arrow

Los miserables

7,3
38.279
votos
Sinopsis
El expresidiario Jean Valjean (Hugh Jackman) es perseguido durante décadas por el despiadado policía Javert (Russell Crowe). Cuando Valjean decide hacerse cargo de Cosette, la pequeña hija de Fantine (Anne Hathaway), sus vidas cambiarán para siempre. Adaptación cinematográfica del famoso musical 'Les miserables' de Claude-Michel Schönberg y Alain Boublil, basado a su vez en la novela homónima de Victor Hugo. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 71 >>
27 de diciembre de 2012
149 de 173 usuarios han encontrado esta crítica útil
"¡Pero si no hablan!, vaya coñazo, vámonos". Eso debió pensar la pareja que bajaba la escalera transcurridos apenas 35 minutos de película.

Es inevitable que en algún momento las dos horas y media de película se hagan un poco pesadas. Que la narración de la historia sea cantada tiene sus puntos débiles que luego comentaré, pero primero quiero hablar de otros factores que hacen que ese sea un problema menor.

Por encima de todo, el reparto. El rodaje tuvo que ser duro, se les ha exprimido al máximo desde luego. Supongo que como medio mundo, Tom Hooper vió la ceremonia de los Oscars de 2009. Aquella que Hugh Jackman y Anne Hathaway presentaron como si un musical se tratara. Ambos estuvieron magníficos e hicieron de una tradicional gala sosa (sin Billy Cristal no era lo mismo francamente) todo un show. Aquel 23 de Febrero presentaron sus credenciales para que alguien les diera la oportunidad para hacer un musical. Y casi 4 años después así ha ocurrido.

Ella, en su pequeño papel, se come la cámara. Su breve escena en primer plano llorando y cantando transmite y emociona más que otras actrices en toda su carrera. Su voz es notable pero nos gana como se mete en su papel, parece que vive el sufrimiento en sus propias carnes y lo traspasa al espectador.

Cuando veo en la tele a las guapas de turno del panorama español “actuando” y luego veo esto, me hierve la sangre. Que se llamen como quieran, modelos, presentadoras pero la palabra actriz que ni la nombren.

Hablemos de Hugh Jackman. Me atrevería a decir que hace el papel de su vida. Nunca le vi tan bien. No sólo su voz raya a buen nivel sino que al igual que Anne transmite con el rostro y los ojos emociones a borbotones.

Pero es que son todos, Russel Crowe enorme también. Este se adapta todo, le da lo mismo gladiador, policía, matemático esquizofrénico, boxeador en pleno crack del 29, Robin Hood, agente de la CIA con 25 kilos de sobrepeso, lo que sea, es capaz de todo. Es de esos actores que con su mera presencia en pantalla tiene medio trabajo hecho. Su versatilidad pone el resto, esta vez con una grave voz es más que suficiente.

Y asi podia seguir y no parar... desde los simpáticos Sacha Baron Coen y Helena Bonham Carter, pasando por el encantador y valiente niño rubio “Gavroche” (protagonista de dos momentazos del film) o las dos preciosidades que dan vida a Colette. Perdón, Cosette jajaja.

Sin duda, una película en la que el trabajo interpretativo roza la excelencia, sólo por eso ya merece la pena que sea visionada.

Sin embargo el trabajo de dirección tiene fallos que lastran más de lo deseado lo expuesto anteriormente.

Son comprensibles (y necesarios) los primeros planos al cantar, es la manera más directa de llegar al espectador, pero Hooper abusa en exceso del zoom de la cámara. En varias ocasiones la cámara se mueve demasiado y sigue la acción demasiado cerca. Esto exige al espectador un gran trabajo de concentración, acabas agobiado del movimiento de la camara. ¿Alguna vez han visto una película en 2ª o 3ª fila?. Pues la sensación que produce a la vista es parecida.

No es nada fácil seguir una película totalmente cantada durante 2 horas y media. El espectador tiene que estar leyendo y viendo a los protagonistas casi al mismo tiempo. Al espectador eso le cansa. Hooper tenía que haber relajado la vista del espectador con planos lejanos o panorámicos. En las batallas creo que hubiera sido mucho mejor alejar la camara o hacer algun "travelling" para seguir la acción con mas amplitud. Con tantos personajes en pantalla los planos cercanos empañan el seguimiento. Y no es necesario zarandear tanto la cámara, en algun planos la camara fija habría dado mas rendimiento. Un gran musical tiene que tener un buen repertorio de planos y en este sentido Los Miserable está limitado.

Volvamos a que sea totalmente cantada. Entiendo que a mucha gente le disguste pero Hooper no quiere hacer el típico musical de cine, quiere ofrecer un espectáculo en directo y a pesar de que cuesta un poco acostumbrarse el resultado final es satisfactorio. Dicho esto no se puede negar que los diálogos hubieran estado bien para que una vez más el espectador tenga tiempo a descansar la mente y seguir en plenitud el desarrollo de la película.

Es precisamente el problema de la cámara el que acentua la dificultad de la narración cantada y viceversa. O metes más diálogo o grabas mejor, pero de esta manera el que hace todo el trabajo sucio eres tu.

No hubiera estado de más algun pequeño baile. Es dificil hacerlo sin que la historia pierda seriedad pero teniendo a la pareja Sacha/Helena era una buena oportunidad. No me importa la verdad, aunque insisto en que estos detalles facilitan la atención del espectador.


Estos fallos no pueden con la grata sensación que deja el film. Son muchos los momentos en los que la música y las voces te meten de lleno en la historia. La sensación de ver algo “en vivo” esta muchas veces presente y se vive una experiencia diferente.

Hooper opta por hacerlo como lo ha hecho y no me parece mal, esto no es Moulin Rouge o Chicago, busca otra cosa, la que no encontró la pareja que abandonó el cine. Es lo que tiene ir a ver una pelicula porque sale Lobezno y "el de Gladiator". A 9€ la entrada hay que saber lo que uno va a ver. Si no pasa lo que pasa...


En definitiva, salí bastante contento del cine. La historia, la música y el reparto hacen de "Los Miserables" una buena película, pero podía haber sido un musical más fácil y gozoso con otro director porque lo tenía todo.

Si lo hubiera hecho Carol Reed con los espectaculares planos y puesta en escena de "Oliver" o Stanley Donen con su impecable factura artística, posiblemente estaríamos hablando del musical más completo y épico de la historia.
jita
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de diciembre de 2012
171 de 224 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vaya por delante que no soy una gran admiradora del cine musical. A pesar de que en los últimos años el género consiguió modernizarse un poco con películas como Chicago o Moulin Rouge, la mayoría de los musicales estrenados en los últimos años no dejan de ser una serie de coreografías más o menos llamativas al servicio de historias planas (véase Burlesque, Mamma Mia o Hairspray) y eso por no hablar de las clásicas películas con las que cada año nos aterrorizan en navidades, (como Mary Poppins o Sonrisas y Lágrimas)

Los Miserables es algo muy distinto a todo lo que hayamos podido ver antes.
Aquí las canciones no están al servicio de la coreografía, sino de los sentimientos y de la historia. Desde el minuto uno, los primeros planos del (colosal) Hugh Jackman, mientras que narra su vida, despejan todas las dudas o prejuicios con los que podíamos haber entrado en la sala. Y es precisamente en este sentido, que la película roza (sino alcanza) la perfección: el reparto es insuperable desde el primero al último, pero con mención especial al citado Hugh Jackman y a una espléndida Anne Hathaway, que logra ponernos los pelos de punta con la versión de “I Dreamed a Dream”: 5 minutos de auténtico cine condensado en un solo plano.


Si bien es evidente que el material con el que cuenta Tom Hooper es indiscutible (Los Miserables lleva más de 25 años paseándose por los teatros de medio mundo) queda patente que el director no solo comprende el mensaje que Victor Hugo quería transmitir con esta obra, sino que respeta de manera increíble el original y deja claro que no solo bebe de influencias teatrales: el espíritu de David Lean sobrevuela bastantes partes de la película y es inevitable ver influencias de Doctor Zhivago en varias partes de la historia, especialmente en la segunda parte del film, donde empezamos a ver el alzamiento del pueblo contra los represores.


En definitiva, Los Miserables es, una historia de superación, de redención y de amor en el sentido mas amplio de la palabra, que logra abordar con gran acierto temas universales: porque todos hemos sido en algún momento de nuestra vida como Jean Valjean, como Fantine, como Eponine e incluso como Javert.

Una película del todo recomendable que es difícil que deje insatisfecho, y un gran despliegue musical al servicio de la historia donde todo logra destacar (actores, vestuario, ambientación…) pero nada ensombrece ni nos aparta por un momento del mensaje principal de la película:

Aquel que quiera cambiar el mundo, primero debe ser capaz de cambiarse a si mismo.
kubelik
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de diciembre de 2012
135 de 172 usuarios han encontrado esta crítica útil
No voy a entrar en si Hooper es buen o mal director, porque debe ser muy complicado hacer una mala película cuando la historia la ha escrito Victor Hugo y la música Claude Michel Schönberg.

Pero voy a contar algo que quizás resuma su valoración mucho mejor que las pedanteces que tenemos que leer en sus críticas más feroces (algunas en la propia página de presentación de la película en filmaffinity son, no sólo falsas, sino de mal gusto).

Nosotros fuimos a verla con mi madre, una mujer de 84 años que no sabe inglés y lee muy despacito, por lo que se enteraría sólo de los subtítulos cortos o a trozos. Yo ya había leído que casi no hablaban entre canciones por lo que tenía mucho miedo de que mi madre no disfrutara 2 horas y media de película, con poco diálogo para hilar las escenas y canciones en inglés que tendría que entender en gran medida por las imágenes.

Así se lo conté antes de llevarla al cine, diciéndola además que a pesar de todo la historia era maravillosa y que confiaba en que la fuerza visual del cine sirviera para narrar la historia. Ella me dijo que confiaba en mí y que quería verla.

Fuimos y de vez en cuando la miraba por el rabillo del ojo para comprobar que estaba ensimismada en la película, aproveché algún momento entre canciones para susurrarla saltos bruscos de guión (como cuando el alcalde acude al juicio del inocente) y me aislaba del cine y del mundo igual que ella cuando arrancaban las canciones. Cuando terminó la película mi madre estaba en la butaca de al lado secándose las lágrimas y antes de que pudiera preguntarla me miró con una enorme sonrisa y me dijo "Gracias, muchas gracias".

Ahora los cretinos poneros a hablar de los movimientos de cámara, del exceso de primeros planos, de las técnicas vocales o de las pocas coreografías; que nunca podréis empañarme las sensaciones que me despertó y el espléndido sabor de boca de ver a mi madre disfrutar así.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Pallando
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de enero de 2013
72 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
Victor Hugo, Claude-Michel Schönberg y el alto nivel de un reparto en verdadera estado de gracia, hacen de esta película un auténtico placer en todos los sentidos que el cine te pueda ofrecer.

Las letras de este musical (porque diálogos no hay apenas) son sencillamente sublimes. Te metes en la historia de golpea los pocos minutos. En el mismo momento en el que el personaje de un brillante Hugh Jackman, recibe una lección que cambia su vida. Un acto de amor, de bondad... Desde ese momento sufres la transformación del personaje como si de tu vida se tratara. Básicamente por una razón: CONMUEVE. Conmueve ver gente que tiene unos principios que creiamos perdidos. Conmueve el valor de la amistad, del amor en el sentido más amplio de la palabra y el desamor más desgarrador. Conmueve lo QUE dicen y COMO lo dicen. Conmueve ver personajes desarmados por la bondad, jovenes ilusionados luchando por algo común y que se muestran infranqueables ante todo y todos, al grito de "Red"...."Black". Un grito que emociona y se te mete hasta las entrañas. Escenas inolvidables teñidas de color rojo que se funden con tu corazón, dejandote una sensación de eternidad.

El cine consiste en contar historias y hacerlo bien. Yo hacía tiempo que no sentía TANTO en un cine, hacía tiempo que no me EMOCIONABAN de esta manera. Y cuando el cine consigue eso, la ausencia de coreografías no te percatas hasta que llegas a tu casa y lo lees en alguna crítica, y te dices a ti mismo: ¿A mi que más me dan las coreografías cuando de lo que se trata en esto del cine es de contar historias?
play it again Sam
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de diciembre de 2012
136 de 211 usuarios han encontrado esta crítica útil
Es negra, hace ruido cuando la viertes, raspa la garganta y tiene un sabor extraño, pero da igual, nos han echo para que la amemos, la tenemos que amar para no ser raro... Bien, los miserables bien podría ser la cocacola del cine. El timo de la estampita, un caramelo sabor a TEDIO absoluto...

¿En que me baso para contradecir lo que tantísimas personas piensan?

Bien, debo empezar diciendo que no he visto el musical de los miserables, aunque si me he leído la obra de Victor Hugo, y la música me ha parecido esplendida, a la par que el vestuario y algunos tramos (como el dúo Bonham Carter/Baron cohen, y el tramo inicial con un soberbio Jackman, e inesperadamente el breve papel de Anne Hathaway... Me quito el sombrero ante ella, cosa que pensé que no haría nunca), pero quitando esto, el film es el tostón mas grande que he visto en mi vida.

Los primeros planos de los personajes de la obra llegan a enfadar hasta el punto de que en dos o tres ocasiones logramos ver la Francia del siglo diecinueve, el resto son primerisimos planos (en algunos momentos llegue a temer que la película acabase dentro del estomago de Russell Crowe) que solo me hacen pensar que 1: Tom hooper es un cobarde, 2: Tom hooper es un mal director o 3: las dos primeras juntas. No se trabajan las coreografías, no se trabaja la expresión corporal... Este tío se piensa que con poner colirio en los ojos de sus actores y plantando la cámara a 4 centímetros de sus caras va a conseguir emocionarnos, cuando consigue todo lo contrario.

A lo largo del interminable metraje, en la sala solo se escuchaban risillas y se veían las lucecitas de los móviles mirando la hora cada veinte minutos.

No dudo que algún fan incondicional de la obra le haya sabido sacar jugo al film, porque indudablemente se le puede sacar jugo, pero para el resto que solo íbamos a ver un buen musical nos hemos encontrado con el mas absoluto tedio, con un aburrimiento infinito y una sensación de no entender que ha echo que esta película tenga mas puntuación que, por ejemplo, un desgarrador y crudo musical (con menos elementos dramáticos, pero bien explotados, ¡es que manda huevos!) como "Bailar en la oscuridad". Increíble, de verdad.

En fin, no pretendo convencer a nadie, porque por lo visto mi visión es de lo mas antisocial, solo deciros que, porque no, vayáis a verla y veáis por vosotros mismos a lo que me refiero.


Lo mejor: La música, el vestuario y algunas interpretaciones puntuales.

Lo peor: Los agotadores primeros planos durante los también agotadores 150 minutos de metraje. Una pena...
captainspaulding
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 71 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados