arrow

Hombres contra la guerra

7,1
126
votos
Sinopsis
Drama antibélico. Durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), en la frontera italo-austriaca, las tropas italianas sufren una estrepitosa derrota al atacar posiciones austriacas. El resultado es un motín de las diezmadas tropas italianas. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
3 de junio de 2009
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
¡¡Ratatatatatata!!, ¡plooooof!

¡Abandonen la montaña!
Sí, señor.
2.000 muertos.

¡Pium, pium!

¡Ataquen la montaña!
Sí, señor.
3.000 muertos.

¡Corten la alambrada!
Sí, señor.
¡Pam, pam, ¡¡¡Arggggh!!
300 muertos.

¡Vayan a por un polo de chocolate para el General!
Sí, señor.
¡¡¡Tatatatatatatatataa!! ¡ploooooof!
1.000 muertos.

¡Fusilen a los amotinados!
Sí, señor.
¡tac, tac, tac,!
200 muertos.

¡Maten a los traidores!
Señor, no se puede cumplir la orden.
¿¡Y eso!? Mire usted que lo mando fusilar.
No queda nadie vivo ya.

¡Pues fusilen al caballo!
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
The_End
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de octubre de 2009
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta película es una respetable representante de la hornada de cine italiano "comprometido" de su época. No es una deslumbrante obra maestra, pero tampoco tan infumable como otras. Tal vez por su temática, ha soportado el paso del tiempo con cierta dignidad.

Ambientada en la Iª Guerra Mundial, nos une a un grupo de soldados italianos en una lucha absurda por una montaña perdida en mitad de la nada. El protagonista es un joven teniente, que comienza como militarista convencido y se va empapando progresivamente del absurdo de una guerra rica en absurdos.

Entre las razones para verla está, precisamente, ese absurdo, plasmado en breves escenas demoledoras e inolvidables. La estética gris y desangelada de los uniformes y las trincheras suma puntoz, así como los escasos paisajes pelados. Los actores, especialmente Gian Maria Volonté, hacen su papel con eficacia.

Pero... el mensaje no lo es todo; y por eso "Hombres contra la guerra" no es, ni de lejos, "Senderos de gloria". En primer lugar, es notoria la falta de presupuesto; valdría más haber renunciado a filmar ciertas escenas de batalla que, de todas formas, tampoco aportaban mucho al desarrollo de la trama.

El guión, pese a sus aciertos puntuales, también cojea de cierta indefinición. Los personajes son hasta cierto punto arquetípicos -un viejo general desagradable y autoritario, honrados soldados sufrientes, suboficiales como auténticos líderes naturales "del pueblo"...-, y tal vez este hecho lastre un poco la historia; la sensación de que esta historia la hemos visto ya demasiadas veces.

Pese a todo, sigue siendo una aproximación interesante a la guerra
DrKrokowski
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de enero de 2015
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
179/01(03/14) Notable film antibelicista italiano del combativo Francesco Rosi, una tremenda oda al sinsentido de las guerras, al despotismo de los gerifaltes, un descarnado fresco de las vivencias de una compañía transalpina en los Alpes. Emilio Lussu describió en un libro, “Un año en el altiplano” (1938), sus vivencias entre 1916 y 1917 como soldado en esta cordillera, en la Brigada Sissari de Infantería, donde reflejó el increscendo hartazgo de los soldados que los llevó al motín en el verano de 1917, cerca de Santa Maria la Longa. Su alter ego en el film es el teniente Sassu, siendo al igual que este el escritor ferviente defensor de la contienda para ir evolucionando tras sus absurdas experiencias sobre el escenario bélico, aunque el final del libro varía con respecto a la película, Lussu fue un ferviente antifascista, estuvo en el parlamento italiano durante el auge del fascismo de Mussolini, en 1926 fue agredido por fascistas y este al defenderse disparó a uno de ellos, fue juzgado y condenado por ello, 5 años le pusieron a pasar en la isla de Lipari cerca de Sicilia, escapó en 1929, huyendo a París, donde fundó el movimiento Justicia y Libertad, participó en la Guerra Civil española, en la WWII estuvo en la resistencia italiana, tras la guerra fue Ministro de la ayuda con en un Gobierno de Unidad Nacional, tuvo problemas de los socialistas (con los que militaba) escindiéndose de ellos en 1964, creando otro partido, murió en 1975, una vida de película.

El escenario es la Gran Guerra, concretamente en los Alpes trentinos, el frente de Isonzo, lo que hoy es entre Italia y Eslovenia, donde se enfrentan los italianos frente a los austro-húngaros, seguimos a la División transalpina comandada por el tiránico General Leone (gran Alain Cluny), en ella está el joven teniente Sassu (gran Mark Frachette), idealista salido de la universidad que pidió unirse a la vanguardia y que a medida que ve lo que allí acontece se va desengañando, también está el oficial Ottolenghi (gran Gian Maria Volonté), un veterano contestatario izquierdista que sabotea cuando puede las cerriles órdenes del General. Asistimos a la incompetencia, la arrogancia, el despotismo, las humillaciones, las órdenes arbitrarias y demás tropelías derivan en rebeliones de la soldadesca.

El guión es del propio director Francesco Rosi, escrito junto a Tonino Guerra (“La noche”, “Blow-Up” o “Amarcord”) y Raffaele La Capria (“Las manos sobre la ciudad” o “Cristo se paró en Eboli”), hacen un collage descentrado de protagonista al principio, paseándonos con mordacidad por una guerra rebosante de irracionalidad, engullida por la deshumanización, una travesía hacia el infierno de la sinrazón, con el surrealista McGuffin de la toma de una colina en medio de la nada. La cinta es nada sutil remarcando el despotismo tiránico de los superiores que manejan como señores feudales a los soldados, no importándoles si viven o mueren, Rosi no está preocupado de mostrar un hilo conductor claro, nos mueve por las trincheras a modo de observador, poniendo el foco en la futilidad de las guerras, poniendo el acento en la construcción de una ambientación gris y sórdido, reflexionando con saña sobre que el verdadero enemigo no estaba al otro lado del frente, estaba entre sus filas y lo peor es que les daba órdenes, es la lucha entre clases la que más daño hace, de este modo se nos inocula que hay veces en que es justificable rebelarse contra las injusticias. Rosi expone que los ideales y el patriotismo es fácil defenderlos en la retaguardia pero en el averno de la vanguardia estos nobles valores quedan pervertidos, en esto recuerda bastante a la obra maestra kubrickiana “Senderos de gloria”, se mangonea cual animales a los soldados, no importan sus bajas en pos de un “bien mayor”, sus muertes están justificadas si es para atemorizar a posibles amotinados, se muestran misiones suicidas con el objetivo de romper la monotonía. La cinta se convierte en una descarnada denuncia de las arbitrariedades y la crueldad demencial, se exhibe la guerra lejos de victorias gloriosas y donde los valientes no peleaban contra naciones enemigas, si no contra los sátrapas que les mandaban a la muerte.

El General Leone representa los valores ancestrales cuasi-medievales de los Condes que podían disponer de sus súbditos a su antojo, capaz de mandar ejecutar a soldados a su capricho, por mandar para un avance, consejos de guerra sumarísimos, desertores, manda a gente a cortar alambradas con cortafríos rotos, manda ametrallar a sus soldados que retroceden de nlas balas enemigas, ordena ejecuciones bajo el modo del Imperio romano del diezmo (1 de cada 10), ataques con armaduras ridículas, ordena se expongan soldados al enemigo por puro idiotez, este personaje es interpretado con brillantez por Alain Cuny, mostrando carisma, carácter, valentía, desdén por la vida ajena, flema, narcisismo, con una pose regia, un villano atroz, tridimensional, arrogante, iracundo, Magnífica su encarnación. El Tte. Ottolenghi es el reverso del General, se preocupa de sus inferiores, les cuida, protege de las locuras de Leone, es un vivaraz e ingenioso militar que sufre las miserias bélicas, interpretado con vigor por Gian Maria Volonté, dmuestra una fuerte personalidad, unas grandes dotes de liderazgo. El Major Malchiodi representa el pelotilla trepa con pocos escrúpulos apoyando a su General, interpretado con esmero por Franco Graziosi… (continua en spoiler sin)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
TOM REGAN
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados