arrow

La fábrica de nada

7,2
228
votos
Año
2017
País
Portugal
Director
Reparto
Género
Drama | Trabajo/empleo
Sinopsis
Una noche, un grupo de trabajadores se da cuenta de que la administración está robando maquinaria y materiales de su propia fábrica. Cuando se preparan para organizar el equipo y la producción, se les obliga a no hacer nada, como represalia, mientras las negociaciones para su despido están en marcha. La presión desencadena una revuelta entre los trabajadores, lo que afectará a todo lo que les rodea. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 >>
11 de mayo de 2018
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuesta decir qué es exactamente lo que impide a La fábrica de nada ser una película redonda. Porque, en realidad, el trabajo de Pedro Pinho aborda muchos temas interesantes. En primer lugar, está la (obvia) crítica del sistema capitalista: los empleados siendo tratados como mano de obra manipulable, los empleadores camuflando la sumisión y la obediencia de civismo y diplomacia, los patrones vendiendo situaciones desastrosas como bifurcaciones inevitables repletas de oportunidades... En segundo, tenemos la exploración de posibles respuestas al sistema denunciado: el análisis de las opciones existentes (al parecer, solo una: ocupar la fábrica y hacerse con las riendas del negocio), sospesar qué tipo de consecuencias puede tener el echo de responder (como la necesidad de aprender a gestionar un negocio, la dicotomía ideológica de reproducir los patrones aprendidos o construir un taller auto-gestionado...).

Y todavía hay más: llegado el momento en que los trabajadores logran ocupar la fábrica donde trabajan (decididos a rechazar las condiciones de despido impuestas por los superiores), Pinho introduce un nuevo personaje. Se trata de un cineasta que, enterado de la situación, quiere convertir en documental la lucha de los empleados. De hecho, está decidido a conducir los acontecimientos de tal manera que desemboquen en el final que le interesa. Tal introducción nos da un nuevo punto de vista que, inevitablemente, desemboca en nuevas reflexiones. Porqué la visión de esta tercera persona será formulada exclusivamente en clave ideológica: su puesta en acción supone el abandono del punto de vista afectado (el de quien lucha por un salario) para analizar la situación desde un marco teórico. Un punto de partida que llega a su clímax en una interesante secuencia en qué el documentalista reflexiona con sus colegas intelectuales sobre la contradicción del sistema capitalista: el hecho de que relacione (según ellos) “valor” con “lucrativo”.

De esto último se desprende, consecuentemente, un nuevo discurso de carácter meta-lingüístico. Me explico. Dicho documentalista teoriza, desde su cómoda posición de espectador, sobre la situación que viven los trabajadores. Y, decidido a plasmar su discurso, pretende intervenir en las acciones de los personajes con la finalidad de obtener dos cosas: el producto cinematográfico deseado y la confirmación de su propia teoría. Ahí entra la clásica contradicción entre ideología y puesta en práctica, tan bien expresada en la manida frase “los pensadores siempre tuvieron la panza llena”. Hablando en planta, no será el documentalista quien pierda el sueldo. Pero, del mismo modo, nadie como él puede analizar la situación desde una perspectiva distante y (relativamente) desapasionada. Porque es precisamente su falta de implicación la que le da la visión (supuestamente) adecuada para analizarla de forma (relativamente) objetiva.

Pero en cualquier caso, nada puede salvarlo del abismo que tiene enfrente: la imposibilidad de transmitir su (presuntamente) acertado discurso sin adoptar un rol paternalista. Algo que le sucede, del mismo modo, al director Pedro Pinho: también él se sirve de una serie de personajes convenientemente manipulados para exponer una reflexión. De ahí que el documentalista actúe como una suerte de alegoría metalingüística sobre la posición que ocupa Pinho. Tal vez sea la conciencia de esta contradicción la que le conduzca a explorar a fondo tantos puntos de vista, me atrevería a decir que con cierta ansiedad, como si intentara cubrir todos los frentes des de los que prevé ser atacado. Tal vez también se deba a ello la excesiva duración del largometraje, 177 minutos a lo largo de los cuales el director aborda infinidad de estilos (número musical incluido) logrando a veces secuencias notables y cayendo en otras en cierta redundancia.
Martí
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de noviembre de 2017
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
A Fabrica de Nada es más que una película, es la narración de millones de realidades que se mueven en el plano de la explotación y la opresión como si esa fuese la única casa habitable.

Aquella que debería llegar a cada nueva generación y a cada conciencia atrapada en la banalidad o la ignorancia. Más que un panfleto y mejor que muchos libros políticos. Por fin política verdadera en la gran pantalla, sin censura, sin sobreactuaciones, con excelente acompañamiento estético. Sumamente natural y cercana.

A destacar el mérito de haber reproducido fielmente las contradicciones internas de la clase obrera y su dignidad, la capacidad de volcar teoría marxista y adentrarnos en el corazón del debate de salón y la marginalidad de una filosofía abstracta, que así escenificada cobra sentido incluso para cualquier materialista que desee un cambio de sistema.

El público tiene risas ultrapacifistas para aquellos barros...pero para estos lodos Pedro Pinho nos demuestra que es posible no dejarse nada en el tintero. Solo fallan música y lo relativo a esto, es la razón por la que no alcanza el diez. Por temática y tratamiento, merecidísimo sobresaliente.

Una película por la que en este orden de cosas dan ganas de gritar ¡¡gracias!!
rpgraficas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de mayo de 2018
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
La historia se desarrolla en el interior de una fábrica de ascensores en donde sus trabajadores se unen para evitar los despidos de la empresa y las negociaciones entre la patronal y los sindicatos, y la manera diferente en la que los empleados plantean su futuro, en unos casos aceptando y firmando las condiciones de despido de la empresa y en otros negándose a firmar y haciendo huelga para defender lo que creen sus derechos.
La idea surgió en lo que sucedió en la fábrica de ascensores OTIS en la década de los 70, y el proyecto ha tardado 2 años en sacarse adelante con un trabajo previo que ha tenido lugar en el Norte de Lisboa, en una zona cerca del río Tajo, y allí se han llevado a cabo entrevistas con trabajadores para conocer mejor la situación laboral actual y los casos de despido en esas empresas. La cinta se ha rodado en el interior de la fábrica OTIS, la misma en la que los productores, guionistas y el director se han basado para sacar adelante el proyecto. La película no se hace pesada, pese a sus 3 horas de duración, y es uno de los mejores retratos que se han hecho en las últimas décadas de las relaciones laborales, de la situación social del momento y de las luchas de los trabajadores por sus derechos.

Hay muchos diálogos en el interior de esa fábrica y cada una de esas conversaciones son interesantes, y se dan a conocer las versiones de las dos partes, aunque está claro que el director se posiciona sin decirlo a favor de los trabajadores, aunque también cuestiona " el socialismo actual " en una larga escena final que es un magnífico colofón a la película con un diálogo entre dos personas lleno de sinceridad y que retrata la realidad social actual, sobre todo de la gente que dice que es de izquierdas pero intenta vivir con los lujos de las clases altas y que se ha plegado al capitalismo y que es difícil que abandone esas propiedades y el acceso a la tecnología cara pese a ir pregonando lo malo del capitalismo y las modernización de la sociedad del siglo XXI en los países desarrollados.

Con un gran trabajo de fotografía de Vasco Viana, uno de los técnicos portugueses más importantes del panorama actual, y rodada en 16 mm, dotando al proyecto de un aroma al cine más independiente cercano al documental. También destacan las música y las canciones están muy bien seleccionadas, y tiene como colofón una sorpresa en la parte final con la unión de los empleados de la fábrica para cantar el tema que da título al proyecto y al mismo tiempo realizar una coreografía muy bien trabajada. Ese momento musical, junto a cada una de las conversaciones y temas planteados en esas reuniones en el interior de la fábrica, son los momentos más interesantes de este proyecto que tiene los momentos de parón cuando se adentra en la vida privada de los personajes, sobre todo del protagonista con su mujer y su hijo, ya que estas escenas no aportan mucho al conjunto de la trama, y se podía haber buscado algún detalle que uniera la vida laboral y familiar de ese joven trabajador de esa fábrica.
La película no es fácil por su duración, ritmo pausado y por tratar unos temas que pueden ser poco atractivos para el público medio, pero es muy recomendable a los que disfrutan con el cine de autor con contenido social y con una importante reflexión sobre la situación laboral en la sociedad actual en los países desarrollados.

LO MEJOR: Las reuniones e intercambio de opiniones en relación con el asunto central. El momento musical y la escena final.
LO PEOR: Las historias personales y familiares de los personajes que nos muestra la película son intrascendentes en relación con la lucha de esos personajes por sus derechos laborales en la fábrica.

Pueden leer esta crítica con imágenes y contenidos adicionales en: http://www.filmdreams.net
WILLY74
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
19 de mayo de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
En 2015 Miguel Gomes presentó un tríptico de seis horas sobre la crisis económica en Portugal. Su nombre, Las mil y una noches, tomaba la mítica narración de Scheherazade como vehículo para conducir un film imposible dada la naturaleza del propio capitalismo, capaz de crear un insostenible universo sostenido. La fábrica de nada, de Pedro Pinho, comparte ese tipo de mirada para confirmar (por si aún hiciera falta) al panorama cinematográfico vecino como el más implicado en dicha causa.

La duración de la obra que nos ocupa es igualmente muy extensa y sus digresiones internas muy variadas. Predomina el género documental en el acercamiento a los rostros de los trabajadores. También a sus espacios, ya sea la fábrica, el bar o una casa. Pero este tono lidiará con diversas rupturas que lo cuestionarán o introducirán según y qué ideas propias de los convulsos tiempos que vivimos para ser puestas a continuación en crisis
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
AlbertoVP
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de mayo de 2018
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Aunque algo irregular y a ratos extravagante, esta personalisima película de Pedro Pinho es una profunda reflexión sobre el modelo de sociedad actual imperante. Critica tanto el capitalismo feroz, como la izquierda intelectual europea, anclada en sus contradicciones entre teoría y práctica, perdida en inútiles debates, incapaces de ofrecer una alternativa. A pesar de la larga duración, en general tiene buen ritmo. Interesante el personaje del documentalista y el ejercicio metalinguístico, así como la opresiva atmósfera del entorno laboral. Pinho nos ofrece una visión bastante pesimista, pero con pinceladas de optimismo que abren alguna puerta a la esperanza
MARIANA
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados