arrow

Vivir rodando

7,2
4.360
votos
Sinopsis
Aclamada comedia sobre el cine premiada en los circuitos de cine independiente. Nick está rodando una película en la que todo está saliendo mal, pero no está dispuesto a renunciar e intenta conservar su integridad. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
28 de octubre de 2008
33 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando uno se acerca al medio cinematográfico con mayor empeño y más ganas de conocer sus vicisitudes o secretos, comprende que todo aquel sueño de intentar emprender una aventura en susodicho medio, podría verse truncado por la compleja maraña que se esconde tras todas esas horas y horas dedicadas al proceso de rodaje y edición.
Y es que, lejos de fijar unos parámetros, inventar una buena historia y, como aquel que imagina desde su preadolescencia agarrar una cámara y empezar a realizar cualquier tipo de encuadre sin que nadie ni nada se lo pueda evitar, "Vivir rodando" nos transporta al verdadero sentido del cine, a todos esos cortes y tomas que nunca parecen tener una conclusión, y que se ven complicadas por la ardua dirección de actores, los intempestivos micros que aparecen cuando no es menester y los focos que son empujados un recuadro más aquí o más allá.

DiCillo, con un puñado de personajes, aunque tópicos, entrañables, gráciles y de esos que rezuman simpatía, nos introduce en el particular día a día de un realizador en un ejemplo brillante de como dar su propia interpretación del cine dentro de cine y, además, mostrarnos todos los entresijos y pormenores que podrían surgir en cualquier tipo de propuesta, por sencilla que sea, por metódicos que resulten los propios técnicos y por profesional que pueda resultar el equipo que está detrás de todo. Porque de las insalvables e infructuosas jornadas batallando tras una cámara, no se libra ni el más grande.

La originalidad de un trabajo que va de menos a más, y que en ni un sólo momento pierde un ápice de su velocidad y fuerza, dota esta extraña y peculiar cinta de un sentido del humor tan curioso como funcional, y nos acerca como muy pocos habían logrado a ese pequeño universo que es el plató de rodaje, haciendo que uno se sienta dentro, y viva el rodaje como uno más del equipo, con sus nervios, sus idas y venidas en el propio film e, incluso, la increíble ilusión de ver culminada una secuencia que se intuía complicada y que, en un golpe de gracia, se nos muestra que nunca hay que desesperar, que tarde o temprano las soluciones llegan y que, quizá, algún día seamos nosotros quienes, por otro golpe de la madre fortuna, logremos estar ahí, sufriendo, padeciendo, dando lo máximo, recogiendo todas las esencias de ese gran arte llamado cine y embarcándonos en una aventura hacía lo desconocido. Mientras, siempre nos quedará disfrutar de "Vivir rodando". Inolvidable.
Grandine
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
22 de marzo de 2009
27 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dani corre por el parque. Juan intenta hacerle una paneo de seguimiento con la cámara. El Script se está liando un porro. La actriz quiere marcharse ya. Pero Dani, el director, guionista y actor, sigue corriendo ilusionado por su corto, con una pistola en la mano. Es de fogueo. Dispara al aire. La escena es una persecución. Exigencias del guión. La gente del parque se asusta con el falso disparo. Pasan dos policías y se llevan detenido a Dani por no tener permiso del arma ("es que era de mi tío..."). Fin del rodaje.

Pablo también va a rodar un corto. Contento, ilusionado, se monta con todo el equipo en el ascensor. Van la script, la actriz, la cámara, el sonidista, el dire de foto...todos, y con su correspondiente material; focos, trípodes, cámara, cables, chucos, etc. Pablo está ilusionado. El ascensor se atranca. Era su primer corto.

Albert rueda en un lavabo pequeña una escena donde 5 chicas van discutiendo por un maletín, en un corto con claras referencias a Tarantino, muy hablado y con grandes giros de guión. Conversa con su ayudante de dirección/amigo de cafés, cervezas y cines Dani. Dani comenta que el guión es muy complicado y sólo tiene 3 horas para rodar todo el corto en el lavabo. Albert lo tranquiliza, tiene un plan B: Si van mal de tiempo que entre un hombre de traje de chaqueta y las mate a todas. Fácil y sencillo. No hizo falta llegar a eso. Faltaron 4 de las actrices.

Pedro lleva una cámara casera al hombro, y corre persiguiendo a una amiga que intenta hacer de actriz. Queda demasiado cutre la cámara al hombre. Pero Pedro quiere rodar está persecución como sea. Consigue un monopatín y un amigo hace de maquinista empujándolo. Pedro sigue en el hospital.

Siempre hay pequeños fallos si no estás en Jolivú. La pértiga siempre sale en plano. No se dieron cuenta que se veía el reflejo de todo el equipo en las gafas de la actriz, y en el enorme espejo de detrás de ella. El micrófono estaba apagado y nadie se dio cuenta. Al cámara se le olvido poner el filtro. Al cámara (otra vez) se le olvido hacer burbuja con el trípode y el corto sale con todos los planos inclinados, a lo John Woo. Los actores llegaron tarde. Los actores no llegaron. Los actores llegaron temprano, pero se confundieron de pueblo. Se acabo la cinta a mitad del rodaje. El director se saltaba el eje constantemente. La actriz lleva en un plano una camisa roja y en otro es negra (la camisa). En postproducción se escucha la misteriosa voz del script comentando el partido de fútbol del Celta en la escena de sexo. Etc, etc.

(sigo en spoiler, leer sin miedo)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
The_End
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de marzo de 2008
24 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
El rodaje de una película de bajo presupuesto da lugar a un brillante enredo satírico, que es también una cariñosa pieza de cine-dentro-del-cine; como "La noche americana", pero en 'indie'.
Con una tonelada de inteligencia, DiCillo aprovecha a fondo tres bazas: la oposición entre lo soñado y lo real, entre lo filmado y la filmación, y entre el color y el blanco y negro.
La paciencia del espectador es puesta a prueba el primer cuarto de hora, pero a partir de ahí la película empieza a ganar, creciendo rápido gracias al brío del guión, hasta alcanzar hilarantes momentos de total soltura, llenos de comicidad ingeniosa.
S. Buscemi, en su salsa, se luce, y Catherine Keener, que se echa a la espalda un papel técnicamente difícil, lo saca adelante de calle.
Otra demostración de que con cuatro cuartos y talento se pueden hacer buenas películas.
Archilupo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de junio de 2007
14 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Vivir rodando" es una película que ha realizado alguien que ama el cine para alguien que ama el cine: es decir, para sí mismo. DiCillo rueda en esta película lo que siempre ha querido hacer, sus experiencias, sus sueños de pequeño, sus discursos preparados, su rabia contenida. Esta película es un cóctel de cine independiente que explota desde el minuto uno.

DiCillo hace la película que quiere ver, y consigue maravillar a todos aquellos que soñamos con hacer dine independiente, cine con un puñado de euros (que no nos dará el ICAA, por descontado), cine en el que la primera de dirección lleve una camisa de trolls, cine en el que el actor guaperas se crea un genio y te cambie un plano, cine en el que no puedas controlar el sonido 100%, cine en el que las citaciones sean a una hora y los actores lleguen a esa hora +30 minutos, cine en el que el estrés sea el verdadero protagonista de la película.

Genial, veradera y envidiada (pero envidia sana, como dirían algunos en un falso eufemismo). ¡¡¡Quiero dirigir!!!

Por cierto, Buscemi se sale.
frank drebin
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de octubre de 2007
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Película de visión obligada a todo aquel que le seduzca la idea de crear cine; ya sea en la dirección, fotografía, iluminación o en la actuación. Con "Living in Oblivion" uno se da cuenta de que esto de hacer cine no es tan divertido como imagina. Los extras del "cómo se hizo" en cualquier DVD, o las tomas falsas típicas en los créditos finales de las pelis de Jim Carrey, no son más que el minúsculo lado divertido o amable de la creación de una película. Detrás hay mucho más, y ese mucho debe de ser verdaderamente frustrante. Así nos lo hace saber "Living in Oblivion".

Así que ya lo sabéis; si queréis grabar una peli en plan casera, antes de empezar conviene echar un vistazo a esta cinta... y luego a llenaros de paciencia y valor.
JuanCádiz
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados