arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Un Dios prohibido

Drama Verano de 1936, inicios de la Guerra Civil española. La película narra el martirio de 51 miembros de la Comunidad Claretiana de Barbastro (Huesca), deteniéndose en el aspecto humano y religioso de las personas que participaron en este hecho histórico y resaltando la dimensión universal del triunfo del amor sobre la muerte. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 7 >>
27 de junio de 2013
48 de 74 usuarios han encontrado esta crítica útil
Antes de hablar de la película en si hay que hablar de lo que rodea a la película.
Los que tenemos algunos años recordamos cuando había un cine que estaba prohibido. Cuando a los mandamases no les interesaba que una película se conociera lo que se hacia era dictar una resolución que prohibía su exhibición en salas de cine. Ya esta. Era un sistema autoritario pero directo, de cara. Lo prohíbo porque puedo. Había algo de dignidad en ello, reconocía los méritos del infractor y le daba a las obras prohibidas esa patina inclasificable y atractiva.
Pero todo eso se acabo. El ir de frente se acabo. Bienvenidos al mundo de las mentiras y de los fariseos. Ahora ya no se prohíbe nada, faltaría mas, somos todos muy tolerantes. Ahora se niega la existencia de lo que no interesa y punto. La noticia que no gusta no existe. Bienvenidos al Ministerio de la Verdad, a los diez minutos de odio diario sobre el peluche de goma oficial, a los lugares comunes y a las frases hechas. Bienvenidos al mundo de los bienpensantes que se consideran librepensadores, de intolerantes intolerantes con los intolerantes.
Esta es una película mas que digna, con unos medios limitados pero reconociendo esas limitaciones y no haciendo el ridículo como las mayoría de las producciones de la guerra civil que tienen pretensiones de superproducción y filmaciones de cine casero. El guion es bueno, los diálogos son buenos, la música es buena, efectista, pero porque así es como tiene que ser la música en una película de este tono. Las personas sensibles lloran y se conmueven. Los hecho lo merecen
Al revés de casi todas las demás películas de la guerra civil NO es maniquea. Los personajes son reales. Como se describe una atrocidad necesariamente existen personas malvadas pero estas no son espantajos ni caricaturas. Son personas que eligen hacer el mal.
Bueno pues esta película digna que aporta un punto de vista diferente sobre la guerra civil en un sistema de cuota de cine español donde es preciso que las salas cumplan unos mínimos, donde a veces esos mínimos se cumplen con películas que ni se proyectan, donde bodrios infumables que no interesan a nadie ocupan pantallas y salas vaciás, pues esta película y en este sistema en una ciudad de cuatro millones de habitantes como es Madrid se proyecta en un cine digamos de estreno y en una pequeña sala de barrio, con mucho encanto eso si, que yo no sabia ni que existía.
No busquen la critica de esta película en los grandes diarios, ni en sus suplementos de cine, ni en la tele ni en ningún lado. Esta película no existe.
Pero es bonita e interesante así que vayan a verla y en este caso no hay que decir solo "si quieren" sino "Si quieren y pueden". Si les dejan.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Sertorius
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de junio de 2014
31 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
Este filme, que me llego casi por casualidad, narra los hechos acontecidos en la ciudad de Barbastro (Huesca) en agosto de 1936, menos de un mes después de iniciada la guerra civil, y se centra en la detención y posterior ejecución de un grupo de seminaristas de la orden de los claretianos a manos de militantes anarquistas, por el simple hecho de ser religiosos.
De verdad, es verdaderamente triste que tenga que ser una productora vinculada a la iglesia la que saque a relucir esta historia, no muy valorada por la mayoría, pero que como todas las historias merece ser escuchada. Porque a la hora de hacer películas sobre los derechos civiles en Estados Unidos, sobre el apartheid en Sudáfrica, sobre la esclavitud a lo largo de la historia, sobre los crímenes del franquismo o sobre el Holocausto, ahí sí que hay gente para ver y escuchar. Por supuesto, estoy totalmente de acuerdo con que sea así, porque hechos como estos antes mencionados y muchos otros merecen ser recordados una y otra vez, para que la memoria de las víctimas y los que lucharon en contra de esas atrocidades no caiga en el olvido y se sepa que tales barbaridades existieron.
Es por eso que es triste, que cuando se vaya a tratar el tema de los religiosos que fueron asesinados en la guerra, ya se acuse de fascistas a los realizadores y a todo aquel que esté de acuerdo con el tema tratado. A mi particularmente, me llego la historia que narra la película y me puso en el lugar de los muchachos, y no creo que eso me haga un franquista ni un falangista. Yo solo trato de aceptar la realidad. Que del mismo modo que se cometieron muchos crímenes a manos del régimen de Franco, durante y después de la guerra, no es menos cierto que desde el otro bando se cometieron muchos con especial dureza, especialmente hacia miembros de la iglesia, tanto religiosos como laicos. La única diferencia es que de los primeros se hacen filmes, documentales, libros y dramatizados, pero de los últimos tiene que venir una productora desconocida, con pocos recursos, para tratar de hacerle justicia a esas personas que sufrieron, ya que las grandes productoras muestran indiferencia, cuando no rechazo, para narrar estas historias.
Como decía un usuario, esta película no llegara a mucha gente, y apenas se exhibirá. Repito, si fuera acerca de los crímenes de los franquistas, se exhibiría, saldrían reseñas en los principales diarios, ganaría varios Goya y la mandarían como candidata al Oscar por España. Pero no es así, porque simplemente la gente no quiere que sea así. Han decidido que alegatos como este no tienen derecho a ser mostrados. En ese sentido, nuestro cine ha decido ser unilateral y absoluto, igual que como decidió hacer de España Franco.
Pues yo la vi y la aprecie, porque su objetivo no es el de arrasar en las taquillas o el de lograr interpretaciones que te pongan los pelos de punta. El suyo es el contar, de la manera más fiel posible, una historia real y de la que se tiene evidencia que sucedió. Porque sucedió. Lo que narra la película es tan cierto como que España quedo eliminada tras dos juegos en el mundial de Brasil. Y logra dar en el clavo, vaya que lo logra. Nunca espere una actuación estilo De Niro de los que interpretan a alguno de los seminaristas, porque ese no es el objetivo. Tampoco espere que la ambientación, los decorados y los vestuarios pareciesen salidos de El Señor de los Añillos, repito, el objetivo no es ese.
Estoy muy de acuerdo con lo que plantea otro usuario, que muchas de las críticas negativas sobre la película se centran en los aspectos técnicos, que es cierto que se quedan por debajo debido a las limitaciones de presupuesto, pero nadie dice nada acerca de esas superproducciones sobre la guerra civil, que aun con presupuestos astronómicos, siempre se quedan cortas, ofreciendo más de lo mismo, lo que hace que la gente incluso se canse de los filmes sobre esa época de España.
A propósito de eso, en mi opinión uno de los aciertos de la película es el tratamiento que se les da a las escenas de tortura. Mientras que en otras películas te ponen calcado y al rojo vivo como debieron ser esas tristes acciones (Ej. La voz dormida, Las 12 Rosas), aquí, en la escena de la tortura del obispo, la película deja para la imaginación del espectador lo que pudo pasar, lo que todos conocemos. Lo hace como para no engendrar odio, que no debe ser nunca el objetivo de un filme. Reitero que en otras películas eso no se hace, te lo enseñan todo tal cual, como si no lo supieras. No es por nada, pero para los que critican la película deberían analizar que par de formas tan diferentes de mostrar situaciones tan similares.
Volviendo a la realidad, como dice otro usuario, esta película no existe, esos muchachos no existieron, como tampoco existieron los miles de sacerdotes, religiosos y religiosas asesinados. Eran fascistas y a los fascistas no se les recuerda ni se les hacen películas ¿O sí?
Yo vi la película, mi familia también la vio y no por esos somos de extrema derecha. Ya lo dije. Y los protagonistas tampoco. Los asesinaron pero para ellos eso fue como empezar a vivir. Para muchos no pero para ellos si.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Luisdy
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de julio de 2013
30 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
Al fin una película española que trata un tema tan delicado y, por otra parte, tan ampliamente tratado como el de nuestra desgraciada guerra civil. Al parecer, el cine español se ha empeñado siempre, en las últimas décadas, en mostrarnos unos malos muy malos (los vencedores) y unos buenos buenísimos (los derrotados). En este caso, el punto de vista es distinto y nos presenta a unos inocentes de un bando concreto en manos de gente contraria a ellos, mejor dicho, a sus ideas. Pero en ese bando hay malos, malísimos, muy malos y no tan malos. Pese a un elenco de actores más bien mediocre, como casi toda esta generación que proviene de la televisión, a un guión a veces algo melifluo y a unos diálogos blanditos, la película mantiene el interés en todo momento, incluso sabiendo como se sabe el final de la historia. Ya es meritorio, en estos tiempos que corren, el sentir emoción y el salir de una sala de cine pensando en lo que hemos visto.
melchorin
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de octubre de 2013
25 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
Acabo de ver una película milagro. Una excelente película histórica que narra los hechos ocurridos a unos seminaristas en el inicio de la Guerra Civil, unos pocos de los miles de mártires que cayeron víctimas del odio. Mártir es aquel que prefiere la tortura o la muerte antes que renunciar a su fe, y eso es lo que eligió este grupo de jóvenes de Barbastro. Dije milagro, porque con escasísimo dinero y medios, la cinta se desenvuelve maravillosamente. Los actores no serás estrellas consagradas, pero vaya que si cumplen. El metraje de 133´ no pesa en ningún momento. y, para colmo, con nula propaganda, dado el políticamente incorrecto tema tratado, la sala estaba a rebosar. y aplausos finales incluídos, ojo. Por otra parte, es de agradecer la suavidad y hasta ingenuidad con que están tratadas determinadas escenas, como son la de la entrada de las fulanas en la sala prisión en que están los seminaristas, o los tormentos al obispo, antes de ser asesinado en el campo. Aplaudo el buen gusto del director en este terreno, aún perdiendo dramatismo y verosimilitud con lo que realmente pasó. Es una película hecha desde el amor y el perdón, desde la Fe, en definitiva, con unos milicianos humanizados enormemente. A veces, la verdad absoluta no conduce a nada bueno, sino a más rencor y odio. Seguro que ninguno de esos chicos del seminario hubieran deseado que su muerte generara más odio, sino perdón, aunque no olvido, que es distinto. Creo que es un precioso homenaje que un director valiente ha hecho a unas almas nobles que no tuvieron casi tiempo de hacer el bien a su prójimo, como deseaban.
Capu
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de julio de 2014
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Se agradece el intento aunque no sea suficiente; recordar un nimio pedacito de nuestra historia siempre es bienvenido aunque su formato no llegue a los resultados esperados. Los personajes recitan sus frases, representan los hechos, visten adecuadamente, cumplen con los requisitos establecidos pero no deja de ser una representación de instituto, previsión directa para televisión o miniserie de horario nocturno. Ya sea por la escasez del guión, por el obvio limitado presupuesto o por las buenas intenciones pero escasa experiencia lo único evidente es la falta de fuerza y poder en la transmisión de las emociones, un impacto dramático apenas perceptible más allá de una tibia muestra que no llega al alma, una percepción del horror y pánico de los hechos más por tu apreciación racional, nunca emocional pues la puesta en escena es débil y frágil, limitada su repercusión emotiva y poca la afinidad sensorial que logran exhibir los actores. Siempre es de agradecer el empeño y la buena voluntad de aquellos que se esfuerzan con todas sus ganas en hacer un buen trabajo, con todas sus fuerzas en sacar el máximo partido a los elementos que tienen a su alcance; por ese lado, mi mayor respeto -correcta, agradecida y adecuada exposición de nuestra historia-. Ahora, con ecuanimidad de miras cinematográficas es de nivel medio, de pocas alturas y de escaso alcance; puedes observarla lánguidamente, sin pausa ni espera y no llegar a involucrarte sensitivamente más allá de un cariño leal por ser relato crucial de una pasado vivido con gran amargura y pesar. Una narración de unos hechos tan dolorosos y tristes debe impactar en el alma del espectador, conmocionar al público asistente de forma penetrante y con la gran dureza que merece y requiere todo lo visionado; si observas con precisión verás que ni una lágrima se desliza por tu rostro, ni siquiera la humedad de unos ojos vidriosos o la rigidez y tensión de una expresión angustiada. Sólo bondad, cariño y gratitud por el intento de narrar un hecho histórico malogrado para la gran pantalla aunque aprobado y correcto para su hermana menor; insuficiente para un destino, sobrada para el otro.

http://lulupalomitasrojas.blogspot.com.es/2014/03/un-dios-prohibido.html
lourdes lulu lou
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 7 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados