arrow
Haz click aquí para copiar la URL

A bayoneta calada

6,1
424
votos
Año
1951
País
Estados Unidos
Director
Reparto
Género
Bélico | Guerra de Corea
Sinopsis
Guerra de Corea (1950-1953). El Cabo Denno (Richard Basehart) debe hacerse cargo de un pelotón debido a la desaparición en combate de los oficiales. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 >>
22 de octubre de 2008
24 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Película patriótica realizada durante la guerra de Corea que retrata las visicitudes de un grupo de hombres condenados a ralentizar el ataque comunista para salvaguardar la retaguardia de las tropas yankies.
Film mediocre con pocas excepciones que resaltar (el campo minado sería una). El abuso del primer plano por parte de Fuller en momentos poco dados para la expresión o el sentimiento, descoloca más que ayuda a comprender una épica basada en incontables e incansables relatos poco afortunados de la soldadesca.
Un cinco muy justito.
Txarly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de noviembre de 2008
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras el éxito de "Casco de Acero" diversas productoras trataron de contratar a Samuel Fuller. La que se llevo el gato al agua fue la 20th Century Fox. Su presidente Darryl F. Zanuck le ofreció el mismo dinero que las otras pero lo convenció con el siguiente argumento: "Nosotros hacemos mejores películas". Fuller aceptó y su primer encargo en la Fox fue realizar lo antes posible otra película sobre la Guerra de Corea que compitiese con "Casco de Acero". Nació así "Fixed Bayonets!" (*) que llegó a las pantallas en Diciembre de 1951, diez meses después del estreno de su anterior película. Todo un record.

Las virtudes de la cinta se muestran en los diálogos y situaciones límite. Fuller nos vuelve a demostrar que fue un veterano de la IIGM y de nuevo nos muestra magistralmente situaciones como la camaradería entre los combatientes, la experiencia y cinismo de los veteranos, la responsabilidad del mando, y lo que realmente significa matar a un hombre a sangre fría, aunque éste sea un enemigo.

Pero también vemos los defectos, defectos que en mi opinión no se fueron puliendo en sus sucesivas películas bélicas y que incluso se exacerbaron como puede verse en "Uno rojo, división de choque". Uno de los más famosos comentarios de Fuller es que la única forma de representar de forma realista la guerra en una película sería poniendo un francotirador en el cine y que éste fuera disparando a los espectadores. Supongo que lo dijo porque algunas de las situaciones bélicas que filmó son de lo más increíble y peor rodado que pueda uno encontrarse en el aspecto cinematográfico.

Es una película de guerra más.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Major Reisman
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de septiembre de 2011
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Escribía en una crítica anterior sobre “El Puente de Remagen”, de 1969, que el cine bélico en los años sesenta evolucionó hacia un efectismo prefabricado lleno de fuegos artificiales que se alejaba de la psicología verdadera y casi siempre escalofriante de las relaciones humanas que se establecen en un campo de batalla y sus aledaños. Fuller y los años cincuenta –ambos habían vivido en persona las realidades de la guerra- es otro tipo de cine bélico donde el primer plano del soldado, sus pensamientos, sus temores o su evolución hacia el colapso total como ser humano son protagonistas absolutos.

Ya con “The Steel Helmet”, de 1951, Fuller, un veterano en estos envites, había conquistado a público y crítica dejando que aquel soldado de infantería -un enorme Evans que repite aquí-, que aparecía al comienzo del film hundido en su casco y camuflado entre cadáveres, trasladara al espectador la agonía y la dureza de una de las situaciones más límites a las que se enfrenta el ser humano: la guerra. “Fixed Bayonets!” es otra película, encargo para la 20th Century del gran Zanuck y a quien encantó “The Steel Helmet”, que sigue la línea que ha marcado sin duda el posterior cine bélico y que dio luz a la guerra de Vietnam o que hoy intenta trasladarnos las consecuencias de las guerras de Oriente Medio. Esta manera de hacer cine, el realismo bélico lo llamo yo, cae en errores superficiales y evidentes, pecando en numerosas ocasiones de poner poco o ningún cuidado en hacer creíble la realidad del enfrentamiento pero apostando sin embargo por acojonar mentalmente al espectador; no se le carga con el peso de una bala ni se le riega con litros de zumo de tomate pero si se le hace saber como se pueden congelar unos pies, como es la incertidumbre de darte un paseo por un campo de minas o la terrible responsabilidad que conlleva dirigir a un grupo de hombres hacia la supervivencia o hacia la muerte.

Si por Fuller hubiera sido colocaría un francotirador en la sala de proyección -en algún sitio lo he leído- que fuera eliminando a los espectadores para aportar él esa realidad “material”. Mientras, en la pantalla, su cámara hace la radiografía perfecta de la mente del uniformado. Como en esa secuencia magnífica donde en un travelling en la cueva que sirve de refugio al pelotón nos muestra a cada uno de los soldados divagando, con la mirada perdida del que sabe que le quedan horas, minutos, segundos...Llena de frases lapidarias y de las que uno sabe seguro que son las que se pronuncian momentos antes de calar la bayoneta, la película de Fuller vuelve a reflejar de nuevo lo que ya muchos sabemos: los ojos de la experiencia, los que han vivido la guerra en primera persona, miran a través del objetivo de una manera tan inimitable como real, tan fascinante como inigualable.
Alfie
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de julio de 2009
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Samuel Fuller tenía todavía algo que contar sobre la Guerra de Corea, después del éxito cosechado en su anterior film “Casco de Acero”, se dispuso a rodar una nueva película quer volviera a relatar las desventuras de un grupo de soldados que van cayendo poco a poco hasta que el mando debe ser tomado por un soldado que repudia todo aquello que involucre responsabilidad en el campo de batalla.

La película contiene cierto mensaje de responsabilidad, de aquella que hay que tener de cara a los demás, en este caso, de cómo un soldado debe dirigir a sus hombres para que éstos sobrevivan.

Su planteamiento, pese a que muy notable, reside en él ciertas lagunas. La cinta no se libra de tener ciertas pretensiones, haciendo que la cinta desprenda un aura patriótica totalmente inútil que podrían haberse ahorrado, pues empaña bastante la cinta.

Aunque no se puede negar que también tiene detalles de gran calidad, como las interpretaciones de sus protagonistas, algún par de momentos escalofriantes, dignos de Fuller (la escena de calentarse los pies, sin duda lo mejor del film) y unas escenas bélicas muy bien rodadas, donde la cámara nunca está estática, haciendo las batallas muy creíbles.

No estamos ante una película bélica de referencia, y aún menos de Fuller, pero en ella reside un par de momentos implacables y de robusta fuerza y magnitud.
directorscut
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de marzo de 2012
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
En general, me caen mal las películas de guerra gringas. Aun las bien hechas. Me parece que siempre tienen un tufillo de propaganda yanqui y propulsión del modelo del soldado estadounidense heroico e infinitamente superior moralmente al enemigo. Por eso es que me gusta tanto esta peli de Sam Fuller. Aqui no hay héroes; solamente vemos seres humanos en una situación en la que nadie quisiera estar.
Para estos soldados la guerra no es una cuestión moral, ni filosófica, ni involucra a Dios, La Patria y la Familia. Es simplemente un trabajo –desagradable en la mayor parte- que hay que hacer y hacerlo bien, porque eso significa sobrevivir.
La trama se centra en dos personajes: el soldado experimentado, curtido en la segunda Guerra mundial, duro como indica su nombre, el sargento Rock y el cabo Denno, un joven a todas luces inteligente y capaz pero con una terrible inseguridad en su capacidad de liderear a otros y que lo llevó a ser expulsado de la escuela de oficiales del ejército. Denno en esencia es un intelectual: piensa demasiado. Tiene miedo disparar al enemigo porque no puede verlo como un simple objeto. Tiene miedo en quedarse al mando porque no quiere ser el responsable de las vidas de sus compañeros. Creo que cualquiera que haya estado en una situación de liderazgo forzado –aun cuando no haya sido cuestión de vida o muerte- puede simpatizar con el cabo Denno.
Rock se convierte en una especie de mentor para Denno, pero no se hagan ilusiones que esta sea una relación tipo Yoda-Luke Skywalker. Esta mentoría es aterrizada, simple.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
mona0825
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados