arrow
Haz click aquí para copiar la URL

¡Vente a Alemania, Pepe!

5,1
3.130
votos
Sinopsis
Peralejos, un tranquilo pueblo del Alto Aragón, es un lugar donde nunca pasa nada. Un día regresa al pueblo para pasar las vacaciones Angelino (Sacristán), un emigrante que conduce un magnífico Mercedes y cuenta maravillas sobre Alemania y sus mujeres. Pepe (Landa), fascinado por las historias de su amigo, decide emigrar también, pero su sueño empieza a las cinco de la mañana, limpiando cristales, y concluye a las doce de la noche pegando carteles. (FILMAFFINITY) [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
22 de abril de 2008
50 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ácida y cómica crítica a la situación de mucho españoles hace treinta y tantos años, buscando "El Dorado" fuera de sus fronteras.

La visión podría haber sido cruel y esperpéntica (todos tenemos muchos ejemplos hoy en día a nuestro alrededor de lo desorador y agónico que puede ser el querer buscar un mundo mejor para los tuyos fuera de tu país); pero lejos de eso, Pedro Lazaga lo convierte en una comedia donde los sueños truncados de casa y Mercedes, se convierten en un trabajo exclavo, en un país donde no entiendes a la gente cuando habla.

Grandes todos: Landa, Sacristán, Cuervo, Guillén... actores de raza como no volverán a existir en nuestro país (al paso que va la burra) que hacen de ésta una película que cada cierto tiempo conviene volver a revisar (como tantas y tantas de la época, que siguen sin envejecer)

Esta vez, JuanCádiz, espero acertar, o al menos que coincidamos al decir que; con respecto al cine patrio y exceptuando quince o veinte excepciones cualquier tiempo pasado fue mejor, ya que ni los guiones (Los Tramposos, La Gran Familia, Bienvenido Mr. Marshall...), ni los actores (Closas, Ozores, LeBlanc, Landa...), ni las películas son ni serán como aquellas.;-)
saudade
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de junio de 2008
37 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vente a Alemania, Pepe es uno de esos productos típicos del tardofranquismo que recoge el conflicto entre la sociedad tradicional española y la modernidad que empuja cada vez con más fuerza y a la que el propio franquismo ha de adaptarse, aunque esto llevase, paradójicamente, a su desaparición. Por supuesto hay un mirada conservadora (que es la oficial) que destaca los “peligros” y los problemas de esa modernidad, contraponiéndolos a las ventajas de la sencillez e inocencia de la vida tradicional y los valores del nacionalcatolicismo. La pretensión de la película no es desde luego deslizar una crítica, pero en ese conflicto se pueden hacer visibles algunas de las contradicciones que recorrían la sociedad española y que evidenciaban el conflicto entre la ideología del franquismo y la de necesidad de cambios para que lo fundamental (la salvaguarda del capitalismo) permaneciese.
Ese conflicto es el núcleo de la película, pero aparece (como no podría ser de otra forma) reducido a lo más anecdótico y banal. Su objetivo no es otro que minimizar el impacto de esa inevitable modernización, atenuándola, matizándola y llevándola allí donde el choque es meramente figurado y no puede ir más allá poniéndola en quiebra. Es un reflejo de la gran operación desarrollista de los tecnócratas que, al tiempo que impulsaban la transformación de la sociedad contenían, enmascaraban y contrarrestaban aquello potencialmente peligroso para el Estado franquista y para el futuro del orden socio-político que podía surgir de ese choque. No es casualidad que el destape surja en estos años. Un par de tetas no escandalizan a nadie más que a cuatro beatas y a los curas, pero la reflexión crítica sobre la sexualidad puede trastocar muchas cosas especialmente en una sociedad tan inestable como la española de aquella época. Era preciso contrarrestar ese peligro con algo banal pero aparentemente rupturista como fue ver por primera vez en una pantalla de cine unos muslos o una teta de una actriz española.
El tema central de la película es la emigración de españolitos a Europa. Yendo más allá de lo evidente, del humor fácil y tópico y de las pretensiones del director y del guionista se pueden comprender algunos de los factores conflictivos que intervenían en ella y contrastarlos con el momento actual en el que hemos pasado de ser los “hermanos pobres” a formar parte de la elite de países ricos y recoger la inmigración de otros países. Hay que destacar el choque entre la visión que todos los inmigrantes tienen de la sociedad de acogida antes de emprender su odisea y la realidad que les espera. Esta visión distorsionada es favorecida por aquellos que regresan y que cuentan las supuestas maravillas del mundo al que huyeron para esconder la miseria en la que viven, su frustración y su soledad. Aunque todo esto se reduce en la película a la mera morriña de España, de sus embutidos y de su vino.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Maese Huvi
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de agosto de 2010
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
No, no es "El Sur", ni "El Verdugo", ni "La Caza". Por eso no le doy un 9 o un 10. Pero no entiendo a aquellos que por no se sabe bien que velo extraño en la vista, de repente cierran los ojos a los valores filmicos de una pelicula a causa de sus prejuicios.
Como comedia es divertida, sin histrionismos ni artificios innecesarios. Eso sí, es un humor a la medida del argumento, es decir tragicómico.
El lenguaje cinematográfico es más que correcto, con una narración ágil, con un montaje dignamente concebido... Resulta extraño tener que explicar por qué una película bien hecha está bien hecha, pero bueno.
Los actores, así, así. Muchos critican a Landa pero sin él el landismo no habría sido tal. Pocos actores tan buenos son, a la vez tan cómicos.
Pero lo que más digno me resulta de esta película es el tratamiento maduro y desacomplejado, lejos de maniqueísmos, que se da al tema central: La necesidad de la emigración, con sus luces y sus sombras. La juventud con poco que perder es la que más padece el desarraigo, pero su ilusión lo compensa. El matrimonio de mediana edad, con su proyecto bien definido, encaja con entereza las decepciones. El republicano exiliado, no puede ocultar la nostalgia de la tierra natal, pero la vejez es terca y la ideología le ata al presente porque le impide olvidar el pasado.
Es una película hija de su tiempo (cierto moralismo conservador, tendencia a evitar análisis sociológicos profundos...), pero nadie puede negarle valentía aunque sólo sea por meter al personaje de Antonio Ferrandis. La comedia habría funcionado igualmente sin él, pero su inclusión completa el fresco histórico.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Habis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de febrero de 2011
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta si que es una película española y no las de ahora que resultan cutres y con el argumento de típico “pedo, culo, caca”… Si, es una película de esas de antes, la típica españolada con la que no te partes de risa, pero que te estás riendo hasta que pone el FIN. Típico humor español, y exenta de esa cutrería rancia de las que ahora subvencionan para desgracia de los bolsillos de los que no vamos a verlas. Salvo las de Santiago Segura (Saga “Torrente”), casi todas producen auténtico ardor de estómago e impotencia al comprobar en lo que se gastan el dinero para confeccionar este amasijo de tripas de gorrino caducadas.

En fin, voy a lo que voy. El director Pedro Lazaga nos sirve su habitual modelo de película, consiguiendo entretenernos y que no perdamos la sonrisa durante algo más de noventa minutos. La inconfundible pareja Alfredo Landa (No desearás a la mujer del vecino, 1971, “El Crack”, 1981) y Tina Sainz (“Las Ibéricas F.C., 1971). Ambos actores hace que el pueblo de Peralejos, situado en Aragón, pierda el aburrimiento cotidiano cuando aparece Angelino (José Sacristán), un emigrante con su flamante Mercedes circulando por el pueblo y presumiendo al tiempo que narraba las maravillas, las aventuras y sus ligues con las chicas alemanas. Aparece la figura de un José Sacristán muy joven, que no me ha hecho nunca ni pizca de gracia, pero ahí está… como la Puerta de Alcalá.

Ante el discurso de su amigo, Pepe (Alfredo Landa) queda alucinado de las aventuras con las alemanas, con el Mercedes y con la posibilidad de poder vivir en carne propia todas esas experiencias que hasta entonces le parecían inalcanzables. Así que toma la decisión de abandonar la monotonía y el aburrimiento de ese pueblo y decide preparar la maleta para largarse a Alemania a probar fortuna y… las alemanitas.

Pepe llega a Alemania y su sueño comienza a cumplirse, eso si, desde las 5 de la mañana cuando comienza levantarse hasta las 12 de la noche cuando llega a su casa mas muerto que vivo. Trabaja como un negro en todo lo que puede y desarrolla su instinto sexual intentando ligar con esas mujeres que cada vez que las mira le quitan el hipo y las ganas de trabajar.

Es la típica película de Alfredo Landa, ese monstruo de la pantalla que cada vez que aparecía en los carteles tenía el lleno asegurado hasta la bandera. Merece la pena verla, sobretodo en estos momentos en los que aparece de nuevo la posibilidad de que muchos españoles tengan que irse a Alemania a trabajar.
Francisco de Guzmán
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de marzo de 2009
36 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pero vamos a ver, supongo que eso significa que la gente prefiere el pastelón pegajoso y falsísimo de UN FRANCO,14 PESETAS como película sobre el drama de la emigración que sufrió España en los 60. El verdadero estilo del cine nuestro, Sí, DEL NUESTRO, DEL E-S-P-A-Ñ-O-L no es hacer tristísimas y aburridas comeditas familiares con música de piano de fondo para las escenas sentimentales (que son el 90%). ¡Eso ni el cine francés! El estilo español es coger una situación dramática, triste incluso, y presentarla en clave de humor, con grandes actores que sepan vocalizar y hagan gracia digan lo que digan. Tomemos de ejemplo esta infravalorada cinta del así mismo infravalorado Pedro Lazaga (aunque hay cantidad de estupendos ejemplos: EL VERDUGO, BIENVENIDO MR. MARSHALL...).
Un hombre de campo que el pobre está pluriempleado para poder seguir adelante decide, llevado del consejo de un amigo, irse a Alemania para estar una temporada trabajando y ahorrando dineros para luego volverse a España. Ya de por sí, esto es bastante dramático; pero es que además se deja a la novia de sus amores atrás y esperándola: drama doble pues; y luego allí pues conoce a una serie de personajes con sus propias historias. Y de estos personajes, el que más peso tiene es sin duda el interpretado por Antonio Ferrandis, quien representa a la perfección esa gran tragedia que es el exilio, sentirse extranjero en todas partes.
Si un director joven de los de ahora toma todos esos ingredientes, te haría un dramón infumable más trágico que una peli sobre el Holocausto. Pero como hablamos del cine 'de antes', tenemos una comedia bien hecha, alegre, bien interpretada y con mucho más trasfondo del que aparenta.
JACHi
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados