiere un aire ligero, fresco y fascinante.

El protagonista, Antoine Doinel, de unos 24 años, se mueve en un entorno de inestabilidad y provisionalidad, se siente desconcertado y desbordado por la sucesión de hechos y carece de seguridad en si mismo. Como método de autoafirmación repite ante el espejo su nombre y apellido, con evidentes deseos de elevar la autoestima. Trabaja en oficios mínimos: soldado de 2ª de reenganche, portero de noche de un hotel de barriada, auxiliar ("periscopio") de un detective privado, reparador domiciliario de televisores. Siempre le acechan la mala suerte, la fatalidad y el despido. En relación con las mujeres, la imprevisibilidad de las situaciones que se suceden no le permite racionalizarlas y gestionarlas. Opta por dejarse llevar, como si la vida fuera una aventura azarosa y contingente. Conoce, también, los primeros problemas con las mujeres (amores imposibles, celos). A la vez descubre que, más allá del amor físico, hay otro amor, el amor que es entrega mutua, libre y sin contrapartidas.

El film contiene escenas surrealistas, de una fantasía cautivadora, como el envío de cartas postales a través de una imposible red de tubos de aire comprimido o el encuentro con un extraño personaje que suma lucidez y extravío mental. Otras escenas crean situaciones mágicas, como el informe trasmitido por teléfono a la secretaria de los detectives, quien, tras tomar nota del mismo, pregunta: ¿Esto es un informe o una declaración de amor (a la mujer que Ud. investiga)?

El humor se hace presente a través de personajes pintorescos, con un punto de excentricidad, hechos hilarantes (detective que se hace pasar por catedrático), situaciones insólitas (detectives que investigan el adulterio de una mujer con un desconocido, que es uno de ellos), tratos poco habituales (hazme el amor ahora y luego te olvido para siempre), sorpresas mortíferas, visitas inoportunas. Las referencias cultas se centran en Balzac y su obra "El lirio del valle", evocación del amor de Fabienne Tabard. Es memorable la difereciación que establece entre cortesía y tacto.

Tercera entrega de las aventuras de Antoine Doinel. La música incorpora insertos vigorosos, alegres y románticos, como "Antoine" y "Fabienne".
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de agosto de 2007
24 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Género: comedia. Subgénero: romántica. Clase: Paris oh la lá
"Besos robados" es una película muy divertida, eso lo primero. Jean Pierre Leáud, el actor fetiche de Truffaut es el actor ideal para sostenerla (no podía ser de otra manera) y consigue "contar" sin "decir" (mientras que Woody Allen "dice" para"contar" -siento el galimatías, no me sé expresar mejor, pero alguno me entenderá). No os extrañe que se utilicen términos como "encantadora", "deliciosa" o "elegante", para definirla. Es todo eso y algo más. Es cierto que algunos tramos no están del todo bien encajados, pero esto forma parte de su encanto y también de ver la vida, y el cine, o ambas cosas a la vez, de Truffaut.
Divertidísima, con algunas escenas de antología (Fabienne Tabard, Fabienne Tabard, Fabienne Tabard, Fabienne Tabard...). Ah, y un sobresaliente a la banda sonora, no menos "encantadora" y sugerente.
Aunque sean muy distintas, posiblemente te guste si disfrutaste con "Descalzos en el parque" o "Desayuno con diamantes". Tampoco decepcionará a los fans de Woody Allen.
Emilio Cappa Segis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de mayo de 2008
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los personajes de Truffaut se caracterizan por gozar de una enorme y elaborada personalidad. El caso de Antoine Doinel es el perfecto ejemplo de ello, y si vuelve a aparecer en más películas y éstas siguen funcionando es porque el personaje da mucho de sí, y gracias a la desbordante imaginación del director francés se permite el lujo de mirar hacia delante y dejar de lado a aquel recién adolescente para dar paso a un recién adulto más desorientado aún que por entonces. Y es que en esta película el polifacético Doinel no da respiro alguno, con una ambición laboral y amorosa delirante.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
hpbordon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de agosto de 2006
26 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
El ardor de la juventud, su estúpida inocencia, su envidiable inconsciencia, su larga vida por disfrutar... sus besos por robar. Así se podría resumir el espíritu de la obra de Truffaut, que en su cuarta película reincide en esta temática.
Jean Pierre Leaud (sí, el niño de los 400 golpes) es Antoine un despistado y desorientado joven que solo tiene algo claro, su amor por las mujeres y en especial por la apocada Fabienne, mientras su vida discurre de trabajo en trabajo, algunos con más éxito y otros con menos.
Truffaut utiliza el tono desenfadado y lubistchiano de la comedia para retratar a la juventud. Esa etapa de la vida donde los errores pueden corregirse, cuando todavía hay tiempo para el amor y desamor, para desear y soñar, para equivocarse y que el tiempo te de una segunda oportunidad.
Sus intenciones, se quedan en eso, intenciones. Vista desde la distancia que da la lejanía en el tiempo, la obra parece más un ensayo, una experimentación, una propuesta formal más que una narración como tal . Tiene esa atmósfera del cine francés de su tiempo, ese aire naif, intencionadamente ligero y descuidado. Me deja frío y como si en la hora y media no hubiese pasado nada.
Lo mejor de la obra la canción del comienzo, ejemplo de la mejor chanson francaise.
eldiabloenelojo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados