arrow

Captain Fantastic

7,5
21.137
votos
Sinopsis
Ben (Viggo Mortensen) es un hombre que ha pasado diez años viviendo en los remotos bosques situados en el noroeste de los Estados Unidos criando a sus seis hijos, varios de ellos junto a su mujer. Aislados totalmente de la vida moderna, de las comodidades de las ciudades y de la sociedad de consumo, Ben es un padre devoto que ha inculcado en sus hijos una peculiar forma de pensar y vivir la vida. Sin embargo, una trágica noticia hace ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 26 >>
26 de septiembre de 2016
130 de 186 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vitalista, tierna, original, fascinante, emotiva, extravagante, crítica, inteligente, mordedora, punzante, seria, feliz, profunda, valiente, genial y maravillosa. Probablemente falten adjetivos en esta lista pero la propuesta audiovisual y sobretodo la propuesta de guión te enganchan desde el primer hasta el último plano. El carisma de cada personaje, la extraña sensación de envidia pero respeto y gratitud hacia ellos, el enfrentamiento continuo entre todas las ideas, la lucha interior del padre (grandísimo Viggo Mortensen), la oposición sin tregua del resto de la sociedad, las dificultades con las que se encuentra el pensamiento propio en la actualidad, la clara intención de mostrar que ningún sistema es perfecto pero rechazando cualquier pensamiento inmobilista y promoviendo la creatividad y la locura como forma de avanzar... todo acaba consiguiendo que ames lo que has visto y te alegres de que hoy en día aún quede cine en mayúsculas al amparo de la industria. Puntuación: 10 de 10.
Pau Vidal Bosch
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de septiembre de 2016
102 de 132 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Cuál es la mejor educación para los niños? Muchos padres se desesperan cuando sus hijos comienzan a tener sentido propio para hablar pero de su boca no salen las palabras que los progenitores esperaban escuchar, sea por un alarde de inteligencia impropio de su edad que deje en cueros a los mayores o por una alarmante insuficiencia de conocimientos. Cansados del método educativo tradicional, hay quienes se plantean una enseñanza basada únicamente en métodos naturales e inculcada por las propias figuras paternas. Este es el caso de Ben y Leslie, que deciden irse a vivir a un remoto bosque donde proporcionarán a sus retoños una educación al aire libre, que les alivie de Internet, cine, televisión, videojuegos y demás estándares de entretenimiento moderno para volcarles en el ejercicio físico y la nutrición mental, entendiendo esta por absorber dosis de casi todas las ramas del conocimiento.

Captain Fantastic intenta retratar a esta familia desde el momento en que Leslie acumula varias semanas ingresada en un hospital de la ciudad. Ben y sus seis hijos se mueven de un lado al otro del bosque desempeñando el mismo plan, hasta que el protagonista recibe la desgarradora noticia de que ha enviudado. La familia deberá decidir entonces si rompe con su exilio voluntario de la civilización o si regresa a ella para rendir un último adiós la mujer de su vida.

El actor Matt Ross dirige y escribe su segundo largometraje como una especie de cuento sobre los perjuicios del estilo de vida contemporáneo, sin que por ello intente defender la alternativa llevada a cabo por los protagonistas de su relato. Bajo un claro manto cómico, decorado con situaciones desternillantes, se esconde un pequeño drama que quizá para la generación de los que hoy estamos en la veintena no parezca tal, pero puede ser un problema de cara al largo plazo. La honestidad de Ross hace que este debate no se quede en una mera fachada, sino que realmente invita al espectador a meditar acerca de hasta qué punto los medios y dispositivos tecnológicos están moldeando nuestra forma de vivir.

Habrá pocos como Viggo Mortensen capaces de personalizar esta idea, de interpretar con semejante tino a un personaje tan peculiar como el Ben de Captain Fantastic, un tipo que cree ser el adalid de lo puro y natural frente al "fascismo" imperante en la sociedad contemporánea. Queda claro desde el principio que el actor neoyorquino no se encuentra ahí solo por sumar caras conocidas al film (que cuenta también con Frank Langella), ya que su manera de dialogar y de comportarse hacen que sea difícil imaginar papeles que le sienten mejor. De igual forma, merecen ser destacadas las interpretaciones de adolescentes y niños, alguno de los cuales corría peligro de ser irritante pero que por fortuna lo único que transmiten es veracidad.

Al fin y al cabo, lo que Ross parece tratar de decirnos con esta película es que es mejor evitar ambos extremos. Los avances proporcionados por las nuevas tecnologías no son malos per se, pero sí que es necesario es encontrar una fórmula que combine las virtudes de estas con el disfrute del entorno natural y el fomento de una mens sana in corpore sano. Quizá esta lectura posea algo más de relevancia en Estados Unidos, pero la idea principal debe subyacer en cualquier sociedad occidental. Esto es lo que hace de Captain Fantastic algo más que un divertido pasatiempo; sin llegar a ser soberbia, la obra de Ross transmite con corrección lo que pretende contar y lo hace de una manera tan agradable como efectiva, sin pecar de buenrollista pero sabiendo escapar de aspectos demasiado profundos.


Álvaro Casanova - @Alvcasanova
Crítica para www.cinemaldito.com (@CineMaldito)
Kasanovic
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de septiembre de 2016
83 de 104 usuarios han encontrado esta crítica útil
He salido de ver esta cinta con sensaciones encontradas. Muy probablemente porque llegué con expectativas demasiado altas.

Los agujeros en el guión me parecen excesivos: por ejemplo, el poco "flipe" de niños que jamás han estado en la civilización con la primera visión de esta; la enorme e irreal capacidad de unos niños que son superatletas, saben varios idiomas, física avanzada, y son perfectamente capaces de cazar sus propias presas; o la increíble incorruptibilidad del cuerpo de la madre que está perfectamente hermoso y no se ha podrido después de 6 o 7 días desde su muerte.

Por otro lado, la comicidad me parece escasa (daba para muchísimo más) y la profundidad filosófica un poco superficial al tocar varios temas en los que tampoco profundiza. Aunque el planteamiento puede parecer socialmente subversivo, al final no lo es, o al menos el autor no se sitúa claramente a favor de la subversión.

En cambio me gusta que una cinta comercial se atreva a tocar cosas generalmente tabú como el hablar de muerte a los niños, la ridiculización de los centros comerciales, lo absurdo de las religiones organizadas, e incluso mostrar con cierto "desprecio" a los primos civilizados.

Me falta un poco de todo, me falta más drama, más humor, y más profundidad en general para que la cinta sea lo que yo esperaba ver. Aún así, bastante por encima de la media general y una película en la que sales pensando.

A destacar la fotografía, con varios momentos de sol frontal y bajo contraste, y la música. Ambas con un toque muy indie.

Todos los actores me parecen fantásticos en sus papeles. Echo de menos más metraje para cada niño por separado. Pero también es cierto que echo de menos tantas cosas, que si hiciesen la película para mi duraría tres horas.
Tarod
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de octubre de 2016
48 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
Puede que lo que cuente Matt Ross no sea nada nuevo, puede que haya momentos en que mi cerebro me haga recordar a Pequeña Miss Sunshine y al rollo familiar que suele traerse entre manos Wes Anderson pero lo que cuenta es sin duda realmente encantador, tan divertido como sorprendente y rompedor. Sino, que alguien se fije en los momentos padre-hija pequeña con diálogos tan explosivos como impredecibles. Una historia a modo de cuento moderno con moraleja de por medio, la vida no se aprende solo de los libros. Frank Langella como secundario que aparece poco también borda un papel con grandes diálogos y bastante trascendencia y relevancia en la trama. Trama donde un Viggo Mortensen nunca había estado mejor desde su todopoderoso Aragorn del señor de los anillos. Espero que le nominen al oscar aunque no creo que se atrevan y tiren por otros papeles mas 'de la academia'. La música también forma parte de la cinta donde denota un tono familiar e indie que sin duda llega a conmover sin pretenderlo porque no es una comedia pero tiene momentos cómicos, porque no es un dramón de llorar pero tiene momentos tristes. Una dramedia fabulosa que merece ser recordada en este año. Mucha personalidad y sobretodo ingenio en Captain Fantastic. Sorprendente.
StarNine27
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de septiembre de 2016
46 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me resulta gracioso tratar temas de cine fuera de los círculos más eruditos en la materia. En la mayoría de ocasiones diferentes reuniones que poco o nada tienen que ver con ello suelen convertirse en distendidas charlas sobre el séptimo arte y sus colaterales (sí, de Brad Pitt y la Jolie también). Reuniones que suelen tener un común final: el terminar acribillado sobre qué película recomendaría, si tal o cual actor lo considero notable o que explicación le encuentro al absurdo y sorprendente éxito de 'Ocho apellidos vascos'. Conversaciones en las que, para que negarlo, disfruto como un enano pero en las que, a fin de cuentas, terminan teniendo todas un común denominador: saber si tal o cual película merece la pena verse.

'Captain Fantastic' es una de esas películas que llegan a lo largo del año que te dejan huella. De esas que no olvidas fácilmente y que tras una noche en compañía del gran Johnny Walker no haces sino darle vueltas y más vueltas a la trascendencia de su guion. Sí, de esas que merecen la pena, y mucho, se lo digo yo. Palabra de boy scout.

Premiada en Cannes en la sección Un certain regard (mejor director) y tras su premier en Sundance, llega a España el segundo largometraje en la carrera de Matt Ross (actor de reparto que podemos quizás recordar de películas como 'American Psycho', 'El aviador' o de la serie televisiva 'Big Love'), un autor que sin duda ha encontrado su lugar dentro del séptimo arte: detrás y no delante de la cámara. 'Captain Fantastic' es tan recomendable como sorprendente. Deudora por momentos de la estética nerd de Wes Anderson aunque en este caso más ochentera que sesentera; la película utiliza una mezcla de comedia, simpatía, sensibilidad, melancolía y sobre todo mucha emotividad sobre la dificultad de cómo ser padre, qué educación y que valores fundamentales transmitir a nuestros hijos y de como la sociedad cohabita dentro de la tenebrosa jungla de asfalto, con sus virtudes y sus demonios, ampulosa de consumo y marcas comerciales, dando cada vez más valor a la esencia individual y egoísta más allá de los pilares de la unión, apoyo y respeto. El respeto que da el escucharse, el escucharnos y tratar de comprender las diferentes versiones sobre la vida, la muerte y el cómo ésta debe sobrellevarse. Una historia que no oculta cierto tono autobiográfico de base, de vivencias personales, ya que Ross vivió durante muchos años en unas comunidades alternativas que su madre ayudó a fundar, nada de hippies como despectivamente o de alguna forma reduccionista se tiende a tildar a este tipo de sociedades, sino familias que cansadas de un tipo de vida se instalaron en el bosque para vivir y ayudarse unos a otros.

La película, como la vida, se sustenta en varios pilares fundamentales sobre los que se erige fuerte y consistente. Esos pilares no son otros que la fuerza del poderoso guion y la soberana presencia de un actor completo y absolutamente maduro como Viggo Mortensen; una rara avis que no terminó devorado por el lado comercial del cine Hollywood a pesar de sus éxitos, y que siempre prima los grandes trabajos, en Europa o América Latina, más allá del vil metal que dan otros films. No sería de extrañar que ambas aspectos, guion e interpretación masculina obtuvieran premiso de aquí a principios del año próximo. Completan el reparto un estupendo George McKay ('Pride' o 'Sólo ellos'), quien junto a Samantha Isler encabezan el destacado reparto juvenil, y los populares Frank Langella, Kathryn Hahn y Steve Zahn.

También son un placer para los sentidos la fotografía Stéphane Fontaine, jugando con desenfoncados y luces naturales -muy indie-, y la música que Alex Somers aporta al film. Somers, norteamericano afincado en Islandia, explora su estilismo visual llevado a los tonos de sus composiciones: Experimentales, sensoriales y que conjugan magistralmente los tempos del guion.

Una auténtica delicia de película que narra como un padre de familia y sus seis hijos y tras vivir diez años en los remotos bosques han de abandonar su estilo de vida y volver a la civilización. Un choque de mundos y cultura tratado con humor no exento de emotividad y que no hace sino desmontar la sociedad contemporánea a través del dilema moral de la educación y el respeto.

Una historia compleja y conmovedora, a la que apenas podemos achacar un par de momentos de fino maniqueísmo -tan difícil de evitar en este tipo de films- y que volará delante de sus ojos como un suspiro. Indispensable joya contemporánea.

LO PEOR: Su emotividad y complejidad emocional. Cine con mayúsculas.
LO PEOR: Algún momento de brocha gorda.

VALORACIÓN:

Banda Sonora: 8,5
Fotografía: 8
Interpretación: 9
Dirección: 9
Guión: 9
Satisfacción: 9,5

Nota Final: 8,80

@hilodeseda - www.habladecine.com
Hilodeseda
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 26 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados