arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Trampa para un violador

5,0
212
votos
Sinopsis
Alex, un joven mecánico con problemas psiquiátricas, viola a una mujer en un parque. Más tarde, una pareja va a verlo para una reparación en su coche. Invitan a Alex y a su compañero a una fiesta en su casa. Una vez allí, Alex comienza a plantearse el torturar y violar a sus anfitriones. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
22 de septiembre de 2009
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Excelente exploit de "The Last House On The Left", no tan descarado como la también excepcional "L´ultimo treno della notte" de Aldo Lado, pero Deodato muestra ciertas intenciones con el título del film y sobretodo contando con uno de los protagonistas de la cinta de Craven, el genial e incombustible David Hess.

"La casa sperduta nel parco" es una película tremendamente efectiva desde el primer minuto, donde con una macabra pero a la vez rodada con cierta belleza escena (dicha secuencia que funciona a modo de prólogo nos da pistas que la excelente música de Ortolani va a cobrar cierto protagonismo) nos introduce poco después en una trama que funciona a base de obra de teatro, con un único escenario que nos pone en bandeja Deodato mostrando mucho talento para la puesta en escena y el uso de la atmósfera creando un clima de tensión excepcional.

El absoluto rey de la función es David Hess, creando un maníaco con el que el espectador incluso llega a empatizar, muy bien secundado por Giovanni Lombardo Radice como su desiquilibrado compañero de fechorías.

El final (desvelado por el discutible título que le han puesto en nuestro país) es la guinda perfecta a una estupenda película de género, rodada con una belleza tremenda, conjugando perfectamente la angustia de lo mostrado en pantalla y la dulce melodía principal compuesta por Riz Ortolani.

"La casa sperduta nel parco" coquetea por momentos incluso con el giallo, siendo muy esclava a la estética de la época, pero de tremenda factura. El trabajo de Deodato con la cámara vuelve a ser fabuloso.
Reverendo Wilson
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de febrero de 2010
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
No nos engañemos. Ruggero Deodato empezó a ser un gran director para los que gustan del cine de terror spaghetti brutal y visceral gracias en parte a la resurrección a mediados de los noventa en el mercado del video doméstico de su obra más magna “Holocausto Caníbal” (1979) con una exposición narrativa cinematográfica que no cuadraba con las increíbles e impactantes secuencias de violencia y morbo que, en su montaje final y estreno en salas, le deparó no pocos dolores de cabeza y alguna que otra demanda judicial que le sirvió más de propaganda gratuita y de escalafón como uno de los grandes realizadores de terror europeo. Aunque detrás (muy detrás) de la cola de Mario Bava, Dario Argento, empujándose con Lucio Fulci (Aquella Casa al Lado del Cementerio), Umberto Lenzi (Comidos Vivos) y Ovidio G. Assonitis (realizador de una mala imitación de “El Exorcista”, como es “Beyond The Door; Poder Maléfico” y productor del primer largometraje de James Cameron; “Piraña II; los Vampiros del Mar”).

“Trampa para un Violador” es un paréntesis de poco más de noventa minutos y podría considerarse el film más personal de Deodato que todavía digería la popularidad y mala fama que le repercutió “Holocausto Caníbal”. Se empeñó en dirigir una imitación de un film semiolvidado , “La Última Casa a la Izquierda” de Wes Craven añadiéndole sin esfuerzo “La Casa Sperduta Nel Parco” (La Casa Perdida en el Parque”) o su título en inglés “The House on the Edge of the Park” (La Casa en los límites del Parque) vendiéndole, como su póster promocional como una cinta de terror barato pero sugerente.

En su título castellano acertaron y honraron a éste cuento morboso a lo Hansel y Gretel donde rebasan visualmente sexo barato, sadismo, morbo y brotes de violencia moderada, para acabar clasificándola “S” (lo que sería la “X” actual). Y el actor David Hesse renace con su personaje de maníaco sexual pervertido de “La Última casa a la Izquierda”. Aquí interpreta a Alex, un mecánico que junto con su amigo Ricky (Giovanni Lombardo Radice) se autoinvita a la casa de Tom (Christian Borromeo) un niño pijo y discotequero con pinta de Richard Clayderman acompañado de amiguitas, entre ellas Lisa (Annie Belle) aparentemente con ganas de pasarlo bien jugando al póker y bebiendo sin parar. Hasta que Alex desata sus instintos con un aquí te pillo aquí te mato de antología, dentro de las cuatro paredes de un chalet más iluminado que la casa del escritor que sufría las consecuencias de su apaleamiento y violación de su mujer en “La Naranja Mecánica” de Stanley Kubrick.
Natxo Borràs
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de febrero de 2011
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
El insano director de "Holocausto caníbal" se apuntó a la moda de hacer exploits del magno film de Wes Craven "La última casa a la izquierda" y aunque contó con la presencia de uno de los villanos de la cinta original, David Hess, lo que es de agradecer, no le llegó ni a los talones a esa genial obra. El film de Craven era opresor, angustiante e increíblemente perturbador, éste no es ninguna de las tres cosas. Tenemos a dos patanes que son invitados por unos pijos snobs a su chalet y allí empezarán a intimidarles. Bueno, las intenciones del film están claras y el final es previsible, sin embargo no se concibe que el desarrollo de la cinta sea tan malo y tan poco efectivo. La tensión creada es igual a cero, los personajes (salvo los malos) son tan planos y rancios que no te llegas a identificar con ninguno y lo que es peor todos son tan estúpidos que te importa un bledo lo que les pase sin llegar a crear ningún interés. Aparte las actuaciones son muy malas, ningún actor parece inmutarse ante las humillaciones a las que son sometidos sus personajes, David Hess y Giovanni Lombardo Radice (las malos) son los mejores desde luego quedando muy creíbles como lunáticos psicóticos, pero no basta ni sus muecas ni sus actos para que aparezca el suspense en ningún momento. Así mismo, apenas hay acción y las escenas absurdas toman control del metraje, muchos desnudos y poco más. Ninguna escena, salvo la final, es especialmente interesante ni impactante. A su favor decir que el film es distraído y tiene ese toque malsano que el director le sabe imprimir bien a sus películas, pero vamos no basta lo suficiente. Yo diría que la película es ciertamente curiosa por ser una de esas explotaciones de finales de los setenta y principios de los ochenta que han conseguido cierto aire de culto con el tiempo, pero no deja de ser una mierdecilla (mejor que otras sí, pero mierdecilla al fin y al cabo) y me parece muy injusto que tenga mejor puntuación que la excelente obra "Holocausto caníbal", se nota que la gente tiene criterio por estos lugares...
Tomi Roberts
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados