arrow

La décima víctima

5,7
308
votos
Sinopsis
En un mundo futuro, ciertas personas que adoran la violencia practican "La Gran Caza": diez jugadores se matan entre sí alternando los papeles de cazador y presa. Quien sobrevive, gana. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 >>
21 de enero de 2010
23 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras este título, que a muchos nos trae resonancias de la edad de oro del Pop español, encontramos un filme italiano de los sesenta que adaptaba un relato corto de Robert Sheckley (afamado especialista en CF). Y lo hacía en manos de Elio Petri. Un competente cineasta transalpino, bastante especializado en filmes de temática social y también tramas policiales.

Lo cierto es que algo de eso hay aquí. Pero en realidad, lo que se nos plantea es una trama típicamente futurista, con la "caza del hombre" como deporte institucionalizado y avalado por las autoridades, sin rehuír (como toda historia de CF humanista que se precie) todo un trasfondo de crítica social al papel de los medios de comunicación y de la indiferencia ante el crimen y la violencia.

Por cierto, que el guión de la adaptación lo firma alguien tan fiable como Tonino Guerra, un auténtico peso pesado. Y, por si fuera poco, dos rostros en los papeles protagonistas tan reconocibles y carismáticos, como los de Marcello Mastroianni, Elsa Martinelli y Ursula Andress.

Con todo este buen material de partida, la cosa podía dar mucho de sí. Pero lo cierto es que, vista a día de hoy, "La décima víctima", más que un thriller ultraviolento repleto de dramatismo, casi se nos antoja como un thriller cómico "de época". Obviamente, con "de época" no me refiero al habitual significado que se le otorga al término, esto es, ambientado en siglos remotos, con todo lo que supone de vestimentas, escenarios, etc. Aquí la época son los años 60, del reciente siglo XX.


Unos años 60 que, para bien o para mal (en este caso, para muy mal) lo llenan absolutamente todo. Desde una banda sonora auténticamente desquiciante, por lo omnipresente que se halla a lo largo de toda la película (en ocasiones molestando los propios diálogos de los personajes), pasando por una narración estética y formalmente pasadísima de rosca (casi deja en pañales, en cuanto a su "estridencia", obras como "Arabesco" o "Charada", por citar otro par de filmes netamente "poppies").

Total, que lo que podía ser una obra interesante y que plantease cuestiones que, por otro lado, más tarde retomarían con suerte dispar, otros cineastas y autores (la muerte como espectáculo televisivo, la caza del hombre como deporte...) aquí Elio Petri lo convierte en una suerte de vídeoclip kitsch que ni siquiera tiene la gracia de los Bond más "yeyés".

Ya no es por el hecho de revestir la narración de un tono pseudo-cómico, que al fin y al cabo, es un punto de vista tan válido como cualquier otro. Sino, sobretodo porque a la media hora la película ya ha dejado de interesar, al desvirtuar totalmente el aspecto de fondo, para abordar cuestiones más típicas de las comedietas de enredo tan en boga por aquel entonces.
GEORGE TAYLOR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de mayo de 2014
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Producción italiana de corte futurista que presenta una sociedad en calma y alejada de hechos violentos por la puesta en marcha de un novedoso juego televisado, La gran caza, donde los individuos alternan el papel de cazador y presa para aliviar el estrés y sus frustraciones, dando rienda suelta a sus impulsos más violentos.

Parte de una premisa interesante, con un comienzo prometedor en el que se presenta a los dos personajes protagonistas demostrando su ingenio y destreza a la hora de resultar vencedores del juego, en el que se verán enfrentados como presa y cazador. La película presenta diversas situaciones plagadas de humor e ironía, donde un individuo puede matar a otro delante de un policía sin suponer ningún tipo de delito mientras que puede recibir una multa por dejar mal aparcado el coche dos segundos.

Curioso e irónico relato futurista, con numerosas ideas para desarrollar cuyos responsables optan por apostar por un relato desenfadado, más próximo a la comedia romántica, desaprovechando las posibilidades que ofrecía como película de acción, con ciertas lecturas interesantes. Cuenta con la presencia de dos intérpretes de renombre de la época, como fueron Marcello Mastroianni y Ursula Andress, esta última, explotando sus cualidades físicas al máximo y aumentando su fama de mito erótico, luciendo su figura en todo momento. Resulta interesante e intrigante el hecho de que los protagonistas del juego desconozcan quien es su rival y como van analizando cada uno de los movimientos para logra resultar vencedor del juego.

La banda sonora creada por Piero Piccioni, pegadiza, sensual y juguetona, está en la misma línea del tratamiento que ofrece el director al conjunto de la misma, apostando por un humor desenfadado. Presenta un estilo visual propio y original, ofreciendo una visión estrafalaria del futuro, donde tanto decorados, como vestuario, presentan un toque muy colorido. A pesar del interés que suscita inicialmente, el atractivo se va desvaneciendo a medida que el director opta por dar paso al desarrollo de una comedia romántica carente de unas bases sólidas. Cae en la reiteración de ideas y presenta un descenso del ritmo, llegando, incluso, a lo monótono y aburrido, ya que no llega a ocurrir nada relevante.

La relación de rivalidad y amor que surge entre los dos protagonistas, se resuelve en un desenlace excesivamente desenfadado y endeble. Lo mejor, sin duda, es el extraño enfrentamiento que mantienen, un curioso juego de cortejo.
Jon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de enero de 2015
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
La Decima Vittima (La Décima Víctima, 1965) se une a la corriente de filmes realizados por cineastas con visión de autor, que en la década de los años sesenta decidieron transformar la ciencia ficción. Recurrieron a este género para en muchas ocasiones realizar una crítica a la sociedad contemporánea y no como un simple entretenimiento. La Décima Víctima puede pues, compararse perfectamente con Alphaville (Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution, 1965) realizada en el mismo año por el cineasta francés de la Nouvelle Vague, Jean Luc Godard o Farenheit 451 (Farenheit 451, 1966) del también francés François Truffaut. La Décima Víctima está basada en una obra de Robert Sheckley, autor especializado en la ciencia ficción.

La Décima víctima emplea un argumento similar al del díptico que ha sido recientemente estrenado y que ha dirigido James deMonaco, con The Purge (The Purge: La Noche de las bestias 2013) y The Purge: Anarchy (Anarchy: La Noche de las Bestias, 2014). En un futuro no demasiado especificado, el asesinato está legalizado en todo el mundo. Existe una especie de deporte llamado la gran caza en la que uno se apunta libremente. Sí uno lo hace, se convierte aleatoriamente en cazador o víctima y debe asesinar o sobrevivir al asesino con el que ha sido emparentado. La película nos presenta a nuestros dos protagonistas, interpretados por Ursula Andress y Marcello Mastroianni, que precisamente son escogidos para que se liquiden entre ellos.

Elio Petri no parece a priori un director especialmente lucido para realizar un tipo de filme así. Lo cierto es que al cineasta italiano se le conoce sobre todo por sus películas de tono social y crítico, como La classe operaia va in paradiso (La Clase obrera va al Paraíso, 1971) o Indagine su un cittadino al di sopra di ogni sospetto (Investigación sobre un ciudadano libre de Sospecha, 1970). No es casualidad que las mejores partes del filme son indiscutiblemente las que se relacionan con este tipo de cine y no cuando Petri se centra en la pura ciencia ficción.

Y es que a más de un espectador le puede sorprender la ambientación tan chocante que realiza el cineasta italiano para describir el futuro. Petri nos presenta un mundo delirante, que en ocasiones se descubre más como una alucinación psicotrópica provocada por drogas de los años sesenta que no por un futuro bien concebido en el guión. La Décima Víctima muestra un apego desmesurado por el blanco, que se transluce tanto en los vestuarios de los personajes (faldas y vestidos demenciales, todos de un pulcro color blanco) como en la arquitectura de la película, que trata de asemejarse a un Estilo Internacional llevado al extremo y unido de la mano con el Minimalismo. Incluso la música de la película resulta demasiado excéntrica, rozando en ocasiones el ridículo.

La película realiza una interesante crítica hacía una sociedad que está totalmente deshumanizada y que ve completamente normal los asesinatos a plena luz del día. De hecho a lo largo de la Película Petri coloca escenas de acción en la que vemos personajes desconocidos pelear y participar en esta cacería humana. Petri describe un mundo que ha perdido cualquier tipo de fe y que simplemente se dedica a seguir sus instintos, algo que lleva a los seres humanos a cometer barbaries extremas. No es casual que nuestro personaje principal, interpretado Marcello Mastroianni, sea un personaje antihéroe total, y que Petri lo defina como prácticamente un mercenario despegado de cualquier afecto.

Igualmente importante es la visión de Petri sobre la publicidad y los medios de comunicación. Temáticamente esto se nos muestra con la propia publicidad que acompaña a los participantes más exitosos de la cacería y que son llamados por empresas publicitarias para que anuncien sus productos mientras asesinan a sangre fría. De hecho la película elaborara con este argumento una secuencia totalmente delirante, digna de un retazo surrealista y que tiene lugar hacía el final de la película.

Un apunte interesante del filme guarda relación con el Mundo del cómic. Y es que nuestros protagonistas no leen libros, sólo Cómics (que aparecen reiteradamente a lo largo del metraje) . No sólo es una conexión que se establece por las semejanzas entre el Mundo del cómic y el filme (incluso estéticamente podemos ver relaciones, pues la Décima Víctima parece un cómic llevado a la gran Pantalla) sino por la propia inmadurez que comparten los personajes del filme, que parecen no haber dejado la adolescencia atrás.

No sólo el Cómic. La película recurre también a otros guiños populares como el mundo del cine. El caso más flagrante es el que encontramos a la franquicia de James Bond, que por aquel entonces era un gran Boom comercial. Ursula Andress fue precisamente la primera (y seguramente la más bella) chica Bond, al aparecer en Dr.No (James Bond contra el Dr.No, 1962) y la película se aprovecha de esta circunstancia. Además, existe una secuencia en la que encontramos una descharrante parodia sobre el personaje típico de las películas de Bond que se encarga de suministrar al personaje principal todo tipo de aparatos tecnológicos.


https://neokunst.wordpress.com/2015/01/14/la-decima-victima-1965/
Kyrios
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de diciembre de 2014
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Descubro esta pequeña rareza de ciencia ficción hecha en Italia, sí. Con Marcelo Mastroianni y Ursula Andress.

La idea de partida me parece tremendamente original, podría decirse incluso que la película The Purge se ha basado en ella (lo desconozco). El caso es que la idea de crear un Ministerio de la Caza para que aquellas personas con instintos homicidas canalicen sus tendencias y evitar así la criminalidad y las guerras es una premisa genial.

La película convence sobre todo durante su primera mitad en la cual desarrolla esta idea de cazadores y víctimas que se van alternando por sorteo, centrándose en el de nuestros dos protagonistas. La ambientación es otro de los puntos fuertes, para mí. Pese a que está muy desfasada actualmente tiene un toque retro que le sienta muy bien como p.ej la tecnología en la forma de hacer los sorteos, el mobiliario de los edificios y las casas, etc.

Lo que no termina de convencerme del todo es el final en el que se cambia el tono girando más hacia la comedia y con un desenlace, me atrevería a decir, destartalado y muy a la italiana. Aún así considero que es una película especial, porque la distopía es uno de mis subgéneros favoritos y nunca había visto ninguna película de ciencia ficción italiana...
FcoSB
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de septiembre de 2016
Sé el primero en valorar esta crítica
Interesante película de ciencia ficción, inteligente y cargada de acción, comedia, romance y erotismo. Aunque es la primera película que haya visto de Elio Petri, estoy seguro que es la más representativa y mejor de toda su filmografía y de lejos. Esta película lo tiene todo, su guion es fabuloso, la fotografía es notable, el acento italiano de sus personajes es delicioso y la química entre los protagonistas, Marcello (Marcello Mastroianni) y Caroline (Ursula Andress), es espectacular.

Se imaginan que en un futuro no muy lejano la violencia es legal y que hay un concurso que te permite matar a diez personas, siendo víctima y cazador de manera alternada. El ganador sería considerado un decatleta y acreedor de un millón de dólares. ¿Algo descabellado? No lo creo, ¿cuantos asesinos a sueldo existen hoy en día?, ¿cuantos asesinatos se registran cada hora?, ¿cuantos inocentes mueren por asaltos de cosas tan insignificantes como celulares?

Solo quince personas se han alzado con esta distinción. Caroline en su décimo asesinato, está de cazadora, con el objetivo de derrotar a Marcello, que a su vez está en búsqueda de su séptimo asesinato. Ambos muy astutos verán la manera de matar al otro: la primera verá la forma en hacerlo a lo grande y el segundo no lo hará hasta quedarse completamente seguro porque si se equivoca de persona puede ser encarcelado por treinta años.
La Mente Maestra
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados