arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Bill y Ted salvan el universo

Comedia. Ciencia ficción A dos aspirantes a rockero de San Dimas, California, les aseguraron una vez no hace mucho tiempo que serían los salvadores del mundo después de protagonizar un viaje en el tiempo, pero la realidad es que hoy son padres de mediana edad que pasan los días tratando de componer una canción que valga la pena y de hacer que su destino se haga realidad. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 >>
31 de agosto de 2020
6 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
En 1989 se estrenó la comedia Las alucinantes aventuras de Bill y Ted (Bill & Ted's Excellent Adventure), protagonizada por el popular Keanu Reeves (que está viviendo una segunda etapa dorada) y Alex Winter, siendo un inesperado éxito de taquilla y valorada hoy en día como un pequeño clásico de culto con bastantes fans. Dos años después se estrenó su secuela, El alucinante viaje de Bill y Ted (Bill & Ted's Bogus Journey), que no cosechó el mismo éxito y que siempre fue recordada como una secuela inferior.

Yo he visionado ambas producciones y, aunque me parecen propuestas simpáticas e inocentes, tampoco las calificaría de clásicos de la comedia, siendo más bien dos curiosidades para pasar el rato, pero poco más. A pesar de ello, durante muchos años los fans más acérrimos han estado exigiendo una tercera entrega, pareciendo que jamás iba a llegar el momento, hasta que el año pasado se confirmaron los rumores y el inicio del rodaje. Algo me dice que la ascendente fama de Reeves (gracias al éxito de la saga John Wick) ha tenido algo que ver.

Pues bien, este año 2020, en plena pandemia debido al maldito coronavirus, se ha estrenado sin mucho ruido y por la puerta de atrás esta cacareada tercera parte, después de unas expectativas que quizás eran demasiado desorbitadas (aunque con unas estupendas críticas, que todavía no sé qué película han visto...). Y es que si algo nos han confirmado las últimas secuelas tardías (esas que tardan décadas en hacerse para luego ofrecer algo mediocre y decepcionante), es que la nostalgia a veces nos juega malas pesadas y es mejor dejar las cosas como están. Lamentablemente, la película que nos ocupa no es una excepción.

Se nota que no han querido invertir mucho dinero en la producción, ya que los efectos especiales son dignos de una serie Z (por mucho que quieran camuflarlo como algo intencionado), con una insustancial dirección que jamás está a la altura de las expectativas, siendo un trabajo menor y demostrando que sus anteriores entregas lucían mucho mejor, ya sea por el encanto de la época. Se nota que es un trabajo de encargo para tener contentos a los fans y quizás exprimir la nueva fama de Reeves, pero poco más.

Cuesta creer que el guion sea de los dos mismos responsables de las anteriores entregas, ya que han tenido casi treinta años (que se dice pronto) para escribir un material por lo menos a la altura de las circunstancias, lo cual no eran tan difícil, ofreciendo finalmente un trabajo tan mediocre como perezoso, siendo incapaces de justificar la trama en los escasos ochenta minutos que dura la película.

Y es que estamos ante la peor entrega de la saga, siendo la más insustancial y olvidable de las tres, y donde no hay nada que se pueda destacar. Me cuesta creer que esto vaya a gustar a los fans, la verdad. Por cierto, aprovecho para avisar de que si no habéis visto las dos anteriores ni se os ocurra aventuraros con ésta, ya que están directamente relacionadas y no entenderéis nada en caso contrario, siendo su visionado todavía más insufrible. Que no se diga que no lo he advertido.

En cuanto al reparto, volvemos a contar con Keanu Reeves y Alex Winter, el segundo mucho mejor y más entregado que el primero (y consciente de la oportunidad que se le ha vuelto a brindar), ya que a Reeves se le nota todo el metraje como desubicado y ciertamente incómodo, con una interpretación impostada. Es bastante extraño, porque es uno de los primeros que coqueteó durante años con la idea de una tercera parte, aparte de demostrar una gran vis cómica en la reciente y recomendable Quizás para siempre, algo que es incapaz de repetir en la cinta que nos ocupa. No está a la altura de su compañero y chirría cada vez que tiene una frase. Una pena.

Los secundarios cumplen (mucho más que Reeves...), en especial una genial Samara Weaving, siendo la mejor del reparto y demostrando lo gran actriz que es, aunque quizás nos quede la sensación de que un producto tan flojo no esté a la altura de su talento, pero se la ve entregada a la causa (pasándoselo bomba, como si fuese una de esas fans que han demandado una nueva entrega) y plenamente consciente del producto en el que está, una vez más, al contrario que Reeves, con mucha más experiencia a sus espaldas.

Y poco más se puede decir de esta decepcionante tercera parte, ya que creo que ha sido un error traer de vuelta a los personajes, y más en estas condiciones, ya que en apenas unos meses la habremos olvidado todos, cuando debería haber sido un gran acontecimiento que al final no ha interesado a casi nadie. Suele pasar con este tipo de productos, denominados clásicos de culto, que los fans exigen durante años para que luego se confirme lo evidente... que jamás fueron para tanto. Una pena.

Más críticas: ocioworld.net
Ocio World
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de noviembre de 2020
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una tercera parte innecesaria. La nostalgia no fue suficiente para compensar la falta de chistes novedosos y aventuras hilarantes a las que nos habían acostumbrado este par de personajes. Tuvo sus momentos graciosos, pero en general no hubo un impulso más allá que la pareja de viajeros en el tiempo visitando a sus "yo's" del futuro.
La nueva generación difícilmente creerá en un Ted cuando su principal marca actual es la del sicario casi que invulnerable.
Me huele que construir una trilogía es la estrategia para impulsar las nuevas aventuras de las hijas de Bill y Ted.
Ares Farm
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de mayo de 2021
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Muy mala secuela a mi entender. Al bueno de Keanu ya no le pega el papel, está como perdido y sin la gracia que tuvo en su día. Alex Winter un poco mejor pero no lo suficiente. Lo peor ha sido el meter a las hijas, han pretendido hacerlas un poco protagonistas y les ha salido el tiro por la culata, muy poca gracia por no decir cero. Queríamos ver a Bill y Ted y nos han metido con calzador a estas dos. En fin, creo que han reventado la saga con esta lastimosa secuela
cerdobradovic
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de mayo de 2021
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
En primer lugar, decir que me gustaron las dos primeras. Eran de risa fácil, pero divertían y tenían cierta originalidad.

Esta película absurdamente predecible, desde el momento en el que aparecieron las hijas supe exactamente como iba a acabar, y todo por seguir cuotas absurdas de género que lo único que han logrado es desvirtuar el carisma de los personajes originales al relevarles a un segundo plano.

Lo gracioso es que para seguir la agenda política ponen como músico del grupo a una mujer asiática que nadie conoce y que, probablemente, ni siquiera existió, como si no hubiera existido grandes músicos mujeres a lo largo de la historia, pues parece que tienen que inventarse a una. En fin, que consiguen justo lo contrario de lo que pretendían porque dejan mal a las mujeres.

Volviendo a las hijas, han tratado de hacer personajes calcados a bill y ted con dos chicas Tumblr, y francamente, hacen el ridículo por su falta de carisma. Como ya he dicho, su única función es desvirtuar a los protagonistas.

El robot es cansino y la broma del nombre no hace gracia.

El personaje de kid kudi va de listo soltando esas flipadas de ciencia ficción cutrisimas. Lo han metido por poner a algún famosete de moda. Dudo que la mayoría de fans de les primeras películas conozcan a ese cantante. Ya podrían haber buscado algún músico de rock.

El humor en general es básico. Parece como el guión hubiera sido escrito por deficientes mentales y para deficientes mentales porque tratan al espectador como si fuese idiota. No me hizo gracia en ningún momento.

En fin, película vacía y sin alma. No esperaba nada bueno salido de 2020, será recordado como uno de los peores años del cine.
Nick
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de octubre de 2020
4 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Todos sabemos qué tipo de película es Bill & Ted Face the Music. Al menos los que crecimos en ese ambiente dominado por experimentos ochentosos de comedia y fantasía. Y creo que somos esos lo que corremos a ver las nuevas aventuras de Bill y Ted, los Wyld Stallyns, el dúo que nunca encontró su lugar en el mundo. Casi treinta años han pasado y sí, hoy nos encontramos con dos personajes que el tiempo no ha perdonado. Pero así como sabemos y entendemos el tipo de película que se plantea en Bill & Ted Face the Music, un merecido descanso de nuestra situación actual, me cuesta dejar de reconocer y mencionar que la película aborda un sentido de soltar como pocas franquicias suelen hacerlo. Me sentí en compañía de amigos, pero también en compañía de quienes quedan y serán los que acompañen a nuestros herederos. Con una sonrisa gigante me despedí.

El rock no es igual. Es prácticamente inexistente. Y luego de todo el éxito que vino al final de Bogus Journey, Bill y Ted son los mismos de siempre, pero ahora con dos hijas, y la realidad tormentosa de la vejez. Pero llega una visita del futuro. Una que indica que la misión de los fracasados es crear una canción que salve al mundo. El talento no existe. Solo existe la capacidad de viajar en el tiempo, ir al futuro a recopilar la creación y volver al presente para presentar esa canción mágica. Bill y Ted deben aceptar el reto. Pero detrás de ellos están Billie y Thea, sus hijas, que se unen a la misión de imprevisto y aportan el mejor recurso a esta aventura.

Las aventuras de Bill y Ted no cambian. Son iteraciones de escenas dependientes de cuan creativo sea el guion que nutre de personalidad a dos hombres que no pueden seguir actuando como chicos porque ya no lo son. Y aun cuando hay una sensación de incomodidad en Reeves (observen sus movimientos, no son iguales), es imposible descartar la química que se produce con su compañero y el resto de quienes les acompañan. Cuando la película podría depender completamente de ellos, deciden proyectar a sus hijas como las geniales herederas de lo bueno y lo malo. En ambos personajes se esconde el secreto de una enseñanza indirecta sobre la franquicia. A esto sumamos que esa escena final es tan justa como debería ser, y Bill y Ted admiten que su objetivo siempre fue uno solo.

Nada en Bill & Ted Face the Music se siente como un elemento "adicional" que no tenía que aparecer. Todas las decisiones son acertadas. Es una película floja en su guión pero hay mucho que la salva. La música, personajes nuevos (el androide es GENIAL), un maquillaje excepcional que si no obtiene una nominación al Oscar sería una injusticia atribuida al género, y por supuesto la aparición de nuestro querido personaje, la Muerte. Es difícil no catalogarla como la mejor escena de la película. Una que trae lágrimas a los ojos. Un grito de redención, aceptación y amistad.

Esta es la tercera parte, y muy probablemente la última, de una aventura de casi cuarenta años. Quienes no hayan estado desde el principio, poco van a entender. Pero a veces explorar el pasado no está nada mal. Con Bill y Ted vale la pena ver lo que ocurrió en 1989, en 1991, y ahora.



**** Originalmente publicada en www.cinelipsis.com/bill-and-ted-face/ ****
Federico Furzan
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados